SpeedForm Fortis - Under Armour

SpeedForm Fortis - Under Armour

Publicado hace 354 día(s)

Introducción

Con apenas 20 años de historia Under Armour es de aquellas marcas dignas de estudio gracias a su progresión meteórica y sus ansias de expandirse y de aportar nuevas tecnologías y conceptos al deporte en general. Nacida en Baltimore en 1996 de manos de un jugador de fútbol americano cansado de empapar sus camisetas de entrenamiento, en tan sólo dos décadas han pasado de fabricar camisetas técnicas a tener un extenso catálogo que abarca especialidades deportivas tan distintas como el golf, béisbol, fútbol o el caso que nos ocupa el running.
Under Armour empezó su andadura comercial concentrando sus esfuerzos en prendas textiles y especializándose en prendas compresivas, dónde tuvieron y siguen teniendo unos resultados excelentes. Pero ya hace unos años que decidieron dar el salto al competido mundo de las zapatillas de running, aportando todos sus conocimientos y tecnologías. Para conseguir un producto novedoso y de gran calidad no dudaron en aliarse con marcas de otros segmentos, aparentemente alejados del mundo del running. Concretamente unieron sus esfuerzos con una conocida marca de sujetadores, Playtex. Fruto de esta unión nació la tecnología Speedform que es clave para entender las zapatillas de running que nos ofrece Under Armour. En ROADRUNNINGReview teníamos muchas ganas de probar alguno de los modelos del catálogo de UA y poner a prueba la tecnología Speedform que augura una buena sujeción y adaptabilidad de la zapatilla sobre el pie. Es por eso que Under Armour nos hace llegar a la redacción de ROADRUNNINGReview su modelo más reforzado el Under Armour Speedform Fortis, una zapatilla que desprende sensación de comodidad y de buena amortiguación la mires por donde la mires. Veremos que tal se comporta sobre el asfalto y si la tecnología Speedform hace que nos olvidemos por completo que llevamos unas zapatillas calzadas en nuestros pies.

Primeras impresiones

Ya habíamos visto anteriormente en catálogo las Under Armour Speedform Fortis, pero cuando definitivamente las tenemos en nuestras manos lo primero que nos viene a la cabeza es una comparación inevitable con el concepto Free de Nike, al menos exteriormente. Una suela con gran flexibilidad en todos los sentidos, sumado a un upper moldeable y adaptable nos transmite una sensación de comodidad y adaptabilidad, incluso sin habérnoslas calzado aun!
Es en el momento de sacarlas de la caja para analizarlas con mayor detenimiento que percibimos también otra de sus cualidades, la ligereza! Y es que en la báscula nos dan un peso de 243g en talla 9US. No se trata del modelo más ligero de Under Armour, ya que en su catálogo tienen el modelo Apolo que consigue bajar de los 200g, pero entran sobradamente en la categoría de zapatillas livianas. Es cuando entramos a mirarlas con lupa, que podemos apreciar que estas Under Armour Fortis tienen muchos ases escondidos en la manga... Una lengüeta asimétrica fabricada en un tejido poco común que analizaremos al detalle más adelante. Un collar y zona del talón realizada en un tejido flexible y adaptable que nos transmite una sensación de comodidad bestial. Un interior de la zapatilla envolvente y con ausencia total de costuras. Y es que todos estos conceptos son parte fundamental de la tecnología Speedform que consiste en realizar todo el upper de la zapatilla, plantilla incluida, en una sola pieza, sin costuras y con las uniones realizadas a base de termosellados, a las que posteriormente se le añaden los refuerzos de la estructura en la zona del talón y un par de tirantes estabilizadores a ambos lados de la zapatilla.
La flexibilidad es otra de las características destacables de estas Speedform Fortis, tanto transversalmente, como longitudinalmente y sobretodo en la zona delantera y media de la zapatilla. En la zona del talón la flexibilidad no es tan exagerada, debido al perfil alto del mismo.
Todas estas impresiones, que no son pocas, las tenemos con el simple hecho de tenerlas en nuestras manos y ya nos auguran una experiencia muy agradable con ellas. En un primer momento, estamos tan convencidos del grado de comodidad de estas Under Armour, que la primera vez que introducimos el pie en ellas decidimos hacerlo "a pelo", sin calcetín que pueda interferir nuestros estímulos sensoriales. Y qué decir de la primera toma de contacto con ellas? Pues que parece que nos pongamos unas alpargatas de andar por casa de la gran comodidad que ofrecen a nuestros pies. El collar de la zapatilla es envolvente a la máxima expresión, se adapta perfectamente al contorno de nuestro tobillo y del tendón de Aquiles, quedando fijado mediante un ribete interior de silicona parecido al que se utiliza en los coulotes ciclistas de gama alta. Toda la zona del talón está realizada en un material elástico que permite un grado de adaptabilidad supremo! En la parte delantera de la zapatilla se utiliza otro tipo de tejido, se trata de un entramado de fibras que nos permite una libertad de movimientos de los dedos de los pies, al mismo tiempo que los envuelve muy suavemente, ofreciendo un tacto agradable, incluso sin calcetines.
En definitiva, todo lo que las Under Armour Speedform Fortis, nos transmiten recién sacadas de la caja se corrobora directamente a nuestros pies cuando las calzamos los primeros días. Tan alto es el grado de adaptabilidad y de comodidad de estas zapatillas, nos convencen tanto que haciendo una excepción y sin que sirva de precedente, salimos a correr directamente con ellas ahorrándonos el período de adaptación y los típicos días que las llevamos con tejanos para amoldarlas a nuestros pies y evitar posibles rozaduras en nuestro primer entreno con ellas.

