Fresh Foam Vongo - New Balance

Fresh Foam Vongo - New Balance

Publicado hace 212 día(s)

Introducción

Hablar de New Balance es hablar de historia y de presente. Nació en 1906 en Boston, su creador, William J. Riley, empezó como empiezan la mayoría de empresas, picando piedra desde abajo. Aunque él empezó creando accesorio para zapatillas, concretamente arcos interiores para aliviar los dolores de la sociedad americana. De allí, empezó a crecer y a fabricar zapatillas, tanto para moda como para correr. Hoy en día New Balance, es considerada la tercera marca más potente del mundo, con miles de dólares facturados y con miles de atletas patrocinados, tanto futbolistas, como tenistas, atletas, etc. Es más, a día de hoy, es el sponsor de la Maratón de Nueva York, arrebatada ni más ni menos de las manos de la toda poderosa Asics

En esta review, hablaremos de una nueva incoporación a la línea Fresh Foam, una de sus líneas más reconocidas hoy en día, el "feedback" de los corredores es buenísimo. Las New Balance Fresh Foam Vongo (300 g), presumen de ser las primeras zapatillas de New Balance con estabilidad. De hecho, estas New Balance Fresh Foam Vongo, son una de las primeras zapatillas del mercado en ofrecer estabilidad sin añadir dobles densidades o elementos externos en la zona interior…Entonces, ¿Cómo trabajaran este concepto de estabilidad estas New Balance Fresh Foam Vongo? ¿Evitarán realmente la rotación interna del pie? ¿Aptas para neutros, pronadores o para quién? Obviamente, nos surgen muchas preguntas ante tal reto ¡Que ganas tenemos de sacarlas de su zona de confort, vamos a ello!

Primeras impresiones

Cada uno tiene sus gustos, se fija en algo determinado, sonrisa, ojos, gestualidad…Hay mil cosas en las que un hombre se puede fijar en una mujer y son esos pequeños detalles los que al final se traducen en flechazos…

Nosotros, además de tener novias o mujeres, también tenemos flechazos de bambas, y estas New Balance Fresh Foam Vongo fueron uno de ellos. No sabemos por qué nos captivaron estas New Balance Fresh Foam Vongo, quizá por ese “look” de mujer interesante ¡la primera fresh foam con estabilidad! De incógnita, de novedad… ¿quizá fue el diseño? Esas curvas más afinadas y robustas que sus hermanas pequeñas las New Balance Boracay v2 y Zante v2, pero a la vez menos curveada que las New Balance Fresh Foam 1080v6. ¡NO NO! Seguro que fue por esa mediasuela ¿qué esconde esa mediasuela? ¿Cómo han podido llegar a dar estabilidad sin dobles densidades ni piezas externas? A simple vista, vemos que la geometría es diferente a una mediasuela “estándar”. El exterior, es prácticamente igual, pero al girarla ¡sorpresa! Tiene una curva interior muy pronunciada, el Fresh Foam de estas New Balance Fresh Foam Vongo, está protegido como con unas uniones neuronales… ¿por qué? Y, además, si ponemos estas New Balance Fresh Foam Vongo de espaldas, una al lado de la otra, están caídas hacia fuera…

Quizá nos adentramos en una relación complicada, pero es de esos flechazos que te ciegan la vista y solo sientes que debes seguir luchando por su amor…flores, bombones…lo que sea.

 

Mediasuela y amortiguación

Ese primer contacto con ella, esa primera charla, esas primeras palabras… por fin, hemos conseguido el teléfono móvil… “whats uppear” hasta altas horas de la noche…

