Air Zoom Pegasus 33 - Nike

Air Zoom Pegasus 33 - Nike

Publicado hace 127 día(s)

Introducción

Por fin, después de prácticamente 1 año en el extranjero volvimos a pasar por las oficinas de ROADRUNNINGReview a recoger un paquete. Las caras de los allí presentes eran las mismas que dejé hacia un año pero un bulto en forma de caja me esperaba al fondo de la oficina. Una caja con un símbolo mundialmente conocidísimo, seguramente la reina de las reinas, Nike. Caja naranja y como si del día de Reyes se tratase, abrimos el tesoro y nos encontramos con ellas, las nuevas Nike Air Zoom Pegasus 33. Es decir el nombre y empezar a temblar…

La marca americana de Oregón presentó su ya versión número 33 de una zapatilla mítica que lleva años, desde 1983, dando buenos resultados a muchísimos usuarios. Dentro de la gama Run Fast, de “firmeza y reactividad”, las Nike Air Zoom Pegasus 33 vienen con algunos cambios respecto a su predecesora la Nike Air Zoom Pegasus 32. Las dos grandes novedades son por una banda, el Air Zoom que se encuentra a lo largo de toda la media suela, cosa que en la versión 32 sólo la encontrábamos en la zona del talón y que teóricamente, eso nos proporcionará confort y reactividad. Otra diferencia que se ve de primeras es el Flywire, esta vez doble y enlazado que suponemos, sujetará mejor la zona del medio pié.

Nunca antes hemos tenido la oportunidad de calzarnos unas Nike Air Zoom Pegasus 33, pero hay que decir que después de abrir el paquete, lo único que teníamos ganas de hacer, era toquetear y enfundar e irse corriendo de la oficina para no volver a ver nunca más a los compañeros de allí.

Primeras impresiones

Sin duda es uno de los grandes fuertes de la casa americana. Ganar al usuario con la primera impresión. Colorido, diseño… (si bien a estas Nike Air Zoom Pegasus 33 no les falta de eso) y un sinfín de “pijaditas” que hacen de Nike la marca reina del deporte

Pues bien, aunque podemos diseñarlas mediante su web a nuestro color y estampados favoritos, la versión que vamos a sacar por las calles es de un color llamativo. Un rojo anaranjado en prácticamente todo el upper excepto la zona del retropié, de un blanco plateado que tiene una sorpresilla que más adelante contaremos.

A parte del diseño de estas Nike Air Zoom Pegasus 33,  es curioso tocar por primera vez el flywire, parecen el esqueleto interno de la zapatilla. Normalmente, están escondidos en las zapatillas pero aquí es como diseccionarla y poder ver cómo actúan cada vez que apretamos los cordones. El peso es muy contenido, 314 gramos en una talla 10 US donde, únicamente el talón contiene una placa que da ajuste y sujeción al pie evitando movimientos.

Por fin llegó el momento, calzarlas con el tejano sólo para ver el "outfit" y ver que tal podrán funcionar cuando las saquemos a correr. Abrir su esqueleto flywire y enfundar. Apretar cordones y notar el antepié cogido. Vemos que el tallaje es el adecuado, es decir, si tenemos un 45, ésa será nuestra talla. Podemos notar una amortiguación cómoda pero a la vez firme, no estamos delante de la zapatilla extra amortiguada, tampoco Nike destina este modelo para ello. Parece que al menos, en 4 rectas que hicimos con ellas podían ser unas buenas compañeras de entrenamientos de calidad para empezar a bajar ritmos y aumentar velocidad. Pero como dijimos, eran solo unas rectas, ahora ha llegado el momento de cambiarse de verdad, utilizar los shorts y la camiseta de tirantes (ahora que “apreta el caloret”) y empezar a tirar kilómetros.

Mediasuela y amortiguación

Es en este punto donde se le da incluso un cambio sustancial de nombre a la zapatilla. Ahora se le llama Nike Air Zoom Pegasus 33, y de aquí radica el cambio. Gran novedad respecto a su predecesora la Nike Pegasus 32 (sin el Air zoom de nombre), incluyendo el sistema zoom Air no únicamente en el talón, sino también en la parte delantera para suavizar tanto el primer impacto de metas y además darnos ese impulso reactivo.

