X-Scream 3D W - Salomon

X-Scream 3D W - Salomon

Publicado hace 307 día(s)

Introducción

La marca francesa Salomon tiene una dilatada historia que la ha hecho posicionarse como referente para muchos atletas. Establecida en 1947 como una empresa familiar, fue creada por unos amantes de los deportes de montaña. Es por eso que son conocidos mundialmente por haber desarrollado productos revolucionarios en el mundo del esquí así como también soluciones innovadoras en trail y otros deportes.

El ADN rompedor de esta empresa quedó patente cuando decidió dar el salto al calzado deportivo de asfalto. Aprovechando su larga experiencia en montaña, Salomon ha desarrollado un catálogo de asfalto con 3 gamas: la gama alta (S Lab), la de amortiguación y entrenamiento y la Lightweight, pensada para ritmos rápidos.

Dentro de la gama de entrenamiento ha caído en nuestras manos las Salomon X-Scream 3D, unas zapas diseñadas con la promesa de convencer a los corredores por su ajuste, el agarre en la mayor parte de superficies del paisaje urbano, y una pisada amortiguada.

Sabiendo que la marca francesa lleva años innovando para que los corredores puedan disfrutar de la montaña con seguridad, creemos que las Salomon X-Scream 3D probablemente conseguirán una buena nota en lo que a respuesta en terrenos mixtos se refiere. ¿Nos convencerán igualmente por su amortiguación a la hora de hacer kilómetros?

 

Primeras impresiones

Las Salomon X-Scream 3D forman parte de la gama Citytrail de la compañía francesa. ¿Y qué es esto del Citytrail? Pues no es más que una visión disfradada y marketiniana de la ciudad: un entorno en el que hacer trail urbano. El hecho es que los de Salomon se lo han tomado muy en serio, e incluso han desarrollado una app móvil que ayuda a encontrar rutas en 90 ciudades del mundo. La aplicación, llamada Salomon City trail, anima a explorar las ciudades de un modo distinto y a experimentar la emoción del trail running en un entorno urbano.

Con tanta expectativa alrededor del concepto del Citytrail, creímos que las X-Scream 3D serían poco menos que un tanque. Pues para nada. Cuando abrimos la caja y vimos las X-Scream por primera vez, nos pareció que estábamos viendo la típica zapatilla de entrenamiento, con un perfil alto pensado para proteger el pie y darle seguridad en la pisada. Pero la verdadera sorpresa nos la llevamos al cogerla. La verdad es que esperábamos un peso muerto, pero la realidad es que han cuidado este aspecto para desmitificar aquello de que para hacer kilómetros toca levantar peso extra con el pie. Obviamente no son unas voladoras, pero para ser una zapatilla de entrenamiento nos parece un buen punto de partida.

Las X-Scream que vamos a tener la oportunidad de probar vienen en tonos verdes y azulados. Son bastante vivos y, como ocurre con casi cualquier zapatilla nueva, estando tan limpias nos parecen un caramelito que nos apetece mucho probar.

Antes de calzarlas las toqueteamos un poco por aquello de conocernos mejor antes de la primera cita en serio. La suela nos parece algo rígida, difícil de torsionar. La parte posterior es tremendamente sólida mientras que la parte delantera es mucho más móvil. Apretamos el upper y las zonas microperforadas ceden con facilidad mientras que las partes con refuerzos termosellados nos piden algo más de caña. La marca de la casa viene en el atado: con el clásico sistema de cordonaje Quicklace para atarlas con sólo apretar.

A simple vista vemos una suela con 3 zonas claramente diferenciadas, de colores y densidades distintas. El taqueado de la suela es multidireccional, suponemos que fruto de la experiencia de Salomon a la hora de dar tracción en una gran variedad de superficies.

Nos las probamos y lo primero que notamos es que la horma es algo pequeña. Apretamos el Quicklace y notamos cómo la bamba abraza el pie sin sentir agobios. En conjunto la notamos bastante cómoda y decidimos salir a rodar con ellas para comparar sensaciones y ver cómo se comportan. Primero las probaremos en asfalto, después entraremos en una pista ancha con tierra suelta y acabaremos probándola por la zona ajardinada de un parque.