Es difícil no extendernos en este aparatado, ya que la gente del laboratorio de New Balance, se merece un premio por esto. El procedimiento suena sencillo, pero creemos que la practica debe ser mucho más difícil. ¿De dónde salió la información para poder crear estas New Balance Fresh Foam Vongo? Pues bien, New Balance hace años que trabaja con un software (Date to Design) que le permite dar las presiones del pie en cada punto de la zancada. Esto, obviamente, le ayuda a la hora de diseñar zapatillas y buscar la mejor manera para trasladarlo a ellas. Para ello, estas New Balance Fresh Foam Vongo, han sido fabricadas, externamente, con las mismas formas que sus hermanas, un Fresh Foam que juega con las geometrías hexagonales y con esos surcos cóncavos tan característicos. Su rendimiento es igual que el que ya habíamos probado en las New Balance Fresh Foam 1080v6. Buena amortiguación, sensación muy amable y un tanto adaptable a los ritmos, pisadas, etc. ¡EN CAMBIO! En la zona interior, empieza un mundo paralelo, al estilo Matrix. La cara interna no tiene nada que ver con la externa, ya que los perfiles son más altos, la caída de talón hacia el antepié, es decir, el drop, aguanta un poco más hasta pasado el mediopié, para caer casi en picado unos 4 mm. Además de esta altura interior, debemos remarcar los dibujos del Fresh Foam, en esta cara interna los hexágonos están dispuestos convexamente y, no solo eso, sino que llevan unos refuerzos en forma de uniones neuronales que le darán más consistencia a esta cara interna. ¡Ufff…! ¿Todo esto para evitar la pronación? ¿No era más sencillo poner una doble densidad y listo? ¡En dinámica os explicaremos el porqué de todo esto!

Ese momento en que tu amor platónico te acepta ir a tomar un café, esos nervios previos, esos cambios de look…

 

Suela

Ese camino que se hace largo hasta llegar donde has quedado con ella, además, has llegado 15 minutos antes y te tocara esperar…

La suela de estas New Balance Fresh Foam Vongo, a simple vista, no se ven grandes cambios respecto a sus hermanas de colección ¡bueno esperar! ¡Nos han cortado la mitad de la suela! ¿Por qué? La gran novedad de la suela en estas New Balance Fresh Foam Vongo, es el nervio que le han añadido en la zona del talón. Su principal objetivo, es proteger las tensiones interiores de las exteriores, intentar que la entrada del corredor sea más estable y agradable. La verdad es que, durante nuestro periodo de prueba, las sensaciones entrando de talón fueron muy buenas, con un primer “feeling” muy agradable y suave, algo más amable que otros modelos de Fresh Foam. Este corte, nos ayuda a que la zapatilla se asienta correctamente en la zona central del pie y, además, en giros cerrados o ejercicios de coordinación notamos como la pieza se divide, dando incluso mayor agarre.

Por otro lado, el resto de la suela de estas New Balance Fresh Foam Vongo, sigue apostando por el Blown Rubber y los dibujos hexagonales distribuidos por toda la suela, pero, jugando con diferentes tamaños según sus necesidades. Quizá la gran mejora que hemos visto en esta suela, es que el taqueado es algo más prominente, más agresivo y esto le da a esta suela mucho mejor agarre en zonas de arena, como parques, pistas, caminos poco técnicos… nosotros las hemos probado por senderos un tanto más técnicos, sorprendentemente, sin complicaciones. Es decir, estas New Balance Fresh Foam Vongo, aportan todo lo bueno del Blown Rubber que ya habíamos visto antes: buen agarre en asfalto, tanto seco como mojado, buen agarre en aceras y losetas, pero, además, mejoran de manera sustancial su agarre en pistas, parques, caminos o senderos poco técnicos. Su durabilidad, como viene siendo habitual, tienen un buen equilibrio entre agarre y durabilidad. Seguramente, no es la suela que nos va a durar más, pero sí que aguantara kilómetros y kilómetros con muy buen agarre.

Upper

Esas primeras citas son las que pueden ir muy bien o ir muy mal…No hay ninguna norma escrita, pero la conexión entre dos personas es fundamental.

El diseño de este upper, nos parece acertado, jugando con negros, azules y amarillos que le dan a estas New Balance Fresh Foam Vongo un “look” casi parecido a las zapatillas de moda. Sus líneas nos recuerdan mucho a las nuevas New Balance Fresh Foam Boracay v2 con dos partes bien diferenciadas. La primera, la zona del antepié, juega con una doble capa de materiales muy entramados y con pequeños poros distribuidos por toda la zona anterior, aun así, vemos que la puntera ha sido reforzada con termo pegados reflectantes. Además, incoporan un nervio que se une al último ojal para dar consistencia. La segunda, la zona del mediopié e retropié ha sido fabricada, para dar buena sujeción e estabilidad al pie. Con materiales sintéticos mucho más consistentes que refuerzan todos y cada uno de los 6+1 ojales. Toda esta combinación, da muy buena sujeción al pie en cada tramo de la zancada. El talón de estas New Balance Fresh Foam Vongo ha sido bien abrazado gracias a un contrafuerte semi rígido interior. También debemos decir, que la lengüeta tiene una construcción de botín, es decir, que va unida al upper directamente, de tal manera que nos garantizara mayor comodidad y evitara las molestias de moverse.

