Altra Torin 4 VS Altra Torin 4 Plush

Enfrentamos a dos de los modelos más exitosos de la marca de Utah, aunque si hablamos con más precisión, deberíamos hacerlo de un mismo modelo que se presenta en dos versiones, compartiendo nombre pero no apellido: Altra Torin 4 y Altra Torin 4 Plush. Empleando otra metáfora, dos zapatillas mellizas pero no gemelas.

Ambas orientadas a la media y larga distancia, se ciñen a los dos pilares clásicos de Altra: horma delantera ultra ancha para la libertad total de los dedos –la misma horma en ambos modelos aunque con sensaciones distintas– y concepto cero drop. En apariencia nos pueden parecer similares (de hecho, la suela lo es, con un dibujo en forma de esqueleto que simula los metatarsianos del pie; o los nervios integrados en la zona interior del empeine) pero analizando con detalle cada una y sometiéndolas a distintos exámenes en carrera, observamos diferencias evidentes.

 

1. Peso. La versión Plush se va hasta los 285 gramos por los 265 de la Torin 4, lo que la convierte en una zapatilla algo más rodadora, con más solidez e incluso aceptando un pequeño rango más amplio de corredores.

2. Tacto. Al lanzarnos al asfalto con ellas comprobamos con facilidad que el tacto de la Plush es más suave y blandito, notamos más mullido el material sobre los que apoyan nuestros pies y, por tanto, mayor comodidad, mientras que la Torin 4 presenta un tacto menos esponjoso, más firme, ya que está más posicionada a conseguir una mayor sensación de terreno y un apoyo más rápido y reactivo.

Como podéis comprobar, hemos medido la dureza de ambas mediasuelas:

 

Altra Torin

Altra Torin

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Flexibilidad. Ambos modelos incorporan la nueva mediasuela Quartic de Altra, una espuma más ligera, amortiguada y suave, pero con distinto nivel de maleabilidad en estos dos modelos. Mientras que la Altra Torin 4.0 flexa con más facilidad, otorgando un plus de libertad al pie durante la transición, la versión Plush presenta algo más de rigidez, aunque en ambos casos la flexibilidad general es notable, aspecto que facilita al corredor acercarse a la filosofía natural running.

4. Upper. Este es uno de los aspectos en los que más diferencias encontramos entre ambas versiones. La Torin 4.0 es una zapatilla más veraniega, con una rejilla más abierta, elástica y ligera y, por tanto, mayor facilidad para transpirar. El knit usado en la Plush es algo más robusto, con menos margen para que corra el aire y más consistente (posiblemente también con más vida útil).

5. Sujeción. Otro aspecto en el que las “mellizas” se diferencian claramente. El motivo es evidente, la lengüeta, que en el caso de la Torin 4 está cosida al upper mientras que en la Plush está suelta. En carrera hemos notado algo más de sujeción en la parte media del pie con las Altra Torin 4, modelo que además incorpora una tira transversal que acompaña a la lengüeta en todo su recorrido.

 

Altra Torin

Altra Torin

 

 

 

 

 

 

 

 

6. Perfil. La diferencia es mínima entre ambos modelos, pero si bien la altura de la versión Plush alcanza los 28 mm de altura debido a esa fina espuma de EVA que encontramos bajo la plantilla, la Torin 4 se queda en 26 mm de perfil.

7. Tirador. Otro detalle diferenciador es el tirador que incorpora la Altra Torin 4 para facilitarnos calzarnos y descalzarnos. La versión Plush se lo ahorra.

8. Cordones. Demasiado largos en ambas versiones, aunque se magnifica más en la Plush. De hecho, son más anchos y rígidos en la versión Plush que en la Torin 4, donde los cordones son más finos y elásticos.

9. Uso. Teniendo en cuenta las diferencias mínimas que hay entre ambas, su hueco estaría dentro de las zapatillas de entrenamiento, aunque tampoco sería un drama utilizarlas en competición. Si bien es cierto que la Torin 4 responde mejor en ese perfil de modelo racing, por su libertad y su peso, que la Plush, con más control, estructura, y destinada a tragar kilómetros con más comodidad.