LunarTempo 2 - Nike

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 214 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

Salming - Distance 3

Distance 3 - Salming

Publicado hace 191 día(s)

Introducción

Esta vez desde los países nórdicos os traemos las Salming Distance 3, en concreto desde Suecia. Esta marca sueca que ha aparecido recientemente en el mundo del running, sobre finales del 2014 y principios del 2015 en nuestro país, lleva una importante experiencia en otros deportes como balonmano, squash o floorball. Salming Distance 3 es el resultado de un gran equipo, luchando por hacerse un hueco en el mercado del running, innovando con conceptos nuevos como el “natural running”. Según este eslogan, correr con sus zapatillas es como correr descalzos pero sin dejarnos la planta del pie en el asfalto.

Resulta curioso de donde proviene su nombre, del jugador sueco Börje Salming. Jugador de hockey sobre hielo que llego a lo más alto en la NHL, forjándose una gran historia a sus espaldas. Uno de sus lemas era “si no te mata, te endure”, incluso perdió el 50% de visión en uno de sus ojos por dar el tanto de victoria a su equipo tras recibir un gran golpe frontal y haciendo caso omiso a los consejos del doctor del equipo para que no volviese al partido. Analizarlo por un momento, tenemos en nuestro poder unas zapatillas que el nombre de la marca que llevan es de un gran jugador, el cual era capaz de sufrir lesiones irreversibles por su equipo y por la victoria…da que pensar!!!. Salming Distance 3 es una zapatilla que esconde detrás de un gran “team” que se ha dejado la “piel” para conseguir sus propósitos, altos niveles de calidad y conceptos nuevos, todo esto, extrapolarlo al running.

Para haceros una idea de como se están abriendo al mercado, atletas del nivel de Eneko Llanos, Marta Galimany y otro atletas de élite ya forman parte del equipo Salming 2016. ¡No puedo esperar más! Vamos a abrir la caja y dejarnos deleitar por las Salming Distance 3, vamos a ello…

Primeras impresiones

Al abrir la caja, nos impacta el color amarillo chillón del upper pero también os tengo que decir que después de algunos días usándolas, la combinación de colores, entre el amarillo chillón, azul marino, azul cielo y el blanco de la media suela te llegan a cautivar. Al coger las Salming Distance 3 sorprenden por su poco peso, solo 243 gramos en un 42.5 EUR, por su ligereza parece que no sean tan “kilometreras” como describe Salming.

Un detalle curioso y útil es que en las Salming Distance 3 te detallen en la parte interior de la media suela el drop de la zapatilla, muchas veces incluso en la web del fabricante te vuelves loco para averiguar el drop de las zapatillas que te gustan. En este caso el drop es de 5 mm. Al mismo tiempo, podemos ver que la media suela está formada por 3 colores distintos que dan a entender 3 compuestos diferentes pero de eso hablaremos más adelante. Y por último al observar la suela resalta una numeración…62/75º, una numeración que no tiene ninguna afinidad con nuestro número de zapatillas, ni modelo, ni nada que se nos pueda pasar por la cabeza…vamos a descubrirlo!!!

Mediasuela y amortiguación

Como hemos comentado anteriormente podíamos observar 3 colores distintos en la media suela de nuestras Salming Distance 3, cosa que nos hacía sospechar 3 compuestos diferentes, pues son solo unos detalles estéticos, la suela es un compuesto único de Eva y con la misma densidad, el RunLite. La funcionalidad del RunLite es de darnos confort a la pisada y al mismo tiempo ligereza, solo calzártelas ya notas que realmente es así. Por destacar algo diferente en el RunLite podemos observar unas marcas en forma de hendiduras en la zona posterior en color azul marino facilitando la amortiguación para entradas desde el talón. Durante el periodo en que hemos realizado la prueba, la funcionalidad ha sido perfecta, nos ha dado amortiguación sin mucho recorrido y controlada, hemos sentido una repuesta rápida pero con poco efecto catapulta desde el primer día sin tener que adaptarlas a nuestro pie. Ahí tiene mucho que ver la flexibilidad de las Salming Distance 3, por sensaciones que hemos tenido, creemos que tienen la flexibilidad adecuada, una flexibilidad que deja un movimiento natural del pie pero dentro de un control, no a lo loco. Ya que empiezan a flexionar en el 64% de la zapatilla, dándole una lanzada de pie muy rápida pero ya analizaremos más concretamente ese 64%. En relación a la torsión, gracias al sistema que tiene nuestras Salming Distance 3, el TPU (Torsion Efficiency Unit) nos garantiza una mínima torsión, dándonos un buen control de la pisada. Nuestros amigos suecos apuestan por el “natural running”, intentando buscar el movimiento más natural del pie al correr y como no podía ser de otra manera han dotado al RunLite con un drop de 5mm. Son unas zapatillas perfectas para esos corredores que quieren empezar a experimentar con drops bajos, ya que las zapatillas, como ya he comentado anteriormente, nos han permitido tener entradas de talón, sobre todo en momentos de bastante cansancio donde la técnica de carrera empeora o por defecto, mientras intentemos adaptarnos a correr con nuestro medio pie o ante pie en un abanico de ritmos bastante amplio.

