X-Scream 3D W - Salomon

X-Scream 3D W - Salomon

Publicado hace 308 día(s)

Introducción

La marca francesa Salomon tiene una dilatada historia que la ha hecho posicionarse como referente para muchos atletas. Establecida en 1947 como una empresa familiar, fue creada por unos amantes de los deportes de montaña. Es por eso que son conocidos mundialmente por haber desarrollado productos revolucionarios en el mundo del esquí así como también soluciones innovadoras en trail y otros deportes.

El ADN rompedor de esta empresa quedó patente cuando decidió dar el salto al calzado deportivo de asfalto. Aprovechando su larga experiencia en montaña, Salomon ha desarrollado un catálogo de asfalto con 3 gamas: la gama alta (S Lab), la de amortiguación y entrenamiento y la Lightweight, pensada para ritmos rápidos.

Dentro de la gama de entrenamiento ha caído en nuestras manos las Salomon X-Scream 3D, unas zapas diseñadas con la promesa de convencer a los corredores por su ajuste, el agarre en la mayor parte de superficies del paisaje urbano, y una pisada amortiguada.

Sabiendo que la marca francesa lleva años innovando para que los corredores puedan disfrutar de la montaña con seguridad, creemos que las Salomon X-Scream 3D probablemente conseguirán una buena nota en lo que a respuesta en terrenos mixtos se refiere. ¿Nos convencerán igualmente por su amortiguación a la hora de hacer kilómetros?

 

Primeras impresiones

Las Salomon X-Scream 3D forman parte de la gama Citytrail de la compañía francesa. ¿Y qué es esto del Citytrail? Pues no es más que una visión disfradada y marketiniana de la ciudad: un entorno en el que hacer trail urbano. El hecho es que los de Salomon se lo han tomado muy en serio, e incluso han desarrollado una app móvil que ayuda a encontrar rutas en 90 ciudades del mundo. La aplicación, llamada Salomon City trail, anima a explorar las ciudades de un modo distinto y a experimentar la emoción del trail running en un entorno urbano.

Con tanta expectativa alrededor del concepto del Citytrail, creímos que las X-Scream 3D serían poco menos que un tanque. Pues para nada. Cuando abrimos la caja y vimos las X-Scream por primera vez, nos pareció que estábamos viendo la típica zapatilla de entrenamiento, con un perfil alto pensado para proteger el pie y darle seguridad en la pisada. Pero la verdadera sorpresa nos la llevamos al cogerla. La verdad es que esperábamos un peso muerto, pero la realidad es que han cuidado este aspecto para desmitificar aquello de que para hacer kilómetros toca levantar peso extra con el pie. Obviamente no son unas voladoras, pero para ser una zapatilla de entrenamiento nos parece un buen punto de partida.

Las X-Scream que vamos a tener la oportunidad de probar vienen en tonos verdes y azulados. Son bastante vivos y, como ocurre con casi cualquier zapatilla nueva, estando tan limpias nos parecen un caramelito que nos apetece mucho probar.

Antes de calzarlas las toqueteamos un poco por aquello de conocernos mejor antes de la primera cita en serio. La suela nos parece algo rígida, difícil de torsionar. La parte posterior es tremendamente sólida mientras que la parte delantera es mucho más móvil. Apretamos el upper y las zonas microperforadas ceden con facilidad mientras que las partes con refuerzos termosellados nos piden algo más de caña. La marca de la casa viene en el atado: con el clásico sistema de cordonaje Quicklace para atarlas con sólo apretar.

A simple vista vemos una suela con 3 zonas claramente diferenciadas, de colores y densidades distintas. El taqueado de la suela es multidireccional, suponemos que fruto de la experiencia de Salomon a la hora de dar tracción en una gran variedad de superficies.

Nos las probamos y lo primero que notamos es que la horma es algo pequeña. Apretamos el Quicklace y notamos cómo la bamba abraza el pie sin sentir agobios. En conjunto la notamos bastante cómoda y decidimos salir a rodar con ellas para comparar sensaciones y ver cómo se comportan. Primero las probaremos en asfalto, después entraremos en una pista ancha con tierra suelta y acabaremos probándola por la zona ajardinada de un parque.

Mediasuela y amortiguación

Como decíamos, la mediasuela está formada por tres compuestos que son los que aportan la firmeza y amortiguación a las Salomon X-Scream 3D. La conjunción de estas tres zonas y densidades diferenciales amortigua los impactos tanto en la zona del talón como en el antepié. 

