Glycerin 14 - Brooks

Glycerin 14 - Brooks

Publicado hace 139 día(s)

Introducción

Hablar de las Brooks Glycerin 14 no es hablar de una zapatilla cualquiera. Se trata del modelo insignia de la marca americana, un modelo que se ha ganado el derecho a ser un referente y que, año tras año, sigue manteniendo un buen número de adeptos  que no dudan en convertirlas en sus compañeras de entreno. No es casualidad, y es que las Brooks Glycerin 14 siguen aquella máxima de que, si algo es bueno, ¿por qué no repetirlo? Pues bien, eso es lo que ha hecho Brooks, una de las marcas que más ventas suman en el sector del running en Estados Unidos. Esta zapatilla neutra de máxima amortiguación está catalogada dentro de la gama “Cushion me” de Brooks y está diseñada para corredores de peso medio o elevado que buscan una zapatilla con mucha protección para sumar kilómetros. A pesar de que en su decimocuarta versión no han añadido apenas cambios, hemos querido comprobar si las Brooks Glycerin 14 siguen siendo una zapatilla de referencia de máxima amortiguación.

Primeras impresiones

No es fácil hacerse una idea objetiva de las Brooks Glycerin 14 cuando las precede una larga lista de éxitos. A primera vista sorprende su cuidado diseño. Han querido dejar a un lado el rosa que tanto vemos las chicas y han optado por una gama de degradados entre el lila y el verde que en la zona media de la zapatilla juega con tonos más metalizados. La verdad es que es un modelo que apetece calzarse, porque al tacto el collar es realmente mullido, al igual que la lengüeta estilo calcetín que abraza el pie.

El upper nos devuelve un tacto rígido, con una zona delantera mucho más maleable que suponemos nos dará libertad al movimiento de los dedos. Como es de esperar, la zona del talón de estas Brooks Glycerin 14 monta una pieza rígida que sujeta y protege el tobillo. Es una zapatilla robusta, con un peso de 264 gramos en el modelo femenino. Pero a pesar de todo, cuando jugamos con ellas e intentamos doblarlas, reaccionan muy bien. La torsión de la suela es sencilla, gracias a los cortes transversales y a las zonas diferenciadas de la suela. El famoso compuesto SuperDNA que distingue a las Glycerin en sus últimos 3 modelos es de color blanco, y al tacto es de una rigidez media, pero da de si, casi como cuando tocas una gominola!

Al probárnosla la sensación es la de estar caminando encima de un suelo acolchado. Pero a la vez no deja de sentirse firme y estable. La amortiguación funciona a la perfección en estático, veremos cómo responden al rodar.

La zona del upper, que es donde han innovado dándole un acabado más poroso, también es muy maleable. Globalmente, en las Brooks Glycerin 14 parece que todo el diseño está pensado para favorecer lo que prometen: una gran zapatilla de amortiguación con la que proteger nuestro pie. Precisamente por ese diseño están pensadas para rodajes medios y largos a ritmos asequibles. ¡Otra cosa es que a nosotros nos apetezca ponerlas a prueba y exprimirlas un poco para ver cómo responden también a ritmos rápidos!

Mediasuela y amortiguación

Con las Brooks Glycerin 14 ya son tres los modelos consecutivos que incorporan en la mediasuela el SuperDNA, un compuesto creado a base de sustratos naturales y cuya característica principal es que es adaptativo. O sea, que da una respuesta eficiente sea cual sea el tipo de corredor, pisada, peso, fuerza ejercida en la zancada, etc. Este es su punto fuerte, lo que ha conseguido que sea una zapatilla muy buscada por corredores de peso medio o alto. Esta mediasuela tiene forma de cadena y se adapta a la presión de la zancada aportando un extra de amortiguación respecto a su anterior sistema, el DNA. En concreto el SuperDNA le da un 25% más de amortiguación, y lo hemos notado con sólo probarlas una vez. 

Otro punto técnico del compuesto SuperDNA es que los eslabones que le dan ese aspecto de cadena apuntan hacia el talón. Esto es el Segmented Crash Pad, la tecnología que trabaja de la mano del SuperDNA en las Brooks Glycerin 14. A simple vista se percibe que el tamaño de los eslabones va decreciendo a medida que la suela se adentra en la zona de los metatarsos. De esta manera se busca un punto más de tracción para guiar y facilitar la transición de atrás a adelante a la vez que les aporta un punto de dinamismo y reacción. Esto nos da una pista clara de que las Brooks Glycerin 14 están pensadas para corredores que talonean.

