Vanquish 2 - Hoka One One

Vanquish 2 - Hoka One One

Publicado hace 153 día(s)

Introducción

En 2009 Chris MacDougall nos ponía la piel de gallina con su "Nacidos para correr". La historia de corredores Tarahumara comiendo chía y corriendo sobre huaraches en perfecta harmonía con la salvaje naturaleza de las Barrancas del Cobre mexicanas, leyendo sus páginas, a quién más quién menos nos entraron ganas de descalzarnos y correr enrolados en lo más nuevo del momento: el minimalismo estaba en pleno apogeo.

A quienes parece que no consiguió emocionar la novela fue a Nicolas Mermoud y Jean-Luc Diard, dos ex-empleados de Salomon que dejaron la compañía para fundar Hoka One One en 2010 y remar contracorriente. Su propuesta maximalista traía el pensamiento divergente al mundo del running: Suelas sobredimensionadas, perfiles muy altos y ultra-amortiguación. En las antípodas del minimalismo, con Hoka One One llegaba el maximalismo al running.

Desde entonces Hoka One One ha crecido y se ha asentado en el mercado del running internacional como una de las marcas con mayor crecimiento y, atención, una de las que tienen clientes más satisfechos ¿Seguirán en la linea estas Hoka One One Vanquish 2?.

Nos llegan hoy estas Hoka One One Vanquish 2 que prometen lo habitual en la marca: una carrera cómoda con máxima amortiguación en una zapatilla mucho más ligera de lo que aparenta y no exenta de respuesta. En quanto a amortiguación y peso, las Hoka One One Vanquish 2 se sitúan en el centro del catálogo asfaltero de Hoka One One, que tendría en los extremos a las Hoka One One Tracer, las zapatillas más rápidas de la gama, y las Hoka One One Bondi 4, la quintaesencia del maximalismo.

Nos vamos ya a devorar kilómetros con ellas y a explicaros nuestras sensaciones en este análisis exhaustivo, ¿nos seguís?

Primeras impresiones

Como con todos los modelos de Hoka One One que hemos tenido en las manos, nos llama la atención el sobredimensionado de la mediasuela, estamos ante las Hoka One One Vanquish 2, una zapatilla que se eleva 32 mm en el talón, y la ligereza del conjunto, que contradice el aspecto de bota de dibujos animados que te sugieren a primera vista, y es que estas Hoka One One Vanquish 2 solo llegan hasta los 289 g en el 9.5 US que nos vamos a calzar

El diseño combina llamativos azules con detalles en amarillo lima, lo que nos dá un aspecto entre pop y marinero que puede encajar a más de uno. Y si este no nos gusta, la marca ahora californiana nos ofrece tres alternativas más para que no sea por el color que nos quedemos sin nuestras Hoka One One Vanquish 2.

Un upper estructurado pero flexible, hasta tres compuestos en la mediasuela, una cierta rigidez que promete respuesta, muchos aspectos a analizar y muchas ganas de gastar con ellas el asfalto y, en cuanto nos las calzamos, la sensación de caminar sobre un colchón de plumas. ¿como se transmitirá esto a la carrera?

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela es la parte más llamativa de las Hoka One One Vanquish 2, un perfil muy alto, de 32mm en el talón y 27mm bajo los metatarsos, nos lleva a unos 5 mm de drop que pretenden favorecer una carrera natural con aterrizaje sobre el medio o antepié.

Las Hoka One One Vanquish 2 nos muestran una mediasuela formada por tres piezas de diferentes compuestos y dureza para tres objetivos muy claros: amortiguación, respuesta y estabilidad.

La parte azul de la mediasuela está formada por el compuesto más blando de los tres, és la que tendremos más cerca del pie y la que nos va a dar el tacto blando y cómodo característico de estas Hoka One One Vanquish 2. La pieza blanda, algo más dura, aporta rigidez al conjunto y, ya al intentar doblarla manualmente, vemos que nos devuelve bien la energía, con un cierto efecto catapulta, en carrera va a ser la encargada de ayudarnos a correr rápido. Además, esta pieza queda expuesta en la suela en toda la zona del mediopié, por lo que le vamos a tener que exigir una cierta resistencia a la abrasión que alargue la vida útil de la zapatilla. Por último, una estructura mucho más rígida, de color amarillo lima en las imágenes, se va a encargar de estabilizar el conjunto dando rigidez y un punto de soporte a la zona del talón.

