Miles - Salming

Miles - Salming

Publicado hace 197 día(s)

Introducción

¿Qué hacen las grandes estrellas del deporte cuando se retiran? En los tiempos que corren lo más habitual es que se hagan entrenadores o, mejor aún, comentaristas televisivos, pero las leyendas de los 70 y 80 se lo curraban más: fundaban una nueva marca de ropa deportiva. Lo hizo Johan Cruyff, lo hizo Björn Borg y también lo hizo nuestro hombre: Börje Salming, una leyenda sueca del hockey sobre hielo, poco conocida en nuestras latitudes, que rivalizaba en popularidad con el icono pop del tenis mundial en tierras escandinavas.

Desde su fundación, en 1991, Salming Sports se ha centrado en el desarrollo de materiales para running, squash, balonmano y floorball, una especie de hockey hielo sin hielo prácticamente desconocido aquí. La filosofía sobre la que la casa sueca basa su desarrollo de producto está muy definida. Como buen defensa, Börje Salming destacaba por su sobriedad y fiabilidad, así que eligió como eslógan para Salming “No Nonsense”, nada sin sentido, y por lo que respecta al running, eso se ha traducido en un claro enfoque común en todas sus zapatillas: el natural running. Zapatillas con poco drop, de perfil bajo que, sin renunciar a la amortiguación, favorezcan el apoyo del antepié durante para conseguir una carrera más fluida y natural. Así que no esperamos grandes lujos de las Salming Miles Miles, pero si unas zapatillas que cumplan con su deber, que nos protejan y nos ayuden a devorar kilómetros. Unas zapatillas que nos lleven más lejos, quizás hasta la Laponia que vió nacer a su fundador.

Con estas Salming Miles que hemos estado probado durante las últimas semanas, los de Göteborg han decidido ampliar su muestrario incorporando una zapatilla de entrenamiento con suficiente protección para alargar las carreras tantos kilómetros como nos permitan nuestras piernas.  Las Salming Miles, se entran directamente como las hermanas mayores de toda la gama Salming: más amortiguación, más protección y más peso que las Distance, Race y Speed, sus hermanas pequeñas, para dar respuesta a aquellos corredores que, sin renunciar al natural running, necesiten mayor protección y amortiguación para alargar sus entrenamientos.

“Te llevarán más lejos” ha sido el eslógan ideado por los de Göteborg para sus nuevas rodadoras, ¿Hasta donde nos llevarán las Salming Miles?

 

Primeras impresiones

Cuando vemos las Salming Miles por primera vez nos recuerdan más al calzado de balonmano, recordamos, una de las especialidades de la casa, que a unas zapatillas de running. La generosa protección en la puntera, redondeada, el upper tupido y las tiras de plástico en el exterior no invitan demasiado a correr con ellas, al menos al mirarlas, así que decidimos probarlas en modo callejeo con tejanos, y las sensaciones no pueden ser mejores: el tacto de la amortiguación al caminar es sencillamente delicioso, el pie tiene espacio para moverse pero se siente protegido… y, además, en los pies se sienten más ligeras que en las manos.

El diseño, basado en diferentes sectores de líneas paralelas, nos gusta, eso sí, tendremos que asumir que el verde eléctrico que Salming ha elegido para la versión masculina no nos va a permitir pasar desapercibidos en ninguna carrera. Las Salming Miles “Te llevarán más lejos”… y te verán de lejos.

Por lo demás, una buena colección de detalles nos llaman la atención: la estructura plástica exterior que debe controlar los movimientos laterales del pie, el nuevo compuesto de la mediasuela, de tacto muy blando, la ojetera, redondeada, ancha y poco convencional, el perfil casi plano pero relativamente alto… muchos aspectos a controlar durante los quilómetros que vendrán, porque nos hemos propuesto sacar de paseo a estas Salming Miles por todo tipo de terrenos, sobre el asfalto, la pista y el camino, vamos a comprovar si realmente nos pueden llevar lejos, vamos a analizar su comportamiento y vamos a contároslo a partir de ahora.

 

Mediasuela y amortiguación

La estrella de la mediasuela es el Recoil, el nuevo compuesto de que Salming estrena en las Miles, un compuesto de gran elasticidad que llega para aportar mayor recorrido en una amortiguación de tacto blando sin renunciar a un buen retorno de energía en carrera.