Cuando nos las pusimos para correr por primera vez nos sorprendió lo inmediata que es la transición a esta zapatilla. En parte es gracias al SuperDNA, y en parte a su estructura global. El perfil de la mediasuela es  alto, pero el drop de 10 mm las hace muy estándar y fáciles de llevar aunque no se hayan usado zapatillas de esta marca antes.  

A simple vista vemos que la mediasuela no tiene control de estabilidad específico, por lo que forman parte del segmento de zapas neutras. Aún así, tienen un punto más a su favor y es que al montar una amortiguación semi rígida, esta por si sola ya actúa como estabilizador. Lo notamos en nuestras tiradas largas. Ya sabéis que cuando llevas muchos quilómetros en las piernas, la zancada tiende a ser menos eficiente, y es en esos momentos en los que notamos que el SuperDNA nos daba este extra de estabilidad sin sentir que la pisada va guiada.

Suela

La suela de las Brooks Glycerin 14 tiene una mezcla de tecnologías y densidades que dividen la zapatilla en tres zonas.

La tecnología principal que arma la suela y le da una estructura global son las Ideal Pressure Zones. Estas zonas se encargan de ayudar a distribuir la presión por toda la zapatilla. Gracias pues a las zonas de presión hemos notado que la pisada era homogénea, lo que al final ha incidido en que nuestra carrera fuera más eficiente.

Después, de manera más específica la suela se divide como os decíamos en tres zonas, separas por líneas de flexión muy marcadas justamente para favorecer la transición de la pisada. En la parte del talón, el Rounded Heel le da una forma visual de herradura y nos ha ayudado a estabilizar la entrada de talón a la vez que nos ha dado una marcada sensación de estabilidad a pesar de ser una zapatilla neutra. El tobillo se mantiene estable, y es por eso que las Brooks Glycerin 14 nos parece  una zapatilla muy versátil, incluso para aquellas corredoras que tengan una ligera pronación.

El rounded heel está compuesto por un caucho con mayor densidad que el resto de la suela precisamente para darle durabilidad a la zapatilla. En nuestro caso, y con algo más de 150 kilómetros de rodaje, la suela está casi como nueva. A pesar de todo, es posible que calzadas por corredoras de más peso, la suela sufra un desgaste mayor. 

Siguiendo el recorrido de la suela, en la zona del medio pié el caucho es algo más acolchado para facilitar, una vez más, la transición hacia los metatarsos. Esta zona es de color amarillento, y enlaza con la parte delantera de la zapatilla, de color lila. En esta zona el taqueado se estrecha y se ensancha dependiendo de su ubicación para aprovechar cierta reactividad e impulsar la pisada hacia adelante. La puntera, del mismo color, vuelve a tener un compuesto más rígido y denso como en el talón, para resistir a la fricción. 

El taqueado de la suela es grueso, de alrededor de 3 mm, y lo hemos aprovechado para exprimir las Brooks Glycerin 14 allí por donde hemos podido. En asfalto, por supuesto, donde nos ha dado una estabilidad y un agarre excelentes. Pero también por tierra, pista y zonas grasas donde nos metimos sin muchas expectativas pero conseguimos rodar  sin perder adherencia. Por último, también quisimos darles una oportunidad en la playa. Y a pesar de que la arena no es nuestro terreno preferido, notamos como el SuperDNA se notaba más rígido y nos solventaba cierto grado de inestabilidad propia de la arena.

Upper

Vamos por partes. De entrada, lo que más nos gusta de las Brooks Glycerin 14 es el tacto. Cuando pasamos la mano por el interior de la zapatilla, la notamos muy suave. Nosotros quisimos probarla sin calcetín y no sufrimos rozaduras ni quemazones.

Con el collar pasa más o menos lo mismo: es muy suave y cómodo. De caña no demasiado alta, el collar es desigual, con la zona interior más elevada. Es por eso que nos gusta tanto, porque cuando nos la ponemos no notamos un guiado de la pisada agobiante pero, al mismo tiempo, nos hemos sentido cómodos haciendo tiradas largas confiando en estas pequeñas armas escondidas de las Brooks Glycerin 14.

