Glide 8 - Adidas

Glide 8 - Adidas

Publicado hace 359 día(s)

Introducción

Poco hay que comentar que no sepamos ya de la conocida marca alemana Adidas. Un referente en zapatillas, ropa y accesorios de deporte a nivel mundial. Fundada en Alemania en 1920 por Adolf "Adi" Dassler junto a su hermano Rudolf Dassler y dedicada desde un principio a crear zapatillas, pantuflas y calzado con clavos para deportistas. Hoy en día sigue siendo uno de los principales fabricantes de calzado deportivo. Esta pareja de hermanos lograron introducir su marca en un equipo de atletismo y el éxito vino cuando ficharon a Jesse Owens, un atleta que deslumbró en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Desde entonces, Adidas ha ido creciendo hasta convertirse en la multinacional que es ahora.
En esta ocasión, desde ROADRUNNINGReview vamos a analizar las que son probablemente uno de los buques insignia de la casa alemana: las Adidas Glide 8 Boost. Ya son muchos años de la familia Supernova Glide, y si algo funciona desde el principio, solo podemos intentar mejorarlo, no creéis? Pues si os gustaron las Adidas Supernova Glide 7, la versión 8 trae algunos cambios que seguro que ayudan a mejorar a su predecesora.

Primeras impresiones

Las Adidas Glide 8 Boost siguen la línea de saga Glide, con una construcción y diseño amplio igual que sus predecesoras. Cuando las cogemos por primera vez, notamos que su peso no es exagerado ya que no llegan a pesar mucho más de 300 g pero no estamos ante unas voladoras, eso está claro.
La tela del upper es muy suave algo elástica y perforada, con unos acabados realmente buenos. Cuando las flexamos con las manos, vemos que cuesta poco y observamos que el retorno es muy rápido.
Cuando nos disponemos a dar los primeros pasos una vez ajustadas, las Adidas Glide 8 Boost nos transmiten una comodidad excelente, como si caminásemos sobre un colchón, realmente son muy cómodas y no cuesta nada flexarlas, sin embargo las notamos algo inestables, solo esperamos que en carrera no transmitan esta inestabilidad. No cuesta nada entrar el pie, el collar es amplio y los cordones corren y ajustan realmente bien.

Mediasuela y amortiguación

Si hay una cosa que se ha de destacar de las Adidas Glide 8 Boost es que utiliza el conocido sistema Boost de la marca alemana y que están implementando en prácticamente todos sus modelos. Para que os hagáis una idea, el sistema de amortiguación Boost, es como una especie de poliespan (poliestireno expandido) que cuando lo apretamos con el dedo notamos lo blando que es y lo encontramos en toda la media suela de estas zapatillas. En este caso, la media suela está compuesta de un 55% de Boost y un 45% de EVA, que es el material que encontrábamos en la gama Glide antes de la aparición del Boost.
Las Adidas Glide 8 Boost tienen un perfil de altura medio, con una altura en la puntera de 22 mm y en la zona del talón de 32 mm, lo que hacen que tengan un drop de 10 mm, aunque la sensación que siempre he percibido es que tienen una altura mayor.
Toda esta teoría está muy bien, pero lo que nos interesa es saber qué tal funcionan en carrera, ¿no? Lo que tenéis que tener claro es saber lo que estáis buscando desde un primer momento. En este caso estamos ante una zapatilla que ofrece mucha amortiguación gracias al Boost. A medida que las utilizamos y les hacemos kilómetros, notamos que el pavimento no es tan duro, ya que el Boost absorbe muy bien los impactos impidiendo que tobillos, rodillas, cadera y columna sufran más de lo normal, pensado para aquellos corredores que no tenemos una técnica demasiado depurada. Además, el Boost de la zona del retropié, sobresale un poco de la estructura del talón lo que ayuda bastante a aquellos corredores que impactamos con los talones.
En la zona del mediopié encontramos el Torsion System, que es una pieza de plástico que aumenta la estabilidad en cada zancada y que realmente es muy acertado ponerla en este modelo, ya que el Boost es un material demasiado blando lo que haría muy instable a estas zapatillas y podría provocar torceduras de tobillos sobre todo en cambios bruscos de dirección. De todas formas, creemos que no es suficiente ya que en ocasiones notamos cierta inestabilidad.
La flexibilidad que nos ofrece la media suela Boost en la zona del antepié es realmente alta y lo mejor es que apenas cuesta flexar ya que es un material muy blando. Una de las cosas buenas del Boost es que a parte de amortiguar mucho el impacto, es muy reactivo y enseguida vuelve a su sitio, lo que en carrera nos ayuda tener una amortiguación muy progresiva y nos da un plus de ayuda adicional impulsándonos hacia adelante.