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela de estas Under Armour Speedform Fortis está construida mediante dos materiales combinados entre si. Por un lado tenemos el Micro G, un polímero que la marca define como material ligero, con buena respuesta y suave en la pisada. En estas Speedform Fortis lo identificaremos fácilmente, ya que es la zona de la mediasuela en color rojizo y que, al tacto, percibimos como claramente más blando que el resto de la mediasuela. Envolviendo el Micro G y formando una especie de cápsula de contención nos encontramos con el Charged Cushioning System, un material propio de Under Armour al que se le atribuyen cualidades dinámicas avanzadas y de adaptabilidad a ritmos y exigencias muy variables. Veremos que tal se comportan sobre el terreno estos dos materiales.
El perfil de la Speedform Fortis se puede considerar de medio-alto, con un drop anunciado de 8m. La verdad es que es en la zona del talón dónde las percibimos más altas debido en gran parte a la buena amortiguación que nos ofrecen, mientras que la caída del drop es lineal y progresiva.
Sobre el terreno el comportamiento de la mediasuela nos ha gustado desde el primer momento, aunque le hemos encontrado limitaciones en cuanto a ritmos altos de carrera se refiere. Under Armour ha conseguido combinar casi a la perfeccion dos buenos materiales para dotar la mediasuela de las SpeedForm Fortis de una muy buena amortiguación y una correcta estabilidad. La capacidad amortiguadora de estas Speedform Fortis nos ha parecido fuera de duda, desde el primer momento tanto si somos de los que entremos de talón, como si somos más de impulsar de metatarso. El Micro G, amortigua a la perfección y absorbe los impactos derivados de la pisada ofreciéndonos una sensación suave y agradable conforme pasan los kilómetros.
Nosotros nos hemos encontrado muy cómodas con ellas rodando a ritmos de entre 5' 30"/km y 4' 00"/km, pero cuando hemos decidido apretar el acelerador y romper la barrera de los 4' 00"/km es cuando las hemos notado faltadas de reactividad y de retorno de energía. Se trata de una sensación extraña, ya que siendo unas zapatillas ligeras, la mayoría de runners asociamos el concepto ligereza a ir rápido, y sinceramente creemos que estas Speedform Fortis, no estan pensadas para ir realmente rápidas, aunque por peso podrían entrar dentro de la categoría de zapatillas mixtas.
En los más de 200km que hemos realizado con ellas, no hemos podido apreciar desgaste prematuro en ninguna zona de la mediasuela. El material se comporta bien y aguanta correctamente el paso de los kilómetros.
En definitiva, se trata de una mediasuela que podrá soportar sin ningún problema el peso de cualquier runner de pisada neutra de hasta 85kg, ofreciéndole un tacto suave, agradable y progresivo en el transcurso de toda la pisada.

