Fate - Newton Running

Fate - Newton Running

Publicado hace 319 día(s)

Introducción

Fundada en 2006 en Boulder (Colorado) por un inventor y un propietario de una tienda de deporte, la marca Newton running no ha cesado en su empeño de intentar hacer mejor corredor a todo aquel que calce una de sus zapatillas a través de sus innovadoras tecnologías aplicadas en sus modelos. Esta ardua tarea se fundamenta, según sus creadores, en el argumento de que la zapatilla perfecta debe devolver la mayor energía posible aplicada en el impacto en forma de propulsión.

Convencidos de que la mayor parte del mercado ofrecía productos que promovían una técnica poco eficiente,  se centraron en crear zapatillas que invitaran al usuario a realizar una pisada mucho más natural. Ese sigue siendo su leimotiv a día de hoy y las Newton Running Fate son un buen ejemplo de ello.

Catalogadas como zapatilla para entrenamiento neutras, las Newton Running Fate son la primera generación de una zapatilla que intenta atraer a la marca al máximo número de usuarios suavizando un poco sus características para hacerlas más atractivas a un público que creía que las newton solo estaban pensadas para corredores rápidos. Vamos a quemar asfalto con las zapatillas para ver qué hay de cierto en esto.

Primeras impresiones

Antes de tener a nuestro objeto de deseo entre nuestras manos nos fijamos en los pequeños detalles, que a fin de cuentas son los que marcan la diferencia.

Empezamos analizando el empaquetado de las Newton Running Fate. La caja es negra, de aspecto sobrio y de dimensiones pequeñas, ajustadas al producto que viene en su interior. Vemos en su interior un texto, dejándonos claro que la marca quiere asegurarse en todo momento de que las premisas de su filosofía a la hora de crear sus productos llegan al consumidor final y que el producto que tenemos entre manos ha sido lanzado al mercado después de años de desarrollo. 

Al tenerlas entre nuestras manos, lo primero que nos llama la atención es su colorido, en este caso un atractivo tono naranja combinado con el blanco de los cordones y la media suela, y algunos detalles en negro que a buen seguro hará que no pasemos desapercibidos. Otro aspecto que llama la atención en los primeros toqueteos, es su escasa flexibilidad  a lo largo de  toda la suela. Solo en la zona delantera se la dota de tal característica.

Cabe destacar la sensación de suavidad al manosearlas por la zona del upper, tanto de los refuerzos como de la tela. El interior no se queda corto, teniendo la agradable sensación de que te estás enfundando un guante en vez de una zapatilla, sin apreciar apenas costura alguna.

Al calzárnosla y hacer los primeros pasos nos damos cuenta de dos factores que rápido llaman nuestra atención. Lo primero que apreciamos es que corroboramos lo intuido a la hora de hacer flejar la suela. Efectivamente la zapatilla carece de  flexibilidad en casi toda la suela, salvo en la parte delantera.  Pero lejos de verlo como una desventaja, intuimos que esta característica debe ser de vital importancia si se quiere dotar a la zapatilla de las virtudes que defiende la marca. Veremos más adelante si es así.

El otro aspecto a destacar es que inmediatamente percibimos a la altura de la zona de los metatarsos como una especie de alza en la suela causada por las tiras longitudinales que la marca llama lugs y que a priori son las máximas protagonistas a la hora de intentar hacer que nuestra pisada se vuelva más natural i a la vez más eficiente.

Mediasuela y amortiguación

La media suela de las Newton Running Fate está compuesta de EVA en toda su estructura. Es una pieza continua  desde el talón hasta la punta y está dotada con un drop de 4.5 mm, un dato a tener muy en cuenta para los que se quieran iniciar en el natural running sin pasar por duros procesos de adaptación.

Consta de una altura de 25 cms del suelo más 4mm de plantilla. Esto nos proporciona una sensación  de estar cerca del suelo, quizás también acentuada por la incidencia de los lugs al levantar la zapatilla por la parte delantera.

Como ya hemos avanzado antes, la zapatilla está dotada de flexibilidad muy acentuada en la parte delantera. El punto donde empieza a flejar de manera muy marcada es una ranura transversal situada delante de los lugs donde el compuesto EVA queda a la vista.

