Glycerin 13 - Brooks

Glycerin 13 - Brooks

Publicado hace 326 día(s)

Introducción

Hoy tenemos el placer de presentaros uno de los modelos más míticos del mundo “runnero”, la decimotercera versión de las Glycerin, el modelo neutro de máximo cushioning de la marca americana Brooks. ¿De dónde sacaron el nombre Brooks? Brooks fue fundado en 1914 por Morris Goldenberg, de allí salió su nombre, justamente, del apellido de soltera de su mujer Bruchs. Brooks ha pasado por muchas etapas, des de crear zapatillas para la playa, hasta para béisbol y actualmente también para running y con éxito!! En USA son una de las marcas con más ventas en este sector. Las Glycerin, tal y como hemos avanzado anteriormente, se ubica en su catálogo dentro de la gama “chusioning me”, una de las clásicas dentro de la máxima amortiguación que, aun sufrir cambios, siempre ha sido una referencia en este grupo, dejando buenas opiniones por donde pasa. Debemos decir que no hay grandes novedades para esta versión respecto a la 12, son prácticamente iguales, aunque esconden alguna que otra novedad que iremos viendo durante la review. ¿Seguirán siendo una referencia de zapatilla de máxima amortiguación? Para ello tendremos que poner a prueba su media suela estrella, el super DNA, ¡que ganas de maltratarla!

Primeras impresiones

Cuando vemos el empaquetado de las Brooks Glycerin 13 por la parte superior, nos dan ganas de echar a correr ¡Estampida! La imagen es de una multitud de corredores, haciendo lo que parece una cursa, aunque aparece Elvis, un policía, un saltador de vallas…¿Dónde estará Wally? dejando el humor a un lado, lo que Brooks nos da a entender entre líneas es que fabrican material tanto para el más profesional, como para el más amateur. Como mensaje subliminal se ve repetidamente uno de sus eslóganes “Run happy”, ¿Nos harán correr con una sonrisa?. En los laterales hay una frase “The perfect ride for every stride” que quiere decir, el viaje perfecto para cada zancada ¿Qué significara esto? ¿Nos llevaran a la luna en cada impacto? Aunque lo más gracioso es que en la parte inferior, se ven todas las pisadas de la marabunta de gente de la parte superior, como si del paso de la maratón de Lisboa se tratase (la cual patrocinan). Una vez abierta la caja, se ven unas zapatillas con un aspecto robusto, obviamente más si tienes un 13 US. Nos llama mucho la atención esta medisuela super DNA, ya que sus formas nos recuerdan a los tentáculos de un pulpo, ¿Qué función tendrán estos tentáculos? En nuestro caso la zapatilla de pruebas era azul con amarillo, una combinación de colores que casi siempre gusta, dando ese toque “chillón” ¡con toda la media suela amarilla! Aunque hay cuatro colores más, alguno de ellos más discreto. Al jugar con ellas, podemos ver que tanto la suela como la media suela se mantienen prácticamente sin cambios respecto a la versión antecesora, una media suela compuesta por el Super DNA, que en principio se tendría que adaptar a todo tipo de usuario, veremos como lo hace. No es así, cuando hablamos del upper, es en esta zona donde presenta la mayor novedad, un mesh un tanto más tupido que se une al 3D Fit Print. ¿Qué nos aportara de nuevo este upper?¿Nos aportara mayor transpirabilidad? ¿Mayor sujeción? Una vez en el pie, nos ayuda a reafirmar las suposiciones que teníamos al verlas, una zapatilla con sensaciones “pesadas”, con buena amortiguación, aunque esta no sea un material “chicloso” ni mucho menos, tiene unas sensaciones de firmeza y estabilidad ¡geniales!