El primer material, que es el más cercano al upper, está compuesto por EVA comprimida, un material muy habitual en las mediasuelas de Salomon. Esta es la zona que recibe el impacto directo del pie y está diseñado para protegerlo absorbiendo los impactos  y proporcionando una sensación anatómicamente cómoda. Esta pieza se prolonga a lo largo de toda la X-Scream para guiar y estabilizar nuestra pisada.  

El elemento intermedio que encontramos es el 3D Profeel Film, una pieza semirrígida en forma de X que se encarga de que la transición entre el talón y la zona de los metatarsos en la X-Scream sea suave. 

Finalmente, el tercer elemento, el que está en contacto con el taqueado de la suela, está compuesto por EVA moldeada. Esta zona es muy generosa, lo que le da la firmeza necesaria para que la zapatilla sea todo lo firme posible para dar una buena respuesta en terrenos que son inestables como parques o pistas.  

En conjunto, el perfil de la zapatilla es medio, con una relación de 23mm en el talón por 13mm en la zona delantera, lo que nos hace sentir el talón bastante alto y la transición a la parte delantera sea más notable. Lo cierto es que nos parece que la densidad de la EVA le da a la amortiguación un tacto duro, tanto en el talón como en el ante pie. Veremos si esta dureza nos beneficia en los rodajes.  

 

Suela

Las Salomon X-Scream 3D tienen una suela de grosor variable: más espeso y rígido en las zonas de mayor desgaste para conferirle resistencia a la zapatilla y más blando y fino en las partes que necesitan dar dinamismo a la zancada. Nos ha sorprendido ver que la suela deja al aire la mediasuela en varias zonas, dejando además la zona del arco huérfana total de suela. 

En las X-Scream 3D, la suela está compuesta por un polímero propio de la marca: el ContraGrip. A simple vista vemos que la suela se divide en tres zonas con tres densidades y colores diferenciados. Zona del talón más espesa, con cortes transversales y longitudinales que facilitan la entrada para aquellas que talonean. Esta zona está compuesta por un contragrip de alta densidad, más duro y resistente a la abrasión, que nos ha permitido hacer kilómetros sin ver comprometida para nada su funcionalidad.  

Una zona análoga en el interior del antepié con taqueado en forma de pentágono y espesor elevado ayuda a dar una buena respuesta en el despegue de la zancada. En cambio la zona exterior del antepié y la parte intermedia del talón con forma de herradura tienen un taqueado más fino y flexible también en este caso con forma pentagonal. Los pentágonos de la zona delantera, sin embargo, están más espaciados y son menos profundos, ofreciendo un buen agarre.

En el arco la suela desaparece y deja totalmente a la vista la EVA inyectada de color verde y su inserción con la placa semirrígida del Profeel Film en la zona del antepié. Tres ranuras transversales y dos longitudinales a lo largo de la zona delantera y de los metatarsos liberan algo el pie para no comprometer la dinámica de la pisada y facilitar la flexión.

Toda la complejidad de esta suela nos ha permitido rodar muy cómodas por donde nos ha apetecido. Y la verdad es que hemos tenido la tranquilidad absoluta de que el agarre era excelente en todo momento, incluso en zonas de hierba y césped húmedo. Sin duda nos parece uno de los puntos fuertes de las X-Scream 3D.     

Upper

Si la suela de las Salomons X-Scream 3D ya nos había sorprendido gratamente, otro tanto nos ha pasado con el upper, que es tremendamente transpirable y a la vez muy resistente pero sin dar sensación de agobio al pie.

La estructura microperforada del mesh es muy maleable y nos gusta porque no nos da sensación de claustrofobia. Además, está protegido por una capa de termosellados en forma de zigzag que nos recuerdan casi a una M y una O (de Salomon). Estos termosellados con tecnología Sensifit son extraordinarios por partida doble. En primer lugar porque refuerzan el interior y exterior de la zapatilla evitando el clásico problema de rotura por desgaste en una zona de mucha torsión. Pero, además, porque estos termosellados sinuosos se alargan hasta casi el talón por la parte posterior y conectan con los ojales cosidos de la parte superior de la bamba, por lo que al apretar el cordonaje, realmente notamos como si el pie quedase envuelto en una especie de calcetín flexible. La sensación es muy buena, y la tecnología Endofit de estas Salomon X-Scream 3D le da una vuelta más de tuerca al ajuste. Se trata de una especie de funda interna que une la lengüeta con la suela dando la sensación de que casi podrías correr sin calcetines. Es cierto que la tela de esta lengüeta es más espesa y compromete algo la transpirabilidad, pero si no eres de las que sudan en exceso, no te va a resultar un inconveniente.