La otra característica que se destaca desde Göteborg es la geometría de la mediasuela, diseñada según el sistema TGS 62/75º: el retropié ocupa el 62% de la superficie y se separa del antepié con una línea de flexión que dibuja un ángulo de 75º transversal a la zapatilla. Esta geometría pretende dota de mayor mobilidad a la mediasuela en las zonas de flexión natural del pie durante la carrera.

El perfil es relativamente alto, le hemos medido 25 mm en el talón y 21 mm en el antepié, un drop de 4mm coherente con la filosofía natural running de estas  Salming Miles y que no se nos muestra demasiado exigente. La buena amortiguación que llevamos bajo todo el pie las hace tolerantes incluso al taloneo, pese a que claramente invitan a aterrizar sobre los metatarsos.

El tacto blando y la gran flexibilidad del Recoil nos habían asustado, a primera vista nos temíamos un exceso de recorrido en la amortiguación que nos restara respuesta y sensación de velocidad, pero una vez en marcha nos damos cuenta que, en realidad, nos ofrecen en carrera una buena percepción del terreno que pisamos, gracias a la flexibilidad percibimos sus irregularidades y notamos como la zapatilla se adapta a ellas favoreciendo el trabajo de la suela para optimizar la tracción, y lo más sorprendente es que el tacto casi mantecoso, que tan cómodo nos resulta al caminar, prácticamente desaparece al correr con ellas, cuando la elasticidad del Recoil te empieza a devolver la energía de cada paso empujándote hacia delante. No son unas voladoras, ni siquiera unas mixtas, pero su respuesta está a la altura de las mejores zapatillas de entrenamiento que hemos probado. La línea de “ballet”, ese surco a 75º, funciona bien, marcando la zona de flexión principal de una mediasuela que, pese a todo, flexa de forma progresiva, ofreciendo una transición cómoda y fluida.

 

Suela

La suela de las Salming Miles está formada por siete placas de una goma de dureza media, la tecnología TOC66 de la casa sueca, que or su disposición y geometría permite una gran libertad de movimientos. Si buscamos una suela con soporte, no la vamos a encontrar en estas Salming Miles Miles. El pie no queda desprotegido, pero de la corrección de sus desplazamientos laterales se encarga mucho más el exo-esqueleto del upper, del que hablaremos más adelante, que el conjunto suela-mediasuela.

Una suela de tacto blando que, ayudada por la gran flexibilidad del Recoil en la mediasuela, te permite un correr sigiloso, nadie te va a oir venir, y que, y ahora viene lo bueno, ofrece un agarre excelente sobre prácticamente cualquier superficie. El taqueado es generoso para una zapatilla de asfalto, 8 mm de profundidad en las placas de la suela nos prometen adaptarse a terrenos más irregulares, pero es que aquí es donde la mediasuela se pone a ayudar: su flexibilidad permite aumentar la superficie de contacto de la suela con el terreno, con lo que maximizamos el agarre y la tracción. En los casi 200 km que hemos corrido con las Salming Miles las hemos podido probar sobre asfalto, loseta, adoquín, carril bici y también sobre tierra compacta, pista forestal e incluso en sendas de perfil mucho más técnico, sobre seco y en mojado, que en estas semanas hemos tenido tiempo para todo. Y es que cada prueba nos animaba a ponerle las cosas más difíciles a esta zapatilla. Las Salming Miles ofrecen una tracción excelente sobre terrenos urbanos, secos o mojados, no pierden en absoluto prestaciones sobre tierra o pistas, incluso cuando no están en muy buen estado, y solo se resienten, y más en cuanto a estabilidad que por pérdida de agarre, cuando las pones en verdaderos aprietos en senderos con piedra suelta o raíces. Creemos que estamos ante unas zapatillas, en este aspecto, verdaderamente versátiles, que podrían responder perfectamente al concepto door to track, de la puerta de casa hasta la pista forestal, que utilizan algunas marcas.