Más allá de los interiores, el upper se ha modificado ligeramente respecto a su antecesora, las Brooks Glycerin 13. La decimocuarta versión ha apostado por un mesh más poroso que buscaba solucionar precisamente lo que muchos corredores le echaban en cara a las Brooks Glycerin 13: la falta de transpirabilidad. Pues bien, el caso es que lo han intentado pero lamentablemente no han sabido encontrar con el sistema ideal. Cuando las hemos calzado hemos notado como la temperatura de los pies ha subido rápidamente. Incluso llegamos a correr por la playa y acabamos con los pies chorreando pero cuando llegó el momento de secarlas, a pesar de estar a más de 25 grados, tardaron lo suyo. Es una lástima pero la transpirabilidad sigue siendo la asignatura pendiente de las Brooks Glycerin 14.

Por si fuera poco, a base de usarlas, el upper se ha ido deformando de su estado original hasta quedarse arrugado.

El upper viene reforzado en este modelo por el 3D Stretch Print, un conjunto de termosellados que refuerzan el upper y lo hacen más resistente. En el tobillo, una pieza rígida encajona el tobillo y asegura que no se va a mover. Particularmente lo hemos notado un poco agobiante pero es cierto que no nos ha provocado rozaduras ni otros problemas. En esta parte trasera existe una pequeña pieza reflectante para mayor seguridad en rodajes nocturnos.

Horma

El modelo femenino de las Brooks Glycerin 14 tiene una horma más bien estrecha. Como os comentábamos antes, hasta sin atar los cordones el pie tiene poco movimiento.

La zona del retropié es sin duda la más estrecha. Es aquí donde nos hemos sentido algo más encajonados corriendo en ellas. Sin duda, es un buen punto para evitar torceduras y movimientos innecesarios, pero creemos que un poco menos de sujeción hubiera conseguido el mismo efecto.

En cambio, la zona del antepié es la más ancha, dando libertad de movimiento a los dedos, que tienen un cierto juego lateral. Nos preocupaba si esto afectaría en los giros o en terrenos desiguales, pero cuando hemos rodado con ellas precisamente la sujeción del resto de la zapatilla ha hecho que el pie no se moviera. 

En la zona del mediopié el arco es medio, y no se siente intrusivo a la hora de rodar. La plantilla que acompaña las Brooks Glycerin 14 está hecha con un material propio de Brooks, el BioMoGo. Es extremadamente suave y muy agradable de llevar.

En todo caso, la zapatilla acepta el uso de plantillas pero os recomendamos probarlas con ellas precisamente por la estrechez de la horma. Así os aseguráis además de acertar con la talla. 

Dinámica

Hace ya algún tiempo que los de Brooks lanzaron el "claim" que acompaña sus materiales de running: "run happy". Y nos apetecía saber si con las Brooks Glycerin 14 podríamos disfrutar de los rodajes. Pues bien, hay que reconocer que estamos ante una zapatilla que tiene mucho a su favor para recibir buenas críticas. Y es que el trabajo bien hecho tiene recompensa.

Lo que más nos ha gustado de las Brooks Glycerin 14 es ver que todas las tecnologías que han juntado realmente tienen una razón de ser y cumplen una función que se hace efectiva en el momento en el que nos ponemos en marcha con ellas. Por ejemplo, su punto fuerte, el SuperDNA. Es de recibo reconocer que es un sistema de amortiguación realmente equilibrado. Por un lado, aporta una perfecta amortiguación que notamos suave pero a la vez estable. La fuerza del impacto de cada zancada queda perfectamente repartida y nos encanta que el SuperDNA funcione sin sentirlo. Es decir, que no notemos esa sensación de chicle que algunos sistemas tienen. Precisamente también por toda la tecnología que tienen en la suela y la mediasuela, la transición es de lo más agradable. No hay esfuerzo, y la adaptación a las Brooks Glycerin 14 es inmediata, no son agresivas y las notamos cómodas desde el primer minuto.

La comodidad de la transición se hace la protagonista y a pesar de que por su estructura están pensadas para corredores que son más proclives a entrar de talón, siguen dando buena respuesta entrando más de mediopié.