Suela

No sabemos si la suela de las Under Armour Speedform Fortis puede considerarse técnicamente como una suela en sí. De hecho se trata de una continuación de su mediasuela Charged, a la que le han preformado en todo su perímetro, junto con 8 tacos cuadrados en la zona delantera pegados al Micro G y 3 más en la zona del talón. Estos 8 + 3 tacos se pueden diferenciar fácilmente del resto por ser de un color verde-lima. Son de un material más duradero y resistente a las abrasiones y están colocados en las zonas que más desgaste acostumbran a sufrir unas zapatillas de asfalto. En total, suman 28 puntos de apoyo que nos mantendrán en contacto con el asfalto o cualquier otra superficie que queramos recorrer con nuestras Speedform Fortis.
Nuestra experiencia sobre el asfalto de nuestra ciudad ha sido positiva, manteniéndonos en todo momento en contacto con el piso, ya sea en seco o mojado. Pero en ROADRUNINGReview hemos querido ir más allá del asfalto y nos hemos aventurado a recorrer algunos tramos de tierra compacta de algunos parques y jardines, así como alguna pista forestal de tierra compacta. Aquí hemos visto que el hábitat natural de las Speedform Fortis es el de la "city", el asfalto puro y duro es para lo que están pensadas las suelas de estas Under Armour y cualquier otra superficie que implique salir del gris asfalto implicará una pérdida de tracción y de agarre, poniendo en riesgo nuestro pellejo en algún patinazo.
Durante el periodo de pruebas hemos apreciado un desgaste desigual en la suela de estas SpeedForm Fortis. la zona taqueada exterior y que corresponde a la extensión del Charged de la mediasuela el desgaste de los tacos es más acusado que los 8 + 3 tacos de la zona del antepié y del talón. de momento no es preocupante, pero a largo plazo nos tememos que el desgaste sea más acentuado y pueda llegar a causar cierta inestabilidad en la zapatilla.

Upper

No os engañamos si os decimos que el upper de estas Speedform Fortis reune una cantidad de tecnología que muy pocas marcas son capaces de plasmar en una zapatilla. Realmente es aquí donde se plasma la experiencia acumulada durante años por Under Armour en la confección de prendas de compresión y de téxtil en general. Es en este apartado donde también analizaremos los frutos que ha dado la asociación con la marca de sujetadores Playtex.
Empezaremos diciendo que todo el upper está construido en varias piezas pero unidas entre si, con una ausencia casi total de costuras. Para las uniones de tejidos y elementos reforzadores de la estructura han confiado en los termosellados y encolados. Sólo hemos encontrado dos costuras en las Speedform Fortis, una en la base de la lengüeta y otra que se encarga de fijar el tirante lateral en forma de "Y" invertida al upper. No encontraréis ninguna otra costura en toda la zapatilla. Este hecho, a parte de ser técnicamente complicado, es sinónimo de una gran comodidad.
A parte de la curiosidad de la ausencia casi total de costuras, en las Under Armour Speedform Fortis podemos claramente diferenciar dos zonas. Una zona delantera formada por una especie de malla bicapa denominada ARMOURVENT y que es la encargada de que la zona del antepié sea realmente cómoda, al mismo tiempo que transpirable. Y una zona del talón de la que nos hemos quedado enamorados desde el primer día que dimos con estas zapatillas.
Nos vamos a extender en esta zona del talón, porque realmente creemos que se trata de una parte de la zapatilla avanzada a su época. Estamos convencido que en un futuro no muy lejano la tendencia a la hora de fabricar zapatillas, por lo menos la zona del talón, deberán asemejarse a las de estas Speedform Fortis. Pero entremos al detalle, ya que está construido en un tejido similar al neopreno y que le da cierta flexibilidad para poder adaptarse a la nada fácil forma de un talón humano, rematado en la parte alta e interna del cuello por una tira de silicona que hará que el cuello de la zapatilla no se mueva para nada de su sitio. La zona externa del talón se ha visto reforzada por una cuña de plástico que le otorga sujeción al tren trasero. A la práctica y a la hora de correr esta adaptabilidad se convierte primero de todo en una comodidad excepcional y segundo en una gran seguridad a la hora de realizar nuestros apoyos.
Esta comodidad llega a su máxima expresión si observamos el interior de la zapatilla. La ausencia de plantilla o el concepto de plantilla integrada, como prefiramos llamarlo, hace que el interior de la Speedform Fortis sea muy agradable al tacto y cómoda en orden de marcha, incluso ante la ausencia de acolchados destacables. Tan solo podemos ver problemático el hecho de tener la plantilla integrada para aquellos runners que utilizen plantillas correctoras de pisada.
La lengüeta de estas Under Armour Speedform Fortis sigue la tendencia del tejido bicapa del antepié y se muestra muy adaptable al empeine del corredor. La lengüeta termina en su parte alta de una manera asimétrica, protegiendo un poco más la cara interna del empeine. Con cuatro ojales por cada lado y un cordón con cierta flexibilidad, el sistema de atado de estas Speedform Fortis se muestra eficaz y mantiene el pie bien sujeto, por muchos kilómetros que transcurran.
Los únicos elementos encargados de reforzar el upper de estas Zapatillas, son la anteriormente nombrada cuña del talón, y dos tirantes laterales en forma de "Y" invertida que se insertan en la mediasuela por delante del talón y terminan para dar alojamiento al cuarto ojal de los cordones. Estos dos únicos refuerzos, a simple vista parecen insuficientes para que el pie mantenga su posición natural durante la zancada. Durante el periodo de prueba hemos podido experimentar, que es suficiente, siempre y cuando no abusemos de kilometrajes elevados con ellas y seamos capaces de mantener una buena técnica de carrera. Porque cuando la fatiga muscular aparezca, estos dos elementos se mostraran insuficientes para mantener el pie en su posición natural.
La transpirabilidad de estas zapatillas está fuera de toda duda y para demostrarlo hicimos un curioso experimento, introduciendo en el interior de la zapatilla una bombilla y observar la cantidad de luz que salía al exterior. podéis observar la foto y ver la cantidad de luz que desprendía. Con esto queremos demostraros la ventilación de la que gozan la Speedform Fortis, una zapatilla ideal para utilizar los días de verano cuando los temperaturas se enfilan por las nubes y el asfalto se convierte en abrasador.