 

Upper

La principal característica del upper de las Salming Miles está en el sistema exoSkeleton, una estructura de plástico transparente termopegada a la malla que recoge desde la ojetera al talón con el objetivo de evitar los movimientos laterales del pie. Y la verdad es que lo consigue con bastante eficiencia, este esqueleto corrige la inestabilidad que nos podría proporcionar una suela muy flexible, que rota con facilidad en cualquier punto, y nos hace correr con una cierta sensación de protección. A esto ayuda el magnífico ajuste que ofrecen los cordones, muy fáciles de ajustar en una poco convencional ojetera prácticamente rectangular formada por un conjunto de lazos de nylon, que incorporan elementos refractantes, por donde deberemos hacer pasar unos cordones que alguien ha descrito como “ridículamente largos”, redondos y semielásticos que permiten un atado cómodo y que se adapta a la carrera… una vez has decidido qué hacer con todo el cordón que te sobra.

La malla está formada por dos capas, la más interna con un tacto sedoso muy agradable y la exterior con un diseño pensado para repeler el agua, recordemos que estas Salming Miles viene de Suecia y allí, si tienen que elegir entre impermeabilidad y transpirabilidad, lo tienen claro. En varias carreras bajo la lluvia con las Salming Miles hemos podido comprobar que la malla cumple de manera muy satisfactoria con esta función y, si no está diluviando, puedes correr un buen rato bajo el calabobos del norte y llegar a casa con los pies secos.

Por último, nos llama la atención una muy generosa protección plástica termopegada en la puntera, otra pista más que nos recuerda que nos calzamos unas zapatilla diseñada para pisar todos los terrenos.

Horma

La horma de las Salming Miles Miles se ensancha en la mitad delantera para ofrecer espacio suficiente para la expansión de los dedos y dejar que toda la musculatura del pie trabaje de forma natural, otro de los preceptos del natural running, sin que tengamos en ningún momento la sensación de llevar el pie suelto o desprotegido, al contrario, el ajuste es realmente bueno en todo el pie, notándolo en carrera sin apenas movimientos indeseados, bien protegido y, después de casi 200 km, sin rastro de las temidas ampollas.

La zona del arco está poco marcada, lo que nos va de maravilla a plantilleros y piés planos, pero podría traer molestias, en forma de falta de soporte, a corredores de pie cavo o, simplemente, con un arco más pronunciado.

Poco más a destacar en una horma ancha totalmente apta para plantillas, aunque al utilizarlas se pierdan buena parte de las sensaciones de terreno y natural running que nos ofrecen las Salming Miles.

Dinámica

Las Salming Miles se comportan en carrera como lo que pretenden ser, unas rodadoras. Son tremendamente cómodas gracias al largo recorrido de la amortiguación, que se nota cada vez menos conforme vas añadiendo velocidad a tu zancada, la mediasuela responde mejor de lo que esperabas y, sin llegar a impulsarte como una catapulta, si que te ayuda a correr de forma fluida y no te pone ninguna traba cuando aligeras el ritmo.

Como hemos venido destacando, las Salming Miles están pensadas desde el concepto de natural running, y le son fieles por lo que respecta a la percepción del terreno, a la flexibilidad de la suela y fluidez en la transición de pisada y al amplio espacio para el trabajo natural de los dedos. Pese a todo, no son para nada radicales, incluso corredores con tobillos poco firmes se van a sentir razonablemente protegidos contra movimientos laterales del pie, la zapatilla también se va a mostrar tolerante, hasta cierto punto, con el taloneo, gracias a la amortiguación, generosa y homogénea en toda la suela, y a la fluidez de la transición, aunque, con sus 4 mm de drop, le vamos a sacar todo su partido aterrizando con el medio o antepié.

Uno de los aspectos a mejorar por parte de la casa sueca es la contención de peso. Pese a todo, sus 303 g en una talla 9.5 US son comparables a la mayoría de sus competidoras y ni siquiera exigiéndoles al máximo, en series de 500 m por ejemplo, hemos tenido la sensación de llevar un peso muerto en el pie, más bien al contrario, el retorno de energía es muy bueno, siempre tratándose de una zapatilla de entrenamiento. Comodidad, amortiguación y eficiencia que hacen que las Salming Miles se encuentren muy cómodas en carreras largas a ritmos medios.

