Cloudflyer - On Running

Cloudflyer - On Running

Publicado hace 239 día(s)

Introducción

Cuando eres un afamado triatleta, sufres de las articulaciones, no estás contento con las zapatillas que te ofrece el mercado y tienes un amigo que es ingeniero, fabricarte tus propias zapatillas para que resuelvan esos problemas no parece tanta locura, no? Pues eso precisamente es lo que se le ocurrió al fundador de On Running y creador de las On Running Cloudflyer, Oliver Bernhardt, allá por  2010. 

Si bien la casa suiza creadora de las On Running Cloudflyer es una recién llegada al mercado del running, vista su evolución y como han crecido sus números en su mercado de origen, el triatlón (para que os hagáis una idea, en el último Ironman de Hawaii, había tantos triatletas calzando On Running como zapatillas del gigante americano Nike)  parece destinada a quedarse una vez ha expandido sus miras al mercado del running. 

El modelo On Running Cloudflyer es la última evolución de los primeros modelos de la marca del país helvético y han sido un éxito desde su puesta de largo. Basta decir que las On Running Cloudflyer han sido votadas como las mejores zapatillas en la categoría “stability” del año 2015 (aunque salieron a finales de ese año)  en la edición británica de Runners Magazine. Las On Running Cloudflyer se publicitan como aptas para todo tipo de corredores que busquen una buena amortiguación con estabilidad sin perder la sensación de ligereza y agilidad, girando todo su concepto entorno a un sistema de amortiguación revolucionario, el Cloudtec que, después de haber probado, podemos decir que nos ha convencido de tal forma que, como culminación de nuestro test, nos las hemos llevado a la Maratón de Saint Louis (Missouri).

Primeras impresiones

La primera impresión cuando me entregaron las On Running Cloudflyer, simplemente viendo la caja en la que venían, es que estaba ante un producto diferente. Un envoltorio sobrio pero que rezumaba diseño por los cuatro costados. Al abrirla, y tenerlas en las manos por primera vez, me dí cuenta que, efectivamente, On Running, tiene la intención de transmitirnos una experiencia única, la de formar parte de la comunidad que usa sus zapatillas y, entre ellas, las On Running Cloudflyer. En este sentido, las On Running Cloudflyer vienen acompañadas de una “tarjeta de propietario” que nos da acceso a una página web de contenido exclusivo para los propietarios de estas zapatillas, previo registro en la misma. Si inspeccionáis dicha web, vereis que tiene algunos puntos interesantes, como un apartado con “guías” para correr por diferentes ciudades del mundo, pero aún les falta, en mi opinión, llenarla de más contenidos. 

La apariencia estética de las On Running Cloudflyer, azules y negras, es impecable y al verlas de cerca empezamos a entender que las mismas hayan ganado diversos premios a la innovación y que incluso estén expuestas en el Museo del Diseño de Zurich! Vamos, para lucirlas en la Pasarela Cibeles… Nunca nos había ocurrido, que más de un corredor con el que nos hemos cruzado en nuestros entrenamientos, nos parara para preguntarnos qué zapatillas son esas o, simplemente, se las quedaran mirando. 

Una vez en nuestras manos, la primera sensación es que las On Running Cloudflyer son muy ligeras (280 gramos) para unas zapatillas cuyo principal atractivo se basa en su amortiguación, flexan muy bien y están cuidadas hasta el último detalle: la pequeña banderita suiza que enarbolan con orgullo al ser la única casa del país helvético en la elite (para los que hayáis pensado en K-Swiss… son de California!), las letras “O” y “N” en la parte trasera de cada una de las dos zapatillas, que juntándolas forman el nombre de la compañía... No podíamos esperar menos de la compañía de un país que se guía con la precisión de un relojero.

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela (7 mm de drop) de estas On Running Cloudflyer, ha sido fabricada a base de espuma convencional EVA, con unos perfiles más bien altos para los que On Running nos tiene acostumbrados.

No obstante, no podemos hablar de la mediasuela sin hacer referencia a lo que ha hecho famosa a On Running en el mercado. Si hablamos de las On Running Cloudflyer y, en general de cualquier modelo de la casa suiza, lo primero que nos viene a la mente, es aquello que han publicitado a los cuatro vientos, su sistema de amortiguación “Cloudtec”. El sistema Cloudtec de las On Running Cloudflyer está sustentado en doce “nubes”, integrado con la mediasuela que crean una amortiguación inteligente, es decir, cada una de las nubes se contrae en función de nuestra pisada, ajustándose a la misma y haciendo que sea una transición natural y, al mismo tiempo, al realizar el despegue, recuperan la rigidez, para dar un mayor lanzamiento al pie.