En cuanto al terreno, está claro que las Brooks Glycerin 14 se mueven cómodamente en asfalto, pero ya os dijimos que no se arrugan ante terrenos más irregulares. En pista y zonas grasas tienen buen agarre y la sujeción del pie dentro de la zapatilla es tan efectiva que tampoco hemos sufrido por torceduras. De hecho, el SuperDNA les da un perfil elevado que hace que las irregularidades prácticamente desaparezcan. Por eso son muy versátiles y os aseguramos que las vais a poder aprovechar de lo lindo.

Los termosellados exteriores las convierten en casi un tanque en cuanto a la durabilidad. Es verdad que en el upper se forman arrugas debido a la adaptación al movimiento, pero aparte de eso, el mesh no tiene ni un enganchón, ni un desgarro, ni siquiera se ha dado de sí ninguna de las microperforaciones por el roce con el pie. ¡Nada de nada!    

Conclusión

Cuando nos dieron la posibilidad de probar las Brooks Glycerin 14, sabíamos que íbamos a probar un icono en el segmento de zapatillas de entrenamiento neutras. Por eso no nos sorprendió que, ya desde el primer rodaje, nos sintiéramos cómodos con ellas.

El punto fuerte de las Brooks Glycerin 14 es su mediasuela, que se adapta a cada tipo de zancada y acepta una horquilla de ritmos bastante abierta. Nos hemos sentido cómodos en rodajes suaves pero hemos podido comprobar que el peso no es un lastre si queréis darles algo de vidilla.

Los acabados de esta zapatilla son excelentes. Suavidad y confort es lo que vais a encontrar si os decidís a calzaros las Brooks Glycerin 14. Las costuras y los sellados con base de silicona están cuidados al máximo, con lo que son historia las rozaduras. Además, la durabilidad del upper es impresionante, tan sólo falla por su falta de elasticidad, lo que provoca arrugas que, a medida que vamos haciendo kilómetros, va a dejar nuestras zapatillas marcadas. Nada que interaccione con la comodidad pero sí que es un aspecto que nos gustaría que mejoraran.

Y puestos a ser perfeccionistas, también es mejorable la transpiración del mesh. Las altas temperaturas no invitan a rodar con esta zapatilla porque puede llegar a resultar incómoda esa sensación de humedad que no llega a evacuarse. A tener en cuenta si sois de los que transpiráis mucho.

En todo caso, si estás buscando una zapatilla para sumar quilómetros a ritmos medios- bajos, las Brooks Glycerin 14 son de lo mejor que hemos probado. Con una amortiguación cómoda y estable y una transición de lo más natural, que no te deja clavado. Así que, si eres una corredora de peso medio a alto con una pisada neutra, te garantizamos que no te van a defraudar.

 

PROs y CONtras

PROS:

·  Compuesto Super DNA.

·  Collar muy mullido y agradable

· Tecnología Ideal Pressure Zones. Mejora la transición.

·  Diseño cuidado



CONTRAS:

·  Poca transpirabilidad del mesh

·  Cierta sensación de agobio en el talón.

·  Único elemento reflectante muy pequeño en la zona del tobillo

 

New Balance - 1500 v2

1500 v2 - New Balance

Publicado hace 110 día(s)

Introducción

Las New Balance 1500 v2 son la segunda versión de unas zapatillas cuya primera versión fue creada en 2014 (comercializadas en el 2015) producto de la tozudez del doble campeón mundial del Ironman 70.3, Sebastian Kienle. Y es que la génesis de las New Balance 1500 v2 tiene una curiosa historia.

Kienle, atleta patrocinado de New BalanceNew Balance, estaba obsesionado con el legendario modelo RC760 de la casa de Boston, y aunque para distancias cortas aceptaba correr y probar otros modelos, en distancias Ironman no quería ni oír hablar de cambiar.  Así que en 2013, el equipo de New Balance le pidió a Kienle que les indicara que era lo que le gustaba tanto de las RC 760, a lo que éste respondió que su zapatilla ideal era una zapatilla suave, con un interior confortable y que pudiera llevar sin calcetín, con suficiente amortiguación para proteger y darle soporte al pie y que se adaptara al mismo como un guante.