En carrera, este upper la verdad que funciona muy correctamente, siendo un upper cómodo, en ningún caso ajustado, todo lo contrario, tirando a “anchote” y con unos materiales agradables en contacto con el pie. Su transpirabilidad es buena, en ningún momento hemos sentido agobio interiormente, de hecho, dan mucho espacio a los dedos y al pie en general, así que, los que les gusten las zapatillas ajustadas, deberán jugar con tensión en los cordones y el ultimo ojal.

 

Horma

Se ha acabado la cena, después de charlar y charlar sobre nuestras vidas, reír, conectar… ¿Cuál es el siguiente paso?

Tal y como hemos comentado en el punto anterior, la horma de estas New Balance Fresh Foam Vongo, se caracteriza por ser “anchota”, más que las  Boracay v2 o las Zante v2 y algo menos que las 1080v6. Lo que si podemos decir es que, es ancho en todas sus partes, es decir, no juegan con un antepié enorme y luego un retropié estrecho. Si sois de pie estrecho, como el caso del probador en concreto, deberéis abrochar bien los cordones y, si es necesario, usar el ultimo ojal para dar ese extra de sujeción. No es un ancho incomodo, de hecho, todo lo contrario. Ese espacio extra le da un plus de comodidad para entrenamientos largos y cómodos, deja libertad al pie para que se mueva de una manera un tanto más natural y permite la pequeña hinchazón de las tiradas largas bajo días cálidos. Por último, la plantilla de estas New Balance Fresh Foam Vongo, es de un compuesto de EVA de unos 4-5 mm y que ayudan a las buenas sensaciones del Fresh Foam, no crean molestias ni se mueve. Debemos decir, que estas New Balance Fresh Foam Vongo son aptas para gente que necesite plantillas, ya que su soporte de estabilidad no es agresivo y aceptaran bien unas plantillas correctoras.

 

Dinámica

Llegamos a ese momento…el momento que llegamos a casa y esperamos…esperamos a que nos diga algo o que sencillamente nos vuelva hablar, volver a quedar…

Ese momento que decidimos si amamos o no amamos estas New Balance Fresh Foam Vongo. Debemos decir que desde el primer momento hubo muy buena conexión con estas Vongo. El papel no era fácil, el probador, neutro de un pie y pronador del otro representaba un buen reto para estas New Balance Fresh Foam Vongo. Después de semanas de análisis de sacarlas de su zona de confort, de jugar en terrenos montañosos, series cortas, largas, test de 3000 en terrenos arenosos, ejercicios de técnica, agilidad, coordinación… Os podéis imaginar cómo han disfrutado estas Vongo ¿ellas? ¿Y nosotros qué…? Nosotros hemos acabado sorprendidos del buen rendimiento que estas zapatillas neutras – pronadoras nos han ofrecido ¿neutras – pronadoras? Si si, nos reafirmamos con este concepto, son aptas tanto para neutros como pronadores, como gente que prone de un pie como del otro, como el que lleva plantillas…¡APTAS PARA TODOS! Los neutros no sentiréis un control rígido ni abusivo, lo único que notareis es que la pisada es más estable, más guiada gracias a esa altura en la cara anterior y esa consistencia del Fresh Foam en esa parte. Las sensaciones al probar la cara interior, con cambios de dirección, apoyando todo el peso en la cara interna ¡aposta! Es que el Fresh Foam amortigua muy progresivamente hasta un punto, allí se endurece y dice ¡a partir de aquí ya no pasa nadie! al estilo segurata de discoteca.