Suela

Vamos a analizar los neumáticos que llevan nuestras Salming Distance 3. En las Distance 1 ya la utilizaban y para las Distance 3 vuelven a utilizarla, señal que dan buen resultado y fiabilidad. Vamos a desarrollarlo porque vale la pena.

   La suela está dividida en 2 zonas (os adjunto una foto con las zonas detalladas para los menos imaginativos, como yo). Desde el talón hasta la zona media del pie justo donde empieza la primera ranura para mejorar la flexibilidad y desde aquí hasta la puntera. Salming lo ha denominado TGS 62/75º, esta división tiene una lógica aplastante. Cogen desde el talón hasta el 62% de la media suela y ahí le hacen la primera ranura de flexibilidad a 75 grados, la lógica es que ese 62% de pie no se flexiona, buscando dar estabilidad y ajuste al pie. En el 38% restante le hacen las ranuras para mejorar la flexibilidad, empezando la primera con una inclinación de 75 grados, fomentando los movimientos naturales del pie, intentando lograr una pisada lo más natural posible.

Realmente han logrado lo que buscaban, nos hemos sentido con una gran libertad en la pisada, o sea, con lo más parecido a un movimiento natural dentro de las zapatillas, cosa que no es nada fácil. La flexibilidad, como ya hemos detallado, nos a parecido bastante correcta, dando libertad al pie y al mismo tiempo una muy buena estabilidad.

Si juntamos esta tecnología al caucho que llevan nuestras Salming Distance 3, se crea la compañera perfecta para ir acumulando kilómetros y sin importante las condiciones climáticas. El caucho es un compuesto ligero denominado TOC66. A simple vista nos pasa como la media suela, la suela está dividida en 3 colores distintos, incluso con nomenclaturas distintas pero a priori e informándonos en la web de Salming son el mismo compuesto. Incluso al tacto tienen la misma textura y dureza, no hemos logrado sacarles ninguna diferencia. Lo que si nos dan es durabilidad y agarre. Durante las semanas que hemos compartido kilómetros con las Salming Distance 3, hemos comprobado que el agarre en asfalto es muy bueno incluso en mojado, dándonos esa seguridad extra que carecen muchas zapatillas en firme mojado. En algunos rodajes por pista compactada también tenemos que detallar que se defienden muy bien para no ser su hábitat.

Upper

Ya que Suecia es de los países nórdicos más calidos y secos, aunque llueve 4 veces más que en nuestro país, han dotado a las Salming Distance 3 de un upper realmente transpirable. En nuestros rodajes bajo la lluvia, con una lluvia de intensidad baja-media casi casi es inapreciable el agua que absorbe el upper pero os doy otra reseña…estando totalmente mojadas, pudimos comprobar que en una hora están secas y listas de nuevo.

Está compuesto por 3 capas, fáciles de distinguir, la primera capa interior, la más confortable porque va directa en contacto con el pie. Es de una sola pieza sin costuras incluso la lengüeta está integrada en esta misma pieza, por lo que evitamos uno de los problemas que tienen algunas zapatillas del desplazamiento lateral. La segunda capa, es una especie de esqueleto, como costillas, que lo que buscan es dar una estructura y soporte al pie. Y por último, la tercera capa, la capa exterior, es como un rejilla micro perforada que lo que busca es dar cohesión a todas las demás capas, formando un upper que nos da una sujeción excelente y confortabilidad. En esta última piel también hay que detallar unos remates de plástico bastantes flexibles en la puntera y en el talón, dándole algo más de rigidez a la zona posterior y algo de protección a la zona delantera.