Los ojales de las X-Scream 3D no están integrados en el upper sino que son una extensión pegada a los termosellados. Nos ha sorprendido que los ojales, recubiertos de una tela rígida y resistente, en realidad están hechos de una pieza de plástico pensada para eliminar la fricción en el momento de estirar y apretar los cordones. Sólo en la parte superior del upper, ya en la zona del collar, encontramos un ojal convencional, reforzado por una pieza plástica.

Volviendo a la lengüeta, encontramos el sistema de atado Quicklace, marca de la casa, rematado con un bolsillo en la parte superior para guardar el cordón sobrante una vez las hemos ajustado. A pesar de que esta lengüeta es alta, lo cierto es que el uso del bolsillo queda entorpecido por el cordón, ya que el bolsillo y el último ojal de la zapatilla quedan paralelos. Sin más, sólo tuvimos que darles un par de usos a las X-Scream 3D para acostumbrarnos a apretar un poco para poder guardar los cordones en el bolsillo.     

El collar es bajo y simétrico en los laterales, y crece en la zona trasera, donde una pieza rígida sujeta el talón con firmeza pero sin ser aparatoso ni incómodo. En el interior del collar la tela es mullida y a pesar de ser más bajo que otras zapatillas la sensación de sujeción es buena. 

Finalmente y como ya habiamos apuntado hace unas líneas, el mesh es altamente transpirable, lo que lo hace sensible en caso de lluvia. Además, al ser tan maleable, con el paso de los kilómetros se nos ha deformado con una línea transversal en la zona del antepié, donde flexionan los dedos. A pesar de todo y con 200kms encima, no se ha producido ninguna abrasión ni rotura, y esa deformación nos parece una simple adaptación lógica a nuestra pisada, pero que no nos ha provocado roce alguno.

 

Horma

La horma de esta zapatilla es curva, con la zona delantera algo más redondeada. El espacio de las Salomon X-Scream 3D es justo desde el retropié hasta el antepié, pero lo curioso es que la sensación no es agobiante graacias al upper tan maleable que la recubre.

Eso sí, y aquí llegamos a un punto muy relevante, el tallaje de las Salomon X-Scream 3D es más bien justo. Hemos usado la misma talla que calzamos habitualmente y las hemos notado más justas. Incluso a la hora de correr en bajadas pronunciadas y a ritmos altos hemos notado cierta incomodidad en la zona delantera, porque los dedos han topado con alguna zona de roce. Así que recomendamos que las probéis con tiempo y no os fieis de vuestra talla habitual, es probable que tengáis que tirar hacia arriba.

Para los que usáis plantillas esta recomendación aún toma más peso. Hemos probado a ponerle una plantilla y las acepta sin muchos problemas. Eso sí, al ser un número algo justo la sensación no era tan cómoda.

En cualquier caso, la horma de las X-Scream ayuda a que el pie esté bien sujeto y no se produzcan movimientos indeseados dentro de la zapatilla.

 

Dinámica

A lo largo de cinco semanas las Salomon X-Scream 3D nos han acompañado en rodajes de distancias medias hasta tiradas de más de dos horas en las que las hemos podido poner a prueba en múltiples tipos de terrenos. Y a pesar de no ser una zapatilla pensada para los entrenos vivos, también hemos probado cómo respondían en series rápidas.

Sin duda, donde sobresalen es en su polivalencia. En asfalto entran en juego la amortiguación que protege el pie del impacto y, sobretodo, las zonas más densas de la suela que evitan la abrasión y mejoran la tracción. Pero es en zonas ajardinadas y pistas donde se mueven como pez en el agua. Es normal por otro lado, al fin y al cabo es la marca de la casa. En terrenos grasos e inestables las Salomon dan el do de pecho y demuestran un agarre y una tracción realmente buenos. Hemos pisado tierra, hierba e incluso hemos cruzado algún riachuelo sin problema alguno. En cuanto a la durabilidad de la suela, las zonas más densas la han protegido totalmente de la abrasión, y la única zona del taqueado que se nota desgastada es la puntera, puesto que en esa zona los tacos son mucho más blandos para facilitar el despegue.

El upper ha sabido adaptarse a todos los kilómetros que hemos hecho, y nos ha parecido que la transpirabilidad es muy buena. El único desgaste visible en el mesh se encuentra en la zona de flexión de los dedos, donde se ha formado una arruga transversal que, aún así, no ha deteriorado el tejido microperforado. Las zonas temoselladas siguen firmes y estables como el primer día, ni siquiera se muestran arrugadas a pesar de la flexión.

