Sin tubos ni elementos de por medio

Varias veces nos habéis preguntado por las diferencias que hay entre las distintas botas de presoterapia que estamos probando en ROADRUNNIGNReview.

Pues bien, las botas Compex Ayre tienen algo en particular que las diferencia del resto, y muchos os estaréis preguntando,¿qué es? Pues nada más y nada menos, que estas en concreto, son inalámbricas.

Eso facilita mucho las cosas, la verdad. Desde almacenarlas en su bolsa de transporte hasta el simple uso diario.

Ya sabéis que un uso frecuente de esta nueva técnica de recuperación llamada compresión neumática o presoterapia, ayudará mucho a una correcta circulación sanguínea en partes del cuerpo que han tenido una fatiga previa, en nuestro caso y como buenos corredores que somos, las piernas.

Con la inexistencia de mangueras o tubos conectados o la de una centralita independiente, Compex permite una experiencia mucho más “libre” mientras recuperamos nuestras piernas tumbados en el sofá o en la cama y leemos, vemos el televisor o simplemente descansamos.

Las Compex Ayre cuentan con dos petacas independientes situadas en cada una de las botas que programan y controlan todo su funcionamiento.

Mediante la compresión y descompresión de las cámaras, las botas Compex buscarán ayudarte para que recuperes de forma óptima y te encuentres más “entero” en el próximo entrenamiento.

Compex Ayre, las botas Compex Ayre, las botas

Características

Dos botas separadas y unas pequeñas petacas laterales, colocadas como fundas de pistola, eso es todo.

En cuanto al diseño, hay que reconocer que los acabados son atractivos y tienen un aire muy deportivo. Para ajustársela correctamente, utiliza una cremallera para cerrar la bota hasta la altura de la rodilla y mediante 3 velcros elásticos, fijaremos la zona isquiotibial y cuádriceps, de esta forma podremos adaptar más o menos según nuestro tono muscular.

Otro detalle que remarcar de estas Compex Ayre es la estructura o diseño de la bota. Si observas bien, verás que en la rodilla queda un hueco o espacio libre para que la pierna tenga un mayor rango de flexión y al mismo tiempo, facilite la ventilación de esta durante el uso.

En el resto de botas que hemos probado (al ser compactas desde los pies hasta la zona superior) nos ha sucedido que la pierna queda empapada del sudor debido a la nula ventilación.

Cremallera desde el pie hasta la rodilla Cremallera desde el pie hasta la rodilla
3 tiras de velcro en la parte del muslo 3 tiras de velcro en la parte del muslo

Si nos centramos en la bota, cada una de ellas tiene un total de 4 cámaras de aire repartidas por toda su longitud.

Su compresión puede llegar hasta un máximo de 120mmHg lo cual, al menos según nuestro criterio, es más que suficiente.

Tenemos que decir que los controladores/ordenadores laterales que permiten ajustar más o menos el tiempo y utilizar según qué programa, no han sido de lo más intuitivos (al menos las primeras veces).

A la cuarta o quinta sesión fue cuando ya empezamos a dominarlos y saber exactamente como ajustar correctamente los campos de cada una de las botas.

Por cierto, en cuanto a la autonomía del dispositivo, podrás darle uso durante unas 3 horas sin que recarguemos los controladores o bien, podemos enchufarlos a la pared mientras utilizamos las botas.

Controlador individual de cada bota Controlador individual de cada bota

Programas

Una vez metidos dentro, volvemos a remarcar positivamente la facilidad de quita y pon de estas Compex Ayre, únicamente tendremos que sujetar durante un par de segundos el botón de encendido para que se activen los controladores. Evidentemente, deberás hacer el mismo gesto en ambas botas.

Detalle importante. Si quieres que vayan al mismo tiempo y que ambas actúen simultáneamente, deberás apretar el botón de inicio a la vez y pasará lo mismo, con la presión que fijes en cada cámara (si quieres que todas actúen igual).

Botas Compex y controladores laterales Botas Compex y controladores laterales

Las botas Compex Ayre tienen dos únicos programas o modos de funcionamiento (F1,F2).

