Alternar tus zapatillas

Soy un corredor experimentado y rápido

Es un tema en constante debate y que muchos se plantean a diario; ¿Debo comprar dos pares de zapatillas para mis entrenamientos de running?

La respuesta es sí y a la vez no. Veamos.

Si eres un corredor experimentado seguro que alguna vez habrás escuchado sobre las famosas zapatillas “mixtas” e incluso puede que actualmente ya estés incorporando alguna de estas en tu armario.

Entre el corredor intensivo y con cierta técnica, el uso de  mixtas como zapatillas de entrenamiento o rodajes es algo muy común, dejando únicamente para los días de calidad, la zapatilla específica para esos días de gloria o carrera (por ejemplo Nike Alphafly Next%, Saucony Endorphin Pro, NB FuelCell RC Elite, etc).

Si todavía no habías escuchado nada sobre este grupo de zapatillas, deciros que las mixtas son modelos ligeros y rápidos (la inmensa mayoría) diseñadas con un fin muy competitivo. Si tienes los dotes técnicos y musculares, las podrás utilizar tanto en entrenamientos donde se simulan ritmos de competición, como también en las mismas competiciones.

Si estamos entre este reducido y “selecto” grupo, los beneficios de combinar dos zapatillas diferentes pueden ser fundamentales para la mejora de nuestro rendimiento. En los entrenamientos más suaves, vamos a buscar amortiguación y un mínimo de protección,  precisamente para que el pie y las piernas se sientan seguras pudiendo acumular kilómetros.

Pero en los días que nos jugamos el pan, aquellos días de intensidad o calidad (1, 2 o 3 a la semana), utilizaremos las zapatillas de uso específico, aquellas armas de combate mejor guardadas en nuestros armarios.

También existe la opción de combinar modelos totalmente opuestos. Por un lado la zapatilla amortiguada, pesada y protegida de la marca para acumular kilómetros, como por ejemplo la Bondi 7 de Hoka ONE ONE y por el otro, una zapatilla que contraste totalmente con la amortiguada para buscar la punta de velocidad e intensidad  que simulará el ritmo de competición. En ese caso, si observamos dentro de la misma Hoka, estaríamos hablando de una Hoka ONE ONE Rincon 2 o una Mach 4, por ejemplo.

 

Pero si soy un corredor más novel, ¿necesito de dos zapatillas?

Si tu idea es entrenar de forma ocasional, con el fin de mejorar tu estado físico y mental, seguramente no necesitarás más de un par de zapatillas. Si sales entre 2 y 3 veces por semana, durante 4 y 8 kilómetros,  tus pies irán satisfechos con una única zapatilla, aunque eso sí, búscala lo más protegida posible.

En este caso, una cosa que no deberías dejar pasar es la pertinente visita al especialista (podólogo, tienda deportiva, etc) que valore tu pisada mediante un estudio biomecánico para ver cómo actúa tu pie en carrera y analizar de forma exhaustiva cuál es el tipo de zapatilla que mejor se puede adaptar a tu manera de correr.

 

Pero y entonces, ¿Cuáles son los beneficios de alternar zapatillas?

Durabilidad de materiales

Imaginad que tenemos dos conjuntos de neumáticos para el coche y los vamos alternando cada dos meses. ¿Verdad que tendríamos una goma más conservada y de más seguridad? Pues pasa exactamente lo mismo con las zapatillas de running.

Aun así lo de alternar zapatillas del mismo estilo (por ejemplo Nimbus 23 con Sky 4) semanalmente no es una práctica demasiado común, ya que la diferencia de densidades, materiales o tecnologías podría incluso perjudicar a nuestro tronco inferior. Además que son zapatillas muy parecidas, con lo cual no existe una necesidad de variarlas si el objetivo al fin de cuentas es el mismo con una que con otra.

Lo que si hemos leído es que si una vez terminado el entrenamiento pertinente, dejas recuperar los materiales (espuma de EVA) de la zapatilla, parece que sus meses de vida pueden alargarse mínimamente.

Una zapatilla para una cosa, y otra zapatilla para otra cosa

Resume a la perfección lo que comentábamos al inicio del artículo. No tendremos el mismo dinamismo durante un entrenamiento de intensidad con una zapatilla de entrenamiento que con una mixta o una voladora.

Utilizar cada zapatilla para el uso más indicado es clave para mejorar el rendimiento, pero también para prevenir posibles lesiones.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información   Acepto