Mediasuela y amortiguación

Aunque la mediasuela no ha sufrido modificaciones respecto a la versión anterior, la primera en presentar el superDNA, debemos pararnos a contaros bien uno de los puntos fuertes de esta zapatilla, si no el que más, ¡el super DNA! Al tacto sentiréis que es un compuesto de una dureza media, tirando a duro, por eso sorprende que, al rodar con ellas, aun siendo un peso ligero, el super DNA se ablanda mucho comparado con la primera impresión que nos da al tocarlo con los dedos. La cual cosa nos da a pensar que, para gente de más peso, el super DNA funcionara incluso mejor. Dicho esto, podemos palpar que la mediasuela está construida con un mismo material y de la misma densidad, no hay ningún control de estabilidad visible, para ello tenemos su homóloga en estabilidad, las Transcend. Veréis que la altura del talón (29 mm) no es el punto más alto de la zapatilla, ya que, entre el mediopie y el talón, su perfil aumenta y desde ese punto baja rápidamente hasta justo antes del ante pie donde obtiene una altura de 19mm que ya no será modificada hasta enlazar con la puntera, punto más bajo. Dando así un dropp de 10 mm muy estándar y nada agresivo, ya veréis que la adaptación es rapidísima para cualquier corredor, nuevo en la marca o de versiones anteriores. En cuanto a la flexibilidad, hemos probado que flexan con facilidad y bastante progresivamente, gracias a la división del antepíe en tres líneas de flexión bien marcadas, la máxima flexión la obtiene en esta última. Por último, antes de entrar en detalle con el super DNA, diremos que como viene siendo habitual en estos tipos de modelos, la rotación está muy limitada, cosa que nos dará un punto de estabilidad y control a la hora de transferir la energía de talón a dedo gordo del pie. ¡Entramos en materia! ¿Qué es el super DNA? Es el material que tiene unas formas que nos recuerdan a los tentáculos de un pulpo, ya que tienen una ramificación orientada siempre hacia el talón, suponemos que para darnos un puntito más de reactividad y una unión en forma circular con la suela. Es un material que básicamente tiene dos características: adaptabilidad y sensibilidad (suavidad) y que además garantiza un 25% más de amortiguación del simple DNA (BioMoGo DNA), usado en las gamas de menor amortiguación. ¿Cómo funciona? Los señores de la marca norte americana han intentado crear un material que se adaptase al ADN de cada correr, es decir, que se adaptase a cada tipología de corredor, de pisada, de presión, de impacto, incluso en la misma sesión, si modificamos la técnica, la zapatilla debería adaptarse a estos cambios. Brooks defiende que, con este material, se acabó el “one size fits all” (una talla para todos) y empieza el “made-for-me” (creado para mi). Quien me diría a mí que después de dejar la Química aprobada en bachillerato, tendría que rebuscar la definición de los fluidos no newtonianos, pues bien, lo hemos hecho para poder explicaros las cualidades de este material. Los fluidos no newtonianos son aquellos donde la viscosidad del mismo se ve modificada dependiendo de la temperatura y de la carga (esfuerzo) que se le aplica. Es decir, no tiene un comportamiento constante, sino que es variable dependiendo de los factores externos al fluido, corredor, pavimento, técnica de carrera, ritmos, cargas, volumen, etc. De allí que notemos a ritmos altos (lentos <5’/km) una zapatilla, blanda, más agradable, dócil y a ritmos bajos (rápidos >4’/km) un comportamiento mucho más duro y reactivo…¡Pararme los pies! Que ya estoy avanzando su funcionamiento en carrera y lo veremos en el apartado de dinámica. Otra tecnología que trabaja de la mano del super DNA en estas Brooks Glycerin 13, es el segmented crash pad. ¿Sabéis los tentáculos que hemos comentado en el punto anterior? Esto es el segmented crash pad, esas formas nos ayudaran adaptar el aterrizaje del pie con el suelo y nos darán una transición muy agradable de talón a punta de los dedos, por lo tanto, nos da pistas de que es una zapatilla orientada a gente que suele talonear. ¡Un punto que trataremos con más detalle más adelante, ya que es uno de los puntos fuertes de esta zapatilla

Suela

¡Se nos ha girado faena con esta suela! ya que hay tecnologías escondidas en la que parece una simple suela de caucho. Empezaremos por la que nos ha gustado más al probarlas, la Ideal pressure zones.

¿Nos ayuda a distribuir las presiones? Exactamente es lo que hace esta suela, disipar las presiones del talón al ante píe de la forma más eficiente. ¿Pero cuál es el punto de máximo impacto? Seguro que muchos de vosotros me dirías ¡El talón! Además, convencidos y mirándome con cara de tonto. ¡Pues no! El punto de máxima presión, según los señores de Brooks, se consigue en el momento del impulso hacia adelante, es decir en la parte del antepie y no del retropié como la mayoría de gente piensa. Es por eso que el objetivo principal de esta tecnología, es distribuir la presión por partes iguales, evitando así los famosos puntos calientes que pueden llegar a provocar rozaduras, llagas, molestias, etc. Os debo decir que en carrera la sensación es extremadamente agradable, seguramente el punto que más me sorprendió de estas Brooks Glyecrin 13.

¿Cómo unas zapatillas de 384g (en un 13 US) podían ser tan silenciosa y dinámicas a la hora de hacer la transición de talón a antepie? ¡Ya lo sabemos! En gran parte gracias a la ideal pressure zones, aunque debemos decir que muy apoyada por esta super mediasuela y otras tecnologías como el Omega flex grooves y Omni grooves, dibujos que encontramos en la suela que ayudan a esa flexión de la misma.

