LunarTempo 2 - Nike

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 214 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

Newton Running - Gravity V

Gravity V - Newton Running

Publicado hace 73 día(s)

Introducción

¿Quién de vosotros no tuvo ganas inmediatas de saber dónde poder conseguir unas Newton y probar esas golosas zapatillas? Pues si bien no, y cada vez más, Newton Running se da a conocer al gran número de runners mundiales, pues sus potentes campañas publicitarias cada vez son más profundas. Como en muchos otros mercados, las redes sociales han apoyado a su propagación, hasta tal punto que muchos runners ya no saben correr sin sus Newton en los pies.

A manos de dos corredores Norte Americanos, del Colorado, pequeños empresarios en el sector del running, se hizo posible esta creación. Con intenciones meramente físicas, donde se buscaba un calzado capaz de centrar su tecnología en la correcta pisada del corredor. Acción y reacción, nos enseñó Sir Isaac Newton, pues no mucho más lejos fueron a parar sus creadores. En honor a la tercera ley de newton, nace la marca, diferenciándose tanto del resto. Rápido y conciso, las Newton Gravity V, coronan la saga del modelo, perteneciendo a una zapatilla catalogada tanto para entrenar como para competir.

Primeras impresiones

La indiferencia es un concepto que no conoce la casa Newton, cada uno de los pequeños detalles marcas de la casa sumará, o al menos eso querrán hacer de ellos. Nos entregan nuestras preciadas zapas, y ya la caja que acuna las Newton Gravity V nos envía un mensaje. El ADN de la marca se deja ver sin aún haber tocado ni visto nuestras gomas. Increíble, cuidan el mensaje desde el momento cero. Nos gusta mucho este aspecto.

Ya fuera de la caja, primero en nuestras manos, nos gustan los contrastes de verdes, blancos y azules. Detalles en plateado, semejando fibra de carbono tanto en laterales como en talón, hacen que sea una zapatilla que acogerá miradas de curiosos. Al tacto, la suavidad se generaliza a lo largo de ella, un upper de entramados varios, confortable textura interna y buena flexibilidad de la media suela. Datos iniciales que ya nos sitúan en un lugar de partida.

Miramos la suela de las Newton Gravity V, y ahí están esperando, los “lugs” o tacos tan reconocidos de la marca, azules, gruesos e intactos. Nos impresionan. Cabe decir que es la primera vez que nuestro probador calzará unas Newton, y ni más ni menos empezará por un modelo de entrenamientos rápidos o competición. Veremos pues, todo el proceso que conlleva adaptarse a las Newton Gravity V y el resultado de él. Sin demorarnos mucho más, nos descalzamos para ponernos nuestras gomas nuevas, y sin irnos más lejos de lo previsto sentimos sensaciones diferentes a lo acostumbrados. Acogedoras, bonitas de aspecto, suaves, seguras y con lugs que nos hablan de muy cerca.

¡Si quieres iniciarte a este concepto de running, esta es tu Review!

 

Mediasuela y amortiguación

Levantamos el capó y vemos las tripas de nuestra máquina. Su composición en EVA de alto rebote, se extiende a lo largo de la zapatilla, dejando un dropp de resultado 3mm. Para valientes que se quieren iniciar en el mundo del natural running, o para experimentados conocedores de tales características, será un juguete curioso de llevar.

En cuanto a la flexibilidad de las Newton Gravity V, decir que tienen una flexión importante en la parte posterior y media de la zapatilla, acentuada también, por las ranuras creadas en la suela y media suela. Flexan muy bien, pero retroceden enérgicamente a su posición. Interesante detalle.

Toda la media suela queda al aire en la zona media parte del talón, sin protección alguna por el compuesto de la suela, ni por ningún refuerzo en el puente. Veremos cómo responde tras esta arriesgada exposición al terreno. Es una pista del mínimo contacto que se busca con las Newton Gravity V en estas zonas del pie, y como si se ha dado un refuerzo en zonas de metatarso y puntera. Suponiendo pues, que una mala técnica de carrera, donde se origine taloneo, producirá un desgaste prematuro e importante del compuesto de la media suela.

Queremos anotar que el ribete azul del perfil que vemos en las fotografías, y el estado general de la media suela, tras sus muchos km, es muy bueno, deteriorado en su parte posterior con más exageración. Pues al ser utilizadas en competición, la mella de los últimos km provoca un taloneo involuntario.