Una vez en marcha la mediasuela responde como nos habíamos imaginado. A la sensación de máxima amortiguación se le une una buena respuesta, el retorno de energía funciona y, cuando les exigimos velocidad, las Hoka One One Vanquish 2 nos empujan hacia adelante ayudándonos a aumentar el ritmo.

Suela

La suela de las Hoka One One Vanquish 2 está reforzada por dos piezas de caucho, la primera, más dura y resistente a la abrasión en el talón y la segunda bajo el antepié, algo más blanda para ofrecer mejor tracción en el momento de propulsarnos hacia adelante.

Durante el centenar y medio de kilómetros que le hemos dado a esta prueba con las Hoka One One Vanquish 2 nos ha gustado el tacto blando de la suela, que se agarra bien a superficies regulares incluso cuando estando mojadas, son unas zapatillas diseñadas para pisar asfalto, aceras, carril bici y, como mucho, tierra compactada o pistas en buen estado. Sobre terrenos más sueltos el taqueado poco profundo hace que pierdan adherencia y además, los agujeros de la mediasuela enseguida encuentran piedras del tamaño adecuado para que encajen y transportarlas así unos kilómetros. Los caminos no son su terreno y, al pisarlos, rápidamente nos damos cuenta de que las hemos sacado de su zona de confort.

No nos ha gustado el desgaste de la suela, que empieza a ser demasiado evidente a estas alturas, entendemos que el compromiso entre tracción y durabilidad es delicado pero creemos que la durabilidad va a ser uno de los aspectos a mejorar en la versión 3 de las Hoka One One Vanquish 2.

 

Upper

El upper de las Hoka One One Vanquish 2 es otro de los aspectos importantes a analizar. Está formado por una sola pieza de una malla bastante tupida de forma que toda la estructura y el soporte se lo da una rejilla plástica asimétrica pegada a la malla que recubre toda la zapatilla.

La pieza única presenta ventajas evidentes: si no hay piezas que unir, no hay costuras y si no hay costuras, minimizamos el riesgo de rozaduras durante la carrera. Por otra parte, tendremos un upper muy flexible, que se adaptará perfectamente a los movimientos del pie proporcionándonos una carrera cómoda pero, ¿que hay de la sujeción? Aquí entra en funcionamiento la rejilla 3D asimétrica que recubre externamente la malla dotando de estructura al conjunto y evitando movimientos indeseados del pie en carrera que nos podrían causar problemas e incluso lesiones. Los de Hoka One One ponen énfasis, y así lo recogemos, en el diseño asimétrico de la rejilla, los rombos que la forman cambian de tamaño i disposición según la zona en la que se encuentran, por ejemplo, en la zona interna y junto al puente, la rejilla es más densa, y se dispone en diagonal y no paralela a la suela, como en el exterior. Con este diseño diferencial se pretende que el upper se encargue de aportar un cierto control en la pisada en estas Hoka One One Vanquish 2, sin olvidarnos de que se trata de unas zapatillas neutras.

El talón viene reforzado desde la suela y la horma, y se completa el trabajo de control con una pieza semirígida que mantiene siempre el pie bien sujeto en esta zona.

Corriendo con las Hoka One One Vanquish 2 hemos sentido el pie siempre bien sujeto y protegido, el upper aporta un pequeño extra de prevención de los movimientos laterales del pie que se agradece, especialmente si tenemos en cuenta que corremos sobre un perfil muy alto. Un aspecto a mejorar está en la transpirabilidad de la malla, y es que nos ha tocado probar estas Hoka One One Vanquish 2 a pleno sol y con temperaturas rondando los 30º y hubiéramos agradecido notar un poco más el aire refrescando nuestros pies, cosa que la densidad de la malla y la rejilla plástica no permiten demasiado.