Cabe destacar también que la zona del arco está rellenada del mismo material del que está compuesta toda la media suela, quedando en contacto con el suelo en todo momento y sin protección alguna, aunque en una anchura considerablemente menor que en talón y mediopié. En esta parte, han insertado unas estrías longitudinales que a modo de puente entre talón y antepié, ayudan a que la zapatilla se pueda torsionar transversalmente.

Vemos también que en la parte central de la zona del talón y mediopié este compuesto aparece biselado, dejando a la vista en la parte central del retropié una pieza insertada de tacto blanda y forma circular. Desde nuestro punto de vista estos matices ayudan a la ligereza del conjunto y a su vez dejan entrever que los apoyos en esta parte van a ser más bien testimoniales y por lo tanto no requieren de más material del que es estrictamente necesario para soportar las tensiones en esta zona.

Una vez ya en marcha y puestas a prueba, hemos de decir que la zapatilla ha requerido de unos kilómetros de rodaje para poder sacar toso su potencial. En las primeras salidas apreciábamos como  la zapatilla se comportaba de forma dura y un tanto rígida en amortiguación. Sin embargo, con el paso de los kilómetros la cosa cambia y el compuesto pasa a ser mucho más dócil y amable. Las Newton Running Fate se muestran dispuestas a devorar kilómetros  y hacernos disfrutar mucho más de cada salida o entrenamiento.

Hemos de decir también a su favor que en total habremos hecho unos 400 kilómetros con ellas y no hemos apreciado deterioro alguno en lo que a prestaciones se refiere. Sin embargo el compuesto sí aparece algo estriado y desgastado en las zonas donde queda expuesto.

Suela

La suela está compuesta por tres bloques combinando dos compuestos distintos (Outsole composite y Durable s.h.a.r.c.),  separados entre sí por zonas donde la media suela queda visible y expuesta. En el talón, que se subdivide en dos partes con los compuestos antes mencionados, tenemos caucho a lo largo de todo el perímetro, algo que se agradece porque por muy buena técnica de carrera que se tenga es inevitable que éste acabe impactando con el suelo. 

La segunda zona es la del antepié, y es aquí es donde reside gran parte de la miga de esta zapatilla. Aquí es donde la suela tiene el mayor grosor y anchura de toda la zapatilla, ya que cuentan con una plataforma de cámaras abiertas debajo de las cuales se sitúan los 5 lugs o patillas. Esta tecnología la denominan POP 2 (Point of power), evolucionada de la POP 1, que no es más que una pequeña curvatura de los lugs para facilitar la adaptación de la zapatilla al usuario poco adaptado al natural running. Estos lugs, una vez impactan con la superficie, se insertan en dichas cámaras y, como si de pistones se tratasen, cuando el corredor pasa a la fase de impulso, devuelven esa energía acumulada en forma de plus para la propulsión.

La tercera parte de la suela es la de la punta. Separada de la plataforma POP2 mediante una franja  transversal, han situado 5 tiras longitudinales de más bajo perfil  que actúan como si de una extensión de los lugs se tratase y ayudan al impulso en la fase final de propulsión.

Hemos probado las  Newton Running Fate en todo tipo de superficies y condiciones.  Bajo nuestro punto de vista, las zapatillas se mueven como pez en el agua en superficies duras como asfalto, baldosas adoquines etc. También muestran un rendimiento excelente por caminos o parques donde la superficie esté bien compactada y no muestre muchas irregularidades. Sin embargo, en pistas que cuenten con algo más de obstáculos, llámese piedras o raíces, la zapatilla baja mucho su rendimiento. Tampoco sería la zapatilla ideal para correr en rutas que cuenten con bajadas muy pronunciadas y obliguen al corredor a aterrizar mucho de talón, ya que no están expresamente diseñadas para tal situación y se notan torpes a la hora de realizar la transición retropié-antepié.

Cabe destacar que el compuesto de la suela es excelente para correr con la superficie mojada. Cuentan con  un gran grip y  en ningún momento ha mostrado debilidad en este sentido.

Upper

Los acabados del upper son de alta calidad y las zonas críticas de la zapatilla no han presentado deterioro alguno. Hemos utilizado estas zapatillas a fondo, las hemos estrujado, mojado, maltratado y mil diabluras más y podemos asegurar que cuenta con materiales de primera calidad que conforman un upper prácticamente irrompible. Su robustez, a diferencia de otros modelos de la competencia, se intuye solo al verlas, y efectivamente, después se corrobora. A ésto ayuda que, a pesar de ser una zapatilla ligera,  presenta refuerzos interesantes en puntera y talón, donde destacaríamos el contrafuerte semirrígido exterior que envuelve todo el retropié de manera eficaz.