No nos podemos olvidar de uno de los grandes protagonistas de estas zapatillas y para mi uno de sus principales puntos fuertes, el Flare interior de la zona del antepié. Ese detalle, casi desapercibido por la mayoría, esa entrada de Fresh Foam hacia el interior le da a estas New Balance Fresh Foam Vongo la estabilidad de un Formula-1 en el asfalto y es que el concepto es parecido, al final es dar un extra de material para que este se asienta a las curvas con estabilidad, no dando opción a pronar el pie. Este flare es indispensable para la gente que corra de metas y que siga necesitando una zapatilla estable, sin duda alguna, estas Vongo dan estabilidad tanto entrando de talón como de antepié.

Conclusión

Ese primer beso...creo que no hay momento más bonito en una relación que ese primer beso, todos los sentidos se concentran en esos labios...

Sacar conclusiones de estas New Balance Fresh Foam Vongo, es sencillo una vez te has enamorado de ellas y enamorarse no es difícil. De hecho, en el grupo que tenemos de probadores de ROADRUNNINGReview, después de unas semanas de pruebas, dijimos que si estas Vongo no eran unos de los bombazos de este 2016, había algo que fallaba. Una zapatilla que acepta tanto a gente neutra como gente pronadora, con plantillas, sin plantillas, neutra de un pie y pronadora del otro ¡ESTAMOS LOCOS! Sencillamente, en la actualidad no tiene competencia, no hay otra igual, aunque es algo que ya veníamos intuyendo… las zapatillas con estabilidad cada vez se acercan más a este concepto, Adidas también lo está usando en sus Adidas Ultraboost ST.

El Fresh Foam sigue funcionando en su plena esplendor, dando sensaciones de amortiguación agradable y suave, pero esta vez, con esos juegos geométricos consigue ser más estable que sus hermanas. Con unos perfiles más altos interiormente y un refuerzo en las zonas convexas de la cara interior de la zapatilla. Aptas tanto para gente que talonea como gente que entra de metas, ya que el flare interior del antepié, da la estabilidad de un Ferrari en una carretera curvada, te imposibilita “caer” hacia dentro, es decir, pronar.

New Balance Fresh Foam Vongo, la última novedad de New Balance para este 2016. Zapatillas aptas para corredores de peso medio – elevado, tanto para neutros como pronadores. Una muy buena opción para ritmos medios – elevados (aun así, se pueden poner a ritmos decentes de 3:45 – 4:00). Creo que estas New Balance Fresh Foam Vongo son una opción muy interesante para correr maratones a ritmos de 4:30-5:00, de hecho quizá nos las planteamos para nuestros próximos retos.

  • (Mi pareja) Bixi – me dice cariñosamente

  • (yo) ¿Qué cariño?

  • (ella) ¿Por qué estas con los ojos llorosos escribiendo la review?

  • (yo) No sé de que me hablas… debe ser algo que me ha entrado en el ojo.

  • (ella) Ahhh vale vale…

  • (pensamiento interior) ¿Cómo le voy a explicar a mi pareja que me he enamorado de unas zapatillas? Cosas que solo los freaks de esto podrán entender.


  • PROs y CONtras

    PROs:

    - Sistema amable de estabilidad.

    - Aptas para neutros y pronadores.

    - Sensaciones del Fresh Foam.

    - Flare zona antepié.

    - Agarre suela en todos los terrenos.



    CONTRAs:

    - Horma ancha para pies estrechos.

    - Durabilidad suela zona puntera.



     

    Saucony - Ride 9

    Ride 9 - Saucony

    Publicado hace 63 día(s)

    Introducción

    Como algunos recordaréis, hace unos meses realizamos la revisión de las Saucony Hurricane ISO 2 y esta vez vamos a analizar otro de los productos lanzados por el fabricante norteamericano en su colección de primavera 2016, su hermana neutra, las Saucony Ride 9.

    La saga “Ride” de Saucony, de la que las Saucony Ride 9 son el último exponente, es una de las más prolíficas de la casa de Boston, destinada a corredores neutros que buscan una buena relación entre amortiguación y respuesta para sus entrenamientos de media y larga distancia.