La segunda tecnología digna de mencionar en esta suela es la rounded heel, su funcionamiento es muy simple de explicar, la suela, en la parte del talón, tiene una morfología de herradura, la cual ayuda a que la energía se direccione hacia el centro del talón, notando en carrera una sensación de estabilidad y control que nos dan mucha confianza, sobre todo para aquellos que sean más de entrar con el talón, consiguiendo estabilizar el tobillo y reducir el estrés de nuestro cuerpo.

 

 A simple vista veremos que el grosor de la suela es de unos 3 mm, una medida razonable para una zapatilla destinada a entrenos de gente de peso medio-alto. La suela se divide en tres zonas dos azules en los extremos (ante pié y talón) y una en amarillo en el mediopié. El material del talón es más resistente a la erosión, debido a los posibles impactos, además es estrecho, cosa que podría darnos inestabilidad en ese punto, aunque luego en carrera, gracias a las tecnologías expuestas anteriormente, vemos que no es así, todo lo contrario, nos aporta seguridad. La zona del mediopie, a diferencia de otros modelos, está recubierta de caucho también, con el objetivo de favorecer la transición de talón a ante pie y seguir disipando presión de impacto. Por último, la parte anterior, mucho más ancha, se encarga de la propulsión final, por eso los tacos de la puntera tienen esa orientación más agresiva.

 

Explicadas las dos tecnologías protagonistas de esta suela, debemos criticar, con lágrimas en los ojos, que aun teniendo buen agarre sobretodo en asfalto, aunque funcionan muy bien en pista o tierra, los problemas de durabilidad siguen siendo patentes en esta versión, ya que, con unos 200 km con ellas, ya hemos podido detectar señales de desgaste importantes. Más preocupante es si pensamos que está destinado a gente de peso medio-elevado y no a pesos ligeros como yo (74 kg) y destinadas a entrenos de media-larga distancia. Algo tendrán que replantearse en este sentido ya que es un punto negativo que no cuadra con la alta calidad de este producto.



 

Upper

Quizá la tecnología más significativa en esta zona es el 3D Fit print, también presente en la versión anterior. Su función es la de sujeción del pie y haciendo de chasis para unir, básicamente, el empeine y el talón. A demás en esta tecnología se mejoraron los termo pegados para ganar en comodidad y ligereza. Se puede detectar claramente en la zapatilla, ya que es donde lleva el logo de Brooks, el material usado es un tipo de plástico que se une directamente con los ojales 3,4 y 5 de los 6+1 totales, para sujetar la parte central del empeine. Su comportamiento en carrera es bueno, no es una zapatilla de esas que te notas híper sujeto, pero da una sujeción buena que permite adaptarse a muchos pies y recomendable para gente plantillera. Si os gusta sentir el upper bien agarrado al pie, deberéis abrochar bien los cordones e incluso usar el extra ojal para mayor sujeción, de esta manera también conseguiréis fijar más el talón con el contrafuerte del retropié.

 

En el upper sí que hemos detectado un cambio, el mesh de las 13, de doble capa, es bastante más tupido de lo que viene siendo habitual, no sabemos por qué ha sido modificado, intuimos por problemas de durabilidad, pero lo que podemos decir una vez probadas, es que no transpira tan bien como otros mesh más porosos y además no tiene ese punto elástico que se adapte a cada paso, por lo que queda arrugado, creando molestias y a demás estéticamente queda ¡feo! ¡A las fotos me remito! No lo recomendaríamos para corredores de zonas más cálidas o en épocas de verano. Quizá una modificación innecesaria.

¡Con lo que sí que hemos quedado contentos es con la comodidad interior que dan estas GLYCERIN! Cuidando todas las costuras al detalle, incluso la del puntiagudo ante pie, que esta cosida por el exterior, pero cubierta interiormente con otra capa para evitar rozaduras. ¿Y qué decir del cuello? El material es extremadamente suave, ¡súper agradable! que evitan las posibles rozaduras de tendón de Aquiles o para la gente que le guste correr con calcetines cortos. ¡Ojo! Que también puede producir la sensación de levantarse el talón, os recomendamos que abrochéis bien los cordones para evitarlo, si es necesario usar el ultimo ojal.

Por último, comentar la buena funcionalidad de los cordones, ya que corren muy bien, son agradables y ese punto elástico ayudan a sujetar más el pie. Todo esto acompañado de una lengüeta muy mullida y con el mismo material que el collar que evitan esa sensación de presión de los cordones.

 

Horma

Para empezar con este apartado, diremos que la horma de las GLYCERIN 13 es bastante universal, se podría adaptar a una gran variedad de pies, quizá gente con el pie muy estrecho se sentirá que no queda del todo sujeto.