Mediasuela y amortiguación

Como decíamos, la mediasuela está formada por tres compuestos que son los que aportan la firmeza y amortiguación a las Salomon X-Scream 3D. La conjunción de estas tres zonas y densidades diferenciales amortigua los impactos tanto en la zona del talón como en el antepié. 

El primer material, que es el más cercano al upper, está compuesto por EVA comprimida, un material muy habitual en las mediasuelas de Salomon. Esta es la zona que recibe el impacto directo del pie y está diseñado para protegerlo absorbiendo los impactos  y proporcionando una sensación anatómicamente cómoda. Esta pieza se prolonga a lo largo de toda la X-Scream para guiar y estabilizar nuestra pisada.  

El elemento intermedio que encontramos es el 3D Profeel Film, una pieza semirrígida en forma de X que se encarga de que la transición entre el talón y la zona de los metatarsos en la X-Scream sea suave. 

Finalmente, el tercer elemento, el que está en contacto con el taqueado de la suela, está compuesto por EVA moldeada. Esta zona es muy generosa, lo que le da la firmeza necesaria para que la zapatilla sea todo lo firme posible para dar una buena respuesta en terrenos que son inestables como parques o pistas.  

En conjunto, el perfil de la zapatilla es medio, con una relación de 23mm en el talón por 13mm en la zona delantera, lo que nos hace sentir el talón bastante alto y la transición a la parte delantera sea más notable. Lo cierto es que nos parece que la densidad de la EVA le da a la amortiguación un tacto duro, tanto en el talón como en el ante pie. Veremos si esta dureza nos beneficia en los rodajes.  

 

Suela

Las Salomon X-Scream 3D tienen una suela de grosor variable: más espeso y rígido en las zonas de mayor desgaste para conferirle resistencia a la zapatilla y más blando y fino en las partes que necesitan dar dinamismo a la zancada. Nos ha sorprendido ver que la suela deja al aire la mediasuela en varias zonas, dejando además la zona del arco huérfana total de suela. 

En las X-Scream 3D, la suela está compuesta por un polímero propio de la marca: el ContraGrip. A simple vista vemos que la suela se divide en tres zonas con tres densidades y colores diferenciados. Zona del talón más espesa, con cortes transversales y longitudinales que facilitan la entrada para aquellas que talonean. Esta zona está compuesta por un contragrip de alta densidad, más duro y resistente a la abrasión, que nos ha permitido hacer kilómetros sin ver comprometida para nada su funcionalidad.  

Una zona análoga en el interior del antepié con taqueado en forma de pentágono y espesor elevado ayuda a dar una buena respuesta en el despegue de la zancada. En cambio la zona exterior del antepié y la parte intermedia del talón con forma de herradura tienen un taqueado más fino y flexible también en este caso con forma pentagonal. Los pentágonos de la zona delantera, sin embargo, están más espaciados y son menos profundos, ofreciendo un buen agarre.

En el arco la suela desaparece y deja totalmente a la vista la EVA inyectada de color verde y su inserción con la placa semirrígida del Profeel Film en la zona del antepié. Tres ranuras transversales y dos longitudinales a lo largo de la zona delantera y de los metatarsos liberan algo el pie para no comprometer la dinámica de la pisada y facilitar la flexión.

Toda la complejidad de esta suela nos ha permitido rodar muy cómodas por donde nos ha apetecido. Y la verdad es que hemos tenido la tranquilidad absoluta de que el agarre era excelente en todo momento, incluso en zonas de hierba y césped húmedo. Sin duda nos parece uno de los puntos fuertes de las X-Scream 3D.     

Upper

Si la suela de las Salomons X-Scream 3D ya nos había sorprendido gratamente, otro tanto nos ha pasado con el upper, que es tremendamente transpirable y a la vez muy resistente pero sin dar sensación de agobio al pie.