Horma

La característica principal de la horma de estas Hoka One One Vanquish 2 es su forma prácticamente de nido, que envuelve el pie para dar mayor estabilidad y control en la pisada, contrarrestando así los problemas que podría provocar un perfil tan alto. No pones el pie encima de la horma, sinó dentro de ella, el sistema se aplica en todos los modelos de Hoka One One y está pensado para proporcionar estabilidad extra en carrera sin tener que hacer añadidos y ahorrando peso. Es lo que desde California han llamado “horma activa”.

El sistema de horma activa de estas Hoka One One Vanquish 2, realmente funciona a las mil maravillas consiguiendo una pisada estable pese a la altura en la que nos movemos en carrera, pero hay que decir que hemos necesitado un par de salidas para habituarnos al control que nos proporciona la horma, ya que teníamos la sensación casi de llevar unas plantillas que nos marcaban mucho en la zona del puente. Quizás no sea ningún problema para corredores de mucho puente, pero los que tiren hacia los pies planos notarán la horma bajo el puente y los plantilleros tendrán que tener en cuenta que ese efecto se sumará a la corrección que aporten sus plantillas. Nosotros nos hemos acabado acostumbrando y hemos corrido rápido y cómodo con y sin plantillas, pero creemos que es un aspecto a considerar.

Todo lo dicho hasta ahora no quita que la horma es lo suficientemente ancha para meterle unas plantillas sin ningún problema, además, ese nido que forma la mediasuela para acomodar el pie hace que el borde de las plantillas no entre en conflicto con el upper. Los que corréis con plantillas ya sabéis a qué nos referimos: uppers rasgados por el roce con las plantillas, pués bien, con estas Hoka One One Vanquish 2 no tendréis ese problema.

Dinámica

La característica más llamativa de las Hoka One One Vanquish 2 vuelve a ser la amortiguación. Mientras corremos estamos teniendo siempre la sensación de estar totalmente aislados del terreno, muy protegidos y pisando en blando. Esto, aunque pueda parecer una contradicción, no se traduce en falta de respuesta ya que la rigidez que aporta la segunda capa, la blanca, de la mediasuela nos da un conjunto que tenemos que forzar a flexar y que nos devuelve bien la energía empujándonos hacia adelante. Aquí se nota el diseño meta-rocker de estas Hoka One One Vanquish 2, es decir, que los californianos han buscado que la zapatilla flexe a la altura de los metatarsos con lo que le vamos a sacar mayor rendimiento si nuestra pisada va por ahí. Por el contrario, si taloneamos en exceso nos encontraremos con una transición poco fluida que no nos va a deja correr con comodidad, llegando a tener incluso la sensación de que la forma de la mediasuela te frena al golpear el talón en el suelo. Es curioso, pero en nuestro caso esto se ha traducido en mejores sensaciones a ritmos medio-altos que en rodajes de recuperación donde el ritmo más cansino nos lleva a aterrizar más con el talón.

La ligereza de las Hoka One One Vanquish 2, 289g en un 9.5US, junto con la eficacia en el retorno de energía de la mediasuela nos han revelado una zapatilla capaz de ayudarnos a correr mucho más rápido de lo que su aspecto nos sugería. No nos ha costado demasiado rodar con ella a ritmos alegres cercanos a los 3’45”, ritmos más que respetables para este humilde probador, y no hemos tenido en ningún momento la sensación de que nos limitaran en carrera.

Conclusión

Sin lugar a dudas, las Hoka One One Vanquish 2 son unas zapatillas completamente diferentes a todo lo que habíamos probado hasta ahora. El perfil altísimo y la máxima amortiguación es lo primero que destaca pero, al acumular kilómetros juntos hemos aprendido a valorar las tecnologías que incorporan y, sobretodo, la valentía en el pensamiento divergente de sus creadores y la coherencia con la que han desarrollado todos los detalles de la zapatilla a partir de su idea original.

Tenemos una zapatilla que nos permite correr muy protegidos, completamente aislados del terreno y muy amortiguados pero que, a la vez, promociona una técnica de carrera eficiente basada en los apoyos sobre los metatarsos y nos devuelve la energía con generosidad, empujándonos hacia adelante en cada pisada… siempre que no taloneemos mucho, eso no lo tolera demasiado.