El primer programa (F1) vamos a tener una inflación progresiva de todas las cámaras. Desde las zonas más distales (pies) hasta las zonas más cercanas a los muslos.

Una vez la presión llegue al nivel indicado previamente en cada cámara, saltará sucesivamente a la siguiente, así repitiendo el ciclo tantas veces se pueda durante el período de tiempo indicado. Una vez llegue a la cámara superior del muslo,  se desinflarán las 4 a la vez.

Nosotros el máximo tiempo de masaje que nos hemos dado ha sido de 30 minutos, aunque Compex te permite subirlo más tiempo.

La presión que queremos meter en cada cámara requerirá de paciencia, ya que, para modificarla, tendremos que sujetar el botón “set” y ajustar la presión subiendo más o menos individualmente sin tener unos displays de + o – en el controlador que lo faciliten.  La verdad fue que al principio nos costó mucho hacernos a ella.

En el programa 2, se activará la presión de forma simultánea en todas las cámaras (4). Este programa F2 es bastante más sencillo de programar ya que la presión que pongamos será la misma para todas las cámaras y nos quitará tiempo de programación.

Las botas tardarán unos 50 segundos en inflarse del todo, se mantendrán durante 5 segundos y luego se desinflarán durante unos 40 segundos.

 

Conclusiones

¿Es necesario tener unas botas de presión neumática en mi casa si soy un corredor principiante? ¿Y si salgo a entrenar los días?

Muchos estaréis valorando seguro, la opción de comprar unas botas como podrían ser, estas Compex Ayre.

Sabemos que el precio puede echar atrás a más de uno, pero si entrenáis de forma recurrente y hacéis del running un hábito diario, nosotros os lo recomendamos.

Su uso no hará ningún milagro, esto está más que claro, pero si que, con una buena pauta y un uso recurrente, seguro que le sacarás muchos de sus beneficios.

Si le das uso habitual, vale mucho la pena comprar unas botas de presoterapia Si le das uso habitual, vale mucho la pena comprar unas botas de presoterapia

El nuevo Compex Ayre ha sido un dispositivo que nosotros hemos utilizado a diario, durante dos semanas previas y una post a un medio maratón de asfalto.

La verdad es que cuando más hemos notado que era un auténtico masaje ha sido justo después de entrenamientos verdaderamente intensos y evidentemente, durante las horas posteriores a la carrera (que por cierto salió muy bien).

Si haces deporte diariamente, sobre todo aquellos en los que el tronco inferior trabaja mucho (ciclismo o trailrunning por ejemplo), utilizar una máquina de estas solo puede aportarte cosas positivas.

Su facilidad de transporte con el maletín que te regalan con el producto, el fácil quita y pon que tienen en las piernas, y el no tener ni tubos ni mangueras de por medio es lo que más nos ha gustado de la Compex Ayre. Esto último es lo que más diferencia a estas botas del resto de marcas.

Lo que nos hubiera gustado habría sido una mejor facilidad de uso. La verdad es que tener los controladores en la parte lateral esta muy bien, pero cuadrar las 4 cámaras de cada una de las piernas con la presión correcta, más cuadrar los tiempos, más encenderlo todo al mismo tiempo, nos fue un poco costoso.

De hecho, esta es la bota de presoterapia que más tiempo hemos tenido que emplear antes de darle uso con tal de programar correctamente sus ajustes.

Seguramente utilizar una pantalla más grande y poniendo unos displays de + o – nos habría ayudado un poco más.

Por cierto, una pregunta que muchos tendréis si termináis adquiriendo esta Ayre de Compex. ¿Me lo puedo poner con ropa? Compex dice que si, aunque dudamos que alguno se meta dentro de las botas con unos tejanos o un pantalón de seda… En mallas, pantalones cortos de correr o incluso ropa interior, es como mejor te sentirás en ellas. Además, el material interior y sus acabados son realmente top.

 

 

Compex Ayre Compex Ayre
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información   Acepto