Un comportamiento sobresaliente a las cargas, la pisada es en todo momento suave, una vez taloneamos vemos como al hacer la transferencia a la punta seguimos con ese tacto suave pero rápido, nada de pasos trotones. Apretar los dientes y bajar décimas no implica una menor sensación de comodidad, sino al contrario.

Incluso cuando empezamos a probar estas Nike Air Zoom Pegasus 33, podíamos sentir como si hubiese unas bolsitas de aire en la zona del talón cada vez que pisábamos, ahora una vez dados más de 200 km y amoldados a ellas lo único que percibimos es esa comodidad y a la vez eficiencia. En esto último, tiene mucho que ver el material con el cual está compuesta la media suela, el Cushlon ST (strong). Este tiene una mayor densidad, algo más duro que ayuda sobre todo a ser más reactivos y conseguir mayor facilidad de transición evitando ablandar la mediasuela.

En toda ella no encontramos ningún tipo de piezas de tpu o plásticos (cosa extraña) que corrijan la pisada. Estamos delante de una pura “neutra” de 10 mm de drop, 22 cm de perfil en el talón y 12 en la parte delantera.  Lo que nos sorprendió es que rápidamente salieron arrugas de desgaste en la cara interna de la mediasuela, de momento no influye en el rendimiento pero quizá si podría pasar factura más adelante con el tema de la durabilidad.

Suela

La suela de las Nike Air Zoom Pegasus 33 sigue contando con los conocidos “gofre” que la marca de Oregón nos tiene acostumbrados en sus modelos. Eso sí, se han acabado las formas rectangulares y hemos pasado a los pentágonos. ¿Y ese cambio porque? Pues bien, básicamente para dar un agarre más multidireccional adaptando a todo tipo de pendientes y movimientos. Pues bien si que en seco y asfalto de ciudad se comportan perfectamente,  pero ojo!! No todo es tan perfecto. En mojado suspendidas. Creíamos que solo era al principio al estrenarlas que parecía que estuviésemos dando clases de patinaje de hielo, pero no. Pasados los días y los kilómetros, siguen transmitiendo inseguridad una vez empieza a caer cuatro gotas.

Otra novedad de estas Nike Air Zoom Pegasus 33 es la eliminación de los surcos de flexión en la zona de los metatarsos. Una única línea de flexión que da ese despegue reactivo sin perder eficiencia ni menor resistencia. Al principio nos pareció extraño porque la mayoría de zapatillas llevan 2 o 3 pero esta vez han acertado dándole una mayor importancia al despegue y la reactividad en cada zancada.

Y otra de las cosas que ya venían en sus anteriores versiones es el Crash Rail. Dos líneas transversales que van del talón hasta el antepié, ayudando a guiar la pisada y favorecer la transición. Se le han añadido unos cortes en el, que las Pegasus 32 no llevaban, para ayudar a traccionar con la superficie. En este no hemos notado ningún cambio sustancial, podemos decir que realmente han conseguido marcar perfectamente todas las partes de la zancada dotando de una transición (talón-despegue) rápida y suave sin interferencias.

 

Upper

Las Nike Air Zoom Pegasus 33 vienen con el full equip. Primeramente, por el color que ya hablan por sí solas y después por todo lo que le rodea.

Un Mesh transpirable fino y súper agradable, fabricado en Engeneered Mesh, de doble capa sin costuras. Una interna menos porosa que recubre el pie y que dota de comodidad y otra externa muy porosa en su totalidad igualmente sin ninguna costura. Se trata de otro de los puntos fuertes, a pesar de correr y usarlas en temperaturas altas hasta los 30-35ºC en New York, la zapatilla y el pie siguen estando secos. 

Sistema de sujeción también conocido pero con una novedad. El Flywire de estas Nike Air Zoom Pegasus 33 viene con doble enlazado. Las costillas de la zapatilla, perfectamente visibles y unidas desde la mediasuela. Aunque parece que cuando tiremos los cordones, el sistema de entrelazado parece frágil, ya os aseguramos que aguanta mucha tensión.

