Glide 8 - Adidas

Glide 8 - Adidas

Publicado hace 361 día(s)

Introducción

Poco hay que comentar que no sepamos ya de la conocida marca alemana Adidas. Un referente en zapatillas, ropa y accesorios de deporte a nivel mundial. Fundada en Alemania en 1920 por Adolf "Adi" Dassler junto a su hermano Rudolf Dassler y dedicada desde un principio a crear zapatillas, pantuflas y calzado con clavos para deportistas. Hoy en día sigue siendo uno de los principales fabricantes de calzado deportivo. Esta pareja de hermanos lograron introducir su marca en un equipo de atletismo y el éxito vino cuando ficharon a Jesse Owens, un atleta que deslumbró en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Desde entonces, Adidas ha ido creciendo hasta convertirse en la multinacional que es ahora.
En esta ocasión, desde ROADRUNNINGReview vamos a analizar las que son probablemente uno de los buques insignia de la casa alemana: las Adidas Glide 8 Boost. Ya son muchos años de la familia Supernova Glide, y si algo funciona desde el principio, solo podemos intentar mejorarlo, no creéis? Pues si os gustaron las Adidas Supernova Glide 7, la versión 8 trae algunos cambios que seguro que ayudan a mejorar a su predecesora.

Primeras impresiones

Las Adidas Glide 8 Boost siguen la línea de saga Glide, con una construcción y diseño amplio igual que sus predecesoras. Cuando las cogemos por primera vez, notamos que su peso no es exagerado ya que no llegan a pesar mucho más de 300 g pero no estamos ante unas voladoras, eso está claro.
La tela del upper es muy suave algo elástica y perforada, con unos acabados realmente buenos. Cuando las flexamos con las manos, vemos que cuesta poco y observamos que el retorno es muy rápido.
Cuando nos disponemos a dar los primeros pasos una vez ajustadas, las Adidas Glide 8 Boost nos transmiten una comodidad excelente, como si caminásemos sobre un colchón, realmente son muy cómodas y no cuesta nada flexarlas, sin embargo las notamos algo inestables, solo esperamos que en carrera no transmitan esta inestabilidad. No cuesta nada entrar el pie, el collar es amplio y los cordones corren y ajustan realmente bien.

Mediasuela y amortiguación

Si hay una cosa que se ha de destacar de las Adidas Glide 8 Boost es que utiliza el conocido sistema Boost de la marca alemana y que están implementando en prácticamente todos sus modelos. Para que os hagáis una idea, el sistema de amortiguación Boost, es como una especie de poliespan (poliestireno expandido) que cuando lo apretamos con el dedo notamos lo blando que es y lo encontramos en toda la media suela de estas zapatillas. En este caso, la media suela está compuesta de un 55% de Boost y un 45% de EVA, que es el material que encontrábamos en la gama Glide antes de la aparición del Boost.
Las Adidas Glide 8 Boost tienen un perfil de altura medio, con una altura en la puntera de 22 mm y en la zona del talón de 32 mm, lo que hacen que tengan un drop de 10 mm, aunque la sensación que siempre he percibido es que tienen una altura mayor.
Toda esta teoría está muy bien, pero lo que nos interesa es saber qué tal funcionan en carrera, ¿no? Lo que tenéis que tener claro es saber lo que estáis buscando desde un primer momento. En este caso estamos ante una zapatilla que ofrece mucha amortiguación gracias al Boost. A medida que las utilizamos y les hacemos kilómetros, notamos que el pavimento no es tan duro, ya que el Boost absorbe muy bien los impactos impidiendo que tobillos, rodillas, cadera y columna sufran más de lo normal, pensado para aquellos corredores que no tenemos una técnica demasiado depurada. Además, el Boost de la zona del retropié, sobresale un poco de la estructura del talón lo que ayuda bastante a aquellos corredores que impactamos con los talones.
En la zona del mediopié encontramos el Torsion System, que es una pieza de plástico que aumenta la estabilidad en cada zancada y que realmente es muy acertado ponerla en este modelo, ya que el Boost es un material demasiado blando lo que haría muy instable a estas zapatillas y podría provocar torceduras de tobillos sobre todo en cambios bruscos de dirección. De todas formas, creemos que no es suficiente ya que en ocasiones notamos cierta inestabilidad.
La flexibilidad que nos ofrece la media suela Boost en la zona del antepié es realmente alta y lo mejor es que apenas cuesta flexar ya que es un material muy blando. Una de las cosas buenas del Boost es que a parte de amortiguar mucho el impacto, es muy reactivo y enseguida vuelve a su sitio, lo que en carrera nos ayuda tener una amortiguación muy progresiva y nos da un plus de ayuda adicional impulsándonos hacia adelante.