Conclusión

Vamos a acabar dando la razón al equipo de Salming sport , la empresa fundada por una estrella lapona del hockey hielo que ha hecho un gran trabajo con sus primeras zapatillas de entrenamiento.

Nos ha sorprendido muy gratamente el confort en carrera, imprescindible en una zapatilla diseñada para tiradas largas, pero también la suavidad y rapidez en la transición de pisada, que las hacen unas zapatillas más rápidas de lo que nos hacían sospechar tanto su peso, poco contenido, como el amplio recorrido de la amortiguación. Unas zapatillas para devorar quilómetros, y para hacerlo más rápido de lo que tenías planeado.

La gran versatilidad de las Salming Miles las convierten en una zapatilla que podremos usar sobre prácticamente cualquier superficie, se desenvuelven a la perfección sobre suelos duros y pistas en buen estado, terrenos que constituyen su hábitat natural, pero no tienen ningún problema en adaptarse a terrenos más rotos, donde la suela responde con un excelente agarre y solo nos limita la falta de estabilidad cuando la llevamos por senderos más técnicos. Una excelente opción door to track.

Nos han llegado desde Göteborg unas zapatillas que pueden ser una gran opción para corredores neutros de pesos medios y altos que busquen una zapatilla cómoda y versátil, capaz de adaptarse a gran variedad de terrenos, para usarlas principalmente en tiradas largas, llegando incluso a maratón, a ritmos por encima de los 4’30”/km.

PROs y CONtras

PROs:


  • Comodísimas.

  • Buena respuesta, más rápidas de lo que aparentan.

  • Excelente tracción.

  • El detalle de los calcetines en la caja, que eso siempre se agradece.


CONTRAs:

  • Precio.

  • Peso.


Newton Running - Gravity V

Gravity V - Newton Running

Publicado hace 72 día(s)

Introducción

¿Quién de vosotros no tuvo ganas inmediatas de saber dónde poder conseguir unas Newton y probar esas golosas zapatillas? Pues si bien no, y cada vez más, Newton Running se da a conocer al gran número de runners mundiales, pues sus potentes campañas publicitarias cada vez son más profundas. Como en muchos otros mercados, las redes sociales han apoyado a su propagación, hasta tal punto que muchos runners ya no saben correr sin sus Newton en los pies.

A manos de dos corredores Norte Americanos, del Colorado, pequeños empresarios en el sector del running, se hizo posible esta creación. Con intenciones meramente físicas, donde se buscaba un calzado capaz de centrar su tecnología en la correcta pisada del corredor. Acción y reacción, nos enseñó Sir Isaac Newton, pues no mucho más lejos fueron a parar sus creadores. En honor a la tercera ley de newton, nace la marca, diferenciándose tanto del resto. Rápido y conciso, las Newton Gravity V, coronan la saga del modelo, perteneciendo a una zapatilla catalogada tanto para entrenar como para competir.

Primeras impresiones

La indiferencia es un concepto que no conoce la casa Newton, cada uno de los pequeños detalles marcas de la casa sumará, o al menos eso querrán hacer de ellos. Nos entregan nuestras preciadas zapas, y ya la caja que acuna las Newton Gravity V nos envía un mensaje. El ADN de la marca se deja ver sin aún haber tocado ni visto nuestras gomas. Increíble, cuidan el mensaje desde el momento cero. Nos gusta mucho este aspecto.

Ya fuera de la caja, primero en nuestras manos, nos gustan los contrastes de verdes, blancos y azules. Detalles en plateado, semejando fibra de carbono tanto en laterales como en talón, hacen que sea una zapatilla que acogerá miradas de curiosos. Al tacto, la suavidad se generaliza a lo largo de ella, un upper de entramados varios, confortable textura interna y buena flexibilidad de la media suela. Datos iniciales que ya nos sitúan en un lugar de partida.

Miramos la suela de las Newton Gravity V, y ahí están esperando, los “lugs” o tacos tan reconocidos de la marca, azules, gruesos e intactos. Nos impresionan. Cabe decir que es la primera vez que nuestro probador calzará unas Newton, y ni más ni menos empezará por un modelo de entrenamientos rápidos o competición. Veremos pues, todo el proceso que conlleva adaptarse a las Newton Gravity V y el resultado de él. Sin demorarnos mucho más, nos descalzamos para ponernos nuestras gomas nuevas, y sin irnos más lejos de lo previsto sentimos sensaciones diferentes a lo acostumbrados. Acogedoras, bonitas de aspecto, suaves, seguras y con lugs que nos hablan de muy cerca.