 

El retropié es de anchura media, de caña más bien baja y muy agradable, estabiliza y sujeta bien el calcáneo gracias a un contrafuerte rígido, con una pieza de plástico en la parte interior, bien acabada y en ningún caso molesta a la hora de correr, ya que el collar evita el contacto directo con ello. El mediopié se caracteriza por un arco para pies de puente medio-altos, aunque en ningún caso es agresivo, no se clava, ya que el mismo super DNA ayuda a que sea más adaptativo. Por último, el antepié aporta una sensación de sujeción natural, nada de grandes presiones, de hecho, te permite un juego lateral y de rotación, quizá no adecuado para zonas de más relieve o muchos giros, pero que se agradece en tiradas más largas, ya que da libertad a los dedos permite esa pequeña hinchazón que sufren los pies después de horas corriendo. Personalmente soy partidario de este tipo de hormas para zapatillas de entrenos, donde los ritmos no suelen ser muy exigentes, pero si los kilómetros y las horas.

 

Es una zapatilla que permite sacar su plantilla de origen y usar unas propias, además, creo que es una buena opción para “plantilleros” por el tema de horma universal y buena altura en el mediopie (para esas plantillas un tanto más altas que las originales). La plantilla está construida con el material de Brooks, el BioMoGo y con un material muy agradable en la parte superior para un tacto agradable con el pie.

 

En cuanto a que talla coger, la verdad es que es normal, no varía mucho de otros modelos ni hay ningún motivo para tener miedo a vuestra talla habitual. Es una zapatilla que no os dará claustrofobia ya que es lo suficientemente ancha y alta para adaptarse a muchos pies.

 

Dinámica

Llegamos al punto que todos queréis leer! ¿Cómo van estas Brooks Glycerin 13 en marcha?

 

Lo primero que nos viene a la cabeza al empezar a correr con ellas es que tiene una muy buena sensación de amortiguación en general, aunque tampoco sea lo más blando que hemos probado, pero si lo más equilibrado, nos explicamos, estas Brooks Glycerin 13, tienen una de las mejores mediasuelas del mercado, consiguiendo en un mismo material aportar amortiguación, suavidad, estabilidad, adaptabilidad y sobre todo lo que más nos ha sorprendido es esa transición tan agradable que nos da, gracias a que todas las tecnologías están pensadas para llevar la energía del talón a la punta como si fuera tu madre balanceándote en sus brazos.

Es una zapatilla de 320g (talla 42 ½), es decir que no la podríamos llamar ligera, aunque en marcha el peso no parece tanto, debe ser por un buen reparto de este. La pregunta es: ¿Buscamos ligereza en una zapatilla como esta? ¡Quizá tampoco es lo que buscamos!, ya que lo que nos aporta las Brooks Glycerin 13 seguramente no nos lo podría dar una zapatilla mucho más ligera. Su peso viene perfectamente justificado gracias a todas las tecnologías que añade, la mayoría de ellas pensadas y destinadas a la tipología de clientes que busca, gente robusta de peso medio-alto que quiera una buena herramienta para entrenamientos de ritmos medios-bajos. Y sencillamente eso es lo que nos da este modelo, por encima de todo, sensación de amortiguación y estabilidad, en todo momento notamos un impacto firme, pero a la vez agradable.

 

 

 

Es una zapatilla que podemos correr de “metas” o de medipié, pero por el peso de la misma, como por las tecnologías que lleva, está más destinada a esa gente que entra de talón, al probarlas te das cuenta que, por naturaleza, acabas corriendo más cómodo entrando de talón o mediopie.  

Otro punto que destacaría, es esa capacidad “camaleónica” que te ofrece el super DNA, ya que probándolas a ritmos rápidos te das cuenta que la zapatilla se vuelve más reactiva y menos amortiguada que a ritmos bajos ¡esa capacidad de adaptabilidad es sorprendente! Obviamente y que quede claro, ¡NO! es una zapatilla voladora, ni siquiera de ritmos rápidos, de hecho, su efecto catapulta es poco agresivo, aunque se puede llegar a poner a ritmos muy dignos.

 

Siguiendo con el equipo de suela – mediasuela, decir que para los que corréis por zonas más arenosas como parques, pistas, etc. Yo la he usado por todo tipo de terrenos y aunque asfalto es su medio natural por excelencia, funcionan muy correctamente por pistas o terrenos compactos. De hecho, al tener un perfil bastante elevado, el super DNA se traga todas las irregularidades, lo que si tenéis que vigilar es con las torceduras de pie, ya que el centro de gravedad es algo elevado, normal con esos perfiles.