La estructura microperforada del mesh es muy maleable y nos gusta porque no nos da sensación de claustrofobia. Además, está protegido por una capa de termosellados en forma de zigzag que nos recuerdan casi a una M y una O (de Salomon). Estos termosellados con tecnología Sensifit son extraordinarios por partida doble. En primer lugar porque refuerzan el interior y exterior de la zapatilla evitando el clásico problema de rotura por desgaste en una zona de mucha torsión. Pero, además, porque estos termosellados sinuosos se alargan hasta casi el talón por la parte posterior y conectan con los ojales cosidos de la parte superior de la bamba, por lo que al apretar el cordonaje, realmente notamos como si el pie quedase envuelto en una especie de calcetín flexible. La sensación es muy buena, y la tecnología Endofit de estas Salomon X-Scream 3D le da una vuelta más de tuerca al ajuste. Se trata de una especie de funda interna que une la lengüeta con la suela dando la sensación de que casi podrías correr sin calcetines. Es cierto que la tela de esta lengüeta es más espesa y compromete algo la transpirabilidad, pero si no eres de las que sudan en exceso, no te va a resultar un inconveniente.

Los ojales de las X-Scream 3D no están integrados en el upper sino que son una extensión pegada a los termosellados. Nos ha sorprendido que los ojales, recubiertos de una tela rígida y resistente, en realidad están hechos de una pieza de plástico pensada para eliminar la fricción en el momento de estirar y apretar los cordones. Sólo en la parte superior del upper, ya en la zona del collar, encontramos un ojal convencional, reforzado por una pieza plástica.

Volviendo a la lengüeta, encontramos el sistema de atado Quicklace, marca de la casa, rematado con un bolsillo en la parte superior para guardar el cordón sobrante una vez las hemos ajustado. A pesar de que esta lengüeta es alta, lo cierto es que el uso del bolsillo queda entorpecido por el cordón, ya que el bolsillo y el último ojal de la zapatilla quedan paralelos. Sin más, sólo tuvimos que darles un par de usos a las X-Scream 3D para acostumbrarnos a apretar un poco para poder guardar los cordones en el bolsillo.     

El collar es bajo y simétrico en los laterales, y crece en la zona trasera, donde una pieza rígida sujeta el talón con firmeza pero sin ser aparatoso ni incómodo. En el interior del collar la tela es mullida y a pesar de ser más bajo que otras zapatillas la sensación de sujeción es buena. 

Finalmente y como ya habiamos apuntado hace unas líneas, el mesh es altamente transpirable, lo que lo hace sensible en caso de lluvia. Además, al ser tan maleable, con el paso de los kilómetros se nos ha deformado con una línea transversal en la zona del antepié, donde flexionan los dedos. A pesar de todo y con 200kms encima, no se ha producido ninguna abrasión ni rotura, y esa deformación nos parece una simple adaptación lógica a nuestra pisada, pero que no nos ha provocado roce alguno.

 

Horma

La horma de esta zapatilla es curva, con la zona delantera algo más redondeada. El espacio de las Salomon X-Scream 3D es justo desde el retropié hasta el antepié, pero lo curioso es que la sensación no es agobiante graacias al upper tan maleable que la recubre.

Eso sí, y aquí llegamos a un punto muy relevante, el tallaje de las Salomon X-Scream 3D es más bien justo. Hemos usado la misma talla que calzamos habitualmente y las hemos notado más justas. Incluso a la hora de correr en bajadas pronunciadas y a ritmos altos hemos notado cierta incomodidad en la zona delantera, porque los dedos han topado con alguna zona de roce. Así que recomendamos que las probéis con tiempo y no os fieis de vuestra talla habitual, es probable que tengáis que tirar hacia arriba.

Para los que usáis plantillas esta recomendación aún toma más peso. Hemos probado a ponerle una plantilla y las acepta sin muchos problemas. Eso sí, al ser un número algo justo la sensación no era tan cómoda.

En cualquier caso, la horma de las X-Scream ayuda a que el pie esté bien sujeto y no se produzcan movimientos indeseados dentro de la zapatilla.

