5 Zapatillas de running para entrenar en el gimnasio

5 Zapatillas de running para entrenar en el gimnasio

Las zapatillas de running que hoy te presentamos son claros ejemplos de modelos situados como coloquialmente llamaríamos “entre dos mares”. Zapatillas que, por definición, se engloban en la categoría de running de sus respectivas marcas pero que por su look y sobre todo por sus características pueden ser perfectamente usadas para otra finalidad en nuestro día a día.

En sus webs los definen con frases tan inspiradoras como “el modelo que te hará correr por las calles de tu ciudad”, o clásicos como “métete de lleno en la selva urbana”. Claims que generan cierta adrenalina e incluso nos pueden hacer sentir como los nuevos “spidermans” del siglo XXI.

A final de cuentas, hablamos de modelos que se caracterizan por su versatilidad. Seguramente no son los más indicados para correr intensivamente día tras día, ni tampoco para competir con ellos el día de un maratón. Su punto fuerte se encuentra sin duda en el confort, y eso es lo que la gente quiere, además de ser aptas para vestir de forma casual y tener un look deportivo (y que mejor que empezar con los pies de cada uno).

 

 

Del trabajo al gimnasio

Adidas y Nike se llevan la palma en este grupo. Nike anuncia sus Joyride como una zapatilla que “da un respiro a tus piernas”. Una incorporación sorprendente que simula el correr o entrenar en una superficie parecida al césped. Por lo tanto, buscando la recuperación del corredor una vez finaliza su competición, en el día después, gracias a las miles de microbolitas de TPE que se observan en las distintas zonas de su media suela.

Por su parte, la marca alemana sorprendió con el lanzamiento de las Pulseboost HD. Un boost más optimizado y duro, buscando así mejorar la estabilidad. La zapatilla que utiliza un nuevo Knit adaptativo en el upper y que, a diferencia de las Nike, se adapta al pie como si fuera una auténtica segunda piel.

A entrenar del tirón

El caso de Salomon y sus Predict RA, son un modelo difícil de etiquetar. La marca francesa las anunció a finales de 2018 y fueron una apuesta para el corredor que necesitaba entrenar más intensamente. Se trata de un modelo 360º, para entrenar diariamente, llevarlas en nuestro día a día y, por qué no, hacer algunas carreras. A ello se le suma su discreción (a diferencia de las demás), como decíamos, para combinarlo con tu look diario.

En el lado opuesto encontramos las Under Armour HOVR Phantom SE. De diseño lifestyle, parece que los americanos le han querido dar la máxima tecnología de la marca en su modelo más de vestir. El HOVR encapsulado por su energy web hará sentirnos firmes de sensaciones pero nos permitirá correr estructurados en el modelo más orientado al “jogging” que tiene la marca en su escaparate.

Y finalmente la marca que se encuentra entre nubes. Las On Running Cloudswift tienen como claim “mejora tus resultados en la ciudad”, y creíamos que correr entre clouds iba a ser algo más mullidito. En esta ocasión, la nueva espuma Helion que ofrecen tiene su fuerte en la estabilidad, y realmente son unas zapatillas dignas en distancias cortas, máximo hasta los 10K. Respecto a sus competidoras de reportaje, son unas zapatillas realmente ágiles, fáciles de torcer o realizar cambios de ritmo, justo lo que nos acostumbramos a encontrar dentro de la ciudad cuando giramos hacia una calle o nos tenemos que parar en seco en un semáforo.