Los refuerzos laterales que unen la media suela con la zona de los ojales más cercanos a la puntera  están  termosellados al mesh. También están sellados los de los cordones y el logo. Sin embargo no es así en la puntera y talón, donde han optado por  coserlas. Eso sí, todos ellos cuentan con un tacto aterciopelado muy agradable y con zonas reflectantes generosas en todo el perímetro, algo a tener en cuenta si se tiene pensado usarlas de noche y en zonas transitadas.

El mesh, de doble capa, está compuesto por una exterior con agujeros de distintos tamaños que ayudan a aumentar la transpirabilidad, combinado con una tela de neopreno negra debajo muy cómoda y agradable. Ésta cubre todas las costuras en el interior y llega a envolver todo el collar del tobillo. Sin duda alguna hará las delicias de los que decidan utilizarlas sin calcetines.

La transpirabilidad de la zapatilla es otro punto fuerte. En todo momento notamos como llevamos los pies secos y además, a lo largo de toda la prueba no hemos tenido problemas de aparición de malos olores.

La única pega que hemos detectado en el upper quizás sea en la lengüeta. Cuenta con un grosor que a nuestro juicio es algo escaso y si te pasas a la hora de apretar los cordones, se nota una presión excesiva.  Por otra parte, es justo destacar que en ningún momento la lengüeta se mueve al correr. En este sentido los cordones semiplanos y rígidos también ayudan, ya que le aportan un plus de sujeción al conjunto para que todo quede en su sitio. Parece algo insignificante, pero hemos tenido experiencias con cordones que se aflojan a cada salida y es algo que todos sabemos que es muy molesto.

Horma

Las Newton Running Fate son unas zapatillas de arco bajo. Cuentan con una horma estrecha y curva sin distinción entre modelos de hombre y mujer. La sujeción de las zapatillas es asombrosa tanto en talón, mediopié y antepié, influenciada de manera directa por el contrafuerte en el talón los refuerzos laterales y los cordones, hasta tal punto, que si no controlas la tensión de estos últimos, llegas a pasarte con facilidad, llegando a apretar en exceso. Nada que no se solucione con un poco de práctica hasta encontrar el punto exacto de sujeción que deseamos. Por todos estos motivos ya mencionados llegamos a la conclusión que no recomendaríamos esta zapatilla con el uso con plantillas, puesto que el pie nos queda mas bien ajustado en todas las zonas.

En nuestro caso la talla que mejor se nos ha adaptado es el que acostumbrábamos a usar en otras marcas. Así pues no será necesario tirar de un número más o menos para elegir la que mejor se nos adapte.



 

Dinámica

Y Por fin vamos al grano. Una vez analizados todos los aspectos de las Newton Running Fate toca analizar su comportamiento.

 Son unas zapatillas para natural running neutras, ligeras (en la báscula nos ha dado 277g en un 9,5 USA) y polivalentes. Los primeros kilómetros con ellas hemos tenido la sensación de llevar una zapatilla de amortiguación dura, algo que con el paso de los kilómetros se va atenuando y volviéndose algo más dócil. La verdad es que las zapatillas se comportan como catapultas, invitándote a ir algo más deprisa desde la primera pisada. También se aprecia como inconscientemente te ves obligado a aumentar la frecuencia de zancada, algo bastante común en muchos modelos catalogados como de natural running.

 Hemos estado probando estas zapatillas a lo largo de varias semanas sumando unos 400 kms con ellas en series, rodajes, alguna tirada larga etc. y definitivamente, hemos llegado a la conclusión que estas zapatillas están hechas para llevar ritmos vivos con ellas. Con esto nos referimos a que si lo que deseas es un modelo para correr a mas de 5’00 el km no te vas a sentir excesivamente cómodo con ellas. Pero por otra parte, si lo que buscas es una zapatilla para poder usar en competición con previsión de llevar ritmos muy competitivos alrededor de 3’20 min/Km  o entrenamientos muy rápidos, hemos de decir que tampoco es la zapatilla ideal para tal menester. Su hábitat natural serian rodajes de distancias medias compuestas entre 10 a 18 km y ritmos  de a partir 5’00 a 3’30, o entrenamientos de series y ritmos controlados que estén dentro de este rango de ritmos.