Suela

Una de las partes más importante de cualquier zapatilla a parte de la media suela, es la suela. Pues bien, las Adidas Glide 8 Boost creemos que tienen una de las mejores suelas que existen en el mercado. Concretamente es una suela de la marca alemana Continental, sí sí, la de los neumáticos de coches y motos. En este caso la suela, de unos 3 mm de grosor, recuerda mucho al caucho y lo encontramos en 2 zonas diferenciadas: la zona del antepié y la zona del retropié. En la zona del mediopié encontramos la pieza del Torsion System que es la encargada de unir ambas partes de la suela además de controlar la estabilidad. La suela de la zona del antepié presenta unas líneas transversales que favorecen la flexibilidad. También tiene unas líneas verticales que ayudan a tener una mejor adaptabilidad al terreno haciendo que no perdamos adherencia en terrenos irregulares, por ejemplo si las usamos para correr por parques o pistas forestales. La suela de la zona del retropié también encontramos unas líneas transversales que ayudan al aterrizaje y ayudan a tener una transición menos brusca y más suave.
Continental nos asegura que gracias a esta suela vamos a tener una excelente tracción en seco y mojado. La tracción es excelente en asfalto, aceras, losetas, carriles bici y tierra siempre que las condiciones sean en seco. En mojado, también tenemos una buena tracción en asfalto, pero en aceras y losetas notamos perdida de adherencia notando como resbala en alguna ocasión al traccionar y nos sentimos más inseguros en cambios de dirección, así que tendremos que ir con un poco más de cuidado cuando llueva y vayamos por este tipo de pavimentos. Lo ideal sería siempre correr por asfalto, ya que no tendremos problemas de tracción tanto si llueve como si no, pero a veces es difícil sobre todo para los que corremos por ciudades con bastante tráfico.
La suela Continental de las Adidas Glide 8 Boost está fabricada con un compuesto muy resistente a la abrasión, por lo que no van a ser unas zapatillas que se van a gastar en 2 días. Nos pueden durar entre 800-1000km según nuestro peso, y forma de correr.

Upper

Los cordones de las Adidas Glide 8 Boost son totalmente planos, no son elásticos y deslizan muy bien por toda la ojetera simétrica que tiene el upper. Enseguida podemos tensar o destensar los cordones a nuestro gusto. Las 3 bandas de la marca alemana proporcionan un ajuste excelente impidiendo que se mueva el pie. La lengüeta de un grosor medio está unida a un botín interno y proporciona más comodidad, confort y asegura que no se mueva nada durante nuestra marcha. Todo el interior está muy bien acabado, y las únicas 2 costuras que hay que forman parte del botín son planas y no se notan en absoluto.
La tela del mesh es doble y por la parte externa es suave y muy perforada, lo que favorece un transpiración muy buena. En cuanto empezamos a correr, notamos desde el primer momento la entrada de aire y es muy de agradecer sobretodo en días calurosos, ya que evita que se recalienten los pies y nos suden en exceso. La tela interna es gruesa, muy suave, muy transpirable y recubre internamente toda la zapatilla formando una especie de botín que se une a la lengüeta y que recoge todo el pie. Los termosellados de la puntera están perfectamente pegados y protegen los dedos de los pies de posibles impactos que pudiéramos tener. Toda la estructura de sujeción que va desde la zona de flexión hasta el talón da consistencia a la zona el mediopié y retropié, y es la encargada de proporcionar esa sujeción.
El collar de las Adidas Glide 8 Boost es bastante amplio pudiendo calzarlas rápidamente. Los acolchados son generosos y cuando las ajustamos notamos muy buen confort. En la zona del acolchado del tendón de Aquiles, Adidas ha utilizado el sistema S-curve, que no es más que un sistema de talón más alto que abraza al tendón evitando que se desplace ayudando a que pisemos mejor.
Aunque Adidas no lo especifica en su web, creemos las telas que utilizan en la construcción de estas zapatillas han de tener algún tratamiento antibacteriano, ya que no ha cogido malos olores después de todo el uso que le hemos dado.
Otra de las cosas a destacar, es que las 3 bandas blancas, el nombre y una zona de la estructura del talón, son reflectantes, ayudando a ser vistos de noche y es que es muy importante ser vistos.