¡Si quieres iniciarte a este concepto de running, esta es tu Review!

 

Mediasuela y amortiguación

Levantamos el capó y vemos las tripas de nuestra máquina. Su composición en EVA de alto rebote, se extiende a lo largo de la zapatilla, dejando un dropp de resultado 3mm. Para valientes que se quieren iniciar en el mundo del natural running, o para experimentados conocedores de tales características, será un juguete curioso de llevar.

En cuanto a la flexibilidad de las Newton Gravity V, decir que tienen una flexión importante en la parte posterior y media de la zapatilla, acentuada también, por las ranuras creadas en la suela y media suela. Flexan muy bien, pero retroceden enérgicamente a su posición. Interesante detalle.

Toda la media suela queda al aire en la zona media parte del talón, sin protección alguna por el compuesto de la suela, ni por ningún refuerzo en el puente. Veremos cómo responde tras esta arriesgada exposición al terreno. Es una pista del mínimo contacto que se busca con las Newton Gravity V en estas zonas del pie, y como si se ha dado un refuerzo en zonas de metatarso y puntera. Suponiendo pues, que una mala técnica de carrera, donde se origine taloneo, producirá un desgaste prematuro e importante del compuesto de la media suela.

Queremos anotar que el ribete azul del perfil que vemos en las fotografías, y el estado general de la media suela, tras sus muchos km, es muy bueno, deteriorado en su parte posterior con más exageración. Pues al ser utilizadas en competición, la mella de los últimos km provoca un taloneo involuntario.

Lo que nos ha gustado mucho de la amortiguación de las Newton Gravity V, es que desde que empiezas hasta que acabas mantienen el tono perfecto, la reactividad y sobretodo esa amoldabilidad a la carrera, perdurando a lo largo del tiempo. Son realmente buenas para usos de competición, repito, realmente buenas. Por último, y dirigido a aquellos/as que no habéis probado Newton, las Gravity V poseen unos lugs o tacos tipo POP1. Estos son la más pura expresión de la tecnología ACTION/REACTION mediante esta placa biomecánica. Aun siendo intrusivos en la adaptación, la media suela protege muy bien esta zona del pie.

Suela

El compuesto es del ya conocido s.h.a.r.c, como la mayoría de hermanas de la casa. Vayamos por partes, las Newton Gravity V han sido tratadas con cariño y cura a lo largo de su creación, pero si en alguna zona han dejado huella, es aquí, y nunca mejor dicho. Un compuesto, tres áreas, cinco lugs, y una gran teoría detrás. La primera área en la zona de la puntera, con 5 tacos de espesor mínimo que darán tracción en la propulsión final. Una segunda área intermedia, donde aparecen 5 tacos que acunan nuestros metatarsos. Los llaman lugs, prominentes, con una contundencia de 5mm al menos, se presentan en la placa llamada POP 1 o “point of power one”. La más radical de la casa, con la que sentiremos en plena esencia la idea de este fenómeno de Newton Running.

La idea es que, constructivamente estas 5 piezas plásticas se encuentran unidas por una membrana elástica y tensada, sin tener contacto con la parte inferior de la media suela. Cuando tu pisada está en plena transición, y los lugs funcionando, estos sirven como trampolín. Tras una compresión hay una propulsión. Así de sencillo nuestras Newton Gravity V se ven disparadas por el potente motor de 5 pistones.

Quedando clara la tecnología pasamos a su rendimiento práctico. Aun con la contundente placa POP1 alojando esos 5 lugs, son silenciosas al correr, seguras en pavimento de loseta, hormigón, incluso diría sobre vegetación. Los lugs tienen una geometría, en cuanto a superficie y situación en la suela, que no dan desestabilidad de tobillo ni en pisada. Aun así, nos damos cuenta de un fenómeno, y es que en el momento en que la pisada transita por el apoyo único de los lugs, ocurre que la superficie de contacto se reduce en  comparación a no tenerlos. Es cuando, con el factor agua, las Newton Gravity V dan una inseguridad importante en pavimentos duros. Al correr por asfalto o aceras de ciudad mojadas, hemos reducido el ritmo considerablemente con tal de no irnos al suelo. En arena, estupendas, controlando el tamaño de los bolos del camino, los lugs pueden convertirse en enemigos.