Suela

Una de las partes más importante de cualquier zapatilla a parte de la media suela, es la suela. Pues bien, las Adidas Glide 8 Boost creemos que tienen una de las mejores suelas que existen en el mercado. Concretamente es una suela de la marca alemana Continental, sí sí, la de los neumáticos de coches y motos. En este caso la suela, de unos 3 mm de grosor, recuerda mucho al caucho y lo encontramos en 2 zonas diferenciadas: la zona del antepié y la zona del retropié. En la zona del mediopié encontramos la pieza del Torsion System que es la encargada de unir ambas partes de la suela además de controlar la estabilidad. La suela de la zona del antepié presenta unas líneas transversales que favorecen la flexibilidad. También tiene unas líneas verticales que ayudan a tener una mejor adaptabilidad al terreno haciendo que no perdamos adherencia en terrenos irregulares, por ejemplo si las usamos para correr por parques o pistas forestales. La suela de la zona del retropié también encontramos unas líneas transversales que ayudan al aterrizaje y ayudan a tener una transición menos brusca y más suave.
Continental nos asegura que gracias a esta suela vamos a tener una excelente tracción en seco y mojado. La tracción es excelente en asfalto, aceras, losetas, carriles bici y tierra siempre que las condiciones sean en seco. En mojado, también tenemos una buena tracción en asfalto, pero en aceras y losetas notamos perdida de adherencia notando como resbala en alguna ocasión al traccionar y nos sentimos más inseguros en cambios de dirección, así que tendremos que ir con un poco más de cuidado cuando llueva y vayamos por este tipo de pavimentos. Lo ideal sería siempre correr por asfalto, ya que no tendremos problemas de tracción tanto si llueve como si no, pero a veces es difícil sobre todo para los que corremos por ciudades con bastante tráfico.
La suela Continental de las Adidas Glide 8 Boost está fabricada con un compuesto muy resistente a la abrasión, por lo que no van a ser unas zapatillas que se van a gastar en 2 días. Nos pueden durar entre 800-1000km según nuestro peso, y forma de correr.

Upper

Los cordones de las Adidas Glide 8 Boost son totalmente planos, no son elásticos y deslizan muy bien por toda la ojetera simétrica que tiene el upper. Enseguida podemos tensar o destensar los cordones a nuestro gusto. Las 3 bandas de la marca alemana proporcionan un ajuste excelente impidiendo que se mueva el pie. La lengüeta de un grosor medio está unida a un botín interno y proporciona más comodidad, confort y asegura que no se mueva nada durante nuestra marcha. Todo el interior está muy bien acabado, y las únicas 2 costuras que hay que forman parte del botín son planas y no se notan en absoluto.
La tela del mesh es doble y por la parte externa es suave y muy perforada, lo que favorece un transpiración muy buena. En cuanto empezamos a correr, notamos desde el primer momento la entrada de aire y es muy de agradecer sobretodo en días calurosos, ya que evita que se recalienten los pies y nos suden en exceso. La tela interna es gruesa, muy suave, muy transpirable y recubre internamente toda la zapatilla formando una especie de botín que se une a la lengüeta y que recoge todo el pie. Los termosellados de la puntera están perfectamente pegados y protegen los dedos de los pies de posibles impactos que pudiéramos tener. Toda la estructura de sujeción que va desde la zona de flexión hasta el talón da consistencia a la zona el mediopié y retropié, y es la encargada de proporcionar esa sujeción.
El collar de las Adidas Glide 8 Boost es bastante amplio pudiendo calzarlas rápidamente. Los acolchados son generosos y cuando las ajustamos notamos muy buen confort. En la zona del acolchado del tendón de Aquiles, Adidas ha utilizado el sistema S-curve, que no es más que un sistema de talón más alto que abraza al tendón evitando que se desplace ayudando a que pisemos mejor.
Aunque Adidas no lo especifica en su web, creemos las telas que utilizan en la construcción de estas zapatillas han de tener algún tratamiento antibacteriano, ya que no ha cogido malos olores después de todo el uso que le hemos dado.
Otra de las cosas a destacar, es que las 3 bandas blancas, el nombre y una zona de la estructura del talón, son reflectantes, ayudando a ser vistos de noche y es que es muy importante ser vistos.