Horma

La horma de estas Under Armour Speedform Fortis la percibimos de manera diferenciada en la zona del antepie de la del talón. En la zona del talón se perciben estrechas, pero es tan solo la sensación inicial y no debemos dejarnos engañar. Al ajustar la zona del talón de una manera tan excepcional, a la que habitualmente no estamos acostumbrados, parece que sean estrechas, pero a los pocos metros de andar con ellas puestas la sensación de estrechez cambia y se convierte en una sensación de ajuste perfecto.
Por contra, en la zona del mediopié y antepié, sin llegar a considerarse anchas, tenemos espacio suficiente para que tengamos una buena movilidad de los dedos de los pies.
Aquellos runners con el arco plantar muy acentuado, deberéis ir con cuidado ya que estas Speedform Fortis, apenas marcan el arco plantar. Al mismo tiempo que dificultan, por el hecho de tener la plantilla incorporada, el poder utilizar plantillas correctoras de la pisada.

Dinámica

Llega el momento decisivo, la hora de analizar y valorar cómo se comportan realmente las Under Armour Speedform Fortis cuando nos ponemos a correr. Hasta ahora os hemos contado todas y cada una de las tecnologías que utiliza la marca americana en estas Speedform Fortis, pero tanta tecnología se verá realmente transmitida en nuestra zancada, facilitando nuestra carrera? Vamos a ver lo que en ROADRUNNINGReview hemos percibido.
Como nos ha ocurrido en la mayoría de la review, la zapatilla nos ha transmitido sensaciones diferentes y contrapuestas en la zona del talón con respecto a la zona media y del antepié. En el talón, las sensaciones que hemos tenido, ha sido de un guante que se adapta perfectamente a la anatomía del talón y que no solamente se adapta al contorno del pie, sino que es capaz de sujetarlo y mantenerlo firme durante la pisada. Realmente la zona posterior de la zapatilla nos ha parecido espectacular y difícilmente mejorable, teniendo en cuenta que se trata de una zapatilla de tan solo 243g. No exageramos si decimos que se trata de una zona avanzada a su época. Esperemos que en un futuro no muy lejano, otras marcas de atrevan a aplicar tecnologías similares a sus modelos más comunes.
Por contra, el tren delantero de la zapatilla nos ha decepcionado un poco, ya que a nuestro entender no está a la altura de la zona del talón. No hablamos de comodidad de los tejidos, ya que la zona delantera es casi tan cómoda como la posterior sino de la dinámica de la pisada. Bajo nuestro punto de vista y con una ausencia total de refuerzos, el tren delantero deja al corredor desprotegido y dependiendo de su propia técnica de carrera. La cual cosa no es bueno... ni malo tampoco, simplemente deberemos tenerlo en cuenta si somos corredores con una leve tendencia a la pronación o si tenemos pensado hacer un entreno largo, en el que prevemos que la fatiga hará acto de aparición, desvirtuando nuestra técnica de carrera.
En la suela nos ha ocurrido lo mismo que en la zona del upper, hemos percibido un comportamiento diferenciado y poco conjuntado entre el tren trasero y el antepié. La recepción de la zancada para los que entren de talón será suave y agradable, gracias al MicroG y al Charged de considerables dimensiones de la parte de atrás. Para los que corran de metatarso también percibirán esta misma sensación que se agradece cuando vayamos a ritmos de crucero, sin ser demasiado exigentes. Pero cuando hemos decidido apretar el acelerador y probarlas a ritmo rápidos, por debajo de 4'00"/km, hemos echado en falta un nexo de unión en la suela entre la zona del talón y el metatarso que nos catapulte de atrás hacia delante, favoreciendo la dinámica de nuestra carrera y la impulsión hacia la fase de vuelo de la carrera.
El comportamiento de la zapatilla en nuestras salidas y entrenamientos nos ha gustado desde un principio, desde el primer kilómetro... pero conforme iba aumentando el kilometraje y la fatiga hacía acto de presencia, echábamos en falta algún tipo de control de pisada y un poco más de sujeción del pie en el upper. Por eso, se ha acabado convirtiendo en nuestra zapatilla favorita los días rodajes cortos a ritmos controlados, en los calentamientos y enfriamiento los días de series rápidas, para aquellos días en los que combinamos sesiones de gimnasio con rodajes fáciles.