Finalmente el talón con una estructura más gruesa y mucho más dura para sujetar la zona del retropié y dando firmeza. Una de las "pijaditas de estas Nike Air Zoom Pegasus 33, es todo el sistema reflectante que envuelve el talón de la zapatilla. La malla porosa permite entrever ese material que al correr a media tarde cuando se pone el sol o bien de noche, permitirán alertar a todos los coches que estamos corriendo con las Nike Air Zoom Pegasus 33.

Todo ello hace de ellas, unas zapatillas muy cómodas la verdad, a pesar de no tener protecciones destacables, desde el primer momento no hemos tenido ningún tipo de molestias, el pie queda perfectamente envuelto y cómodo. También gracias a la lengüeta acolchada y unida a la zapatilla en forma de botín. Seguramente, el mesh fabricado en Engeneered mesh hace que a pesar de haberlas sudado, metido en maletas, corrido por todas partes, sigamos metiendo la nariz dentro de ellas y no apreciemos ningún olor (o eso o bien nosotros somos muy limpios).

Horma

La horma de las Nike Air Zoom Pegasus 33 es más cercana a las rápidas, estrecha y afilada. El mesh tiene gran culpa de ello pero el carácter deportivo las hace especiales.

La zona del talón es algo más ajustado que el resto de la zapatilla. Por tanto, podríamos decir que es una horma mixta.  La zona de los metatarsos queda bien extendida sin causar ninguna presión, cosa que se agradece.

Si vemos la zapatilla de perfil, vemos como el arco de ella es alto, a pesar de que una vez puestas no notemos esa diferencia de altitudes la zapatilla da muy buena estabilidad. Quizás este puente más alto de las Nike Air Zoom Pegasus 33 es el que nos favorece a la transición ayudando a tirar hacia delante y mejorar la propulsión.

Las plantillas que llevan incorporadas son anti bacterianas, unos 4, 5 mm de perfil dando un pelín más de cushion y hechas de material antideslizante.

En definitiva se trata de una zapatilla en líneas generales muy cómoda, fácil de quitar poner incluso sin calcetines. El pie queda en su sitio y sumar más y más kilómetros es disfrutar del running una vez con ellas puestas.

 

Dinámica

Estamos delante de las Nike Air Zoom Pegasus 33, la histórica de la marca americana y seguramente una de las más usadas por el mundo del running. Apta para muchísima gente, pesos hasta los 75 kg, genial para entrenar y sumar, incluso para carreras de media - larga distancia.

Cuando ponemos el pie en el asfalto y empezamos a trotar a ritmos cómodos (4’30-4’45), la mediasuela de estas Nike Air Zoom Pegasus 33 permite flexar sin llegar a ser costoso, la fluidez en el despegue es realmente cómoda. Cuando superamos la barrera de los 4’30, notamos como esa fluidez sigue patente incluso mucho más eficiente. Cuando más apretemos los dientes y subamos pulsaciones parece que se impulsen por si solas. Así que estamos delante de una gran compañera para combinar ritmos medios y rápidos.

Su carácter deportivo la hacen a la vez, polivalentes. El compuesto Cushlon ST y sus perfiles, son los que nos separan del terreno, nos ayudan a evitar las molestas "piedrecitas" o cualquier cosa pequeña que nos encontremos por el asfalto.

Cuando superamos la barrera de los 4’20, la cara se nos empieza a poner roja y las piernas nos piden modificar la técnica y avanzar el impacto a hacia la zona del antepié. Sin ser una voladora, permite empezar y tener una buena sensación del terreno cuando punteamos y son ellas, las Nike Air Zoom Pegasus 33 las que tiran más que nuestras piernas. Si por el contrario queremos sentir todo el recorrido de la zapatilla, entrando bien en talón y acabando en la zona del antepié, el modelo icónico de Nike permite hacerlo sin problema.

Así que, como podéis intuir y nosotros os confirmamos, esta seguirá siendo como ya lo es, una de las top 3 de las zapatillas de asfalto. 