    Aun siendo las Saucony Ride 9 una zapatilla de un corte más clásico que las Hurricane ISO 2 (fundamentalmente, no incluyen el sistema ISO del que hablaremos más adelante) teníamos cierta avidez por ver como  el nuevo compuesto Everun de Saucony, que tanto nos había entusiasmado, se iba a adaptar a una zapatilla como la Saucony Ride 9 destinada a gente de algo menos de peso y ritmos un poco más vivos (al respecto, tenemos que decir, que en este tiempo, como si fuera el destino, también nosotros hemos perdido el peso necesario para poder comprobar la diferencia...).

    Aprovechando los meses de verano, hemos podido realizar un test más intensivo de lo habitual de las Saucony Ride 9, tanto en kilómetros como en condiciones climáticas, culminando nuestras probaturas con un gran "ensayo general" calzándolas nada más y nada menos que en la marathon de México DF en pleno agosto. 

    Veamos pues cuales han sido nuestras impresiones.

    Primeras impresiones

    Las Saucony Ride 9 vienen empaquetadas en la clásica y sobria caja del fabricante norteamericano, si bien, como curiosidad, si le damos la vuelta, vemos como en la parte posterior nos han incluido una tabla de tiempos y ritmos por kilómetro, desde los 5km hasta la maratón, dándonos una primera indicación de que las Saucony Ride 9, están pensadas para todos aquellos que buscan unas zapatilla de entrenamiento para distancias medio – largas.  

    A primera vista, podemos comprobar que dentro de la nueva gama de productos de Saucony, las Saucony Ride 9, son seguramente las que han mantenido una fisonomía más ortodoxa en este 2016. En cuanto a la apariencia estética de las Saucony Ride 9, en nuestro caso nos ha tocado revisar el modelo más atrevido en azules y verdes eléctricos (también se pueden encontrar en unos colores más discretos, azul y gris) que, como prueban las fotografías, son altamente reflectantes, lo cual es beneficioso en caso de que seamos corredores nocturnos.

    Una vez en nuestras manos, podemos comprobar que tienen un peso ligeramente inferior al estándar en las zapatillas de entrenamiento (aproximadamente 265 gramos) en las que la amortiguación es la característica crítica. En este sentido, nos damos cuenta en seguida que las Saucony Ride 9 son muy flexibles en su parte anterior, con un upper compuesto por una malla muy ligera, mientras que la parte posterior de la zapatilla es mucho más rígida. Aun así, se doblan muy fácilmente, lo que nos hace pensar que, una vez en los pies serán muy cómodas, lo que no tardamos en comprobar.

    Mediasuela y amortiguación

    La gran novedad de las Saucony Ride 9 respecto a sus predecesoras en la saga “Ride” se encuentra en la mediasuela. En particular, las Saucony Ride 9 han introducido, al igual que el resto de modelos lanzados por la casa de Boston en 2016, el compuesto Everun, con el fin de reforzar la absorción del impacto y la reactividad.

    Este compuesto proporciona más amortiguación en carrera y hasta un 83% de retorno de la energía en el lanzamiento con lo que su reactividad es sobresaliente.

    A diferencia de las Saucony Hurricane ISO 2, las Saucony Ride 9 han centrado el uso del Everun no solo debajo de la plantilla de la zapatilla, en forma de segunda plantilla, de unos tres milímetros de grosor, para dar una mejor respuesta, sino también la parte delantera del chasis, en la zona exterior, de manera que la parte delantera del pie quede desahogada y reciba menos presión al final de la transición de la pisada.

    Todo ello, unido al uso de un compuesto como el SRC (Super Rebound Compound) en el mediopie exterior y en el talón, muy elástico y con una gran capacidad de absorción, se consigue una capacidad extra de amortiguación que genera que el aterrizaje en la pisada sea mucho más dulce y al mismo tiempo genera mayor reactividad en el lanzamiento.

    A diferencia de la cara exterior de las Saucony Ride 9, donde vemos que se superponen diferentes materiales, en la cara interior, el único material usado es el SSL o “Saucony Super Lite”, un compuesto de EVA más elaborado y ligero que el estándar que se usa en el mercado, señalando un pequeño arco con el fin de dar algo más de soporte en la pisada.