Mención aparte, merece la ligereza de una zapatilla tan voluminosa y protegida como la Hoka One One Vanquish 2, se ha conseguido meter en menos de 300g una gran zapatilla de entrenamiento, enhorabuena por ello.

Hemos analizado al detalle una excelente zapatilla de entrenamiento que hará las delicias de corredores de pisada neutra o incluso aquellos que busquen un ligero control de pisada, que muevan pesos medios y elevados y quieran correr grandes distancias, incluídas las maratones, a ritmos no demasiado exigentes, y que valoren el confort en carrera, en eso son difícilmente superables.

PROs y CONtras

PROs:


  • Comodidad: correr sobre un colchón.

  • Respuesta: mucho más rápidas de lo que aparentan.

  • Ligereza.

  •  


CONtras:

  • Durabilidad de la suela.

  • Poca transpirabilidad en el upper.

  • Precio.


Nike - Air Zoom Elite 8

Air Zoom Elite 8 - Nike

Publicado hace 142 día(s)

Introducción

Las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 son un modelo de gama media-alta con la que la compañía pretender mejorar un producto versátil y relativamente ligero con el que se puede correr rápido (forma parte de su colección "run fast").



La marca Nike necesita poca presentación por ser la gran dominadora de todos los mercados y submercados deportivos, hecho que además la pone constantemente en el ojo del huracán (la repercusión de sus acciones siempre resulta muy exagerada). En medio del ruido o la polémica, la compañía sigue a lo suyo, innovando y creando tendencia con sus modelos, algunos de los cuales son de referencia obligada para cualquier corredor un poco curioso y que la marca va mejorando temporada tras temporada para afinar sus resultados. Las Nike Air Zoom Elite 8 son la última vuelta de tuerca de un modelo que se abre camino en la colección de running de Nike gracias a sus equilibradas prestaciones. Observamos diferencias interesantes sobretodo en el upper, ya que mantiene perfiles y materiales en la suela y la medisuela. Seguid leyendo si queréis saber cómo se han comportado durante un largo período de pruebas intensivas por las carreteras y caminos del mundo, los resultados han sido reveladores y sorprendentes.

Primeras impresiones

De la primera manipulación de las Nike Air Zoom Elite 8 empezamos a comprobar que se trata de un producto muy elaborado y muy bien pensado. Advertimos que incorpora nuevas soluciones tecnológicas como los hilos tensores Flywire en el upper, una inserción de Zoom Air (que precisamente le da nombre) en la zona del antepié de la mediasuela o el crashrail en la suela, para completar un modelo de corte aparentemente tradicional (pese a un perfil un poco más bajo de lo acostumbrado) y que, a tenor de la suavidad del mesh del upper, promete una comodidad ciertamente alta.



Esta comodidad que sospechábamos se constata con creces al enfundarnos las Zoom Elite 8 y al dar los primeros pasos con ellas. Percibimos la suavidad del Phylon de la mediasuela y, sobretodo, el respetuoso y graduable envolvimiento del upper y de la lengüeta. Tanta comdidad en un modelo que resulta bastante ligero nos hace sospechar que lo usaremos a conciencia en todo tipo de salidas.

Mediasuela y amortiguación

Las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 presentan una mediasuela confeccionada con Phylon, un material usado profusamente por Nike y que presenta una amortiguación agradable, en un feliz medio camino entre blanda y reactiva. En este modelo, la compañía americana opta por situar el sistema Air Zoom (con su combinación de fibras internas y aire presurizado) en la zona delantera del pie, a la altura de los metatarsos, por lo que parece destinado a potenciar la impulsión más que a amortiguar la recepción. Empezamos a comprobar que la transición que proponen estas zapatillas será interesante y poco habitual.



Pese a que la suela apunta dos líneas de torsión muy evidentes, la zapatilla flexa fácilmente por la más retrasada de éstas (que se encuentra justo bajo el puente, en el lugar en que precisamente empieza el Air Zoom de los metatarsos) pero se muestra mucho más rígida en la línea delantera (ya en la zona de las falanges de los dedos). Ello nos lleva a concluir que, debido a la relativa dureza del Phylon, nos hallemos ante una zapatilla no excesivamente flexible en términos generales, y lo mismo vale para la torsión lateral. Se trata de un modelo con una mediasuela relativamente rígida, aunque no por ello menos cómoda.