Sobre la base de sus indicaciones, New Balance le construyó un prototipo… pero lo que no esperaban es que, cuando encendieron la tele para ver el Ironman de Hawaii de 2014… Kienle no solo lo llevara puesto sino que ganara la prueba con un crono de 2:54 en el segmento de marathon. Tal éxito, con la correspondiente publicidad y demanda popular, les obligó a fabricar a toda prisa las antecesoras de las New Balance 1500 v2, el modelo v1.

Una vez pasado el bendito shock, New Balance se puso manos a la obra para perfeccionar la nueva versión de la zapatilla, creando las New Balance 1500 v2, siguiendo una vez más las indicaciones del triatleta alemán. Y parece que han dado en el clavo, ya que las New Balance 1500 v2 han sido votadas las mejores zapatillas del año 2015 para los editores de “Runner´s World”, aunque no se comercializaban hasta 2016!  Analicemos porqué.

Primeras impresiones

La primera impresión cuando me presentaron las New Balance 1500 v2, es que me habían entregado dos auténticos misiles. Siendo un corredor con un peso ligeramente superior al máximo recomendado idealmente para las New Balance 1500 v2 (75 kgs) me sentía como el conductor de un autobús al que le dan las llaves de un Ferrari.

Esta sensación se acrecentó cuando, una vez en nuestras manos, pude percibir que las New Balance 1500 v2 son tremendamente ligeras (224 gramos), incluso más de lo que cabría esperar de una zapatilla que se publicita como mixta. Como era previsible, las mismas flexaban muy fácilmente y el tacto era muy suave, pudiendo chafar el upper sin dificultad.

A la sensación de tener dos propulsores ayudaba asimismo la apariencia estética de las New Balance 1500 v2, con unos colores anaranjados hasta el rojo, dándole un aspecto de llamarada. Aunque se pueden conseguir en otros colores (amarillo fosforescente y azules, por una parte y, rosa y negro por otra), según nos cuentan, estos son los colores que llevaran los corredores que calcen estas zapatillas en las próximas Olimpiadas de Rio de Janeiro. En cualquier caso, ninguna de las combinaciones de colores que nos proponen para las New Balance 1500 v2 está pensando en los corredores “tímidos”… con estas zapatillas te verán venir de lejos.

Ahora se trataba de probar si esas primeras sensaciones, se convertirían en realidad cuando las calzáramos para salir a correr.

 

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela (6 mm de drop) de estas New Balance 1500 v2, ha sido fabricada a base de Revlite, un innovador componente espumoso que ofrece el mismo rendimiento y durabilidad que la espuma estándar de New Balance un 30% más pesada, lo que permite que las New Balance 1500 v2 nos ofrezcan una sensación de ligereza al correr sin necesidad de minimizar la estructura o sacrificar la amortiguación inferior o la estabilidad de la zapatilla.

Gracias a su construcción, a pesar de que han aligerado el peso de las New Balance 1500 v2, respecto a su versión anterior, se nota perfectamente que la amortiguación funciona y nos da esa sensación de velocidad, reactividad y propulsión que solo se consigue con las zapatillas voladoras (aunque la New Balance 1500 v2 sea mixta), acompañándonos en el desarrollo de la pisada.

Para ello, la casa de Nueva Inglaterra se ha servido del sistema de control “dual density” que no es otra cosa que dar dos densidades diferentes al compuesto de la mediasuela de tal forma que, por una parte, ayude a estabilizar el control del pie en la parte interna de la mediasuela desde la mitad del talón al antepié y, por otra, proporcione amortiguación en el resto.    

En cuanto a la cara exterior de las New Balance 1500 v2, las mismas tienen una geometría con rombos en toda la mediasuela para mejorar la resistencia y el control de la pisada.

Suela

El material usado en la suela de estas New Balance 1500 v2 es el blown rubber (caucho bufado) en cinco piezas diferentes (dos en la parte trasera y tres en la delantera), divididos por un corte longitudinal a lo largo de toda la zapatilla.