Horma

Las Adidas Glide 8 Boost tiene un diseño cuya horma tiene más amplitud de lo normal. La amplitud del antepié es media y nos deja bastante libertad de movimiento de los dedos. La pisada en esta zona se hace bastante agradable ya que es más natural. La zona del mediopié es algo más estrecha, al igual que la zona del talón, lo que nos asegura tener en estas 2 zonas más seguridad a la hora de correr ya que nos proporciona una mejor sujeción.
Su longitud estándar junto con su horma plana y su arco medio, aseguran un gran confort, aunque personalmente prefiero las zapatillas con el arco algo más elevado. En el caso de que utilicemos plantillas especiales no vamos a tener ningún problema en ponerlas ya que no son unas zapatillas estrechas, además tienen un tallaje standard y de pisada neutra.

Dinámica

Desde el primer momento en que nos calzamos las Adidas Glide 8 Boost, notamos esa comodidad que la caracteriza. A medida que pasan los kilómetros y los días de prueba, vemos que desde el primer momento y hasta que acabamos, las sensaciones son las mismas: comodidad máxima. Creemos que el peso está en el límite de ser una zapatilla pasada, ya que es de unos 300 g aproximadamente. Durante nuestras carreras y entrenos no se notan demasiado pesadas, lo que se agradece cuando hacemos tiradas largas. El peso está bien distribuido por toda la zapatilla y su centro de gravedad es normal, aunque elevado para mi gusto personal, ya que yo prefiero estar más pegado al suelo.
Una de las cosas que más nos gustan de estas zapatillas es que su flexión es muy dócil y apenas hemos de hacer fuerza, además, su retorno es muy rápido porque el Boost es muy reactivo y nos ayudan impulsándonos hacia delante. El Boost amortigua mucho y nos ofrece mucho confort, pero tiene el inconveniente que nos aísla bastante del suelo y perdemos sensibilidad, aunque es un mal menor ya que básicamente correremos con ellas por asfalto y superficies muy duras y llanas. Alguna vez que lo hemos hecho por pistas de tierra con alguna piedra saliente, la sensación es parecida, aunque tiene la ventaja de adaptarse con bastante facilidad en zonas irregulares.
Una de las cosas que se agradecen del Boost del talón es que al no tener una técnica de carrera muy depurada y entrar con el talón, éste absorbe muy bien ese fuerte impacto minimizándolo mucho y favoreciendo una transición muy homogénea para tener un despegue con más impulso.
Las Adidas Glide 8 Boost son de pisada neutra y no llevan ningún tipo de control de pronación lo que hace que tengamos una pisada algo más natural, pero a veces es un inconveniente no tener este tipo de ayuda, ya que en tiradas muy largas o días que salimos a correr que no estamos al 100% nuestros pies pronan de forma automática.
Los ritmos para los que aconsejamos estas zapatillas es a partir de 4:00 min/km en adelante, a que si nuestros ritmos son más rápidos deberemos ir a otro tipo de zapatilla. Pero hemos de tener en cuenta que se tratan de unas zapatillas más para entrenos que para carreras, aunque podemos hacer competiciones sin ningún tipo de problema. Cuando hacemos cambios de ritmos, responden a la perfección gracias su gran flexibilidad y los días que hacemos series van a ser unas muy buenas candidatas ya que nos son unas zapatillas que estrechen demasiado la zona de los pies y cuando acabemos no vamos a notar dolorida esta zona.