    Suela

    Hemos sometido a las Saucony Ride 9 a una revisión muy exigente (más de 250 km), combinando tanto entrenos cortos e intensos, como tiradas largas por diferentes superficies y terrenos sin que la suela de las Saucony Ride 9 se haya resentido excesivamente, de manera que su durabilidad ha quedado más que probada, manteniendo su dibujo, sin que se aprecien erosiones destacables en la misma.

    Al igual que en los últimos modelos de Saucony, las Saucony Ride 9, la suela está fabricada con el mix de compuestos habitual. Por una parte, la suela es del tipo "Tri-Flex”, pensada para trabajar junto con el compuesto Everun de la mediasuela con el objetivo que haya una mayor dispersión de la fuerza realizada sobre la planta del pie en la pisada. Mientras que, por otra parte, en las zonas clave de máximo desgaste (puntera y tacón), se ha usado el compuesto de carbón XT-900, con una gran tracción y durabilidad, conjugado con el IBR+, un compuesto de caucho un 33% más ligero que el convencional, más blando, y que destaca por su agarre. En este sentido, el dibujo de la suela, en forma de zigzag (Tri-Flex), facilita el agarre y, por otra parte, ayuda a la flexión de la zapatilla en la torsión, con un hueco desde el centro de la suela hacia atrás con el fin de favorecer la transición en la pisada.

    Incidiendo en el agarre, podemos indicar que habiéndolas usado en una gran diversidad de terrenos, incluso muy mojados, la pisada con las Saucony Ride 9 siempre ha sido firme, incluso cuando la suela ya ha recibido el lógico desgaste de los kilómetros acumulados. 

    No obstante, como pequeño detalle, y al igual que comentamos en nuestra review de las Saucony Hurricane ISO 2, para aquellos que seáis un poco obsesivos, es que, las Saucony Ride 9 son unas zapatillas bastante “ruidosas” en la pisada, hasta que las hemos domado a base de kilómetros.

    Upper

    En el upper de las Saucony Ride 9, los diseñadores de la casa de Boston han aplicado dos criterios muy diferenciados en la parte delantera y trasera de la zapatilla.

    En la parte delantera de las Saucony Ride 9 han utilizado el sistema FlexFilm, y no el sistema ISOFIT que tantos buenos resultados está dando en otros modelos de la casa de Nueva Inglaterra. El FlexFilm es una malla ligera y muy porosa que se refuerza con una serie de tiras finas termo selladas en los laterales y reforzadas en la puntera que, aunque pueden parecer débiles, han probado ser muy resistentes, además de proporcionar una gran comodidad y hacerlas más ligeras que otras zapatillas del mercado.

    Por el contrario, en la parte posterior de las Saucony Ride 9, el chasis del talón es semi rígido, sin ser abusivo, ayudando a proteger el tendón de Aquiles, con un sistema de cosido mucho más tradicional y sin termo sellados.

    Asimismo, el upper de las Saucony Ride 9 ha sido fabricado con un mesh poroso que tiene un gran grado de transpirabilidad, gracias al sistema RunDry. Al respecto, podemos decir que las hemos usado en condiciones de gran bochorno, como en la Maratón de México DF,  y no hemos sufrido ningún tipo de rozadura o ampolla, siendo la transpirabilidad de las Saucony Ride 9 más que destacable. No obstante, como punto débil, podemos indicar que el hacer el mesh tan poroso y ligero lo ha convertido en excesivamente frágil y, tras el desgaste al que las hemos sometido, el mismo ha comenzado a sufrir en exceso con algunas perforaciones.

    En cuanto a la cordonera, la misma es plana, semi elástica y la ojetera es la clásica en las zapatillas de asfalto sin que se haya introducido novedad alguna en esta sección de la zapatilla. De igual forma, la lengüeta, bastante bien acolchada y que también incorpora el sistema Run Dry, no se aleja de los diseños clásicos con un pequeño pasador en el centro de la lengüeta, que nos servirá para fijarla y evitar que se desplace.

    Por último, señalar que el collar de las Saucony Ride 9 es tremendamente cómodo, con un acolchado generoso y suave, que envuelve y sujeta perfectamente la zona.