Para acabar de diseccionar a nuestras Salming Distance 3, señalar que la ojetera es simétrica. El collar es totalmente normal, nada a destacar, se nos ha adaptado perfectamente y nos ha parecido confortable. En referencia a los cordones, son planos y no elásticos pero hemos podido comprobar que se ajusta extraordinariamente. En los primeros días de contacto con las Salming Distance 3, unas cuantas veces, nos apretamos mucho los cordones y nos provocaron un dolor en el dorso del pie que era inaguantable. La único solución fue parar y aflojarlas porque por si solas no cedían. Imaginaros la sujeción que podéis tener, la confortabilidad dependerá de cada corredor, tenéis que encontrar vuestro equilibrio entre sujeción y confortabilidad.

Nuestras Salming Distance 3 nos proporciona un upper que nos da una perfecta sujeción y estabilidad en la zona posterior y media del pie, que al mismo tiempo nos da libertad en la zona delantera del pie para darnos de nuevo la sensación de “natural running”. Para rodajes nocturnos están muy bien equipadas con tiras y adornos reflectantes para ser vistos en la oscuridad.

Horma

La horma es de tamaño standard, no es grande ni pequeña, si usas plantillas no tendrás ningún problema para poder colocarlas. La plantilla que utilizan es normal, realiza su función perfectamente, no se desplaza y ligeramente amortiguada.

Como sabemos la misma talla de zapatilla no coincide en todas las marcas por igual, en este aspecto estas Salming Distance 3 tiene un detalle a destacar, en la etiqueta que esta en la lengüeta donde detalla la talla también nos detallan la talla en centímetros. En nuestro caso hemos utilizado 11.5 US (29,5 cm.). Un detalle interesante ya que las tallas entre marcas pueden tener sus más o sus menos pero los centímetros es una unidad de longitud internacional por lo que siempre que tengamos este dato, no tendremos dudas al realizar compras sobre todo on-line.

Dinámica

No hay duda, las Salming Distance 3 están pensadas para correr de la forma más natural posible dentro de unas zapatillas. Su media suela con su drop de 5 mm junto con su suela, nos da una ligereza, estabilidad, reactividad, confortabilidad y agarre envidiables. Al tener un drop de 5 mm son unas zapatillas que mejoran una entrada de ante pie o medio pie pero permite entrar sutilmente con el talón sin problemas.

Están pensadas para el asfalto, tanto en seco como en mojado. Pero hemos rodado por alguna que otra pista de tierra y la verdad que impresionan como se desenvuelven.

El upper perfecto, con sus tres capas, es “super” transpirable, sujeción perfecta y durable, incluso en "enganchadas" con alguna ramita por la montaña.

Respecto a la durabilidad, había leído que con las Distance 1 era uno de sus contras pero en las Salming Distance 3 lo han mejorado, en esta prueba hemos llegado hacer alrededor de unos 200 km, y la suela tiene pocas señales de desgaste, también detallaros que esos 200 km, han sido rodados en un 75% asfalto, 20% pista compactada y el 5% restante fuera de pista.

Conclusión

Salming Distance 3 creadas para corredores de peso medio, en mi caso 73kg., pero pueden llegar a utilizarse entre 80-85 kg.

Perfectas para ritmos altos, incluso llegando a ritmos de 3:30 min/km., se desenvuelven perfectamente. Mientras mayor sea el ritmo mejores sensaciones y reacciones tienen, por el contrario a menor ritmo van perdiendo sus “propiedades”. A ritmos  de 5 min/km, la técnica de carrera tiene que ser depurada para poder aprovechar sus cualidades.

Compañeras excepcionales para tus largos rodajes y competiciones. Ahora sí que podemos afirmar que son unas “devora kilómetros”.

Sus pros…tiene muchos, su comodidad, su ligereza, su transpirabilidad, su pisada “natural running”, su agarre, etc…

En su contra, podemos detallar que durante nuestros rodajes y competiciones, en algunas de ellas, al llegar a meta hemos podido comprobar que los nudos que habíamos hecho encima del atado principal (incluso doble) se deshicieron pero nunca se deshizo el atado principal, o sea, nunca se desataron por completo, en ninguna ocasión.

Otro contra es que lateralmente el RunLite se estría muy rápidamente y por la parte de la suela todo el RunLite que no esta protegido con caucho, es castigado severamente. Visualmente da la sensación de que pierda sus propiedades pero solo es una percepción visual, a día de hoy sigue funcionando perfectamente.

PROs y CONtras

PROs:

   -Pisada “natural running”.

   -Gran agarre en diferentes terrenos y condiciones climáticas.

   -Transpirabilidad.

 

CONtras:

   -Desatado de nudos de cordones, cuidado con los atados.

   -Estrías y deterioro visual del Upper.

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSLunarTempo 2 - NikeDistance 3 - Salming
Talla US1111.5
Peso (gramos)226251
Mesh100101
Mesh89