Conclusión

Una vez más, estamos ante unas zapatillas que estamos seguros que será una superventas por todas las ventajas que ofrecen. Gracias a su sistema de amortiguación Boost que absorbe muy bien los impactos y proporcionan un gran confort, las Adidas Glide 8 van a ser las candidatas perfectas para aquellos corredores que busquen las máximas prestaciones en todos sus entrenos. Creemos que son ideales para corredores de hasta 90kilos y cuyos ritmos no sean más rápidos de 4min/km.
Por su peso, son ideales para entrenos, tiradas largas, series y carreras no más largas que la distancia de maratón.

PROs y CONtras

Pros:
+Amortiguación y absorción de impactos excelente.
+Muy reactiva, favoreciendo el desplazamiento hacia delante.
+Alta transpiración
+Numerosos reflectantes para ser vistos de noche.
+Muy buena sujeción.
+Suela Continental con gran tracción incluso en mojado.

Contras:
-Altura de puente baja.
-Un poco inestables.

Nike - Air Zoom Elite 8

Air Zoom Elite 8 - Nike

Publicado hace 146 día(s)

Introducción

Las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 son un modelo de gama media-alta con la que la compañía pretender mejorar un producto versátil y relativamente ligero con el que se puede correr rápido (forma parte de su colección "run fast").



La marca Nike necesita poca presentación por ser la gran dominadora de todos los mercados y submercados deportivos, hecho que además la pone constantemente en el ojo del huracán (la repercusión de sus acciones siempre resulta muy exagerada). En medio del ruido o la polémica, la compañía sigue a lo suyo, innovando y creando tendencia con sus modelos, algunos de los cuales son de referencia obligada para cualquier corredor un poco curioso y que la marca va mejorando temporada tras temporada para afinar sus resultados. Las Nike Air Zoom Elite 8 son la última vuelta de tuerca de un modelo que se abre camino en la colección de running de Nike gracias a sus equilibradas prestaciones. Observamos diferencias interesantes sobretodo en el upper, ya que mantiene perfiles y materiales en la suela y la medisuela. Seguid leyendo si queréis saber cómo se han comportado durante un largo período de pruebas intensivas por las carreteras y caminos del mundo, los resultados han sido reveladores y sorprendentes.

Primeras impresiones

De la primera manipulación de las Nike Air Zoom Elite 8 empezamos a comprobar que se trata de un producto muy elaborado y muy bien pensado. Advertimos que incorpora nuevas soluciones tecnológicas como los hilos tensores Flywire en el upper, una inserción de Zoom Air (que precisamente le da nombre) en la zona del antepié de la mediasuela o el crashrail en la suela, para completar un modelo de corte aparentemente tradicional (pese a un perfil un poco más bajo de lo acostumbrado) y que, a tenor de la suavidad del mesh del upper, promete una comodidad ciertamente alta.



Esta comodidad que sospechábamos se constata con creces al enfundarnos las Zoom Elite 8 y al dar los primeros pasos con ellas. Percibimos la suavidad del Phylon de la mediasuela y, sobretodo, el respetuoso y graduable envolvimiento del upper y de la lengüeta. Tanta comdidad en un modelo que resulta bastante ligero nos hace sospechar que lo usaremos a conciencia en todo tipo de salidas.

Mediasuela y amortiguación

Las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 presentan una mediasuela confeccionada con Phylon, un material usado profusamente por Nike y que presenta una amortiguación agradable, en un feliz medio camino entre blanda y reactiva. En este modelo, la compañía americana opta por situar el sistema Air Zoom (con su combinación de fibras internas y aire presurizado) en la zona delantera del pie, a la altura de los metatarsos, por lo que parece destinado a potenciar la impulsión más que a amortiguar la recepción. Empezamos a comprobar que la transición que proponen estas zapatillas será interesante y poco habitual.