 

Dinámica

A lo largo de cinco semanas las Salomon X-Scream 3D nos han acompañado en rodajes de distancias medias hasta tiradas de más de dos horas en las que las hemos podido poner a prueba en múltiples tipos de terrenos. Y a pesar de no ser una zapatilla pensada para los entrenos vivos, también hemos probado cómo respondían en series rápidas.

Sin duda, donde sobresalen es en su polivalencia. En asfalto entran en juego la amortiguación que protege el pie del impacto y, sobretodo, las zonas más densas de la suela que evitan la abrasión y mejoran la tracción. Pero es en zonas ajardinadas y pistas donde se mueven como pez en el agua. Es normal por otro lado, al fin y al cabo es la marca de la casa. En terrenos grasos e inestables las Salomon dan el do de pecho y demuestran un agarre y una tracción realmente buenos. Hemos pisado tierra, hierba e incluso hemos cruzado algún riachuelo sin problema alguno. En cuanto a la durabilidad de la suela, las zonas más densas la han protegido totalmente de la abrasión, y la única zona del taqueado que se nota desgastada es la puntera, puesto que en esa zona los tacos son mucho más blandos para facilitar el despegue.

El upper ha sabido adaptarse a todos los kilómetros que hemos hecho, y nos ha parecido que la transpirabilidad es muy buena. El único desgaste visible en el mesh se encuentra en la zona de flexión de los dedos, donde se ha formado una arruga transversal que, aún así, no ha deteriorado el tejido microperforado. Las zonas temoselladas siguen firmes y estables como el primer día, ni siquiera se muestran arrugadas a pesar de la flexión.

Lo mismo podemos decir del sistema de atado: a pesar de que en la primera salida nos costó guardar el cordón sobrante del Quicklace en el bolsillo de la lengüeta, poco a poco nos acostumbramos a ello. Al principio fuimos muy atentos revisando cada pocos metros que no se saliera del bolsillo y nos pudiéramos tropezar, cosa que es prácticamente imposible que ocurra. Y por banal que parezca, la tranquilidad de saber que no se te va a desatar la zapatilla ni te vas a enganchar el cordón en ninguna parte suma puntos. Al fin y al cabo son los pequeños detalles los que mejoran la experiencia, y este es uno de ellos.

En cuanto a la horma, tenemos que reconocer que el pie queda perfectamente recogido y a pesar de que las X-Scream 3D tienen un tallaje pequeño, la sensación de no tener el pie encajonado es muy acusada.  

La amortiguación es lo que nos ha dejado con la sensación de que se han quedado a poco de ser unas mixtas excelentes. Y es que hemos echado de menos una sensación más blanda en el aterrizaje de la zancada. Las dos densidades de EVA de las X-Scream 3D cumplen su función principal, porque protegen el pie absorbiendo el impacto repetido contra el suelo. Pero la rigidez tanto en el aterrizaje como en la transición hacia la zona del antepié no nos ha permitido rodar totalmente cómodos en las tiradas más largas.

¿Para qué las aconsejamos? Sin duda para tiradas a ritmos cómodos que no son muy largas. En estos casos la amortiguación guía la pisada y garantiza una tracción y absorción del impacto muy buenos.   

 

Conclusión

Las Salomon X-Scream 3D son unas zapatillas mixtas, a medio camino entre el asfalto y el trail, que nos han sorprendido precisamente por eso, por su versatilidad. Los compuestos rígidos de la mediasuela están pensados para proteger al máximo el pie y, a la vez, aportar estabilidad cuando el piso no es tan seguro. Hemos podido correr por asfalto, pista, hierba e incluso nos lanzamos a probarlas por la playa. Y lo cierto es que el agarre y tracción de esta zapatilla son excepcionales. Son su punto fuerte y es magnífico porque te permiten salir a correr sin preocuparte por donde vas a acabar rodando.

Como ya dijimos está claro que no son unas voladoras, sino una zapatilla de base para sumar muchos kilómetros. La durabilidad por tanto ha sido muy cuidada, y no nos ha defraudado. También nos ha convencido el upper, con un mesh extremadamente transpirable y ligero, que hace que cuando corres apenas sientas que el pie va enfundado. Sin embargo nos hubiera gustado tener una sensación más mullida en la amortiguación del pie.