Las tres piezas del interior del pie y en la “herradura” del tacón, de goma negra, tienen un dibujo en forma piramidal, con el objetivo de que la zapatilla se agarre mejor en las superficies más deslizantes. Por el contrario, las dos piezas exteriores, de goma naranja, tienen un taqueado, algo menos pronunciado que el de su precedesora. Aun así, los días de lluvia que hemos salido a entrenar con ellas o cuando hemos cruzado superficies resbaladizas, debemos decir que nos ha costado apreciar ese agarre que predican.

En la zona del apoyo del arco han integrado el sistema TBeam, que es una pieza ligera y flexible de soporte diseñada para ofrecer estabilidad de torsión a la zapatilla y el soporte del arco a través de un diseño único con centro de emisión, con lo que se consigue una transición fluida y natural del talón a la parte anterior del pie, al mismo tiempo que ejerce de cierto efecto catapulta al estar inclinada, y protege la fatiga de nuestros tobillos.

 

Upper

New Balance es uno de los fabricantes que más esfuerzos ha dedicado en los últimos años a conseguir el upper ideal que todo corredor busca, es decir, que sea ligero, transpirable y que minimice la fricción. 

En el caso de las New Balance 1500 v2, este sistema, común a otros modelos de la casa de Boston, se denomina FantomFit, y consiste en un revestimiento superior de diseño esquelético que aporta un soporte y ajuste ultra-ligeros, creado con la fusión de dos ligeros materiales en un proceso sin costuras, con lo que se ha pretendido mejorar uno de los defectos que tenía su predecesora, que era el movimiento de la lengüeta.

El FantomFit, recubre el pie, bajo el que se encuentra una malla que hace las veces de lengüeta que se une con el mesh o parte superior, formando un guante que se adapta perfectamente al pie de cada corredor, convirtiéndolas, seguramente, en una de las zapatillas más cómodas que hemos probado. A todo ello ayuda, curiosamente, el famoso logo en forma de “N” que ayuda a soportar el sistema FantomFit y además es reflectante. A todo lo anterior se une la cordonera, plana y semi-elástica que pasa a través del FantomFit, de tal forma que se maximiza el ajuste a nuestra forma del pie. 

El upper de las New Balance 1500 v2 de la parte anterior del pie ha sido fabricado con un mesh poroso y tupido que no da todo el grado de transpirabilidad que desearíamos, aunque es muy aceptable.

Por lo que respecta a la parte posterior, el chasis del talón es poco rígido con lo que cuidado aquellos que sufran del tendón de Aquiles.  Asimismo y, en esta misma parte posterior, como curiosidad para los triatletas, destacamos el tirador elástico que ayuda a colocar las zapatillas con mayor velocidad en las transiciones.

Horma

La horma de las New Balance 1500 v2, aunque cómoda, es ligeramente estrecha y no con demasiado espacio para que los dedos se puedan mover libremente. No obstante, la estrechez que hemos comentado sentir en el primer momento que nos calzamos las New Balance 1500 v2, ha ido difuminándose a los pocos kilómetros y con el uso progresivo, para dar paso a un aumento de la comodidad y con muy buena sujeción gracias al sistema FantomFit.

Las plantillas originales de las New Balance 1500 v2 son cómodas pero bastante finas y del clásico compuesto de etileno vinil acetato (EVA) que llevan la mayoría de zapatillas del mercado. Como pequeña crítica para aquellos más preocupados por la estética, debemos reseñar que no hemos debido usarlas demasiado para que el dibujo del logo de New Balance en la plantilla se desdibuje. 

Si sois de aquellos corredores, como es mi caso, que necesiten sustituir las plantillas que las acompañan por unas especiales, debemos decir que puede que no os encajen perfectamente, ya que el arco de la horma es de por sí, bastante alto.

 

Dinámica

Como comentábamos anteriormente al hablar de nuestras primeras sensaciones, temíamos que el poco peso de las New Balance 1500 v2 fuera resultado de su falta de material de soporte y amortiguación para aligerarlas, lo que para un corredor en el límite del peso recomendado se traduciría indeleblemente en dolor en las articulaciones. No obstante, a pesar de que les hemos dado un uso intensivo, nos ha sorprendido como la amortiguación de las New Balance 1500 v2 ha sido bastante más efectiva de lo que esperábamos.