El perfil de la zapatilla es bastante convencional pero con unos registros de altura y de drop correspondientes a la banda baja de los habituales. El talón es quizás la parte más sorprendente por encontrarse más bajo que la zona de inmediatamente debajo el tobillo, por lo que propone un modo de correr no tan convencional como pensábamos y que consiste en una transición más larga entre la recepción y el impulso. Por otra parte, el drop es de 8 mm. y se acerca bastante al Free Running que proponía Nike como respuesta a la eclosión del Barefoot Running o Natural Running a lo largo de estos últimos años.

 

Todo ello configura una mediasuela con una amortiguación cómoda pero a su vez bastante reactiva (sobretodo comparándola con otros modelos de la misma marca), bastante estable por su flexibilidad limitada y que implica una manera de correr interesante por el largo proceso de transición especialmente ayudado en su fase impulsiva por la tecnología Air Zoom.

Suela

La suela de las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 presenta dos zonas completamente distintas y complementarias. Por un lado, toda la parte interior de la misma se halla protagonizada por tacos poligonales (hexagonales en la zona anterior y cuadrados en la posterior) para posibilitar un buen agarre e impulso. Por otro lado, en la zona exterior encontramos dos robustas líneas longitudinales que recorren la zapatilla de la puntera al talón y que únicamente se halla interrumpida por pequeñas líneas de flexión. Estas líneas, que la marca denomina "crash rail" y que están presentes en muchos modelos actuales, están pensadas para ofrecer más estabilidad a las Air Zoom Elite 8.



En suma, tenemos una suela poco contundente (en toda su parte media el Phylon aflora a la superfície y, en los casos en que hallamos goma dura, su grosor es decididamente reducido) pero que nos permite correr por terrenos de lo más variados (hemos aprovechado para combinar el asfalto con tierra e incluso con roca desnuda y el resultado ha sido siempre excelente gracias a la solvencia de los tacos poligonales) de un modo siempre consistente y estable (gracias a la robustez que aporta el "crash rail"). La suela convierte a las Nike Air Zoom Elite 8 en uns zapatillas ciertamente polivalentes.

Upper

En la medida en que la marca americana ya nos tiene (mal) acostumbrados en los últimos tiempos, el upper de las Nike Air Zoom Elite 8 es una pequeña maravilla. Pese a no ser tan liviano y dúctil como en los modelos Flyknit y a incorporar una estructura de talón relativamente rígida y una espuma en torno al tobillo bastante gruesa, el upper mantiene unas apreciables características de ligereza  y de adaptación a todo tipo de pie que lo convierten en supercómodo a la vez que transpirable y eficaz.



El Flymesh con el que se compone el upper de las Nike Air Zoom Elite 8 se encuentra ligeramente reforzado en la puntera de modo casi imperceptible y en el talón de forma mucho más evidente. En una apuesta por la estabilidad, ello significa también que Nike pretende ofrecernos unas zapatillas versátiles e interesantes en la variedad de registros que combina. Estos refuerzos vienen a redundar en la categoría de zapatillas mixtas que ya empezábamos a apuntar cuando analizábamos la suela.



La solvencia del upper proviene también de la tecnología Flywire, una solución que Nike adopta últimamente en gran cantidad de modelos de orden muy distinto: unos hilos extraresistentes que conectan los propios cordones de la zapatilla con la parte más baja del upper, con lo que la zapatilla se adapta al pie como un guante sea como sea el pie del corredor y proponiendo un envolvimiento del pie verdaderamente cómodo.



Hemos corrido por todas partes con las Nike Air Zoom Elite 8 y nos ha encantado la comodidad y la efectividad de un upper tan bien pensado. Incluso nos hemos atrevido a efectuar salidas sin calcetines, y las zapatillas han seguido siendo muy cómodas en todo momento.