 

Por otro lado, está la comodidad y la delicadez con la cual Brooks ha cuidado cada detalle para evitar la mínima molestia a la hora de correr con ellas, además de un dropp de 10 mm nada agresivo que os permitirá adaptarse a ellas en un par de salidas.

 

Conclusión

Con razón he coincidido con gente que me ha hablado muy muy bien de ellas y es que son unas de las mejores zapatillas de entreno para gente neutra. ¿Por qué? Muy sencillo, por muchas cosas. Primera y la más importante esa mediasuela, que te devuelve un poco lo que le das, se adapta a ti de una manera increíble, dependiendo de tus ritmos, pisada, cargas, etc. El superDNA se lleva una nota muy alta por nuestra parte.

La comodidad y acabados de estas Brooks Glycerin 13 están muy cuidados en todos sus puntos, costuras interiores y exteriores, materiales muy agradables, sobre todo en lengüeta y collar, que te hacen sentir que realmente vamos con un coche de lujo.

 

Solo por ser perfeccionistas, diremos que los aspectos a mejorar, des de nuestro punto de vista, son el mesh del upper, que no da la transpirabilidad adecuada para un modelo de este calibre y que además al no tener un componente elástico, queda arrugado en el momento de la propulsión.

La suela nos deja una sensación agridulce, ya que sus tecnologías Pressure Zones y Rounded Heel sí que funcionan correctamente, ayudando a la distribución de las presiones de impacto y haciendo la transición de talón a pie de lo más agradable que hemos probado. Pero, su durabilidad es escasa y sorprende mucho en una zapatilla para gente de peso medio-alto y que entre de talón, habrán de remirarse bien el compuesto para que sea más duradero, como mínimo para tirar 800 kilómetros. Aun así, la suela tracciona muy bien en asfalto, sobretodo seco, aunque mojado funciona bien también. Por pistas y arena se defiende muy correctamente, sin ser estos sus pavimentos preferidos.

 

Para finalizar la review, me gustaría responder las preguntas que nos hacíamos al principio, ¿es cierto el eslogan de Brooks? ¿Run happy? Pues la verdad es que yo me lo he pasado muy bien con ellos, puedo decir que he corrido siempre con una sonrisa, aunque tengan sus pros y sus contras, como todas, es una zapatilla muy agradecida, cómoda desde el primer día, sobre todo gracias a todos los detalles interiores, a una horma universal y una medisuela que es una pasada. Por último, para orientar esta zapatilla según las tipologías de usuarios. Diremos que las Brooks Glycerin 13 son aptas para todo el mundo, pero más orientada a gente de peso medio-alto, de pisada neutra y con ritmos medios-bajos que quieran una zapatilla de entrenamiento para medias-largas distancias. 

 

PROs y CONtras

PROS:

·  Super DNA (medisuela)

·  Acabados en general (termo pegados, materiales interiores)

·  Collar (muy agradable)

· 3D Fit print

· Pressure zones (transición talón-antepié)

CONTRAS:

·  Poca transpirabilidad (Mesh tupido)

·  Durabilidad suela.

 

Salming - Miles

Miles - Salming

Publicado hace 194 día(s)

Introducción

¿Qué hacen las grandes estrellas del deporte cuando se retiran? En los tiempos que corren lo más habitual es que se hagan entrenadores o, mejor aún, comentaristas televisivos, pero las leyendas de los 70 y 80 se lo curraban más: fundaban una nueva marca de ropa deportiva. Lo hizo Johan Cruyff, lo hizo Björn Borg y también lo hizo nuestro hombre: Börje Salming, una leyenda sueca del hockey sobre hielo, poco conocida en nuestras latitudes, que rivalizaba en popularidad con el icono pop del tenis mundial en tierras escandinavas.

Desde su fundación, en 1991, Salming Sports se ha centrado en el desarrollo de materiales para running, squash, balonmano y floorball, una especie de hockey hielo sin hielo prácticamente desconocido aquí. La filosofía sobre la que la casa sueca basa su desarrollo de producto está muy definida. Como buen defensa, Börje Salming destacaba por su sobriedad y fiabilidad, así que eligió como eslógan para Salming “No Nonsense”, nada sin sentido, y por lo que respecta al running, eso se ha traducido en un claro enfoque común en todas sus zapatillas: el natural running. Zapatillas con poco drop, de perfil bajo que, sin renunciar a la amortiguación, favorezcan el apoyo del antepié durante para conseguir una carrera más fluida y natural. Así que no esperamos grandes lujos de las Salming Miles Miles, pero si unas zapatillas que cumplan con su deber, que nos protejan y nos ayuden a devorar kilómetros. Unas zapatillas que nos lleven más lejos, quizás hasta la Laponia que vió nacer a su fundador.