La durabilidad de la suela en general es realmente buena, aun echando en falta ese extra de compuesto a la altura del talón, para proteger la media suela en EVA. El desgaste aun así es mínimo, y los lugs apenas se han visto reducidos.

Upper

El más meticuloso detalle de la tapicería de nuestro GT, ha pasado por el laboratorio de I+D, dando como resultado un upper de primerísima calidad a la altura de la zapatilla. Las Newton Gravity V han sido confeccionadas con un upper multicapa, con diferentes tipos de mallado y allí donde sabemos que más débiles pueden ser, hemos colocado material a conciencia.

Con puntera reforzada en todo su contorno, zonas de flexión creadas con un tejido más tupido, extremadamente suave, y si hacemos zoom, con cientos de hilos entrecruzado y dos refuerzos termosellados. No hay duda, ni teórica ni práctica, para darnos cuenta que ha sido irrompible. Hay que decir, que no hemos tenido piedad ante las Newton Gravity V y el resultado han sido tan solo cosquillas.

En cuanto a la geometría que presenta, su puntera es puntiaguda como marca reconocible de calzado rápido y de competición. El talón posee un refuerzo sólido pero sin ser intrusivo, ahí está. De cuello más bien bajo y acolchado, nos invita a calzarlas rápidos en transiciones o incluso sin calcetín. De lengüeta corta, transpirable, poco acolchada y muy amoldable al empeine. Ésta nos gusta mucho. Eso sí, peca de un ajuste algo deficiente, si nos excedemos de apriete, enseguida sentiremos opresión en la zona alta del empeine ya que el fino espesor de la lengüeta no es capaz de amortiguar la presión. Tenemos que encontrar el punto. Sin irnos más lejos, hablaremos de su ojetera. Se presenta termopegada al upper y cosida en la parte más cercana a la puntera. Sus ojales tienen refuerzos plásticos, pero serán los últimos y más cercanos al nudo final, los que tienen un doble agujero que al tensar el cordón permitirán no perder tensión. Muy curioso el detalle. Esto hace que sea algo más entretenido cuando te descalzas, sin ser pesado tampoco.

Las Newton Gravity V, son transpirables, denotan una gran eficiencia en regulación de temperatura, son muy permeables a líquidos, y tienen un comportamiento muy natural y agradable en el pie.

Horma

Newton, para las Gravity V, ha utilizado una horma curva y su vez estrecha. La puntera oprime suavemente el pie, sin limitaciones. El medio pie resulta adherido a las paredes y muy sujeto y acunado con un arco más bien bajo. Por último el talón, quien con su refuerzo y acabado envolvente, se posiciona firme y seguro en una estructura lo más cómoda que ha podido ser.

Su tallaje, el habitual. Han sido probadas con plantillas, viendo un único contra, y es que se han originado pequeñas dobleces en la punta de la plantilla que fueron detectadas al sacarlas y no al usarlas. Esto se ha dado por su geometría Racing, sin duda. Aun asi las consideramos aptas para "uso plantillero”.

Dinámica

Sinceramente, hemos tenido que ir frenando hasta llegar aquí, pues las ganas de explicaros lo sentido y vivido con las Newton Gravity V es digno de plasmar.

Cómo sabéis, nuestro testador se ha bautizado en esto del natural running con estas Newton Gravity V, y para ello ha necesitado realizar un periodo inicial de adaptación al calzado.

Empezamos con sesiones de 5 a 10, introduciéndolas en el descalentamiento de los entrenos. A los 7 días, ya fueron 20-25 de rodaje suave a ritmos de 5:15, con tal de continuar con la toma de sensaciones. Después de más de dos semanas, introduciéndolas gota a gota en nuestra planificación de entrenos, notamos molestias musculares, nada más allá que sobrecargas de sóleo y musculatura anexa. Suponemos que la corrección de nuestra forma de correr, y el gesto de obligación que realizan los lugs, hacen que nuestra posición habitual salga del modelo y de esa forma activemos musculatura distina.