Como comentaremos más adelante,  el sistema Cloudtec se vanagloria de que no solo elimina los impactos verticales al realizar la pisada, como el resto de zapatillas del mercado, sino también los impactos  horizontales, lo que ayuda a que las articulaciones sufran menos y el tiempo de recuperación sea más rápido. Podemos dar fe de ello, ya que habiéndolas probado en toda una maratón, efectivamente, hemos sentido menos dolores de los habituales en las rodillas.  

Suela

A pesar de que el diseño cuasifuturista de las On Running Cloudflyer nos puede engañar en cuanto a la fragilidad de las mismas, el manido “ya se sabe, son bonitas, pero a la mínima se rompen”, lo cierto, es que el comportamiento en cuanto a durabilidad ha sido destacable. La suela está hecha de caucho antiabrasión, y a pesar de probarlas durante muchos kilómetros en distintos terrenos y superficies la suela ha aguantado muy bien y su aspecto es inmejorable. 

Aunque la principal ventaja que nos promocionan sobre las On Running Cloudflyer es una reforzada estabilidad sin ganar peso, lo cierto es que donde mejor se comportan es en un escenario de asfalto puro y duro. Cuando las hemos probado en otras superficies (baldosas de la acera, adoquines, caminos de tierra) la estabilidad se ha resentido ligeramente y no nos hemos sentido tan seguros en la pisada. Esto es algo que, personalmente, atribuyo a que las On Running provienen del mundo del triatlon donde la variedad del terreno es mucho menor que en el atletismo popular.

En el mismo sentido, el dibujo de la suela tampoco está muy marcado y cuando las hemos usado en superficie mojada, hemos sufrido un poco por nuestra integridad.

Para que cada una de las nubes funcione con independencia y se adapten mejor a la pisada del corredor, la suela tiene un surco longitudinal que separa cada una de las nubes. Como pequeña crítica, podemos decir que cuando hemos corrido en caminos de grava o arena, luego hemos debido "repasar" la suela para eliminar las piedrecitas incrustadas en la división longitudinal que separa a las nubes.

 

Upper

El upper de las On Running Cloudflyer ha sido fabricado con un mesh poroso y bien acabado en la zona del antepié que tiene un buen grado de transpirabilidad, mientras que en la zona del mediopié han añadido una doble capa más rígida y tupida para aportar un mejor ajuste. Por su parte el chasis del talón es bastante rigido y protege el tendón de Aquiles perfectamente. 

Todo lo anterior ayuda a que la sensación de sujeción y comodidad de las On Running Cloudflyer se perciba desde el primer momento en que nos las calzamos y a pesar de haberlas usado en muchos entrenamientos largos e incluso en una maratón no hemos encontrado ningún problema en cuanto a “puntos calientes” en los que hayamos sufrido rozaduras. 

Los acabados son de calidad, con termosellado en la puntera para unirlo al mesh del antepié, y a pesar de tener  una forma puntiaguda, deja amplio espacio para los dedos de los pies. Tal y como hemos comentado anteriormente, la atención a los pequeños detalles es encomiable.  

Por su parte, la lengüeta está integrada en su parte inferior al  upper lo que ayuda al ajuste de la misma, junto con el hecho del doble sistema de cordada de los cordones en la parte inferior de la ojetera.  

En cuanto a los cordones de las On Running Cloudflyer son semiplanos no elásticos, con un sistema cruzado en el último ojal para proporcionarnos un mejor ajuste. Personalmente, y aunque reconozco que estéticamente son mejores los que han puesto a nuestra disposición, los prefiero más gruesos y elásticos. Esta elección se ve reforzada puesto que cuando hemos realizado tiradas largas, en algún momento hemos tenido que parar a reajustar la lazada. Por lo que conocemos, en otros modelos de On Running han incluido en la caja un set de cordones más convencionales, pero no en esta ocasión.

Horma

La horma de las On Running Cloudflyer es ampliamente cómoda y con espacio para que los dedos se puedan mover con cierta libertad, además de permitir a aquellos corredores que lo necesiten sustituir las plantillas que las acompañan por sus plantillas especiales. No obstante, si os las han hecho a medida, la forma de puntera del antepié no ayudará a que las mismas encajen perfectamente. 

Como hemos comentado anteriormente, desde el primer momento que nos calzamos las On Running Cloudflyer las encontramos realmente cómodas y con muy buena sujeción (con el pequeño inconveniente de la lazada en la parte superior de la ojetera). Esta sensación se ha ido incrementando conforme hemos ido realizando más pruebas y nos hemos adaptado a las mismas con el paso del tiempo.

Las plantillas originales de las On Running Cloudflyer son cómodas y acolchadas (5-6 mm), y proporcionan una gran sensación de confort parecida a la tecnología Ortholite, que les da una transpirabilidad perfecta y una gran resistencia.

