Advertisement

Las 6 zapatillas de running con mejor amortiguación de 2019

Las 6 zapatillas de running con mejor amortiguación de 2019

 

Dice la RAE que la amortiguación es “el sistema que compensa y atenúa el efecto de los choques, las sacudidas y los movimientos bruscos”. Nos vale. Porque cuando hablamos de zapatillas para correr y nos referimos a su amortiguación lo hacemos precisamente de eso, de su sistema (en este caso espuma, materiales o compuestos) para compensar un impacto brusco: nuestra propia pisada contra el asfalto.

Sin duda alguna la amortiguación es uno de los aspectos más decisivos de cualquier calzado deportivo, porque en gran medida va a determinar lo cómoda que es una zapatilla, y por supuesto, el confort en nuestros pies es un aspecto prioritario. Por eso hemos querido analizar los modelos de la temporada que cuentan -en nuestra opinión- con las mejores amortiguaciones.

Además, casi todos ellos incorporan novedades en su sistema de amortiguación, ya sea una nueva combinación de materiales, una redistribución de las espumas utilizadas en los últimos años, una nueva geometría o una mayor densidad.

Hablamos de zapatillas que están pensadas para rodar largo y tendido a ritmos no inferiores a 4’30/km.

Analicemos.

 

Adidas Ultra Boost 19

Zapatilla que se ubica en el tope de amortiguación de las neutras en la marca alemana. Incorpora un 20% más de boost de lo habitual, ganando en estabilidad y control, gracias en parte también a la reconfiguración geométrica del boost.

Su amortiguación transmite un tacto más blandito que las otras zapatillas de las que te hablamos en este artículo. Esa sensación de pisar sobre un material suave se mantiene con el paso de los kilómetros y de los meses. De hecho, este “nuevo” boost es más duradero que el clásico.

Sus 310 gramos de peso la sitúan por encima de esa barrera psicológica que son los 300 gramos, pero ni mucho menos notamos un calzado pesado o complicado de mover. Tienen su puntito de dinamismo, y se nota (y se agradece).

La Adidas Ultra Boost 19 Será un modelo a valorar seriamente por corredores que se encuentran cómodos pisando de talón, gusten de drops altos (10 mm) y quieran una zapatilla para sumar kilómetros con comodidad a ritmos que oscilen entre los 4’30/km y los 5’30/km. Los corredores de peso más elevado (90kg) pueden darles un uso más polivalente y no solo en rodajes a ritmo de crucero.

 

Asics Gel Kayano 26

Una zapatilla legendaria cuyos valores, además de la propia amortiguación, son el confort, la solidez y la estabilidad. Un auténtico tanque de guerra para los corredores que sufren pronación (leve o severa) y busquen un modelo con el que poder entrenar los 7 días de la semana, independientemente del tipo de sesión.

En esta vigésimo sexta versión la marca japonesa ha apostado por redistribuir el Gel, su identidad en amortiguación, dotándolo de mayor verticalidad en sus formas y haciéndolo más firmes que otros compuestos en este segmento de zapatillas del mercado, una sensación que se percibe aún más cuando pasas de 20 kilómetros seguidos corriendo con ellas.

Para quienes gusten de pisar de talón, su peso de 315 gramos no nos va a privar de cierta fluidez y dinamismo.

En definitiva, una zapatilla muy resistente (el Gel es más duradero que la EVA convencional), de combate, ideal como primer modelo para corredores principiantes o para deportistas de peso elevado (más de 80kg) que además de sentirse cómodos quieran una zapatilla estructurada y con soporte. Tampoco es mala alternativa para quienes no pueden permitirse varios pares en su zapatero y solo pueden elegir un modelo. La Asics Gel Kayano 26 es una apuesta segura.

 

 

Hoka One One Clifton 6

La marca californiana ha encontrado el Santo Grial de la amortiguación a bajo peso. Las cifras de la Clifton 6 no engañan: 260 gramos y 5 mm de drop. Son más propias de una mixta o incluso de algunas voladoras que de una zapatilla destinada a hacer volumen.

Este modelo de Hoka One One viene a cubrir las exigencias de esos corredores (cada vez más) que huyen de las zapatillas de peso elevado y aunque quieran sumar kilómetros en rodajes medios y largos, deseen sentirse amortiguados a la par que ligeros.

Hablamos de una zapatilla que mantendrá nuestro pie firme y estable, y dirigida a un corredor de peso medio (algo elevado también) que busque sensaciones amplias de amortiguación. Las características de la Hoka One One Clifton 6 la convierten casi sin pretenderlo en una zapatilla polivalente, al menos en cuanto a ritmos y distancias, siendo el modelo que más rango puede abarcar (hacia la velocidad) de los que te ofrecemos en esta comparativa.