Horma

Las Adidas Glide 8 Boost tiene un diseño cuya horma tiene más amplitud de lo normal. La amplitud del antepié es media y nos deja bastante libertad de movimiento de los dedos. La pisada en esta zona se hace bastante agradable ya que es más natural. La zona del mediopié es algo más estrecha, al igual que la zona del talón, lo que nos asegura tener en estas 2 zonas más seguridad a la hora de correr ya que nos proporciona una mejor sujeción.
Su longitud estándar junto con su horma plana y su arco medio, aseguran un gran confort, aunque personalmente prefiero las zapatillas con el arco algo más elevado. En el caso de que utilicemos plantillas especiales no vamos a tener ningún problema en ponerlas ya que no son unas zapatillas estrechas, además tienen un tallaje standard y de pisada neutra.

Dinámica

Desde el primer momento en que nos calzamos las Adidas Glide 8 Boost, notamos esa comodidad que la caracteriza. A medida que pasan los kilómetros y los días de prueba, vemos que desde el primer momento y hasta que acabamos, las sensaciones son las mismas: comodidad máxima. Creemos que el peso está en el límite de ser una zapatilla pasada, ya que es de unos 300 g aproximadamente. Durante nuestras carreras y entrenos no se notan demasiado pesadas, lo que se agradece cuando hacemos tiradas largas. El peso está bien distribuido por toda la zapatilla y su centro de gravedad es normal, aunque elevado para mi gusto personal, ya que yo prefiero estar más pegado al suelo.
Una de las cosas que más nos gustan de estas zapatillas es que su flexión es muy dócil y apenas hemos de hacer fuerza, además, su retorno es muy rápido porque el Boost es muy reactivo y nos ayudan impulsándonos hacia delante. El Boost amortigua mucho y nos ofrece mucho confort, pero tiene el inconveniente que nos aísla bastante del suelo y perdemos sensibilidad, aunque es un mal menor ya que básicamente correremos con ellas por asfalto y superficies muy duras y llanas. Alguna vez que lo hemos hecho por pistas de tierra con alguna piedra saliente, la sensación es parecida, aunque tiene la ventaja de adaptarse con bastante facilidad en zonas irregulares.
Una de las cosas que se agradecen del Boost del talón es que al no tener una técnica de carrera muy depurada y entrar con el talón, éste absorbe muy bien ese fuerte impacto minimizándolo mucho y favoreciendo una transición muy homogénea para tener un despegue con más impulso.
Las Adidas Glide 8 Boost son de pisada neutra y no llevan ningún tipo de control de pronación lo que hace que tengamos una pisada algo más natural, pero a veces es un inconveniente no tener este tipo de ayuda, ya que en tiradas muy largas o días que salimos a correr que no estamos al 100% nuestros pies pronan de forma automática.
Los ritmos para los que aconsejamos estas zapatillas es a partir de 4:00 min/km en adelante, a que si nuestros ritmos son más rápidos deberemos ir a otro tipo de zapatilla. Pero hemos de tener en cuenta que se tratan de unas zapatillas más para entrenos que para carreras, aunque podemos hacer competiciones sin ningún tipo de problema. Cuando hacemos cambios de ritmos, responden a la perfección gracias su gran flexibilidad y los días que hacemos series van a ser unas muy buenas candidatas ya que nos son unas zapatillas que estrechen demasiado la zona de los pies y cuando acabemos no vamos a notar dolorida esta zona.

Conclusión

Una vez más, estamos ante unas zapatillas que estamos seguros que será una superventas por todas las ventajas que ofrecen. Gracias a su sistema de amortiguación Boost que absorbe muy bien los impactos y proporcionan un gran confort, las Adidas Glide 8 van a ser las candidatas perfectas para aquellos corredores que busquen las máximas prestaciones en todos sus entrenos. Creemos que son ideales para corredores de hasta 90kilos y cuyos ritmos no sean más rápidos de 4min/km.
Por su peso, son ideales para entrenos, tiradas largas, series y carreras no más largas que la distancia de maratón.

PROs y CONtras

Pros:
+Amortiguación y absorción de impactos excelente.
+Muy reactiva, favoreciendo el desplazamiento hacia delante.
+Alta transpiración
+Numerosos reflectantes para ser vistos de noche.
+Muy buena sujeción.
+Suela Continental con gran tracción incluso en mojado.

Contras:
-Altura de puente baja.
-Un poco inestables.