Conclusión

Sin duda Under Armour está avanzando a pasos agigantados en el mundo de las zapatillas de running y seguramente nos encontramos delante de la zapatilla más corredora de toda su historia. Estamos convencidos que si siguen a este ritmo, en muy poco tiempo serán capaces de luchar codo con codo con las grandes marcas de mundo del running.
Las grandes bazas de estas Under Armour SpeedForm Fortis son el grado de comodidad y adaptabilidad que proporcionan desde el primer momento que las ponemos en nuestros pies, así como la ligereza y el grado de amortiguación elevada que nos ofrecen, aun y tratarse de unas zapatillas de tan solo 243g de peso.
Si eres de los que estas buscando una zapatilla ligera y con una comodidad fuera de toda duda, para tus días de entrenamientos más suaves y de kilometraje moderado, con una amortiguación apta para corredores de peso medio, deberías valorar muy seriamente la opción de adquirir unas SpeedForm Fortis. También pueden ser una opción interesante para aquellos triatletas, que buscan una zapatilla ligera sin sacrificar ni una pizca de comodidad para realizar el último cinco mil de un triatlón sin calcetines.
En definitiva, muy buen sabor de boca es el que nos deja estas Under Armour SpeedForm Fortis, que nos hace ver la marca americana cada vez más corredora y más próxima respecto al nivel de las marcas más tradicionales del mundo del running. Ya tenemos ganas de ver (y de probar!) como evoluciona su gama de zapatillas de atletismo para el próximo 2016 de la que esperamos grandes novedades!

PROs y CONtras

PROs:
Comodidad y confort excepcionales
Peso muy contenido
Estética y colores atractivos
Transpirabilidad elevada
Buena amortiguación
Elevada flexibilidad
Zona del talón futurista y avanzada a su época

CONtras:
Ausencia de elementos de control de pisada
Ausencia de refuerzos en el antepié
Duración del compuesto Charged en suela limitado
Dificultad para hacerlas compatibles con plantillas ortopédicas

Salming - Miles

Miles - Salming

Publicado hace 199 día(s)

Introducción

¿Qué hacen las grandes estrellas del deporte cuando se retiran? En los tiempos que corren lo más habitual es que se hagan entrenadores o, mejor aún, comentaristas televisivos, pero las leyendas de los 70 y 80 se lo curraban más: fundaban una nueva marca de ropa deportiva. Lo hizo Johan Cruyff, lo hizo Björn Borg y también lo hizo nuestro hombre: Börje Salming, una leyenda sueca del hockey sobre hielo, poco conocida en nuestras latitudes, que rivalizaba en popularidad con el icono pop del tenis mundial en tierras escandinavas.

Desde su fundación, en 1991, Salming Sports se ha centrado en el desarrollo de materiales para running, squash, balonmano y floorball, una especie de hockey hielo sin hielo prácticamente desconocido aquí. La filosofía sobre la que la casa sueca basa su desarrollo de producto está muy definida. Como buen defensa, Börje Salming destacaba por su sobriedad y fiabilidad, así que eligió como eslógan para Salming “No Nonsense”, nada sin sentido, y por lo que respecta al running, eso se ha traducido en un claro enfoque común en todas sus zapatillas: el natural running. Zapatillas con poco drop, de perfil bajo que, sin renunciar a la amortiguación, favorezcan el apoyo del antepié durante para conseguir una carrera más fluida y natural. Así que no esperamos grandes lujos de las Salming Miles Miles, pero si unas zapatillas que cumplan con su deber, que nos protejan y nos ayuden a devorar kilómetros. Unas zapatillas que nos lleven más lejos, quizás hasta la Laponia que vió nacer a su fundador.