Planteando esta hipótesis continuamos con la prueba, siempre dando descanso y tratamiento genérico para este tipo de molestias habituales en corredores.

Las sensaciones mejoran con el paso del tiempo, y con ello, con la suma de km. Empezamos a utilizarlas como calzado único,  en entrenos de series rápidas, sesiones de tiradas más largas, y en un largo listado de escenarios.

Newton Gravity V, es un calzado muy rápido, estable, de amortiguación homogénea y sin fatiga aparente. Flechan rápido, retornan aún más. Con un centro de gravedad bajo, y perfiles poco voluminosos, hacen que nos sintamos cercanos a lo que pisamos.

Sin duda, los lugs son protagonistas principales, intrusivos desde un principio, y realizando su función descaradamente. Con el paso del tiempo, y una vez hechos a ellas, formarán parte de nosotros y lo extraño será no llevarlos.

Tienen una amoldabilidad al pie realmente buena, y como dijimos ya, su respuesta ante cambios de ritmo es brutal. Ojo con meter las Newton Gravity V en terrenos demasiado pedregosos, nuestras plantas sufrirán.

Pensadas para pisadas neutras, muy aptas para plantilleros. Eficientes en tartán, muy potentes en asfalto, correctas y con mucha suavidad en tierra. Cuidado, no les gusta el agua, y mucho menos cuando esta la tenemos sobre loseta de acera o parecido.

Conclusión

Las Newton Gravity V, son unas zapatillas que requieren un proceso de adaptación para quienes no han usado antes este tipo de zapas. Hemos progresado satisfactoriamente en dicho proceso, con resultados muy buenos. No solo eso, recordando también que nos ha costado sobrecargas importantes en la zona de gemelos.

Restando este proceso inicial, Newton Gravity V es una zapa para corredores neutros o plantilleros, que buscan un empujón en la chispa, en la reactividad, y en la mejora de resultados. Son rápidas, estables y te piden mucho gas. En entrenos de rodajes, también las podemos incluir muy buenamente.

Su diversidad de usos las hacen muy juguetonas, sobre todo para personas no demasiado pesadas que quieran buscar ritmos de hasta 3:15.

El sistema de acción/reacción, mediante la cama elástica en la zona de los metatarsianos, genera una menor perdida de energía, que en carrera se resume a propiciar aún más la reactividad de pisada.

Un ajuste de cordones algo impreciso y mejorable, hace que hayamos tenido que parar para mejorar el riego del pie.

PROs y CONtras

PROS:

- Ligeras

- Gran diseño

- Excelente reactividad

- Duraderas



CONTRAS:

- Precio

- Ajuste de cordones

- Adaptación inicial

- No aptas en lluvia

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSMiles - SalmingGravity V - Newton Running

PUNTUACIONES

Miles - Salming Gravity V - Newton Running
Talla9.59.0
Fit antepié8.08.0
Fit mediopie8.08.0
Fit talón8.08.0
Fit arco7.08.0
Ajuste general8.08.0
Amortiguación antepié9.08.0
Amortiguación talón8.07.0
Amortiguación global9.07.5
Dinámica / Transición de la pisada8.08.0
Respuesta7.09.0
Flexibilidad9.08.0
Soporte talón6.08.0
Soporte antepié6.08.0
Soporte global6.08.0
Agarre en seco9.09.0
Agarre en mojado8.05.0
Agarre en asfalto9.08.0
Agarre en tierra9.08.0
Agarre en pista9.08.0
Agarre global9.08.0
Durabilidad suela8.08.0
Durabilidad upper8.08.0
Durabilidad global8.08.0
Grosor lengüeta8.07.0
Sujeción lengüeta8.08.0
Longitud lengüeta8.08.0
Número de ojales6.08.0
Acolchado collar8.08.0
Amplitud collar7.08.0
Altura collar7.08.0
Sujeción collar8.08.0
Transpirabilidad6.07.0
Impermeabilidad8.05.0
Reflectantes7.09.0
Calidad de materiales y acabados8.09.0
Subscribirse al Newsletter