Horma

Debemos afirmar que la horma de las Nike Air Zoom Elite 8 es relativamente ancha, especialmente en su parte delantera, pese a que se adapta de un modo sorprendente a todo tipo de pie gracias a la versatilidad ya mencionada de su upper.  No observamos ninguna peculiaridad respecto al tallaje, ya que hemos usado nuestro número habitual y nos ha ido perfectamente.



Por otra parte, las Nike Air Zoom Elite 8 presentan un puente relativamente bajo, hecho que podría presentar algún problema si uno tuviera los pies marcadamente cavos.

Dinámica

Las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 presentan una dinámica menos convencional de lo que en un primer momento uno podría pensar. La combinación de su perfil bajo y plano, unidos a una mediasuela relativamente rígida requiere una transición no inmediata y que requiere por ello de alguna ayuda externa, que se materializa en la inserción del Air Zoom en la zona metatarsiana y que aporta una reactividad ciertamente interesante. Se trata de una transición que requiere un esfuerzo extra en la impulsión pero que una vez efectuada lanzan el pie hacia delante con gran potencia, por lo que se pueden lograr resultados muy satisfactorios cuando rodamos a ritmos altos. Ello nos lleva a subrayar una vez más su versatilidad: pese a no tratarse obviamente de zapatillas voladoras, podemos correr perfectamente con ellas en competiciones asfalteras de todo tipo. Durante el periodo de prueba nos ha sorprendido gratamente el buen resultado en lides tan distintas como rodajes lentos o fartleks explosivos. De haber competido en asfalto durante este tiempo, no hubiéramos dudado en utilizarlas.



Pese a que no resulta demasiado perceptible al correr, las Zoom Elite 8 presentan una ligera disimetría entre los dos lados que actúa como pequeña corrección de la pronación, aunque podemos calificarlas sin ningún género de dudas como zapatillas neutras.

 

Conclusión

En suma, las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 son un modelo increíblemente versátil, cómodo y bien pensado para todo tipo de cabalgada sobre terreno duro. Sus buenos acabados y la evidente tecnicidad que presentan las convierten en zapatillas con un comportamiento fiable tanto en rodajes lentos como en competiciones rápidas y exigentes. Su buena combinación entre conceptos opuestos como rigidez / flexibilidad, ligereza / robustez, amortiguación blanda / reactividad o corte clásico / perfil plano nos habla de su polivalencia y de su gran potencial. Una zapatilla perfecta para correr y correr independientemente de la distancia, de la velocidad y del tipo de terreno.

PROs y CONtras

Pros:

- versatilidad

- comodidad

- fiabilidad



Contras:

- relativa rigidez de la mediasuela

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSVanquish 2 - Hoka One OneAir Zoom Elite 8 - Nike
Talla US9.510.5
Peso (gramos)289281
Mesh95103
SuelaDelantera103109
SuelaTrasera9180
PerfilTrasero4127

PUNTUACIONES

Vanquish 2 - Hoka One One Air Zoom Elite 8 - Nike
Talla9.510.5
Fit antepié8.09.0
Fit mediopie8.09.0
Fit talón9.09.0
Fit arco7.08.0
Ajuste general8.09.0
Amortiguación antepié10.09.0
Amortiguación talón10.09.0
Amortiguación global10.09.0
Dinámica / Transición de la pisada8.08.0
Respuesta8.07.0
Flexibilidad7.06.0
Soporte talón9.08.0
Soporte antepié9.07.0
Soporte global9.08.0
Agarre en seco8.09.0
Agarre en mojado7.08.0
Agarre en asfalto9.09.0
Agarre en tierra7.08.0
Agarre en pista6.08.0
Agarre global8.08.0
Durabilidad suela6.07.0
Durabilidad upper9.08.0
Durabilidad global8.08.0
Grosor lengüeta8.07.0
Sujeción lengüeta8.09.0
Longitud lengüeta8.08.0
Número de ojales7.06.0
Acolchado collar8.09.0
Amplitud collar8.08.0
Altura collar8.08.0
Sujeción collar9.09.0
Transpirabilidad6.09.0
Impermeabilidad7.05.0
Reflectantes7.05.0
Calidad de materiales y acabados8.09.0
Subscribirse al Newsletter