Con estas Salming Miles que hemos estado probado durante las últimas semanas, los de Göteborg han decidido ampliar su muestrario incorporando una zapatilla de entrenamiento con suficiente protección para alargar las carreras tantos kilómetros como nos permitan nuestras piernas.  Las Salming Miles, se entran directamente como las hermanas mayores de toda la gama Salming: más amortiguación, más protección y más peso que las Distance, Race y Speed, sus hermanas pequeñas, para dar respuesta a aquellos corredores que, sin renunciar al natural running, necesiten mayor protección y amortiguación para alargar sus entrenamientos.

“Te llevarán más lejos” ha sido el eslógan ideado por los de Göteborg para sus nuevas rodadoras, ¿Hasta donde nos llevarán las Salming Miles?

 

Primeras impresiones

Cuando vemos las Salming Miles por primera vez nos recuerdan más al calzado de balonmano, recordamos, una de las especialidades de la casa, que a unas zapatillas de running. La generosa protección en la puntera, redondeada, el upper tupido y las tiras de plástico en el exterior no invitan demasiado a correr con ellas, al menos al mirarlas, así que decidimos probarlas en modo callejeo con tejanos, y las sensaciones no pueden ser mejores: el tacto de la amortiguación al caminar es sencillamente delicioso, el pie tiene espacio para moverse pero se siente protegido… y, además, en los pies se sienten más ligeras que en las manos.

El diseño, basado en diferentes sectores de líneas paralelas, nos gusta, eso sí, tendremos que asumir que el verde eléctrico que Salming ha elegido para la versión masculina no nos va a permitir pasar desapercibidos en ninguna carrera. Las Salming Miles “Te llevarán más lejos”… y te verán de lejos.

Por lo demás, una buena colección de detalles nos llaman la atención: la estructura plástica exterior que debe controlar los movimientos laterales del pie, el nuevo compuesto de la mediasuela, de tacto muy blando, la ojetera, redondeada, ancha y poco convencional, el perfil casi plano pero relativamente alto… muchos aspectos a controlar durante los quilómetros que vendrán, porque nos hemos propuesto sacar de paseo a estas Salming Miles por todo tipo de terrenos, sobre el asfalto, la pista y el camino, vamos a comprovar si realmente nos pueden llevar lejos, vamos a analizar su comportamiento y vamos a contároslo a partir de ahora.

 

Mediasuela y amortiguación

La estrella de la mediasuela es el Recoil, el nuevo compuesto de que Salming estrena en las Miles, un compuesto de gran elasticidad que llega para aportar mayor recorrido en una amortiguación de tacto blando sin renunciar a un buen retorno de energía en carrera.

La otra característica que se destaca desde Göteborg es la geometría de la mediasuela, diseñada según el sistema TGS 62/75º: el retropié ocupa el 62% de la superficie y se separa del antepié con una línea de flexión que dibuja un ángulo de 75º transversal a la zapatilla. Esta geometría pretende dota de mayor mobilidad a la mediasuela en las zonas de flexión natural del pie durante la carrera.

El perfil es relativamente alto, le hemos medido 25 mm en el talón y 21 mm en el antepié, un drop de 4mm coherente con la filosofía natural running de estas  Salming Miles y que no se nos muestra demasiado exigente. La buena amortiguación que llevamos bajo todo el pie las hace tolerantes incluso al taloneo, pese a que claramente invitan a aterrizar sobre los metatarsos.

El tacto blando y la gran flexibilidad del Recoil nos habían asustado, a primera vista nos temíamos un exceso de recorrido en la amortiguación que nos restara respuesta y sensación de velocidad, pero una vez en marcha nos damos cuenta que, en realidad, nos ofrecen en carrera una buena percepción del terreno que pisamos, gracias a la flexibilidad percibimos sus irregularidades y notamos como la zapatilla se adapta a ellas favoreciendo el trabajo de la suela para optimizar la tracción, y lo más sorprendente es que el tacto casi mantecoso, que tan cómodo nos resulta al caminar, prácticamente desaparece al correr con ellas, cuando la elasticidad del Recoil te empieza a devolver la energía de cada paso empujándote hacia delante. No son unas voladoras, ni siquiera unas mixtas, pero su respuesta está a la altura de las mejores zapatillas de entrenamiento que hemos probado. La línea de “ballet”, ese surco a 75º, funciona bien, marcando la zona de flexión principal de una mediasuela que, pese a todo, flexa de forma progresiva, ofreciendo una transición cómoda y fluida.