Con estas Salming Miles que hemos estado probado durante las últimas semanas, los de Göteborg han decidido ampliar su muestrario incorporando una zapatilla de entrenamiento con suficiente protección para alargar las carreras tantos kilómetros como nos permitan nuestras piernas.  Las Salming Miles, se entran directamente como las hermanas mayores de toda la gama Salming: más amortiguación, más protección y más peso que las Distance, Race y Speed, sus hermanas pequeñas, para dar respuesta a aquellos corredores que, sin renunciar al natural running, necesiten mayor protección y amortiguación para alargar sus entrenamientos.

“Te llevarán más lejos” ha sido el eslógan ideado por los de Göteborg para sus nuevas rodadoras, ¿Hasta donde nos llevarán las Salming Miles?

 

Primeras impresiones

Cuando vemos las Salming Miles por primera vez nos recuerdan más al calzado de balonmano, recordamos, una de las especialidades de la casa, que a unas zapatillas de running. La generosa protección en la puntera, redondeada, el upper tupido y las tiras de plástico en el exterior no invitan demasiado a correr con ellas, al menos al mirarlas, así que decidimos probarlas en modo callejeo con tejanos, y las sensaciones no pueden ser mejores: el tacto de la amortiguación al caminar es sencillamente delicioso, el pie tiene espacio para moverse pero se siente protegido… y, además, en los pies se sienten más ligeras que en las manos.

El diseño, basado en diferentes sectores de líneas paralelas, nos gusta, eso sí, tendremos que asumir que el verde eléctrico que Salming ha elegido para la versión masculina no nos va a permitir pasar desapercibidos en ninguna carrera. Las Salming Miles “Te llevarán más lejos”… y te verán de lejos.

Por lo demás, una buena colección de detalles nos llaman la atención: la estructura plástica exterior que debe controlar los movimientos laterales del pie, el nuevo compuesto de la mediasuela, de tacto muy blando, la ojetera, redondeada, ancha y poco convencional, el perfil casi plano pero relativamente alto… muchos aspectos a controlar durante los quilómetros que vendrán, porque nos hemos propuesto sacar de paseo a estas Salming Miles por todo tipo de terrenos, sobre el asfalto, la pista y el camino, vamos a comprovar si realmente nos pueden llevar lejos, vamos a analizar su comportamiento y vamos a contároslo a partir de ahora.

 

Mediasuela y amortiguación

La estrella de la mediasuela es el Recoil, el nuevo compuesto de que Salming estrena en las Miles, un compuesto de gran elasticidad que llega para aportar mayor recorrido en una amortiguación de tacto blando sin renunciar a un buen retorno de energía en carrera.

La otra característica que se destaca desde Göteborg es la geometría de la mediasuela, diseñada según el sistema TGS 62/75º: el retropié ocupa el 62% de la superficie y se separa del antepié con una línea de flexión que dibuja un ángulo de 75º transversal a la zapatilla. Esta geometría pretende dota de mayor mobilidad a la mediasuela en las zonas de flexión natural del pie durante la carrera.

El perfil es relativamente alto, le hemos medido 25 mm en el talón y 21 mm en el antepié, un drop de 4mm coherente con la filosofía natural running de estas  Salming Miles y que no se nos muestra demasiado exigente. La buena amortiguación que llevamos bajo todo el pie las hace tolerantes incluso al taloneo, pese a que claramente invitan a aterrizar sobre los metatarsos.

El tacto blando y la gran flexibilidad del Recoil nos habían asustado, a primera vista nos temíamos un exceso de recorrido en la amortiguación que nos restara respuesta y sensación de velocidad, pero una vez en marcha nos damos cuenta que, en realidad, nos ofrecen en carrera una buena percepción del terreno que pisamos, gracias a la flexibilidad percibimos sus irregularidades y notamos como la zapatilla se adapta a ellas favoreciendo el trabajo de la suela para optimizar la tracción, y lo más sorprendente es que el tacto casi mantecoso, que tan cómodo nos resulta al caminar, prácticamente desaparece al correr con ellas, cuando la elasticidad del Recoil te empieza a devolver la energía de cada paso empujándote hacia delante. No son unas voladoras, ni siquiera unas mixtas, pero su respuesta está a la altura de las mejores zapatillas de entrenamiento que hemos probado. La línea de “ballet”, ese surco a 75º, funciona bien, marcando la zona de flexión principal de una mediasuela que, pese a todo, flexa de forma progresiva, ofreciendo una transición cómoda y fluida.

 

Suela

La suela de las Salming Miles está formada por siete placas de una goma de dureza media, la tecnología TOC66 de la casa sueca, que or su disposición y geometría permite una gran libertad de movimientos. Si buscamos una suela con soporte, no la vamos a encontrar en estas Salming Miles Miles. El pie no queda desprotegido, pero de la corrección de sus desplazamientos laterales se encarga mucho más el exo-esqueleto del upper, del que hablaremos más adelante, que el conjunto suela-mediasuela.