En resumen, las Salomon X-Scream 3D son una muy buena opción para sumar kilómetros en tiradas medias.

 

PROs y CONtras

PROS:


  • Suela con un taqueado multidireccional que nos ha dado agarre tanto en zonas estables como asfalto como en zonas inestables y grasas

  • Sistema de cordonaje Quicklace y bolsillo para guardar el cordón sobrante

  • Agarre del pie que no da sensación de agobio


CONTRAS:

  • Horma pequeña, recomendamos coger medio número más al que estás acostumbrada.

  • Compuestos de la mediasuela que le dan a la pisada una sensación rígida que se agudiza en las tiradas largas.


Salming - Miles

Miles - Salming

Publicado hace 195 día(s)

Introducción

¿Qué hacen las grandes estrellas del deporte cuando se retiran? En los tiempos que corren lo más habitual es que se hagan entrenadores o, mejor aún, comentaristas televisivos, pero las leyendas de los 70 y 80 se lo curraban más: fundaban una nueva marca de ropa deportiva. Lo hizo Johan Cruyff, lo hizo Björn Borg y también lo hizo nuestro hombre: Börje Salming, una leyenda sueca del hockey sobre hielo, poco conocida en nuestras latitudes, que rivalizaba en popularidad con el icono pop del tenis mundial en tierras escandinavas.

Desde su fundación, en 1991, Salming Sports se ha centrado en el desarrollo de materiales para running, squash, balonmano y floorball, una especie de hockey hielo sin hielo prácticamente desconocido aquí. La filosofía sobre la que la casa sueca basa su desarrollo de producto está muy definida. Como buen defensa, Börje Salming destacaba por su sobriedad y fiabilidad, así que eligió como eslógan para Salming “No Nonsense”, nada sin sentido, y por lo que respecta al running, eso se ha traducido en un claro enfoque común en todas sus zapatillas: el natural running. Zapatillas con poco drop, de perfil bajo que, sin renunciar a la amortiguación, favorezcan el apoyo del antepié durante para conseguir una carrera más fluida y natural. Así que no esperamos grandes lujos de las Salming Miles Miles, pero si unas zapatillas que cumplan con su deber, que nos protejan y nos ayuden a devorar kilómetros. Unas zapatillas que nos lleven más lejos, quizás hasta la Laponia que vió nacer a su fundador.

Con estas Salming Miles que hemos estado probado durante las últimas semanas, los de Göteborg han decidido ampliar su muestrario incorporando una zapatilla de entrenamiento con suficiente protección para alargar las carreras tantos kilómetros como nos permitan nuestras piernas.  Las Salming Miles, se entran directamente como las hermanas mayores de toda la gama Salming: más amortiguación, más protección y más peso que las Distance, Race y Speed, sus hermanas pequeñas, para dar respuesta a aquellos corredores que, sin renunciar al natural running, necesiten mayor protección y amortiguación para alargar sus entrenamientos.

“Te llevarán más lejos” ha sido el eslógan ideado por los de Göteborg para sus nuevas rodadoras, ¿Hasta donde nos llevarán las Salming Miles?

 

Primeras impresiones

Cuando vemos las Salming Miles por primera vez nos recuerdan más al calzado de balonmano, recordamos, una de las especialidades de la casa, que a unas zapatillas de running. La generosa protección en la puntera, redondeada, el upper tupido y las tiras de plástico en el exterior no invitan demasiado a correr con ellas, al menos al mirarlas, así que decidimos probarlas en modo callejeo con tejanos, y las sensaciones no pueden ser mejores: el tacto de la amortiguación al caminar es sencillamente delicioso, el pie tiene espacio para moverse pero se siente protegido… y, además, en los pies se sienten más ligeras que en las manos.

El diseño, basado en diferentes sectores de líneas paralelas, nos gusta, eso sí, tendremos que asumir que el verde eléctrico que Salming ha elegido para la versión masculina no nos va a permitir pasar desapercibidos en ninguna carrera. Las Salming Miles “Te llevarán más lejos”… y te verán de lejos.