Con un abanico ideal de ritmos entre los 4 min/km y los 4:30 min/km (eso no significa que podemos ir más arriba o abajo), probadas en todas situaciones, el asfalto es su superficie, a poder ser seco. No harán ningún feo a los entrenos de calidad, más o menos volumen, pero gran adaptación a ellos gracias a su mix entre reactividad y suavidad.

 

Conclusión

Nike Air Zoom Pegasus 33, solo con su número de versiones ya hablan por si solas. Evolucionar lo que funciona. Así podemos definirlas, nuevos extras como la incorporación de Air Zoom en la zona del antepié para, además, de dotar de suavidad, darle mucha más reactividad. Un Flywire evolucionado, con doble pasada para mejorar, aun más,  la sujeción de una manera adaptativa. En la suela, podemos apreciar cambios en las geometrías de sus gofres y eliminación de zonas de surcos de flexión.

Nike Air Zoom Pegasus 33, zapatillas top de entrenamiento y unas de las más vendida, seguramente la más. Aptas para gente desde 65 kg que quiere una zapatilla estable y amortiguada para sus entrenamientos. Y también una muy buena opción para corredores de 80 kg que busquen una zapatilla dinámica y reactiva para sus entrenamientos alegres y competiciones. Un peso total de 380 gramos, poca protección en el upper y destacable su gran transpirabilidad.

La suela sigue siendo algo muy mejorable, sobretodo en mojado. Mejor tener una segunda zapatilla si pensamos salir en mojado o húmedo, hemos tenido un par de sustos. A pesar de ello en asfalto funcionan bien, y la tracción que tienen con la superficie es realmente buena.

Zapatilla totalmente neutra que se puede usar con plantillas, su sistema de atado (esqueleto) permitirá tener la zona del mediopié bien sujeta sin que se mueva o haga el movimiento interior perjudicando en la pronación, así que estaremos bien asegurados.

Así que Nike no es sólo diseño y color. Mucha prestación y tecnología punta para estas Nike Air Zoom Pegasus 33, una suma de todas sus 33 anteriores versiones, esta vez sacada del horno con todos los extras y full equipe.

PROs y CONtras

PROs



- Transpirabilidad brutal gracias a su Engineered Mesh

- Comodidad a nivel de upper ayudada por su doble capa

- Apta para gran variedad de entrenamientos.

- El Air Zoom en el antepié permite confort y reactividad.

- Panel reflectante en talón



CONTRas



- La suela resbala en mojado.

- Durabilidad de la mediasuela.

Saucony - Kinvara 7 W

Kinvara 7 W - Saucony

Publicado hace 58 día(s)

Introducción

Saucony quiere decir “río rápido” en indio, es por eso que su logo simboliza un rio con piedras. Las Saucony Kinvara 7, salieron al mercado la primavera del 2016. Una zapatilla de entrenamiento para pesos ligeros pudiendo llegar a competir con ellas (cosa que hemos hecho y os contamos más adelante), aunque a priori y sobre el papel, le falte reactividad.

La Saucony Kinvara 7 nació en los primeros momentos del boom minimalista y fue la creadora de la categoría que hoy denominamos "Natural Running". Tuvo tanto éxito que todas las marcas se apuntaron al carro y tomaron como referencia a la Kinvara como un ejemplo de cómo hacer las cosas ya que, con sus dos primeros modelos, definió bastante los parámetros que marcan esta categoría de Natural Running. 

La primera factoría de la compañía fue fundada en 1898 en Kutztown, Pennsylvania. En 1910, Abraham Hyde, un inmigrante ruso abrió una tienda de zapatillas de lona en Cambridge, Massachussets llamada Hyde Athletic Industries. En 1968 Hyde Athletic Industries compró Saucony y la trasladó a Cambridge.

Las Saucony Kinvara 7 son la respuesta a los fieles seguidores de este modelo que verán enriquecidas las zapatillas con el Everun, ya utilizado en las Triumph, las Hurricane y las Guide 9. Compuesto que promete amortiguación y firmeza mejorando la absorción del impacto y la flexibilidad. ¡Veremos si lo consigue!