Pese a que la suela apunta dos líneas de torsión muy evidentes, la zapatilla flexa fácilmente por la más retrasada de éstas (que se encuentra justo bajo el puente, en el lugar en que precisamente empieza el Air Zoom de los metatarsos) pero se muestra mucho más rígida en la línea delantera (ya en la zona de las falanges de los dedos). Ello nos lleva a concluir que, debido a la relativa dureza del Phylon, nos hallemos ante una zapatilla no excesivamente flexible en términos generales, y lo mismo vale para la torsión lateral. Se trata de un modelo con una mediasuela relativamente rígida, aunque no por ello menos cómoda.



El perfil de la zapatilla es bastante convencional pero con unos registros de altura y de drop correspondientes a la banda baja de los habituales. El talón es quizás la parte más sorprendente por encontrarse más bajo que la zona de inmediatamente debajo el tobillo, por lo que propone un modo de correr no tan convencional como pensábamos y que consiste en una transición más larga entre la recepción y el impulso. Por otra parte, el drop es de 8 mm. y se acerca bastante al Free Running que proponía Nike como respuesta a la eclosión del Barefoot Running o Natural Running a lo largo de estos últimos años.

 

Todo ello configura una mediasuela con una amortiguación cómoda pero a su vez bastante reactiva (sobretodo comparándola con otros modelos de la misma marca), bastante estable por su flexibilidad limitada y que implica una manera de correr interesante por el largo proceso de transición especialmente ayudado en su fase impulsiva por la tecnología Air Zoom.

Suela

La suela de las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 presenta dos zonas completamente distintas y complementarias. Por un lado, toda la parte interior de la misma se halla protagonizada por tacos poligonales (hexagonales en la zona anterior y cuadrados en la posterior) para posibilitar un buen agarre e impulso. Por otro lado, en la zona exterior encontramos dos robustas líneas longitudinales que recorren la zapatilla de la puntera al talón y que únicamente se halla interrumpida por pequeñas líneas de flexión. Estas líneas, que la marca denomina "crash rail" y que están presentes en muchos modelos actuales, están pensadas para ofrecer más estabilidad a las Air Zoom Elite 8.



En suma, tenemos una suela poco contundente (en toda su parte media el Phylon aflora a la superfície y, en los casos en que hallamos goma dura, su grosor es decididamente reducido) pero que nos permite correr por terrenos de lo más variados (hemos aprovechado para combinar el asfalto con tierra e incluso con roca desnuda y el resultado ha sido siempre excelente gracias a la solvencia de los tacos poligonales) de un modo siempre consistente y estable (gracias a la robustez que aporta el "crash rail"). La suela convierte a las Nike Air Zoom Elite 8 en uns zapatillas ciertamente polivalentes.

Upper

En la medida en que la marca americana ya nos tiene (mal) acostumbrados en los últimos tiempos, el upper de las Nike Air Zoom Elite 8 es una pequeña maravilla. Pese a no ser tan liviano y dúctil como en los modelos Flyknit y a incorporar una estructura de talón relativamente rígida y una espuma en torno al tobillo bastante gruesa, el upper mantiene unas apreciables características de ligereza  y de adaptación a todo tipo de pie que lo convierten en supercómodo a la vez que transpirable y eficaz.



El Flymesh con el que se compone el upper de las Nike Air Zoom Elite 8 se encuentra ligeramente reforzado en la puntera de modo casi imperceptible y en el talón de forma mucho más evidente. En una apuesta por la estabilidad, ello significa también que Nike pretende ofrecernos unas zapatillas versátiles e interesantes en la variedad de registros que combina. Estos refuerzos vienen a redundar en la categoría de zapatillas mixtas que ya empezábamos a apuntar cuando analizábamos la suela.



La solvencia del upper proviene también de la tecnología Flywire, una solución que Nike adopta últimamente en gran cantidad de modelos de orden muy distinto: unos hilos extraresistentes que conectan los propios cordones de la zapatilla con la parte más baja del upper, con lo que la zapatilla se adapta al pie como un guante sea como sea el pie del corredor y proponiendo un envolvimiento del pie verdaderamente cómodo.



Hemos corrido por todas partes con las Nike Air Zoom Elite 8 y nos ha encantado la comodidad y la efectividad de un upper tan bien pensado. Incluso nos hemos atrevido a efectuar salidas sin calcetines, y las zapatillas han seguido siendo muy cómodas en todo momento.