Una suela de tacto blando que, ayudada por la gran flexibilidad del Recoil en la mediasuela, te permite un correr sigiloso, nadie te va a oir venir, y que, y ahora viene lo bueno, ofrece un agarre excelente sobre prácticamente cualquier superficie. El taqueado es generoso para una zapatilla de asfalto, 8 mm de profundidad en las placas de la suela nos prometen adaptarse a terrenos más irregulares, pero es que aquí es donde la mediasuela se pone a ayudar: su flexibilidad permite aumentar la superficie de contacto de la suela con el terreno, con lo que maximizamos el agarre y la tracción. En los casi 200 km que hemos corrido con las Salming Miles las hemos podido probar sobre asfalto, loseta, adoquín, carril bici y también sobre tierra compacta, pista forestal e incluso en sendas de perfil mucho más técnico, sobre seco y en mojado, que en estas semanas hemos tenido tiempo para todo. Y es que cada prueba nos animaba a ponerle las cosas más difíciles a esta zapatilla. Las Salming Miles ofrecen una tracción excelente sobre terrenos urbanos, secos o mojados, no pierden en absoluto prestaciones sobre tierra o pistas, incluso cuando no están en muy buen estado, y solo se resienten, y más en cuanto a estabilidad que por pérdida de agarre, cuando las pones en verdaderos aprietos en senderos con piedra suelta o raíces. Creemos que estamos ante unas zapatillas, en este aspecto, verdaderamente versátiles, que podrían responder perfectamente al concepto door to track, de la puerta de casa hasta la pista forestal, que utilizan algunas marcas.

 

Upper

La principal característica del upper de las Salming Miles está en el sistema exoSkeleton, una estructura de plástico transparente termopegada a la malla que recoge desde la ojetera al talón con el objetivo de evitar los movimientos laterales del pie. Y la verdad es que lo consigue con bastante eficiencia, este esqueleto corrige la inestabilidad que nos podría proporcionar una suela muy flexible, que rota con facilidad en cualquier punto, y nos hace correr con una cierta sensación de protección. A esto ayuda el magnífico ajuste que ofrecen los cordones, muy fáciles de ajustar en una poco convencional ojetera prácticamente rectangular formada por un conjunto de lazos de nylon, que incorporan elementos refractantes, por donde deberemos hacer pasar unos cordones que alguien ha descrito como “ridículamente largos”, redondos y semielásticos que permiten un atado cómodo y que se adapta a la carrera… una vez has decidido qué hacer con todo el cordón que te sobra.

La malla está formada por dos capas, la más interna con un tacto sedoso muy agradable y la exterior con un diseño pensado para repeler el agua, recordemos que estas Salming Miles viene de Suecia y allí, si tienen que elegir entre impermeabilidad y transpirabilidad, lo tienen claro. En varias carreras bajo la lluvia con las Salming Miles hemos podido comprobar que la malla cumple de manera muy satisfactoria con esta función y, si no está diluviando, puedes correr un buen rato bajo el calabobos del norte y llegar a casa con los pies secos.

Por último, nos llama la atención una muy generosa protección plástica termopegada en la puntera, otra pista más que nos recuerda que nos calzamos unas zapatilla diseñada para pisar todos los terrenos.

Horma

La horma de las Salming Miles Miles se ensancha en la mitad delantera para ofrecer espacio suficiente para la expansión de los dedos y dejar que toda la musculatura del pie trabaje de forma natural, otro de los preceptos del natural running, sin que tengamos en ningún momento la sensación de llevar el pie suelto o desprotegido, al contrario, el ajuste es realmente bueno en todo el pie, notándolo en carrera sin apenas movimientos indeseados, bien protegido y, después de casi 200 km, sin rastro de las temidas ampollas.

La zona del arco está poco marcada, lo que nos va de maravilla a plantilleros y piés planos, pero podría traer molestias, en forma de falta de soporte, a corredores de pie cavo o, simplemente, con un arco más pronunciado.

Poco más a destacar en una horma ancha totalmente apta para plantillas, aunque al utilizarlas se pierdan buena parte de las sensaciones de terreno y natural running que nos ofrecen las Salming Miles.

Dinámica

Las Salming Miles se comportan en carrera como lo que pretenden ser, unas rodadoras. Son tremendamente cómodas gracias al largo recorrido de la amortiguación, que se nota cada vez menos conforme vas añadiendo velocidad a tu zancada, la mediasuela responde mejor de lo que esperabas y, sin llegar a impulsarte como una catapulta, si que te ayuda a correr de forma fluida y no te pone ninguna traba cuando aligeras el ritmo.