Primeras impresiones

¡Qué responsabilidad! Cuando vimos que las zapatillas que probaríamos eran unas Saucony Kinvara 7 por un lado nos alegramos muchísimo pero por otro nos dio mucho respeto. Con tan solo siete ediciones estamos tratando con una de esas zapatillas que pasarán a la historia. Empezando por el peso, los colores, el upper... Todo da sensación de ligereza cuando ves por primera vez las Saucony Kinvara 7.

Al flexionarlas nos damos cuenta que no tienen una zona de flexión muy clara todo y que flexan hacia la mitad, donde cambia la disposición de la suela.

Ya en la caja hay la inscripción “Everun: you should get your feet on this stuff” que podríamos traducir como “Everun: tienes que poner tus pies encima de este material”. Se nos invita a probar el Everun: la novedad de la 7a edición de este icono de Saucony.

¡Venga, va! ¿Qué nos han parecido nada más verlas?

El upper es muy suave, son muy ligeras y deformables al tacto aunque no se dejan doblar excesivamente en la torsión.

La suela de las Saucony Kinvara 7 parece que va a durar poco, el EVA se ve blandito y como no seas un corredor neutro con muy buena técnica, la durabilidad será limitada. A priori, parece un punto débil.

Los cordones son amplios y de color amarillo flúor, un poca cantonas para nuestro gusto pero el upper blanco y la suela con el logo de la marca en rosa, hacen un poco más discreto un modelo que podría ser incluso chillón. La lengüeta va  atada a la mediasuela para evitar desplazamientos y se ve acolchada y transpirable.

Apetece mucho ponerse las Saucony Kinvara 7 y a ello vamos: sensación de comodidad instantánea pero no de acolchado extremo, sin costuras interiores y eso siempre es un plus contra las rozaduras. La sensación de drop bajo nos encanta. Y tenemos ganas de experimentar qué es esto del “natural running” o dejar que tus pies y tu cuerpo trabajen de manera más natural sin depender tanto de las características de amortiguación y estabilidad de la zapatilla.

Mediasuela y amortiguación

Cualquiera que se plantee comprar las Saucony Kinvara 7 querrá saber qué es el EVERUN y cómo funciona. Este material de Saucony es un derivado de un TPU expandido del laboratorio BASF. Para que nos entendamos, bolitas cortadas de un material que se parece al porexpan. Después de mover el EVERUN por el antepié, toda la superficie y demás combinaciones, han decidido ponerlo tan solo en el talón. En teoría y sobre el papel, este compuesto retorna el 83% de la energía que imprime el corredor con cada zancada.

A parte de este nuevo material, han utilizado la SSL EVA  (no EVA+ como en la versión anterior) que es más elástico, más blando y también resiste mejor el estres. Además han cambiado la geometría de la parte trasera de la Saucony Kinvara 7: un gran surco longitudinal en el talón que hace que los que aterricéis de talón también podáis utilizar este modelo. Traducción en carrera: más blanda y amortiguada que la versión anterior. Evidentemente, dentro de su gama, que no va a ser nunca de las más amortiguadas del mercado. Nosotros las estiraríamos hasta el medio maratón aunque tenemos compañeros que corren maratones con ellas. ¿Quién sabe si acabaran acompañándonos en la mítica distancia?

La estabilidad de esta nueva edición respecto de la anterior no varía tanto. Aunque sigue siendo un modelo para corredores con una buena técnica de carrera, es decir, que entren de metatarso. El surco del que hablábamos antes no es del todo suficiente para estabilizar a los que talonean.

El drop de las Saucony Kinvara 7 es de 4mm y coincide con el sentido al calzárselas. Chicos, es natural running, ¿qué esperabais? Poca a cosa a mejorar encontramos en la mediasuela, la verdad. Es un modelo que va a seguir triunfando como hasta ahora.

Suela

La marca posiciona las Saucony Kinvara 7 entre reactivas y moderadamente amortiguadas, es decir una zapatilla para corredores ligeros que quieren ir amortiguados y protegidos, pero ya os avanzo que, a priori, falta un poco de reactividad, y esto puede ser debido a que tiene la suela muy segmentada.