Si eres de los que se gusta con algún esprint o metiendo kilómetros rápidos en medio de rodajes largos, puedes encontrar en esta zapatilla a tu aliada perfecta.

 

 

Mizuno Sky 3

Estrenando nuevo compuesto de amortiguación. Así se presentan las Sky 3 de la marca japonesa, y entre otros motivos, por eso la hemos elegido para este top-6 de zapatillas con la mejor amortiguación. El objetivo de los nipones es mejorar la experiencia en carrera de los usuarios, y de ahí el nuevo Wave Foam (en detrimento del clásico Wave), un material que ofrece mejores prestaciones y una sensación más suave en la pisada al corredor. En este aspecto de la suavidad, la Mizuno Sky 3 se alinearía junto a la Adidas Ultra Boost 19.

Estructura, comodidad y estabilidad son las promesas de esta zapatilla que se dirige a corredores con pronación leve y de peso elevado. Bajo sus pies encontrarán una pieza de 320 gramos (sí, la más pesada de esta comparativa) que, obviamente, nos limitan para hacer entrenamientos que no sean rodajes medios o largos a ritmos suaves.

Si las Mizuno Sky 3 pierden la batalla del peso, ganan la de la estabilidad. En ese aspecto sí puede sacar pecho ante las demás, así como en el de la resistencia (en realidad, los 6 modelos son muy resistentes) gracias al nuevo compuesto X-Pop, más durable que de costumbre.

En definitiva, una zapatilla que busca un corredor de pisada neutra cuya prioridad sea la comodidad absoluta, no se preocupe del peso, exija estabilidad, un taco suave y cuya única preocupación sea la de devorar kilómetros sin más objetivos que disfrutar corriendo.

 

 

New Balance Freshfoam 1080

Por supuesto, como muchos sabéis, es el modelo de máxima amortiguación del catálogo de New Balance. En su novena versión no presentan grandes novedades en cuanto a su sistema de amortiguación, el Freshfoam, un término que pocas presentaciones necesita. Y es que, si algo funciona, ¿por qué cambiarlo?

Los retoques han servido para otorgarle un punto de dinamismo, así como un toque más firme pero también agradable al pie cuando apoyamos. La sensación es de firmeza, pero no chiclosa como ocurre en otros modelos de otras marcas. Una de las cualidades del Freshfoam es ese retorno de energía, facilitando la propulsión al corredor para dar la siguiente zancada.

Esta temporada han adelgazado notablemente, situándose en 295 gramos, lo que las ubica ya en ese escalón sub300 gramos que cada vez más marcas buscan con sus zapatillas de amortiguación.

Pensadas y diseñadas para talonar (como la mayoría de zapatillas de este segmento), ofrece una estructura notable y grandes sensaciones de comodidad, a excepción del collarín, donde nos falta algo más de acolchados.

En definitiva, la New Balance Freshfoam 1080 es una zapatilla a tener en cuenta por corredores de pisada neutra o con leve pronación, que gusten de modelos clásicos y conservadores, con pocos riesgos y quieran ir protegidos -en todos los sentidos de la palabra- durante sus entrenamientos a ritmos tranquilos. De las mejores zapatillas del mercado para correr un maratón.

 

 

Altra Paradigm 4.0

Un concepto totalmente diferente dentro de este reportaje de zapatillas por la propia idiosincrasia de la marca. Altra hace calzado con una amortiguación sobresaliente aunque el drop sea cero: no son dos conceptos reñidos como muchos corredores piensan. Y esta Paradigm 4.0 es el mejor ejemplo, con unos perfiles que alcanzan los 30 mm. Es decir, correremos sobre pequeños colchoncitos bajo nuestros pies.

La comodidad que transmite la zapatilla y esa amortiguación tan amplia que ofrece es gracias a su entresuela de compuesto EGO, un material muy suave que nos permite rodar durante muchos kilómetros sin perder esa sensación de confort.

Para corredores de peso medio o peso elevado que busquen una zapatilla que se aleje del clásico modelo tragakilómetros pero necesiten un calzado con esta función, para rodar a ritmos suaves y sin pretender forzarlas en entrenamientos de series. También será la mejor opción para quienes tienen el pie ancho y necesiten una horma generosa y una zona amplia en los dedos.

Cómoda, con estabilidad, flexibilidad notable y un upper en knit, la Altra Paradigm 4.0 puede ser nuestra zapatilla de uso diario o con la que nos enfrentemos al próximo maratón.