Horma

Debemos afirmar que la horma de las Nike Air Zoom Elite 8 es relativamente ancha, especialmente en su parte delantera, pese a que se adapta de un modo sorprendente a todo tipo de pie gracias a la versatilidad ya mencionada de su upper.  No observamos ninguna peculiaridad respecto al tallaje, ya que hemos usado nuestro número habitual y nos ha ido perfectamente.



Por otra parte, las Nike Air Zoom Elite 8 presentan un puente relativamente bajo, hecho que podría presentar algún problema si uno tuviera los pies marcadamente cavos.

Dinámica

Las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 presentan una dinámica menos convencional de lo que en un primer momento uno podría pensar. La combinación de su perfil bajo y plano, unidos a una mediasuela relativamente rígida requiere una transición no inmediata y que requiere por ello de alguna ayuda externa, que se materializa en la inserción del Air Zoom en la zona metatarsiana y que aporta una reactividad ciertamente interesante. Se trata de una transición que requiere un esfuerzo extra en la impulsión pero que una vez efectuada lanzan el pie hacia delante con gran potencia, por lo que se pueden lograr resultados muy satisfactorios cuando rodamos a ritmos altos. Ello nos lleva a subrayar una vez más su versatilidad: pese a no tratarse obviamente de zapatillas voladoras, podemos correr perfectamente con ellas en competiciones asfalteras de todo tipo. Durante el periodo de prueba nos ha sorprendido gratamente el buen resultado en lides tan distintas como rodajes lentos o fartleks explosivos. De haber competido en asfalto durante este tiempo, no hubiéramos dudado en utilizarlas.



Pese a que no resulta demasiado perceptible al correr, las Zoom Elite 8 presentan una ligera disimetría entre los dos lados que actúa como pequeña corrección de la pronación, aunque podemos calificarlas sin ningún género de dudas como zapatillas neutras.

 

Conclusión

En suma, las zapatillas Nike Air Zoom Elite 8 son un modelo increíblemente versátil, cómodo y bien pensado para todo tipo de cabalgada sobre terreno duro. Sus buenos acabados y la evidente tecnicidad que presentan las convierten en zapatillas con un comportamiento fiable tanto en rodajes lentos como en competiciones rápidas y exigentes. Su buena combinación entre conceptos opuestos como rigidez / flexibilidad, ligereza / robustez, amortiguación blanda / reactividad o corte clásico / perfil plano nos habla de su polivalencia y de su gran potencial. Una zapatilla perfecta para correr y correr independientemente de la distancia, de la velocidad y del tipo de terreno.

PROs y CONtras

Pros:

- versatilidad

- comodidad

- fiabilidad



Contras:

- relativa rigidez de la mediasuela

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSGlide 8 - AdidasAir Zoom Elite 8 - Nike
Talla US1110.5
Peso (gramos)335281

PUNTUACIONES

Glide 8 - Adidas Air Zoom Elite 8 - Nike
Talla11.010.5
Fit antepié8.09.0
Fit mediopie7.09.0
Fit talón7.09.0
Fit arco6.08.0
Ajuste general7.09.0
Amortiguación antepié8.09.0
Amortiguación talón9.09.0
Amortiguación global9.09.0
Dinámica / Transición de la pisada8.08.0
Respuesta8.07.0
Flexibilidad8.06.0
Soporte talón7.08.0
Soporte antepié6.07.0
Soporte global7.08.0
Agarre en seco9.09.0
Agarre en mojado8.08.0
Agarre en asfalto9.09.0
Agarre en tierra7.08.0
Agarre en pista9.08.0
Agarre global8.08.0
Durabilidad suela8.07.0
Durabilidad upper7.08.0
Durabilidad global8.08.0
Grosor lengüeta7.07.0
Sujeción lengüeta7.09.0
Longitud lengüeta7.08.0
Número de ojales12.06.0
Acolchado collar7.09.0
Amplitud collar7.08.0
Altura collar7.08.0
Sujeción collar8.09.0
Transpirabilidad8.09.0
Impermeabilidad0.05.0
Reflectantes7.05.0
Calidad de materiales y acabados9.09.0
Subscribirse al Newsletter