¿Qué materiales nos encontramos en las Saucony Kinvara 7? El XT-900, el IBR+ y el EVA+. Vamos por partes. Ya que en esta edición han trabajado mucho la suela para mejorar el resultado de la misma.

El IBR+ es un caucho un 33% más ligero y que da una mayor sensación del terreno y aumenta la amortiguación. Cuando miramos la suela nos lo encontramos (en amarillo) en el medio pie y lateral ofreciendo un poco más de recorrido y tracción. Busca el agarre, está claro, pero para nuestro gusto, no acaba de funcionar, cuando las hemos metido por tierra, no responden bien.

El  XT-900 es una suela de carbono con gran tracción y durabilidad (en amarillo) en el talón y la puntera, donde se prevé mayor desgaste, para resistir la abrasión del asfalto.

Y el EVA+ (en rosa) en el resto. Sí, EVA+ y no EVA SSL como en la media suela. Para nosotros no acaba de ser el material adecuado, con 150 km se ve un poco maltrecho.

Si juntamos todos los materiales, ¿qué nos parecen en carrera? Pues una muy buena combinación que, aunque no es una voladora, responde cuando las aceleramos y que se comportan muy correctamente a ritmos más tranquilos.

Al final, lo que se ha intentado es aumentar la durabilidad de la suela sin perder control ni estabilidad. El problema es que llegan a donde llegan, no les vais a hacer correr más de 600-700 km sin que empiecen a perder parte de sus propiedades. Mirad la foto del desgaste a los 150 km, ya se empieza a notar la pérdida de propiedades de la suela.

Upper

La malla o mesh ha cambiado convirtiéndose en dos capas pero que no restan ventilación en ningún momento. Las Saucony Kinvara 7 son muy transpirables, se mete algo de polvo por la malla, pero nada preocupante.

La lengüeta nos ha gustado mucho porque, al estar unida por los laterales, nos da la sensación de calzarnos unos calcetines, además, no se desplaza nada. Y el collar también se adapta a lo que se pide de él, nada que decir.

Lo que sí que nos habría gustado es que los cordones fueran un poco más finos y modernos; entre que son anchos y de color amarillo flúor, restan protagonismo al resto de la zapatilla. Al menos en nuestro modelo femenino. ¡Solo se ven cordones!

Y una der las decisiones más controvertidas del modelo ha sido conservar el Pro-Lock en las Saucony Kinvara 7 que lo siguen utilizando, esta vez en el cuarto agujero de los cordones (comenzando desde abajo). Se diferencia del resto de agujeros en que el Pro Lock actúa abrazando la zona media del pie conforme más apretamos los cordones. Por una parte permite que el ajuste sea muy seguro, porque el pie queda muy bien sujeto, pero dependiendo del corredor puede llegar a ser molesto. En mi caso, que tengo una horma estrecha, me ha ido muy bien, no me ha molestado en ningún momento. Pero para ser críticos, tenemos que dudar de su funcionamiento con pies anchos, de hecho, otros probadores se han quejado de que su ajuste se nota continuamente y puede llegar a ser desagradable.

Una solución quizás sería hacerlo un poco más ancho y que ocupara dos agujeros y no solo uno.

Lo mejor del upper, sin duda, han sido las costuras termoselladas reforzadas con FlexFilm, ni un agujero o muestra de deterioro durante los primeros 200km. Y el enganche de la parte baja de los cordones también ha sido un acierto porque ayuda a repartir las fuerzas ejercidas durante el agarre del pie por parte de los cordones. Así que retiramos lo dicho, si tenéis el dedo gordo del pie prominente, no sufráis. ¡Podéis apostar por este modelo!

Horma

En ediciones anteriores se criticó el insuficiente espacio que había para los dedos. Creemos que con las Saucony Kinvara 7 han solucionado ese problema porque nos hemos encontrado confortables en ese aspecto.

En lo que respecta a la zona media, el Pro-Lock da sensación de zapatilla estrecha, todo y no serlo.

Tienen una horma estándar que algunos, como ya hemos comentado, sentirán que les aprisiona el pie. El arco de las Saucony Kinvara 7  es normal, si acaso un poco alto pero nada apreciable o molesto. Los que utilicéis plantillas, no creemos que tengáis problemas.