Saucony - Zealot ISO 2

Zealot ISO 2 - Saucony

Publicado hace 22 día(s)

Introducción

¡Ganas es poco! Ya adaptados a un drop de 4 mm gracias a las Kinvara 7, va y nos toca testar las Saucony Zealot ISO 2. El escenario pinta más que bien…

Saucony quiere decir “río rápido” en indio, es por eso que su logo simboliza un rio con piedras redondas. Las Saucony Zealot ISO 2, se crearon como sucesoras de las Cortana en la primavera de 2015, ahora las renuevan en el 2016. Están pensadas para corredoras de peso medio o incluso alto, que busquen una zapatilla ligera con la que entrenar y poder ponerlas a ritmos rápidos. Todo esto  sin perder amortiguación y respetando las sensaciones naturales al correr definidas por sus hermanas Kinvara y el “natural running”.

Para que nos hagamos una idea, es como si hubieran querido crear unas zapatillas para entrenar, que aguanten muchos km y siguiendo las directrices del "natural running”. Una mezcla explosiva, ya que si lo han conseguido, preparémonos para una zapatilla de altas prestaciones que nos servirá tanto para días de rodaje, como para los días de series o competición. Esperemos que EVERUN distribuido por toda la suela contribuya a lograrlo.

Primeras impresiones

Amor a primera vista con las Saucony Zealot ISO 2, no solo son bonitas sino que además son cómodas y nos da la sensación que nos van a acompañar en muchos rodajes. Eso sí, son justas. Contad media talla más de la que utilizáis normalmente.

Cuando abrimos la caja vemos al instante que las Saucony Zealot ISO 2 son el tope de la gama: materiales cuidados, calidad en la presentación, colores llamativos… Nuestro modelo femenino combina el púrpura y el coral (es un color entre rosa y el naranja melocotón). La gente las mira, no os vamos a engañar.

Comparadas con sus predecesoras, las Saucony Zealot ISO, las encontramos más flexibles y más blandas y cómodas todo y que pesan un poco más.

La calidad de los materiales empleados es alta y se nota. Las doblamos pero no se dejan hacer en exceso. Pero cuando sopesamos el peso, nos hacen abrir los ojos como naranjas: tan solo 238 g en el modelo de chica, talla 40 EU o 8,5 USA. Y este peso, para un modelo de entrenamiento, con esta amortiguación, es muy bajo.

Nos las calzamos y nos apetece llevarlas puestas todo el día. La horma no influye en la comodidad, ya que el sistema ISOFIT consigue adaptar la zapatilla a nuestro pie perfectamente, dejando espacio suficiente para los dedos y, sobretodo, sin que se mueva la lengüeta, detalle que nos molesta enormemente.

Mediasuela y amortiguación

Las Saucony Zealot ISO 2 se sienten acolchadas y las primeras zancadas nos dan una respuesta del todo inesperada, son muy blandas y nos sentimos protegidos desde el primer momento. No son muy reactivas, pero tampoco es que estén diseñadas para serlo, al menos no como definición. Es una zapatilla de entrenamiento ligera y muy lograda.

¿Cómo se lo montan Saucony para conseguir que las Saucony Zealot ISO 2 logren esta respuesta? Pues colocando en la mediasuela tres compuestos que funcionan muy bien: el EVERUN, el PowerGrid y el SRC.

El EVERUN lo vemos a simple vista, cuando quitamos la plantilla de la zapatilla, en el footbed. Es como una capa blanca de bolitas cortadas de un material que se parece al porexpan que ocupan toda la zapatilla y es el primer material con el que tienen contacto nuestro pie, después de la plantilla. El PowerGrid amortigua juntamente con él.

El SRC es una pieza rosa en nuestro modelo, que se ve mirando a la suela y que queda por la parte externa de la zapatilla y nos ayudará a absorber el impacto. Las Saucony Zealot ISO 2 funcionan mejor entrando de metatarso, ya que tienen un drop de 4 mm, pero este SRC nos ayuda si taloneamos un poco a estabilizar la zapatilla y que la transición sea más suave. La verdad es que se nota estable cuando taloneamos, así que algo debe hacer. Cuando hablemos de la suela, veréis como se combina con el resto de materiales.

Esta mediasuela es una pasada, pensad que está intacta, ni se ha deformado, ni tiene arrugas ni hemos notado un descenso en la amortiguación conforme han ido avanzando los km. Y es que, aunque nos hayamos vuelto fans de los drops bajos, nos sigue gustando sentir el pie amortiguado y protegido.