Como hemos venido destacando, las Salming Miles están pensadas desde el concepto de natural running, y le son fieles por lo que respecta a la percepción del terreno, a la flexibilidad de la suela y fluidez en la transición de pisada y al amplio espacio para el trabajo natural de los dedos. Pese a todo, no son para nada radicales, incluso corredores con tobillos poco firmes se van a sentir razonablemente protegidos contra movimientos laterales del pie, la zapatilla también se va a mostrar tolerante, hasta cierto punto, con el taloneo, gracias a la amortiguación, generosa y homogénea en toda la suela, y a la fluidez de la transición, aunque, con sus 4 mm de drop, le vamos a sacar todo su partido aterrizando con el medio o antepié.

Uno de los aspectos a mejorar por parte de la casa sueca es la contención de peso. Pese a todo, sus 303 g en una talla 9.5 US son comparables a la mayoría de sus competidoras y ni siquiera exigiéndoles al máximo, en series de 500 m por ejemplo, hemos tenido la sensación de llevar un peso muerto en el pie, más bien al contrario, el retorno de energía es muy bueno, siempre tratándose de una zapatilla de entrenamiento. Comodidad, amortiguación y eficiencia que hacen que las Salming Miles se encuentren muy cómodas en carreras largas a ritmos medios.

Conclusión

Vamos a acabar dando la razón al equipo de Salming sport , la empresa fundada por una estrella lapona del hockey hielo que ha hecho un gran trabajo con sus primeras zapatillas de entrenamiento.

Nos ha sorprendido muy gratamente el confort en carrera, imprescindible en una zapatilla diseñada para tiradas largas, pero también la suavidad y rapidez en la transición de pisada, que las hacen unas zapatillas más rápidas de lo que nos hacían sospechar tanto su peso, poco contenido, como el amplio recorrido de la amortiguación. Unas zapatillas para devorar quilómetros, y para hacerlo más rápido de lo que tenías planeado.

La gran versatilidad de las Salming Miles las convierten en una zapatilla que podremos usar sobre prácticamente cualquier superficie, se desenvuelven a la perfección sobre suelos duros y pistas en buen estado, terrenos que constituyen su hábitat natural, pero no tienen ningún problema en adaptarse a terrenos más rotos, donde la suela responde con un excelente agarre y solo nos limita la falta de estabilidad cuando la llevamos por senderos más técnicos. Una excelente opción door to track.

Nos han llegado desde Göteborg unas zapatillas que pueden ser una gran opción para corredores neutros de pesos medios y altos que busquen una zapatilla cómoda y versátil, capaz de adaptarse a gran variedad de terrenos, para usarlas principalmente en tiradas largas, llegando incluso a maratón, a ritmos por encima de los 4’30”/km.

PROs y CONtras

PROs:


  • Comodísimas.

  • Buena respuesta, más rápidas de lo que aparentan.

  • Excelente tracción.

  • El detalle de los calcetines en la caja, que eso siempre se agradece.


CONTRAs:

  • Precio.

  • Peso.


VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSSpeedForm Fortis - Under ArmourMiles - Salming

PUNTUACIONES

SpeedForm Fortis - Under Armour Miles - Salming
Talla10.09.5
Fit antepié8.08.0
Fit mediopie9.08.0
Fit talón10.08.0
Fit arco8.07.0
Ajuste general9.08.0
Amortiguación antepié8.09.0
Amortiguación talón10.08.0
Amortiguación global9.09.0
Dinámica / Transición de la pisada7.08.0
Respuesta7.07.0
Flexibilidad9.09.0
Soporte talón8.06.0
Soporte antepié6.06.0
Soporte global7.06.0
Agarre en seco10.09.0
Agarre en mojado8.08.0
Agarre en asfalto10.09.0
Agarre en tierra7.09.0
Agarre en pista6.09.0
Agarre global8.09.0
Durabilidad suela6.08.0
Durabilidad upper7.08.0
Durabilidad global7.08.0
Grosor lengüeta6.08.0
Sujeción lengüeta8.08.0
Longitud lengüeta8.08.0
Número de ojales4.06.0
Acolchado collar8.08.0
Amplitud collar6.07.0
Altura collar8.07.0
Sujeción collar10.08.0
Transpirabilidad10.06.0
Impermeabilidad6.08.0
Reflectantes4.07.0
Calidad de materiales y acabados9.08.0
Subscribirse al Newsletter