Dinámica

Las On Running Cloudflyer son unas zapatillas a las que, debido a su novedoso sistema de amortiguación, no se les puede hacer justicia sin recorrer un número importante de kilómetros, en particular, si es la primera vez que usamos unas zapatillas de la casa helvética y no estamos acostumbrados a su peculiar sistema de amortiguación. 

Las primeras veces que usamos las On Running Cloudflyer tuvimos un cierto sentimiento de desconexión entre nuestro pie y el asfalto, como si estuviéramos corriendo sobre las “nubes” y éstas, a su vez, fueran las que reaccionaran con el asfalto. No obstante, una vez caen los kilómetros, la transición en la pisada con las On Running Cloudflyer empieza a  sentirse mucho más natural y la respuesta de las mismas incrementa y es cuando las comenzamos a disfrutar de verdad. El sistema “Cloudtec” de las On Running Cloudflyer realmente funciona, en particular, para aquellos corredores que acostumbran a pisar primero de talón más que de puntera, ya que en la parte trasera es donde la  amortiguación se hace más evidente. 

En el último y exigente test que les practicamos, en un circuito rompepiernas con muchos toboganes y puentes, pudimos cercionarnos de su capacidad de absorber impactos en las bajadas y, al mismo tiempo, darnos el lanzamiento necesario en las subidas, confirmado uno de los conceptos en los que más hincapié hace On Running: la capacidad que tienen las On Running Cloudflyer para eliminar los impactos horizontales y lo beneficioso que es para las articulaciones. 

Conclusión

Las On Running Cloudflyer son unas zapatillas ideales para todo corredor de peso medio que busque nuevas experiencias en la amortiguación y cierto control de estabilidad, que centre su calendario en carreras o entrenamientos de media-larga distancia  con ritmos no excesivamente agresivos. 

El terreno en el que mejor se desenvuelven y en el que las ventajas del sistema Cloudtec y sus famosas nubes se aprecian en su máxima expresión es en el asfalto. En este sentido, recomendamos a quién se decida a probarlas que va a necesitar cierto numero de kilómetros para empezar a extraerles el jugo, pero que una vez lo haga, no se arrepentirá. 

Particularmente, nos han convencido tanto que, tal y como hemos explicado al principio, acabamos su periodo de pruebas en una maratón urbana como la de Saint Louis, donde su comportamiento, especial en las subidas y bajadas del circuito, ha sido remarcable y, en particular,  han cumplido sobradamente con las expectativas en cuanto a su capacidad de amortiguación y a la mejora en el tiempo de recuperación. Estamos seguros que el sistema Cloudtec ha tenido algo que ver. 

Así que ya sabéis, si quereis probar una nueva experiencia en el mundo del running… calzaros unas On Running Cloudflyer y uniros a la comunidad de la nube.

PROs y CONtras

PROs:

·   El relativo poco peso para la estabilidad que otorgan

·   Un diseño para enmarcar

·   Un sistema de amortiguación novedoso y que no te dejará indiferente



CONtras:

·   Pierden gran parte de la estabilidad cuando salimos del asfalto

·   Nula reflectividad

·   Los cordones no ayudan demasiado al ajuste

 

Nike - LunarTempo 2

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 217 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSCloudflyer - On RunningLunarTempo 2 - Nike
Talla US9.511
Peso (gramos)287226
Mesh101100
SuelaDelantera111110
SuelaTrasera8485
PerfilTrasero00

PUNTUACIONES

Cloudflyer - On Running LunarTempo 2 - Nike
Fit antepié8.510.0
Fit mediopie8.08.0
Fit talón8.07.0
Fit arco7.07.0
Ajuste general8.09.0
Amortiguación antepié8.010.0
Amortiguación talón9.010.0
Amortiguación global9.010.0
Dinámica / Transición de la pisada9.58.0
Respuesta9.07.0
Flexibilidad9.08.0
Soporte talón8.56.0
Soporte antepié8.06.0
Soporte global8.06.0
Agarre en seco8.010.0
Agarre en mojado7.04.0
Agarre en asfalto9.010.0
Agarre en tierra7.06.0
Agarre en pista9.07.0
Agarre global8.07.0
Durabilidad suela8.07.0
Durabilidad upper8.09.0
Durabilidad global8.08.0
Grosor lengüeta8.08.0
Sujeción lengüeta8.08.0
Longitud lengüeta7.09.0
Número de ojales8.010.0
Acolchado collar8.07.0
Amplitud collar8.07.0
Altura collar7.07.0
Sujeción collar7.58.0
Transpirabilidad8.010.0
Impermeabilidad8.05.0
Reflectantes5.07.0
Calidad de materiales y acabados9.08.0
Subscribirse al Newsletter