Por lo demás, una buena colección de detalles nos llaman la atención: la estructura plástica exterior que debe controlar los movimientos laterales del pie, el nuevo compuesto de la mediasuela, de tacto muy blando, la ojetera, redondeada, ancha y poco convencional, el perfil casi plano pero relativamente alto… muchos aspectos a controlar durante los quilómetros que vendrán, porque nos hemos propuesto sacar de paseo a estas Salming Miles por todo tipo de terrenos, sobre el asfalto, la pista y el camino, vamos a comprovar si realmente nos pueden llevar lejos, vamos a analizar su comportamiento y vamos a contároslo a partir de ahora.

 

Mediasuela y amortiguación

La estrella de la mediasuela es el Recoil, el nuevo compuesto de que Salming estrena en las Miles, un compuesto de gran elasticidad que llega para aportar mayor recorrido en una amortiguación de tacto blando sin renunciar a un buen retorno de energía en carrera.

La otra característica que se destaca desde Göteborg es la geometría de la mediasuela, diseñada según el sistema TGS 62/75º: el retropié ocupa el 62% de la superficie y se separa del antepié con una línea de flexión que dibuja un ángulo de 75º transversal a la zapatilla. Esta geometría pretende dota de mayor mobilidad a la mediasuela en las zonas de flexión natural del pie durante la carrera.

El perfil es relativamente alto, le hemos medido 25 mm en el talón y 21 mm en el antepié, un drop de 4mm coherente con la filosofía natural running de estas  Salming Miles y que no se nos muestra demasiado exigente. La buena amortiguación que llevamos bajo todo el pie las hace tolerantes incluso al taloneo, pese a que claramente invitan a aterrizar sobre los metatarsos.

El tacto blando y la gran flexibilidad del Recoil nos habían asustado, a primera vista nos temíamos un exceso de recorrido en la amortiguación que nos restara respuesta y sensación de velocidad, pero una vez en marcha nos damos cuenta que, en realidad, nos ofrecen en carrera una buena percepción del terreno que pisamos, gracias a la flexibilidad percibimos sus irregularidades y notamos como la zapatilla se adapta a ellas favoreciendo el trabajo de la suela para optimizar la tracción, y lo más sorprendente es que el tacto casi mantecoso, que tan cómodo nos resulta al caminar, prácticamente desaparece al correr con ellas, cuando la elasticidad del Recoil te empieza a devolver la energía de cada paso empujándote hacia delante. No son unas voladoras, ni siquiera unas mixtas, pero su respuesta está a la altura de las mejores zapatillas de entrenamiento que hemos probado. La línea de “ballet”, ese surco a 75º, funciona bien, marcando la zona de flexión principal de una mediasuela que, pese a todo, flexa de forma progresiva, ofreciendo una transición cómoda y fluida.

 

Suela

La suela de las Salming Miles está formada por siete placas de una goma de dureza media, la tecnología TOC66 de la casa sueca, que or su disposición y geometría permite una gran libertad de movimientos. Si buscamos una suela con soporte, no la vamos a encontrar en estas Salming Miles Miles. El pie no queda desprotegido, pero de la corrección de sus desplazamientos laterales se encarga mucho más el exo-esqueleto del upper, del que hablaremos más adelante, que el conjunto suela-mediasuela.

Una suela de tacto blando que, ayudada por la gran flexibilidad del Recoil en la mediasuela, te permite un correr sigiloso, nadie te va a oir venir, y que, y ahora viene lo bueno, ofrece un agarre excelente sobre prácticamente cualquier superficie. El taqueado es generoso para una zapatilla de asfalto, 8 mm de profundidad en las placas de la suela nos prometen adaptarse a terrenos más irregulares, pero es que aquí es donde la mediasuela se pone a ayudar: su flexibilidad permite aumentar la superficie de contacto de la suela con el terreno, con lo que maximizamos el agarre y la tracción. En los casi 200 km que hemos corrido con las Salming Miles las hemos podido probar sobre asfalto, loseta, adoquín, carril bici y también sobre tierra compacta, pista forestal e incluso en sendas de perfil mucho más técnico, sobre seco y en mojado, que en estas semanas hemos tenido tiempo para todo. Y es que cada prueba nos animaba a ponerle las cosas más difíciles a esta zapatilla. Las Salming Miles ofrecen una tracción excelente sobre terrenos urbanos, secos o mojados, no pierden en absoluto prestaciones sobre tierra o pistas, incluso cuando no están en muy buen estado, y solo se resienten, y más en cuanto a estabilidad que por pérdida de agarre, cuando las pones en verdaderos aprietos en senderos con piedra suelta o raíces. Creemos que estamos ante unas zapatillas, en este aspecto, verdaderamente versátiles, que podrían responder perfectamente al concepto door to track, de la puerta de casa hasta la pista forestal, que utilizan algunas marcas.