Lo mismo podemos decir del sistema de atado: a pesar de que en la primera salida nos costó guardar el cordón sobrante del Quicklace en el bolsillo de la lengüeta, poco a poco nos acostumbramos a ello. Al principio fuimos muy atentos revisando cada pocos metros que no se saliera del bolsillo y nos pudiéramos tropezar, cosa que es prácticamente imposible que ocurra. Y por banal que parezca, la tranquilidad de saber que no se te va a desatar la zapatilla ni te vas a enganchar el cordón en ninguna parte suma puntos. Al fin y al cabo son los pequeños detalles los que mejoran la experiencia, y este es uno de ellos.

En cuanto a la horma, tenemos que reconocer que el pie queda perfectamente recogido y a pesar de que las X-Scream 3D tienen un tallaje pequeño, la sensación de no tener el pie encajonado es muy acusada.  

La amortiguación es lo que nos ha dejado con la sensación de que se han quedado a poco de ser unas mixtas excelentes. Y es que hemos echado de menos una sensación más blanda en el aterrizaje de la zancada. Las dos densidades de EVA de las X-Scream 3D cumplen su función principal, porque protegen el pie absorbiendo el impacto repetido contra el suelo. Pero la rigidez tanto en el aterrizaje como en la transición hacia la zona del antepié no nos ha permitido rodar totalmente cómodos en las tiradas más largas.

¿Para qué las aconsejamos? Sin duda para tiradas a ritmos cómodos que no son muy largas. En estos casos la amortiguación guía la pisada y garantiza una tracción y absorción del impacto muy buenos.   

 

Conclusión

Las Salomon X-Scream 3D son unas zapatillas mixtas, a medio camino entre el asfalto y el trail, que nos han sorprendido precisamente por eso, por su versatilidad. Los compuestos rígidos de la mediasuela están pensados para proteger al máximo el pie y, a la vez, aportar estabilidad cuando el piso no es tan seguro. Hemos podido correr por asfalto, pista, hierba e incluso nos lanzamos a probarlas por la playa. Y lo cierto es que el agarre y tracción de esta zapatilla son excepcionales. Son su punto fuerte y es magnífico porque te permiten salir a correr sin preocuparte por donde vas a acabar rodando.

Como ya dijimos está claro que no son unas voladoras, sino una zapatilla de base para sumar muchos kilómetros. La durabilidad por tanto ha sido muy cuidada, y no nos ha defraudado. También nos ha convencido el upper, con un mesh extremadamente transpirable y ligero, que hace que cuando corres apenas sientas que el pie va enfundado. Sin embargo nos hubiera gustado tener una sensación más mullida en la amortiguación del pie.

En resumen, las Salomon X-Scream 3D son una muy buena opción para sumar kilómetros en tiradas medias.

 

PROs y CONtras

PROS:


  • Suela con un taqueado multidireccional que nos ha dado agarre tanto en zonas estables como asfalto como en zonas inestables y grasas

  • Sistema de cordonaje Quicklace y bolsillo para guardar el cordón sobrante

  • Agarre del pie que no da sensación de agobio


CONTRAS:

  • Horma pequeña, recomendamos coger medio número más al que estás acostumbrada.

  • Compuestos de la mediasuela que le dan a la pisada una sensación rígida que se agudiza en las tiradas largas.


Nike - LunarTempo 2

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 212 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSX-Scream 3D W - SalomonLunarTempo 2 - Nike
Talla US911
Peso (gramos)291226

PUNTUACIONES

X-Scream 3D W - Salomon LunarTempo 2 - Nike
Talla7.09.0
Fit antepié8.010.0
Fit mediopie8.08.0
Fit talón8.07.0
Fit arco8.07.0
Ajuste general8.09.0
Amortiguación antepié7.010.0
Amortiguación talón6.010.0
Amortiguación global6.010.0
Dinámica / Transición de la pisada7.08.0
Respuesta7.07.0
Flexibilidad6.08.0
Soporte talón6.06.0
Soporte antepié7.06.0
Soporte global7.06.0
Agarre en seco8.010.0
Agarre en mojado8.04.0
Agarre en asfalto9.010.0
Agarre en tierra8.06.0
Agarre en pista8.07.0
Agarre global8.07.0
Durabilidad suela9.07.0
Durabilidad upper8.09.0
Durabilidad global8.08.0
Grosor lengüeta7.08.0
Sujeción lengüeta9.08.0
Longitud lengüeta7.09.0
Número de ojales8.010.0
Acolchado collar8.07.0
Amplitud collar7.07.0
Altura collar8.07.0
Sujeción collar8.08.0
Transpirabilidad8.010.0
Impermeabilidad5.05.0
Reflectantes6.07.0
Calidad de materiales y acabados9.08.0
Subscribirse al Newsletter