Y el tallaje es normal, hay gente que dice que Saucony talla grande pero no hemos encontrado diferencias significativas con otras marcas, al menos en este modelo.

Dinámica

Con las Saucony Kinvara 7 nos encontramos unas zapatillas que piden un corredor eficiente que las calce. No es que los que no tenemos una técnica depurada no las podamos disfrutar, pero está claro que los que sí que la poseen, van a saber exprimir todo el jugo que pueden dar.

El peso del modelo femenino es de 190g en el número 39 EU o 8 US y en el 42,5 EU pesan 220g. Valores más que aceptables para una zapatilla que no se clasifica ni como mixta ni como voladora.

Cuando nos metimos con ellas por caminos de tierra nos hicieron resbalar en alguna ocasión y su blanco nuclear quedó manchado a la segunda zancada. Guardad las Saucony Kinvara 7 para sesiones rápidas en asfalto. En tartán también se comportan bien pero creemos que es en el asfalto donde dan su do de pecho.

Hemos competido con ellas dando muy buen resultado en los 5km, donde finalmente cayó mejor marca personal y dos podiums, ¿cómo no amarlas?  No sabemos si nos atreveríamos con un medio maratón, pero por culpa de la insuficiente experiencia con drops tan bajos y a la poca adaptación, no porque la zapatilla no lo valga. Lo que más nos ha gustado es: la sensación de notar el terreno pero sin llegar a molestar y las ganas de correr rápido al calzárselas.

Así que hemos aprendido mucho con ellas: Ya sabemos qué es el natural running: darse cuenta de que tenemos un par de músculos en la pantorrilla que se pueden cargar, ¡y mucho! Y que los talones de Aquiles duelen. Pero es que cuando ya llevamos unos años dentro de este mundillo, buscamos nuevas sensaciones y las Saucony Kinvara 7 nos las van a proporcionar. Eso sí, no hagáis como nosotros, que pasamos de un drop de 11mm a 4mm sin transición alguna. Os aconsejamos hacer una transición; si nos hacéis caso, vuestros músculos lo agradecerán.

Conclusión

Sabemos que tardaremos a volver a tener el honor de probar un icono dentro del mundo de las zapatillas, ha sido un privilegio poder opinar sobre ellas, poca cosa a añadir a las numerosas opiniones que ya se han publicado, pero lo vamos a intentar.

Para nosotros, el gran logro que han conseguido con las Saucony Kinvara 7 es pasar de una zapatilla que se diseñó para entrenar a una con la que se va a competir o hasta llegar al punto de definirla como mixta. Es decir, cada edición es más versátil que la anterior.

Las recomendaríamos, principalmente, para aquellos corredores que quieran iniciarse en el natural running. Aunque también va a encontrar su público entre aquellos corredores con buena técnica de carrera que le van a sacar todo su potencial o para aquellos otros corredores que, todo y talonear, busquen una zapatilla mixta neutra convencional. Si entras de metatarso pero el cansancio te vence, su talón te va a ayudar.

Para distancias cortas y medias. Máximo rendimiento en 5km y 10km.

Su respuesta a ritmos inferiores a 4:30 es muy buena pero si sois corredores pesados, quizás no es vuestra zapatilla, buscad una con mayor amortiguación. Así como aquellos que preferís drops altos y sentiros acolchados en todo momento. El segmento donde se mueven mejor es el de corredores ligeros a ritmos no muy exigentes, rápidos pero no extremos.

Resumiendo, nos han encantado las Saucony Kinvara 7, sobretodo exprimirlas en carreras cortas ¿cuándo podremos comprar la Saucony Kinvara 8?

PROs y CONtras

PROs:

. Facilidad de entrada de metatarso.

. Aumenta la durabilidad respecto a su predecesora.

. Dinámica veloz.

. Upper resistente y transpirable.

  

CONtras:

. Sistema Pro Lock en corredores de pie ancho.

. Poca versatilidad, no las saquéis del asfalto.







 

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSAir Zoom Pegasus 33 - NikeKinvara 7 W - Saucony
Talla US118
Talla US13