 

Upper

La principal característica del upper de las Salming Miles está en el sistema exoSkeleton, una estructura de plástico transparente termopegada a la malla que recoge desde la ojetera al talón con el objetivo de evitar los movimientos laterales del pie. Y la verdad es que lo consigue con bastante eficiencia, este esqueleto corrige la inestabilidad que nos podría proporcionar una suela muy flexible, que rota con facilidad en cualquier punto, y nos hace correr con una cierta sensación de protección. A esto ayuda el magnífico ajuste que ofrecen los cordones, muy fáciles de ajustar en una poco convencional ojetera prácticamente rectangular formada por un conjunto de lazos de nylon, que incorporan elementos refractantes, por donde deberemos hacer pasar unos cordones que alguien ha descrito como “ridículamente largos”, redondos y semielásticos que permiten un atado cómodo y que se adapta a la carrera… una vez has decidido qué hacer con todo el cordón que te sobra.

La malla está formada por dos capas, la más interna con un tacto sedoso muy agradable y la exterior con un diseño pensado para repeler el agua, recordemos que estas Salming Miles viene de Suecia y allí, si tienen que elegir entre impermeabilidad y transpirabilidad, lo tienen claro. En varias carreras bajo la lluvia con las Salming Miles hemos podido comprobar que la malla cumple de manera muy satisfactoria con esta función y, si no está diluviando, puedes correr un buen rato bajo el calabobos del norte y llegar a casa con los pies secos.

Por último, nos llama la atención una muy generosa protección plástica termopegada en la puntera, otra pista más que nos recuerda que nos calzamos unas zapatilla diseñada para pisar todos los terrenos.

Horma

La horma de las Salming Miles Miles se ensancha en la mitad delantera para ofrecer espacio suficiente para la expansión de los dedos y dejar que toda la musculatura del pie trabaje de forma natural, otro de los preceptos del natural running, sin que tengamos en ningún momento la sensación de llevar el pie suelto o desprotegido, al contrario, el ajuste es realmente bueno en todo el pie, notándolo en carrera sin apenas movimientos indeseados, bien protegido y, después de casi 200 km, sin rastro de las temidas ampollas.

La zona del arco está poco marcada, lo que nos va de maravilla a plantilleros y piés planos, pero podría traer molestias, en forma de falta de soporte, a corredores de pie cavo o, simplemente, con un arco más pronunciado.

Poco más a destacar en una horma ancha totalmente apta para plantillas, aunque al utilizarlas se pierdan buena parte de las sensaciones de terreno y natural running que nos ofrecen las Salming Miles.

Dinámica

Las Salming Miles se comportan en carrera como lo que pretenden ser, unas rodadoras. Son tremendamente cómodas gracias al largo recorrido de la amortiguación, que se nota cada vez menos conforme vas añadiendo velocidad a tu zancada, la mediasuela responde mejor de lo que esperabas y, sin llegar a impulsarte como una catapulta, si que te ayuda a correr de forma fluida y no te pone ninguna traba cuando aligeras el ritmo.