En lo que a dinámica se refiere, hemos apreciado como las zapatillas te invitan de manera clara a pisar de metatarsos exagerando  el efecto lanzadera una vez has impactado con el suelo. A esto ayuda la plataforma en la suela POP 2 situada en el antepié que declina el centro de gravedad hacia esta parte, ayudadas aún más por la flexibilidad en la parte delantera de la zapatilla. Cabe destacar también que en zonas donde es requerido el uso del talón como aterrizaje, se nota que las Newton Running Fate no están pensadas para ello, puesto que la transición hasta la punta se percibe un tanto incómoda.

Como ya hemos comentado antes, los terrenos ideales para estas zapatillas serian terrenos de superficies duras, caminos y parques más bien compactados. Esto no se debe a que la zapatilla no proteja bien de las irregularidades de la superficie, sino todo lo contrario. La suela y la media suela componen unas zapatillas que otorgan una sensación de dureza en amortiguación aislándote por completo de los obstáculos de la superficie. Más bien se debe a la escasa flexibilidad transversal y longitudinal y al excesivo control de pisada que hace que la propiocepción del tobillo se vea mermada y por lo tanto notarse algo torpe corriendo en terrenos más irregulares.

Por otra parte,  aunque estén dotadas de algo de drop, la zapatilla transmite una sensación de ir bastante pegados y paralelos al suelo, es decir sin apenas notarlo.  

En aspectos como sujeción, si hubiésemos de poner una nota final a buen seguro se llevarían un excelente. En este aspecto las Newton Running Fate nos han encantado, dándonos una sensación de envolver el pie de forma genial e invitándonos a disfrutar de la práctica del running de manera un tanto diferente a lo habitual.

La durabilidad es otro punto a favor. El desgaste de la zapatilla en 400 kms es aceptable y adecuado a las tendencias del mercado. Por lo tanto, cabe destacar que es un modelo al que podremos darle un uso intensivo sin miedo a que rompan del upper prematuramente o la suela se nos vaya deteriorando a pasos forzados.

Conclusión

Newton ha hecho un buen trabajo intentado acercar sus productos a un público un poco más amplio. Las Newton Running Fate son una opción equilibrada entre amortiguación y respuesta, algo que se ajusta al enunciado de la marca a la hora de promocionar este producto.

En definitiva, si eres corredor de pisada neutra, de peso medio entre 65 y 75 kg y los rodajes de distancia media y entrenamientos rápidos los realizas a ritmos relativamente vivos, éstas son una buena opción para acabar siendo tus compañeras de fatigas. 

PROs y CONtras

PROS: Durabilidad, sujeción, upper resistente

CONTRAS: Lengüeta demasiado fina, excesivo control de pisada

Saucony - Ride 9

Ride 9 - Saucony

Publicado hace 60 día(s)

Introducción

Como algunos recordaréis, hace unos meses realizamos la revisión de las Saucony Hurricane ISO 2 y esta vez vamos a analizar otro de los productos lanzados por el fabricante norteamericano en su colección de primavera 2016, su hermana neutra, las Saucony Ride 9.

La saga “Ride” de Saucony, de la que las Saucony Ride 9 son el último exponente, es una de las más prolíficas de la casa de Boston, destinada a corredores neutros que buscan una buena relación entre amortiguación y respuesta para sus entrenamientos de media y larga distancia.

Aun siendo las Saucony Ride 9 una zapatilla de un corte más clásico que las Hurricane ISO 2 (fundamentalmente, no incluyen el sistema ISO del que hablaremos más adelante) teníamos cierta avidez por ver como  el nuevo compuesto Everun de Saucony, que tanto nos había entusiasmado, se iba a adaptar a una zapatilla como la Saucony Ride 9 destinada a gente de algo menos de peso y ritmos un poco más vivos (al respecto, tenemos que decir, que en este tiempo, como si fuera el destino, también nosotros hemos perdido el peso necesario para poder comprobar la diferencia...).

Aprovechando los meses de verano, hemos podido realizar un test más intensivo de lo habitual de las Saucony Ride 9, tanto en kilómetros como en condiciones climáticas, culminando nuestras probaturas con un gran "ensayo general" calzándolas nada más y nada menos que en la marathon de México DF en pleno agosto. 