    Horma

    La horma de las Saucony Ride 9 es muy cómoda y con espacio para que los dedos se puedan mover con facilidad. No obstante, el tallaje, al igual que en otros modelos de Saucony me parece un poco corto y, en particular, atribuyo los daños en el mesh a los que hacía referencia en el apartado anterior como consecuencia del uso a esa falta de tallaje.

    Las plantillas originales de las Saucony Ride 9 son cómodas y acolchadas, y proporcionan una gran sensación de confort que les da una muy buena transpirabilidad y resistencia. Como hemos comentado al hablar de la mediasuela, las mismas tienen la colaboración estelar del sistema Everun situado debajo de la plantilla que proporciona un acolchamiento adicional que potenciará esa sensación de confort.

    Si, como es mi caso, las debéis sustituir por plantillas especiales, no tendréis problemas para encajarlas ya que la horma de las Saucony Ride 9 es amplia pero sin excesos. El pié se sentirá cómodo en las tres zonas (antepié, mediopié y retropié).

    Dinámica

    Las Saucony Ride 9, como buenas zapatillas de entrenamiento, están diseñadas para devorar kilómetros, con gran sensación de comodidad y con una flexibilidad progresiva – muy mejorada respecto a versiones anteriores de la Saucony Ride 9 - gracias al EVERUN y al sistema Tri-Flex que logra que la transición en la pisada en las Saucony Ride 9 sea fluida, agradable y natural.

    En cuanto a sensaciones, se trata de una zapatilla de corte clásico, con un drop algo más bajo del estándar del mercado pero muy habitual en las Saucony (8mm.). Cosa que les proporciona una buena estabilidad, conjuntamente con la nueva composición de la mediasuela las hace más reactivas que sus predecesoras (en esto el compuesto Everun ha tenido mucho que ver) que nos ofrece la posibilidad de hacer tiradas muy largas sin que nuestras articulaciones se resientan. Buena prueba de ello es que hemos podido completar una marathon en un entorno con mucho calor como es México DF con ellas puestas, sin sufrir ningún percance.

    Si debemos ser críticos con algún aspecto, no obstante, es que debemos señalar que, precisamente, habiendo realizado todos los test a lo largo de un verano muy caluroso, hemos ido percibiendo que, conforme quemábamos etapas y entrenos, el sistema de amortiguación, ya de por sí compuesto de unos materiales muy blandos, se ha ido reblandeciendo progresivamente, de manera que ha ido perdiendo parte de sus cualidades al enfrentarlas a terrenos irregulares.

    Conclusión

    Las Saucony Ride 9 son unas buenas zapatillas para todo corredor de hasta 80 kgs, que entrene con regularidad y compita en distancias medias o largas con unos ritmos no demasiado ambiciosos y que han probado desarrollarse muy bien en todo tipo de terrenos más allá del asfalto.

    Se trata de una zapatilla muy lograda que, sin ser excelente en ningún aspecto en particular, es más que notable en todas las características que le pedimos a una zapatilla con la que pretendemos hacer muchos kilómetros, con la excepción, tal vez, como hemos comentado, de la fragilidad del mesh que, por otra parte, atribuimos al tallaje un poco corto para nuestro gusto.

    Respecto a sus versiones anteriores, las Saucony Ride 9 han introducido el sistema Everun que le han dado un salto cualitativo en cuanto a amortiguación y fluidez en la pisada, lo que nos hace tener ya curiosidad por ver si, en próximas versiones, introducirán el otro gran avance de Saucony, el sistema Isofit, para optimizar un ajuste del pie a la zapatilla ya de por sí muy bueno en esta versión, aunque tal vez les haría ganar algo de peso.

    PROs y CONtras

    PROs:

    - Un rendimiento más que notable.

    - Una amortiguación reforzada

    - Durabilidad de la suela esta garantizada.

    - Peso reducido para unas zapatillas de entrenamiento.

    - Gran transpirabilidad.  

     

    CONtras:

    - No cuenta con el ajuste “ISO".

    - Un mesh que no acompaña a la durabilidad del resto de la zapatilla

    - La amortiguación se ve afectada a las altas temperaturas.  

     

    VÍDEO



    DATOS TÉCNICOS

    TESTSFresh Foam Vongo - New BalanceRide 9 - Saucony
    Talla US99.5
    Talla US11.5