Como hemos venido destacando, las Salming Miles están pensadas desde el concepto de natural running, y le son fieles por lo que respecta a la percepción del terreno, a la flexibilidad de la suela y fluidez en la transición de pisada y al amplio espacio para el trabajo natural de los dedos. Pese a todo, no son para nada radicales, incluso corredores con tobillos poco firmes se van a sentir razonablemente protegidos contra movimientos laterales del pie, la zapatilla también se va a mostrar tolerante, hasta cierto punto, con el taloneo, gracias a la amortiguación, generosa y homogénea en toda la suela, y a la fluidez de la transición, aunque, con sus 4 mm de drop, le vamos a sacar todo su partido aterrizando con el medio o antepié.

Uno de los aspectos a mejorar por parte de la casa sueca es la contención de peso. Pese a todo, sus 303 g en una talla 9.5 US son comparables a la mayoría de sus competidoras y ni siquiera exigiéndoles al máximo, en series de 500 m por ejemplo, hemos tenido la sensación de llevar un peso muerto en el pie, más bien al contrario, el retorno de energía es muy bueno, siempre tratándose de una zapatilla de entrenamiento. Comodidad, amortiguación y eficiencia que hacen que las Salming Miles se encuentren muy cómodas en carreras largas a ritmos medios.

Conclusión

Vamos a acabar dando la razón al equipo de Salming sport , la empresa fundada por una estrella lapona del hockey hielo que ha hecho un gran trabajo con sus primeras zapatillas de entrenamiento.

Nos ha sorprendido muy gratamente el confort en carrera, imprescindible en una zapatilla diseñada para tiradas largas, pero también la suavidad y rapidez en la transición de pisada, que las hacen unas zapatillas más rápidas de lo que nos hacían sospechar tanto su peso, poco contenido, como el amplio recorrido de la amortiguación. Unas zapatillas para devorar quilómetros, y para hacerlo más rápido de lo que tenías planeado.

La gran versatilidad de las Salming Miles las convierten en una zapatilla que podremos usar sobre prácticamente cualquier superficie, se desenvuelven a la perfección sobre suelos duros y pistas en buen estado, terrenos que constituyen su hábitat natural, pero no tienen ningún problema en adaptarse a terrenos más rotos, donde la suela responde con un excelente agarre y solo nos limita la falta de estabilidad cuando la llevamos por senderos más técnicos. Una excelente opción door to track.

Nos han llegado desde Göteborg unas zapatillas que pueden ser una gran opción para corredores neutros de pesos medios y altos que busquen una zapatilla cómoda y versátil, capaz de adaptarse a gran variedad de terrenos, para usarlas principalmente en tiradas largas, llegando incluso a maratón, a ritmos por encima de los 4’30”/km.

PROs y CONtras

PROs:


  • Comodísimas.

  • Buena respuesta, más rápidas de lo que aparentan.

  • Excelente tracción.

  • El detalle de los calcetines en la caja, que eso siempre se agradece.


CONTRAs:

  • Precio.

  • Peso.


VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSX-Scream 3D W - SalomonMiles - Salming

PUNTUACIONES

X-Scream 3D W - Salomon Miles - Salming
Talla7.09.5
Fit antepié8.08.0
Fit mediopie8.08.0
Fit talón8.08.0
Fit arco8.07.0
Ajuste general8.08.0
Amortiguación antepié7.09.0
Amortiguación talón6.08.0
Amortiguación global6.09.0
Dinámica / Transición de la pisada7.08.0
Respuesta7.07.0
Flexibilidad6.09.0
Soporte talón6.06.0
Soporte antepié7.06.0
Soporte global7.06.0
Agarre en seco8.09.0
Agarre en mojado8.08.0
Agarre en asfalto9.09.0
Agarre en tierra8.09.0
Agarre en pista8.09.0
Agarre global8.09.0
Durabilidad suela9.08.0
Durabilidad upper8.08.0
Durabilidad global8.08.0
Grosor lengüeta7.08.0
Sujeción lengüeta9.08.0
Longitud lengüeta7.08.0
Número de ojales8.06.0
Acolchado collar8.08.0
Amplitud collar7.07.0
Altura collar8.07.0
Sujeción collar8.08.0
Transpirabilidad8.06.0
Impermeabilidad5.08.0
Reflectantes6.07.0
Calidad de materiales y acabados9.08.0
Subscribirse al Newsletter