Veamos pues cuales han sido nuestras impresiones.

Primeras impresiones

Las Saucony Ride 9 vienen empaquetadas en la clásica y sobria caja del fabricante norteamericano, si bien, como curiosidad, si le damos la vuelta, vemos como en la parte posterior nos han incluido una tabla de tiempos y ritmos por kilómetro, desde los 5km hasta la maratón, dándonos una primera indicación de que las Saucony Ride 9, están pensadas para todos aquellos que buscan unas zapatilla de entrenamiento para distancias medio – largas.  

A primera vista, podemos comprobar que dentro de la nueva gama de productos de Saucony, las Saucony Ride 9, son seguramente las que han mantenido una fisonomía más ortodoxa en este 2016. En cuanto a la apariencia estética de las Saucony Ride 9, en nuestro caso nos ha tocado revisar el modelo más atrevido en azules y verdes eléctricos (también se pueden encontrar en unos colores más discretos, azul y gris) que, como prueban las fotografías, son altamente reflectantes, lo cual es beneficioso en caso de que seamos corredores nocturnos.

Una vez en nuestras manos, podemos comprobar que tienen un peso ligeramente inferior al estándar en las zapatillas de entrenamiento (aproximadamente 265 gramos) en las que la amortiguación es la característica crítica. En este sentido, nos damos cuenta en seguida que las Saucony Ride 9 son muy flexibles en su parte anterior, con un upper compuesto por una malla muy ligera, mientras que la parte posterior de la zapatilla es mucho más rígida. Aun así, se doblan muy fácilmente, lo que nos hace pensar que, una vez en los pies serán muy cómodas, lo que no tardamos en comprobar.

Mediasuela y amortiguación

La gran novedad de las Saucony Ride 9 respecto a sus predecesoras en la saga “Ride” se encuentra en la mediasuela. En particular, las Saucony Ride 9 han introducido, al igual que el resto de modelos lanzados por la casa de Boston en 2016, el compuesto Everun, con el fin de reforzar la absorción del impacto y la reactividad.

Este compuesto proporciona más amortiguación en carrera y hasta un 83% de retorno de la energía en el lanzamiento con lo que su reactividad es sobresaliente.

A diferencia de las Saucony Hurricane ISO 2, las Saucony Ride 9 han centrado el uso del Everun no solo debajo de la plantilla de la zapatilla, en forma de segunda plantilla, de unos tres milímetros de grosor, para dar una mejor respuesta, sino también la parte delantera del chasis, en la zona exterior, de manera que la parte delantera del pie quede desahogada y reciba menos presión al final de la transición de la pisada.

Todo ello, unido al uso de un compuesto como el SRC (Super Rebound Compound) en el mediopie exterior y en el talón, muy elástico y con una gran capacidad de absorción, se consigue una capacidad extra de amortiguación que genera que el aterrizaje en la pisada sea mucho más dulce y al mismo tiempo genera mayor reactividad en el lanzamiento.

A diferencia de la cara exterior de las Saucony Ride 9, donde vemos que se superponen diferentes materiales, en la cara interior, el único material usado es el SSL o “Saucony Super Lite”, un compuesto de EVA más elaborado y ligero que el estándar que se usa en el mercado, señalando un pequeño arco con el fin de dar algo más de soporte en la pisada.

Suela

Hemos sometido a las Saucony Ride 9 a una revisión muy exigente (más de 250 km), combinando tanto entrenos cortos e intensos, como tiradas largas por diferentes superficies y terrenos sin que la suela de las Saucony Ride 9 se haya resentido excesivamente, de manera que su durabilidad ha quedado más que probada, manteniendo su dibujo, sin que se aprecien erosiones destacables en la misma.

Al igual que en los últimos modelos de Saucony, las Saucony Ride 9, la suela está fabricada con el mix de compuestos habitual. Por una parte, la suela es del tipo "Tri-Flex”, pensada para trabajar junto con el compuesto Everun de la mediasuela con el objetivo que haya una mayor dispersión de la fuerza realizada sobre la planta del pie en la pisada. Mientras que, por otra parte, en las zonas clave de máximo desgaste (puntera y tacón), se ha usado el compuesto de carbón XT-900, con una gran tracción y durabilidad, conjugado con el IBR+, un compuesto de caucho un 33% más ligero que el convencional, más blando, y que destaca por su agarre. En este sentido, el dibujo de la suela, en forma de zigzag (Tri-Flex), facilita el agarre y, por otra parte, ayuda a la flexión de la zapatilla en la torsión, con un hueco desde el centro de la suela hacia atrás con el fin de favorecer la transición en la pisada.