Sin perjuicio de lo anterior, las New Balance 1500 v2, aunque diseñadas para todo tipo de distancias, incluida la maratón, no son unas zapatillas de entrenamiento con las que esperemos realizar cientos de kilómetros sin que se note el paso del tiempo, y más bien están diseñadas para que las usemos los días que toca dar el do de pecho o cuando tengamos que hacer series.

Las New Balance 1500 v2 son unas zapatillas mixtas para ritmos alegres, por lo que, como suele ser normal en este tipo de zapatillas, la flexibilidad se percibe desde el primer momento. Al ser una zapatilla, como hemos comentado, increíblemente cómoda gracias al sistema Fantomfit, no tardamos nada en acostumbrarnos a la misma, en parte a su muy buena reactividad y lanzamiento, pudiendo decir bien alto que que en todas estas categorías, dentro del tipo de zapatilla en el que se mueven, estarían en un notable alto, pero con el añadido de ser altamente cómodas.

No obstante, no debemos engañarnos, cuando hemos puesto a prueba a las New Balance 1500 v2 en terrenos irregulares, pistas forestales, etc… las ventajas sobre las que se asientan las New Balance 1500 v2 se han desvanecido pero claro, como decíamos antes, un Ferrari no está diseñado para correr el Paris Dakar. 

Conclusión

Las New Balance 1500 v2 son unas zapatillas ideales para todo corredor de peso bajo o medio (65-75 kgs) que tenga una pisada neutra o requiera de cierto soporte para corregir una pronación moderada y busque una zapatilla muy ligera para correr con ritmos alegres desde las distancias más cortas hasta la maratón sin perder al mismo tiempo, un ápice de confort y de feeling con el asfalto.

El terreno en el que mejor se desenvuelven las New Balance 1500 v2, como habréis podido adivinar, es el asfalto puro y duro, ya que todo su desarrollo ha venido impulsado, fundamentalmente, desde el mundo del triatlón.

Si, como corredores populares, lo que buscáis son unas zapatillas para entrenos largos, todo terreno y en las que prime la durabilidad, las New Balance 1500 v2 no son lo que estáis buscando, pero si lo que queréis son unas zapatillas reservadas para los días que toque hacer series de velocidad, o para las grandes ocasiones, ciertamente las New Balance 1500 v2 son el arma perfecta para conseguir nuestros mejores tiempos personales.

PROs y CONtras

PROs:

·   La estabilidad y amortiguación que otorgan en comparación con su ligereza

·   Una comodidad y ajuste diferente mejorable

·   Muy buena reactividad y rápida en las transiciones



CONtras:

·   Pierden gran parte de la estabilidad cuando salimos del asfalto

·   Durabilidad limitada

·   Algo estrechas para aquellos que tienen un pie especialmente ancho

 

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSGlycerin 14 - Brooks1500 v2 - New Balance
Talla US119.5
Peso (gramos)343221
Mesh-95
Mesh102-
SuelaDelantera-103
SuelaDelantera113-
SuelaTrasera-80
SuelaTrasera78-
PerfilTrasero-29
PerfilTrasero40-

PUNTUACIONES

Glycerin 14 - Brooks 1500 v2 - New Balance
Talla8.08.5
Fit antepié8.09.0
Fit mediopie8.09.0
Fit talón7.09.0
Fit arco8.09.0
Ajuste general8.09.0
Amortiguación antepié9.07.5
Amortiguación talón9.07.0
Amortiguación global9.07.5
Dinámica / Transición de la pisada9.09.0
Respuesta7.09.0
Flexibilidad7.09.0
Soporte talón9.07.5
Soporte antepié8.07.5
Soporte global9.07.5
Agarre en seco9.09.0
Agarre en mojado8.06.0
Agarre en asfalto9.09.0
Agarre en tierra7.06.0
Agarre en pista8.09.0
Agarre global8.08.0
Durabilidad suela7.07.0
Durabilidad upper8.07.5
Durabilidad global7.07.5
Grosor lengüeta8.07.0
Sujeción lengüeta9.09.0
Longitud lengüeta8.06.0
Número de ojales7.08.0
Acolchado collar9.08.5
Amplitud collar8.08.0
Altura collar8.08.0
Sujeción collar8.08.0
Transpirabilidad5.07.5
Impermeabilidad4.07.5
Reflectantes7.08.0
Calidad de materiales y acabados9.09.0
Subscribirse al Newsletter