Suela

A parte del EVERUN y el SRC del que hemos hablado en la mediasuela, en la suela de las Saucony Zealot ISO 2 encontramos la tecnología XT-900, el IBR+ y el Tri-Flex. Éste último es un diseño como de flechas, que ayuda a la flexión pero resta reactividad. No nos importa mucho, ya que su finalidad es el entrenamiento. Y en tiradas largas nos ayudará, ya que vamos disminuyendo la eficiencia de la pisada a medida que avanzan los km.

Para no aburriros con tecnicismos intentaremos describiros cómo se comporta según las diferentes superficies por las que la hemos probado. No es una suela extremadamente adherente. No nos ha convencido su respuesta por superficie arenosa o tierra (ya que no se agarra), ni por asfalto mojado (por el que resbala). Es sí, las Saucony Zealot ISO 2 son las reinas del asfalto. Lugar por el que se mueven con total fiabilidad y solvencia.

El caucho de carbono XT-900, que vemos en el talón y en la puntera de color morado, ayuda a aumentar la duración de la suela. El IBR+, que también es un caucho, pero más blando, ayuda a la amortiguación (que corre a cargo del EVERUN como os hemos apuntado anteriormente) y lo encontramos teñido de amarillo en todo el antepie.

Al acabar la prueba, con 150 km, la parte del talón y la punta se empiezan a ver desgastadas, pero es cierto que hemos sometido las zapatillas a todo tipo de entrenos y superficies. Prepararse un medio maratón es lo que tiene…

Upper

Una de las cosas que más nos han gustado de las Saucony Zealot ISO 2 es que tienen 150 km y se ven como el primer día. Y en nuestro caso tiene mucho valor, ya que tenemos unos pies “difíciles” con juanetes y zonas que erosionan la zapatilla dándole un aspecto de viejo pasados los 200 km. Y eso, en parte, es gracias al cuidado diseño del upper en general y del mesh en particular.

Es cierto que los termo sellados (FlexFilm) ayudan mucho a aumentar la durabilidad de la zapatilla pero el conjunto de fibras y el entrelazado utilizado son igual de importantes. Este detalla quizás no es lo más obvio pero tiene su importancia.

Y ahora hablaremos de lo obvio, de lo que hablan todos, o sea, del ISOFIT.

¿Qué es el ISOFIT? Pues mirad, para nosotros: una muy buena solución de las Saucony Zealot ISO 2 para los que tenemos horma estrecha pero no queremos sentir nuestro pie comprimido como pasa en otros sistemas.

El ISOFIT es como el exoesqueleto de los invertebrados, una armadura o caparazón que fija el pie, agarrándolo sin comprimirlo gracias a la lengüeta, que está elaborada con un material denso y hace que no sintamos las láminas del ISOFIT clavarse en nuestro pie. Esta lengüeta es la pera: no solo no se mueve sino que además no se arruga ni molesta por ningún lado; es como llevar un calcetín.

En la zona del upper hemos encontrado una pega, ya que nos han resultado poco transpirables. No sabemos si es el RunDry que es muy denso o las múltiples capas de la zapatilla, pero no nos acaba de encajar la sensación calentita en nuestros pies, sobretodo al final de las tiradas largas.

Las Saucony Zealot ISO 2 tienen una ojetera simétrica con seis agujeros por lado y zonas reflectantes. Ahora bien, el sexto agujero es excesivo para nuestro gusto, ya que el pie queda fijo y no hace falta. Los cordones son del mismo color que la lengüeta y un poco elásticos. Todo correcto.

Horma

Para nosotros, las Saucony Zealot ISO 2, tienen una horma ideal, os explicamos porqué. La mayoría de los corredores tenéis los pies normales, tirando a anchos y de los pocos que tenemos el pie estrecho.

Nos encontramos con una horma espaciosa pero en la que se nos permite reducir hasta ajustar por completo el pie, aunque sin oprimir. Y espacio para los dedos, queda, no sufráis por eso. Así que los plantilleros también podréis disfrutar de las Saucony Zealot ISO 2 sin problemas. Recordad de pedir media talla más, eso sí. Es un modelo muy justo. Ya os lo hemos advertido en otro apartado.

¿Y qué pasa con los pies anchos? Pues ningún problema: id probando con los cordones hasta dar con la sujeción que se adapte a vuestras necesidades.

Nos vamos a por la parte trasera de las Saucony Zealot ISO 2. El talón es bastante rígido y ajusta perfectamente pero sin dañar el tendón de Aquiles.