Incidiendo en el agarre, podemos indicar que habiéndolas usado en una gran diversidad de terrenos, incluso muy mojados, la pisada con las Saucony Ride 9 siempre ha sido firme, incluso cuando la suela ya ha recibido el lógico desgaste de los kilómetros acumulados. 

No obstante, como pequeño detalle, y al igual que comentamos en nuestra review de las Saucony Hurricane ISO 2, para aquellos que seáis un poco obsesivos, es que, las Saucony Ride 9 son unas zapatillas bastante “ruidosas” en la pisada, hasta que las hemos domado a base de kilómetros.

Upper

En el upper de las Saucony Ride 9, los diseñadores de la casa de Boston han aplicado dos criterios muy diferenciados en la parte delantera y trasera de la zapatilla.

En la parte delantera de las Saucony Ride 9 han utilizado el sistema FlexFilm, y no el sistema ISOFIT que tantos buenos resultados está dando en otros modelos de la casa de Nueva Inglaterra. El FlexFilm es una malla ligera y muy porosa que se refuerza con una serie de tiras finas termo selladas en los laterales y reforzadas en la puntera que, aunque pueden parecer débiles, han probado ser muy resistentes, además de proporcionar una gran comodidad y hacerlas más ligeras que otras zapatillas del mercado.

Por el contrario, en la parte posterior de las Saucony Ride 9, el chasis del talón es semi rígido, sin ser abusivo, ayudando a proteger el tendón de Aquiles, con un sistema de cosido mucho más tradicional y sin termo sellados.

Asimismo, el upper de las Saucony Ride 9 ha sido fabricado con un mesh poroso que tiene un gran grado de transpirabilidad, gracias al sistema RunDry. Al respecto, podemos decir que las hemos usado en condiciones de gran bochorno, como en la Maratón de México DF,  y no hemos sufrido ningún tipo de rozadura o ampolla, siendo la transpirabilidad de las Saucony Ride 9 más que destacable. No obstante, como punto débil, podemos indicar que el hacer el mesh tan poroso y ligero lo ha convertido en excesivamente frágil y, tras el desgaste al que las hemos sometido, el mismo ha comenzado a sufrir en exceso con algunas perforaciones.

En cuanto a la cordonera, la misma es plana, semi elástica y la ojetera es la clásica en las zapatillas de asfalto sin que se haya introducido novedad alguna en esta sección de la zapatilla. De igual forma, la lengüeta, bastante bien acolchada y que también incorpora el sistema Run Dry, no se aleja de los diseños clásicos con un pequeño pasador en el centro de la lengüeta, que nos servirá para fijarla y evitar que se desplace.

Por último, señalar que el collar de las Saucony Ride 9 es tremendamente cómodo, con un acolchado generoso y suave, que envuelve y sujeta perfectamente la zona.

Horma

La horma de las Saucony Ride 9 es muy cómoda y con espacio para que los dedos se puedan mover con facilidad. No obstante, el tallaje, al igual que en otros modelos de Saucony me parece un poco corto y, en particular, atribuyo los daños en el mesh a los que hacía referencia en el apartado anterior como consecuencia del uso a esa falta de tallaje.

Las plantillas originales de las Saucony Ride 9 son cómodas y acolchadas, y proporcionan una gran sensación de confort que les da una muy buena transpirabilidad y resistencia. Como hemos comentado al hablar de la mediasuela, las mismas tienen la colaboración estelar del sistema Everun situado debajo de la plantilla que proporciona un acolchamiento adicional que potenciará esa sensación de confort.

Si, como es mi caso, las debéis sustituir por plantillas especiales, no tendréis problemas para encajarlas ya que la horma de las Saucony Ride 9 es amplia pero sin excesos. El pié se sentirá cómodo en las tres zonas (antepié, mediopié y retropié).