 

Suela

La suela de las Salming Miles está formada por siete placas de una goma de dureza media, la tecnología TOC66 de la casa sueca, que or su disposición y geometría permite una gran libertad de movimientos. Si buscamos una suela con soporte, no la vamos a encontrar en estas Salming Miles Miles. El pie no queda desprotegido, pero de la corrección de sus desplazamientos laterales se encarga mucho más el exo-esqueleto del upper, del que hablaremos más adelante, que el conjunto suela-mediasuela.

Una suela de tacto blando que, ayudada por la gran flexibilidad del Recoil en la mediasuela, te permite un correr sigiloso, nadie te va a oir venir, y que, y ahora viene lo bueno, ofrece un agarre excelente sobre prácticamente cualquier superficie. El taqueado es generoso para una zapatilla de asfalto, 8 mm de profundidad en las placas de la suela nos prometen adaptarse a terrenos más irregulares, pero es que aquí es donde la mediasuela se pone a ayudar: su flexibilidad permite aumentar la superficie de contacto de la suela con el terreno, con lo que maximizamos el agarre y la tracción. En los casi 200 km que hemos corrido con las Salming Miles las hemos podido probar sobre asfalto, loseta, adoquín, carril bici y también sobre tierra compacta, pista forestal e incluso en sendas de perfil mucho más técnico, sobre seco y en mojado, que en estas semanas hemos tenido tiempo para todo. Y es que cada prueba nos animaba a ponerle las cosas más difíciles a esta zapatilla. Las Salming Miles ofrecen una tracción excelente sobre terrenos urbanos, secos o mojados, no pierden en absoluto prestaciones sobre tierra o pistas, incluso cuando no están en muy buen estado, y solo se resienten, y más en cuanto a estabilidad que por pérdida de agarre, cuando las pones en verdaderos aprietos en senderos con piedra suelta o raíces. Creemos que estamos ante unas zapatillas, en este aspecto, verdaderamente versátiles, que podrían responder perfectamente al concepto door to track, de la puerta de casa hasta la pista forestal, que utilizan algunas marcas.

 

Upper

La principal característica del upper de las Salming Miles está en el sistema exoSkeleton, una estructura de plástico transparente termopegada a la malla que recoge desde la ojetera al talón con el objetivo de evitar los movimientos laterales del pie. Y la verdad es que lo consigue con bastante eficiencia, este esqueleto corrige la inestabilidad que nos podría proporcionar una suela muy flexible, que rota con facilidad en cualquier punto, y nos hace correr con una cierta sensación de protección. A esto ayuda el magnífico ajuste que ofrecen los cordones, muy fáciles de ajustar en una poco convencional ojetera prácticamente rectangular formada por un conjunto de lazos de nylon, que incorporan elementos refractantes, por donde deberemos hacer pasar unos cordones que alguien ha descrito como “ridículamente largos”, redondos y semielásticos que permiten un atado cómodo y que se adapta a la carrera… una vez has decidido qué hacer con todo el cordón que te sobra.

La malla está formada por dos capas, la más interna con un tacto sedoso muy agradable y la exterior con un diseño pensado para repeler el agua, recordemos que estas Salming Miles viene de Suecia y allí, si tienen que elegir entre impermeabilidad y transpirabilidad, lo tienen claro. En varias carreras bajo la lluvia con las Salming Miles hemos podido comprobar que la malla cumple de manera muy satisfactoria con esta función y, si no está diluviando, puedes correr un buen rato bajo el calabobos del norte y llegar a casa con los pies secos.

Por último, nos llama la atención una muy generosa protección plástica termopegada en la puntera, otra pista más que nos recuerda que nos calzamos unas zapatilla diseñada para pisar todos los terrenos.

Horma

La horma de las Salming Miles Miles se ensancha en la mitad delantera para ofrecer espacio suficiente para la expansión de los dedos y dejar que toda la musculatura del pie trabaje de forma natural, otro de los preceptos del natural running, sin que tengamos en ningún momento la sensación de llevar el pie suelto o desprotegido, al contrario, el ajuste es realmente bueno en todo el pie, notándolo en carrera sin apenas movimientos indeseados, bien protegido y, después de casi 200 km, sin rastro de las temidas ampollas.

La zona del arco está poco marcada, lo que nos va de maravilla a plantilleros y piés planos, pero podría traer molestias, en forma de falta de soporte, a corredores de pie cavo o, simplemente, con un arco más pronunciado.

Poco más a destacar en una horma ancha totalmente apta para plantillas, aunque al utilizarlas se pierdan buena parte de las sensaciones de terreno y natural running que nos ofrecen las Salming Miles.