Lo que nos ha gustado mucho de la amortiguación de las Newton Gravity V, es que desde que empiezas hasta que acabas mantienen el tono perfecto, la reactividad y sobretodo esa amoldabilidad a la carrera, perdurando a lo largo del tiempo. Son realmente buenas para usos de competición, repito, realmente buenas. Por último, y dirigido a aquellos/as que no habéis probado Newton, las Gravity V poseen unos lugs o tacos tipo POP1. Estos son la más pura expresión de la tecnología ACTION/REACTION mediante esta placa biomecánica. Aun siendo intrusivos en la adaptación, la media suela protege muy bien esta zona del pie.

Suela

El compuesto es del ya conocido s.h.a.r.c, como la mayoría de hermanas de la casa. Vayamos por partes, las Newton Gravity V han sido tratadas con cariño y cura a lo largo de su creación, pero si en alguna zona han dejado huella, es aquí, y nunca mejor dicho. Un compuesto, tres áreas, cinco lugs, y una gran teoría detrás. La primera área en la zona de la puntera, con 5 tacos de espesor mínimo que darán tracción en la propulsión final. Una segunda área intermedia, donde aparecen 5 tacos que acunan nuestros metatarsos. Los llaman lugs, prominentes, con una contundencia de 5mm al menos, se presentan en la placa llamada POP 1 o “point of power one”. La más radical de la casa, con la que sentiremos en plena esencia la idea de este fenómeno de Newton Running.

La idea es que, constructivamente estas 5 piezas plásticas se encuentran unidas por una membrana elástica y tensada, sin tener contacto con la parte inferior de la media suela. Cuando tu pisada está en plena transición, y los lugs funcionando, estos sirven como trampolín. Tras una compresión hay una propulsión. Así de sencillo nuestras Newton Gravity V se ven disparadas por el potente motor de 5 pistones.

Quedando clara la tecnología pasamos a su rendimiento práctico. Aun con la contundente placa POP1 alojando esos 5 lugs, son silenciosas al correr, seguras en pavimento de loseta, hormigón, incluso diría sobre vegetación. Los lugs tienen una geometría, en cuanto a superficie y situación en la suela, que no dan desestabilidad de tobillo ni en pisada. Aun así, nos damos cuenta de un fenómeno, y es que en el momento en que la pisada transita por el apoyo único de los lugs, ocurre que la superficie de contacto se reduce en  comparación a no tenerlos. Es cuando, con el factor agua, las Newton Gravity V dan una inseguridad importante en pavimentos duros. Al correr por asfalto o aceras de ciudad mojadas, hemos reducido el ritmo considerablemente con tal de no irnos al suelo. En arena, estupendas, controlando el tamaño de los bolos del camino, los lugs pueden convertirse en enemigos.

La durabilidad de la suela en general es realmente buena, aun echando en falta ese extra de compuesto a la altura del talón, para proteger la media suela en EVA. El desgaste aun así es mínimo, y los lugs apenas se han visto reducidos.

Upper

El más meticuloso detalle de la tapicería de nuestro GT, ha pasado por el laboratorio de I+D, dando como resultado un upper de primerísima calidad a la altura de la zapatilla. Las Newton Gravity V han sido confeccionadas con un upper multicapa, con diferentes tipos de mallado y allí donde sabemos que más débiles pueden ser, hemos colocado material a conciencia.

Con puntera reforzada en todo su contorno, zonas de flexión creadas con un tejido más tupido, extremadamente suave, y si hacemos zoom, con cientos de hilos entrecruzado y dos refuerzos termosellados. No hay duda, ni teórica ni práctica, para darnos cuenta que ha sido irrompible. Hay que decir, que no hemos tenido piedad ante las Newton Gravity V y el resultado han sido tan solo cosquillas.

En cuanto a la geometría que presenta, su puntera es puntiaguda como marca reconocible de calzado rápido y de competición. El talón posee un refuerzo sólido pero sin ser intrusivo, ahí está. De cuello más bien bajo y acolchado, nos invita a calzarlas rápidos en transiciones o incluso sin calcetín. De lengüeta corta, transpirable, poco acolchada y muy amoldable al empeine. Ésta nos gusta mucho. Eso sí, peca de un ajuste algo deficiente, si nos excedemos de apriete, enseguida sentiremos opresión en la zona alta del empeine ya que el fino espesor de la lengüeta no es capaz de amortiguar la presión. Tenemos que encontrar el punto. Sin irnos más lejos, hablaremos de su ojetera. Se presenta termopegada al upper y cosida en la parte más cercana a la puntera. Sus ojales tienen refuerzos plásticos, pero serán los últimos y más cercanos al nudo final, los que tienen un doble agujero que al tensar el cordón permitirán no perder tensión. Muy curioso el detalle. Esto hace que sea algo más entretenido cuando te descalzas, sin ser pesado tampoco.