Dinámica

Las Saucony Ride 9, como buenas zapatillas de entrenamiento, están diseñadas para devorar kilómetros, con gran sensación de comodidad y con una flexibilidad progresiva – muy mejorada respecto a versiones anteriores de la Saucony Ride 9 - gracias al EVERUN y al sistema Tri-Flex que logra que la transición en la pisada en las Saucony Ride 9 sea fluida, agradable y natural.

En cuanto a sensaciones, se trata de una zapatilla de corte clásico, con un drop algo más bajo del estándar del mercado pero muy habitual en las Saucony (8mm.). Cosa que les proporciona una buena estabilidad, conjuntamente con la nueva composición de la mediasuela las hace más reactivas que sus predecesoras (en esto el compuesto Everun ha tenido mucho que ver) que nos ofrece la posibilidad de hacer tiradas muy largas sin que nuestras articulaciones se resientan. Buena prueba de ello es que hemos podido completar una marathon en un entorno con mucho calor como es México DF con ellas puestas, sin sufrir ningún percance.

Si debemos ser críticos con algún aspecto, no obstante, es que debemos señalar que, precisamente, habiendo realizado todos los test a lo largo de un verano muy caluroso, hemos ido percibiendo que, conforme quemábamos etapas y entrenos, el sistema de amortiguación, ya de por sí compuesto de unos materiales muy blandos, se ha ido reblandeciendo progresivamente, de manera que ha ido perdiendo parte de sus cualidades al enfrentarlas a terrenos irregulares.

Conclusión

Las Saucony Ride 9 son unas buenas zapatillas para todo corredor de hasta 80 kgs, que entrene con regularidad y compita en distancias medias o largas con unos ritmos no demasiado ambiciosos y que han probado desarrollarse muy bien en todo tipo de terrenos más allá del asfalto.

Se trata de una zapatilla muy lograda que, sin ser excelente en ningún aspecto en particular, es más que notable en todas las características que le pedimos a una zapatilla con la que pretendemos hacer muchos kilómetros, con la excepción, tal vez, como hemos comentado, de la fragilidad del mesh que, por otra parte, atribuimos al tallaje un poco corto para nuestro gusto.

Respecto a sus versiones anteriores, las Saucony Ride 9 han introducido el sistema Everun que le han dado un salto cualitativo en cuanto a amortiguación y fluidez en la pisada, lo que nos hace tener ya curiosidad por ver si, en próximas versiones, introducirán el otro gran avance de Saucony, el sistema Isofit, para optimizar un ajuste del pie a la zapatilla ya de por sí muy bueno en esta versión, aunque tal vez les haría ganar algo de peso.

PROs y CONtras

PROs:

- Un rendimiento más que notable.

- Una amortiguación reforzada

- Durabilidad de la suela esta garantizada.

- Peso reducido para unas zapatillas de entrenamiento.

- Gran transpirabilidad.  

 

CONtras:

- No cuenta con el ajuste “ISO".

- Un mesh que no acompaña a la durabilidad del resto de la zapatilla

- La amortiguación se ve afectada a las altas temperaturas.  

 

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSFate - Newton RunningRide 9 - Saucony
Talla US9.59.5
Peso (gramos)282269

PUNTUACIONES

Fate - Newton Running Ride 9 - Saucony
Talla10.06.0
Fit antepié10.06.0
Fit mediopie8.08.0
Fit talón10.08.0
Fit arco10.08.0
Ajuste general9.07.0
Amortiguación antepié9.07.5
Amortiguación talón6.09.0
Amortiguación global8.08.0
Dinámica / Transición de la pisada5.08.0
Respuesta9.07.5
Flexibilidad6.08.0
Soporte talón9.07.5
Soporte antepié9.07.5
Soporte global9.07.5
Agarre en seco10.08.0
Agarre en mojado9.07.5
Agarre en asfalto10.08.0
Agarre en tierra7.08.0
Agarre en pista7.07.5
Agarre global8.07.5
Durabilidad suela8.08.5
Durabilidad upper9.05.0
Durabilidad global9.07.0
Grosor lengüeta6.08.0
Sujeción lengüeta7.08.0
Longitud lengüeta9.07.5
Número de ojales8.07.0
Acolchado collar9.08.0
Amplitud collar9.07.5
Altura collar8.07.5
Sujeción collar9.07.5
Transpirabilidad10.09.0
Impermeabilidad5.07.0
Reflectantes10.09.0
Calidad de materiales y acabados9.07.5
Subscribirse al Newsletter