Dinámica

Zapatilla de entrenamiento de “natural running” amortiguada.

Vamos a por uno de los apartados más interesantes: comportamiento dinámico de las Saucony Zealot ISO 2.

La verdad, cuando salimos a correr con ellas agradeciendo poder por fin tener unas zapatillas de entrenamiento de “natural running” (y es que nos costó la adaptación al drop de 4 mm), no nos pensábamos que unas zapatillas tan ligeras podrían estar tan bien amortiguadas. No nos gusta la sensación “chiclosa” en una zapatilla pero se agradece que sea blanda, sensación protegida y confortable. Y las aucony Zealot ISO2 lo consiguen.

Con tan solo 4 mm de drop, aíslan bastante. Además son unas zapatillas neutras para entrenamientos pero que podéis usar los supinadores o pronadores ligeros, ya que el SRC ayuda.

No nos engañemos, las Saucony Zealot ISO 2 son zapatillas diseñadas para corredores con una técnica mínimamente depurada, ¡Vamos, que os van a ayudar a entrar de mediopie! Pero si taloneais, tienen estructuras que van a hacer más agradable la transición.

En caminos de tierra, por los que frecuentemente aprovechamos y corremos la tirada larga semanal, patinan. ¡Y no en sentido figurado, precisamente! Si son llanos y sin curvas cerradas, no tendréis problemas pero absteneros de llevarlas por montaña pura y dura, podéis tener algún susto. Y es que no podían servir para todo…

 

Conclusión

El uso que os recomendamos  para las Saucony Zealot ISO 2 es para corredoras de peso medio o incluso alto, que necesiten una zapatilla para entrenar rodajes largos pero que también deseen ponerla a ritmos vivos. Llegando a poder competir con ellas en medio maratón o incluso en  la prueba reina: el maratón. La reactividad no es su mejor virtud pero damos fe de que a 4:15 min/km responden muy bien. Eso sí, por asfalto.

El sistema ISOFIT ha sido toda una revolución por lo adaptable a cada tipo  de pie. Y lo que nos ha sorprendido más ha sido su gran amortiguación, con el EVERUN como protagonista, en tan poco peso. Eso sí, nos hubiera gustado que fueran un poco más transpirables, quizás cambiando la malla superior y haciéndola más fina, lo fueran un poco más.

En nuestra opinión, si sois fans del “natural running”, tenemos el combo perfecto: las Saucony Zealot ISO 2 para entrenar series largas y rodajes, pudiendo llegar a competir en medio maratón y maratón y las Saucony Kinvara 7 para los días de series cortas y competiciones de 5 km y 10 km. ¿Qué os parece la idea?

PROs y CONtras

PROs:

- Facilidad de entrada de metatarso.

- Gran amortiguación con bajo peso.

- ISOFIT.

- Confortabilidad en tiradas largas.

- Lengüeta unida a modo de calcetín.



CONtras:

- Transpirabilidad baja.

- Poca versatilidad, no las saquéis del asfalto.

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSGlide 8 - AdidasZealot ISO 2 - Saucony
Talla US118.5
Peso (gramos)335239

PUNTUACIONES

Glide 8 - Adidas Zealot ISO 2 - Saucony
Talla11.08.5
Fit antepié8.08.0
Fit mediopie7.09.0
Fit talón7.08.0
Fit arco6.08.0
Ajuste general7.09.0
Amortiguación antepié8.09.0
Amortiguación talón9.08.0
Amortiguación global9.09.0
Dinámica / Transición de la pisada8.08.0
Respuesta8.07.0
Flexibilidad8.07.0
Soporte talón7.08.0
Soporte antepié6.08.0
Soporte global7.08.0
Agarre en seco9.09.0
Agarre en mojado8.08.0
Agarre en asfalto9.09.0
Agarre en tierra7.06.0
Agarre en pista9.07.0
Agarre global8.08.0
Durabilidad suela8.08.0
Durabilidad upper7.09.0
Durabilidad global8.09.0
Grosor lengüeta7.08.0
Sujeción lengüeta7.09.0
Longitud lengüeta7.09.0
Número de ojales12.06.0
Acolchado collar7.08.0
Amplitud collar7.08.0
Altura collar7.08.0
Sujeción collar8.08.0
Transpirabilidad8.06.0
Impermeabilidad0.07.0
Reflectantes7.07.0
Calidad de materiales y acabados9.09.0
Subscribirse al Newsletter