Las Newton Gravity V, son transpirables, denotan una gran eficiencia en regulación de temperatura, son muy permeables a líquidos, y tienen un comportamiento muy natural y agradable en el pie.

Horma

Newton, para las Gravity V, ha utilizado una horma curva y su vez estrecha. La puntera oprime suavemente el pie, sin limitaciones. El medio pie resulta adherido a las paredes y muy sujeto y acunado con un arco más bien bajo. Por último el talón, quien con su refuerzo y acabado envolvente, se posiciona firme y seguro en una estructura lo más cómoda que ha podido ser.

Su tallaje, el habitual. Han sido probadas con plantillas, viendo un único contra, y es que se han originado pequeñas dobleces en la punta de la plantilla que fueron detectadas al sacarlas y no al usarlas. Esto se ha dado por su geometría Racing, sin duda. Aun asi las consideramos aptas para "uso plantillero”.

Dinámica

Sinceramente, hemos tenido que ir frenando hasta llegar aquí, pues las ganas de explicaros lo sentido y vivido con las Newton Gravity V es digno de plasmar.

Cómo sabéis, nuestro testador se ha bautizado en esto del natural running con estas Newton Gravity V, y para ello ha necesitado realizar un periodo inicial de adaptación al calzado.

Empezamos con sesiones de 5 a 10, introduciéndolas en el descalentamiento de los entrenos. A los 7 días, ya fueron 20-25 de rodaje suave a ritmos de 5:15, con tal de continuar con la toma de sensaciones. Después de más de dos semanas, introduciéndolas gota a gota en nuestra planificación de entrenos, notamos molestias musculares, nada más allá que sobrecargas de sóleo y musculatura anexa. Suponemos que la corrección de nuestra forma de correr, y el gesto de obligación que realizan los lugs, hacen que nuestra posición habitual salga del modelo y de esa forma activemos musculatura distina.

Planteando esta hipótesis continuamos con la prueba, siempre dando descanso y tratamiento genérico para este tipo de molestias habituales en corredores.

Las sensaciones mejoran con el paso del tiempo, y con ello, con la suma de km. Empezamos a utilizarlas como calzado único,  en entrenos de series rápidas, sesiones de tiradas más largas, y en un largo listado de escenarios.

Newton Gravity V, es un calzado muy rápido, estable, de amortiguación homogénea y sin fatiga aparente. Flechan rápido, retornan aún más. Con un centro de gravedad bajo, y perfiles poco voluminosos, hacen que nos sintamos cercanos a lo que pisamos.

Sin duda, los lugs son protagonistas principales, intrusivos desde un principio, y realizando su función descaradamente. Con el paso del tiempo, y una vez hechos a ellas, formarán parte de nosotros y lo extraño será no llevarlos.

Tienen una amoldabilidad al pie realmente buena, y como dijimos ya, su respuesta ante cambios de ritmo es brutal. Ojo con meter las Newton Gravity V en terrenos demasiado pedregosos, nuestras plantas sufrirán.

Pensadas para pisadas neutras, muy aptas para plantilleros. Eficientes en tartán, muy potentes en asfalto, correctas y con mucha suavidad en tierra. Cuidado, no les gusta el agua, y mucho menos cuando esta la tenemos sobre loseta de acera o parecido.

Conclusión

Las Newton Gravity V, son unas zapatillas que requieren un proceso de adaptación para quienes no han usado antes este tipo de zapas. Hemos progresado satisfactoriamente en dicho proceso, con resultados muy buenos. No solo eso, recordando también que nos ha costado sobrecargas importantes en la zona de gemelos.

Restando este proceso inicial, Newton Gravity V es una zapa para corredores neutros o plantilleros, que buscan un empujón en la chispa, en la reactividad, y en la mejora de resultados. Son rápidas, estables y te piden mucho gas. En entrenos de rodajes, también las podemos incluir muy buenamente.

Su diversidad de usos las hacen muy juguetonas, sobre todo para personas no demasiado pesadas que quieran buscar ritmos de hasta 3:15.

El sistema de acción/reacción, mediante la cama elástica en la zona de los metatarsianos, genera una menor perdida de energía, que en carrera se resume a propiciar aún más la reactividad de pisada.

Un ajuste de cordones algo impreciso y mejorable, hace que hayamos tenido que parar para mejorar el riego del pie.

PROs y CONtras

PROS:

- Ligeras

- Gran diseño

- Excelente reactividad

- Duraderas



CONTRAS:

- Precio

- Ajuste de cordones

- Adaptación inicial

- No aptas en lluvia

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSLunarTempo 2 - NikeGravity V - Newton Running
Talla US1110
Peso (gramos)226276
Mesh10097
Mesh89