Dinámica

Las Salming Miles se comportan en carrera como lo que pretenden ser, unas rodadoras. Son tremendamente cómodas gracias al largo recorrido de la amortiguación, que se nota cada vez menos conforme vas añadiendo velocidad a tu zancada, la mediasuela responde mejor de lo que esperabas y, sin llegar a impulsarte como una catapulta, si que te ayuda a correr de forma fluida y no te pone ninguna traba cuando aligeras el ritmo.

Como hemos venido destacando, las Salming Miles están pensadas desde el concepto de natural running, y le son fieles por lo que respecta a la percepción del terreno, a la flexibilidad de la suela y fluidez en la transición de pisada y al amplio espacio para el trabajo natural de los dedos. Pese a todo, no son para nada radicales, incluso corredores con tobillos poco firmes se van a sentir razonablemente protegidos contra movimientos laterales del pie, la zapatilla también se va a mostrar tolerante, hasta cierto punto, con el taloneo, gracias a la amortiguación, generosa y homogénea en toda la suela, y a la fluidez de la transición, aunque, con sus 4 mm de drop, le vamos a sacar todo su partido aterrizando con el medio o antepié.

Uno de los aspectos a mejorar por parte de la casa sueca es la contención de peso. Pese a todo, sus 303 g en una talla 9.5 US son comparables a la mayoría de sus competidoras y ni siquiera exigiéndoles al máximo, en series de 500 m por ejemplo, hemos tenido la sensación de llevar un peso muerto en el pie, más bien al contrario, el retorno de energía es muy bueno, siempre tratándose de una zapatilla de entrenamiento. Comodidad, amortiguación y eficiencia que hacen que las Salming Miles se encuentren muy cómodas en carreras largas a ritmos medios.

Conclusión

Vamos a acabar dando la razón al equipo de Salming sport , la empresa fundada por una estrella lapona del hockey hielo que ha hecho un gran trabajo con sus primeras zapatillas de entrenamiento.

Nos ha sorprendido muy gratamente el confort en carrera, imprescindible en una zapatilla diseñada para tiradas largas, pero también la suavidad y rapidez en la transición de pisada, que las hacen unas zapatillas más rápidas de lo que nos hacían sospechar tanto su peso, poco contenido, como el amplio recorrido de la amortiguación. Unas zapatillas para devorar quilómetros, y para hacerlo más rápido de lo que tenías planeado.

La gran versatilidad de las Salming Miles las convierten en una zapatilla que podremos usar sobre prácticamente cualquier superficie, se desenvuelven a la perfección sobre suelos duros y pistas en buen estado, terrenos que constituyen su hábitat natural, pero no tienen ningún problema en adaptarse a terrenos más rotos, donde la suela responde con un excelente agarre y solo nos limita la falta de estabilidad cuando la llevamos por senderos más técnicos. Una excelente opción door to track.

Nos han llegado desde Göteborg unas zapatillas que pueden ser una gran opción para corredores neutros de pesos medios y altos que busquen una zapatilla cómoda y versátil, capaz de adaptarse a gran variedad de terrenos, para usarlas principalmente en tiradas largas, llegando incluso a maratón, a ritmos por encima de los 4’30”/km.

PROs y CONtras

PROs:


  • Comodísimas.

  • Buena respuesta, más rápidas de lo que aparentan.

  • Excelente tracción.

  • El detalle de los calcetines en la caja, que eso siempre se agradece.


CONTRAs:

  • Precio.

  • Peso.


VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSGlycerin 13 - BrooksMiles - Salming

PUNTUACIONES

Glycerin 13 - Brooks Miles - Salming
Talla13.09.5
Fit antepié8.08.0
Fit mediopie9.08.0
Fit talón8.08.0
Fit arco8.07.0
Ajuste general8.08.0
Amortiguación antepié9.09.0
Amortiguación talón8.08.0
Amortiguación global9.09.0
Dinámica / Transición de la pisada9.08.0
Respuesta7.07.0
Flexibilidad8.09.0
Soporte talón9.06.0
Soporte antepié9.06.0
Soporte global9.06.0
Agarre en seco9.09.0
Agarre en mojado8.08.0
Agarre en asfalto9.09.0
Agarre en tierra7.09.0
Agarre en pista8.09.0
Agarre global8.09.0
Durabilidad suela6.08.0
Durabilidad upper7.08.0
Durabilidad global7.08.0
Grosor lengüeta9.08.0
Sujeción lengüeta9.08.0
Longitud lengüeta9.08.0
Número de ojales7.06.0
Acolchado collar9.08.0
Amplitud collar8.07.0
Altura collar8.07.0
Sujeción collar8.08.0
Transpirabilidad7.06.0
Impermeabilidad4.08.0
Reflectantes9.07.0
Calidad de materiales y acabados10.08.0
Subscribirse al Newsletter