LunarTempo 2 - Nike

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 216 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

Hoka One One - Vanquish 2

Vanquish 2 - Hoka One One

Publicado hace 157 día(s)

Introducción

En 2009 Chris MacDougall nos ponía la piel de gallina con su "Nacidos para correr". La historia de corredores Tarahumara comiendo chía y corriendo sobre huaraches en perfecta harmonía con la salvaje naturaleza de las Barrancas del Cobre mexicanas, leyendo sus páginas, a quién más quién menos nos entraron ganas de descalzarnos y correr enrolados en lo más nuevo del momento: el minimalismo estaba en pleno apogeo.

A quienes parece que no consiguió emocionar la novela fue a Nicolas Mermoud y Jean-Luc Diard, dos ex-empleados de Salomon que dejaron la compañía para fundar Hoka One One en 2010 y remar contracorriente. Su propuesta maximalista traía el pensamiento divergente al mundo del running: Suelas sobredimensionadas, perfiles muy altos y ultra-amortiguación. En las antípodas del minimalismo, con Hoka One One llegaba el maximalismo al running.

Desde entonces Hoka One One ha crecido y se ha asentado en el mercado del running internacional como una de las marcas con mayor crecimiento y, atención, una de las que tienen clientes más satisfechos ¿Seguirán en la linea estas Hoka One One Vanquish 2?.

Nos llegan hoy estas Hoka One One Vanquish 2 que prometen lo habitual en la marca: una carrera cómoda con máxima amortiguación en una zapatilla mucho más ligera de lo que aparenta y no exenta de respuesta. En quanto a amortiguación y peso, las Hoka One One Vanquish 2 se sitúan en el centro del catálogo asfaltero de Hoka One One, que tendría en los extremos a las Hoka One One Tracer, las zapatillas más rápidas de la gama, y las Hoka One One Bondi 4, la quintaesencia del maximalismo.

Nos vamos ya a devorar kilómetros con ellas y a explicaros nuestras sensaciones en este análisis exhaustivo, ¿nos seguís?

Primeras impresiones

Como con todos los modelos de Hoka One One que hemos tenido en las manos, nos llama la atención el sobredimensionado de la mediasuela, estamos ante las Hoka One One Vanquish 2, una zapatilla que se eleva 32 mm en el talón, y la ligereza del conjunto, que contradice el aspecto de bota de dibujos animados que te sugieren a primera vista, y es que estas Hoka One One Vanquish 2 solo llegan hasta los 289 g en el 9.5 US que nos vamos a calzar

El diseño combina llamativos azules con detalles en amarillo lima, lo que nos dá un aspecto entre pop y marinero que puede encajar a más de uno. Y si este no nos gusta, la marca ahora californiana nos ofrece tres alternativas más para que no sea por el color que nos quedemos sin nuestras Hoka One One Vanquish 2.

Un upper estructurado pero flexible, hasta tres compuestos en la mediasuela, una cierta rigidez que promete respuesta, muchos aspectos a analizar y muchas ganas de gastar con ellas el asfalto y, en cuanto nos las calzamos, la sensación de caminar sobre un colchón de plumas. ¿como se transmitirá esto a la carrera?

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela es la parte más llamativa de las Hoka One One Vanquish 2, un perfil muy alto, de 32mm en el talón y 27mm bajo los metatarsos, nos lleva a unos 5 mm de drop que pretenden favorecer una carrera natural con aterrizaje sobre el medio o antepié.

Las Hoka One One Vanquish 2 nos muestran una mediasuela formada por tres piezas de diferentes compuestos y dureza para tres objetivos muy claros: amortiguación, respuesta y estabilidad.

La parte azul de la mediasuela está formada por el compuesto más blando de los tres, és la que tendremos más cerca del pie y la que nos va a dar el tacto blando y cómodo característico de estas Hoka One One Vanquish 2. La pieza blanda, algo más dura, aporta rigidez al conjunto y, ya al intentar doblarla manualmente, vemos que nos devuelve bien la energía, con un cierto efecto catapulta, en carrera va a ser la encargada de ayudarnos a correr rápido. Además, esta pieza queda expuesta en la suela en toda la zona del mediopié, por lo que le vamos a tener que exigir una cierta resistencia a la abrasión que alargue la vida útil de la zapatilla. Por último, una estructura mucho más rígida, de color amarillo lima en las imágenes, se va a encargar de estabilizar el conjunto dando rigidez y un punto de soporte a la zona del talón.

Una vez en marcha la mediasuela responde como nos habíamos imaginado. A la sensación de máxima amortiguación se le une una buena respuesta, el retorno de energía funciona y, cuando les exigimos velocidad, las Hoka One One Vanquish 2 nos empujan hacia adelante ayudándonos a aumentar el ritmo.

Suela

La suela de las Hoka One One Vanquish 2 está reforzada por dos piezas de caucho, la primera, más dura y resistente a la abrasión en el talón y la segunda bajo el antepié, algo más blanda para ofrecer mejor tracción en el momento de propulsarnos hacia adelante.

Durante el centenar y medio de kilómetros que le hemos dado a esta prueba con las Hoka One One Vanquish 2 nos ha gustado el tacto blando de la suela, que se agarra bien a superficies regulares incluso cuando estando mojadas, son unas zapatillas diseñadas para pisar asfalto, aceras, carril bici y, como mucho, tierra compactada o pistas en buen estado. Sobre terrenos más sueltos el taqueado poco profundo hace que pierdan adherencia y además, los agujeros de la mediasuela enseguida encuentran piedras del tamaño adecuado para que encajen y transportarlas así unos kilómetros. Los caminos no son su terreno y, al pisarlos, rápidamente nos damos cuenta de que las hemos sacado de su zona de confort.

No nos ha gustado el desgaste de la suela, que empieza a ser demasiado evidente a estas alturas, entendemos que el compromiso entre tracción y durabilidad es delicado pero creemos que la durabilidad va a ser uno de los aspectos a mejorar en la versión 3 de las Hoka One One Vanquish 2.

 

Upper

El upper de las Hoka One One Vanquish 2 es otro de los aspectos importantes a analizar. Está formado por una sola pieza de una malla bastante tupida de forma que toda la estructura y el soporte se lo da una rejilla plástica asimétrica pegada a la malla que recubre toda la zapatilla.

La pieza única presenta ventajas evidentes: si no hay piezas que unir, no hay costuras y si no hay costuras, minimizamos el riesgo de rozaduras durante la carrera. Por otra parte, tendremos un upper muy flexible, que se adaptará perfectamente a los movimientos del pie proporcionándonos una carrera cómoda pero, ¿que hay de la sujeción? Aquí entra en funcionamiento la rejilla 3D asimétrica que recubre externamente la malla dotando de estructura al conjunto y evitando movimientos indeseados del pie en carrera que nos podrían causar problemas e incluso lesiones. Los de Hoka One One ponen énfasis, y así lo recogemos, en el diseño asimétrico de la rejilla, los rombos que la forman cambian de tamaño i disposición según la zona en la que se encuentran, por ejemplo, en la zona interna y junto al puente, la rejilla es más densa, y se dispone en diagonal y no paralela a la suela, como en el exterior. Con este diseño diferencial se pretende que el upper se encargue de aportar un cierto control en la pisada en estas Hoka One One Vanquish 2, sin olvidarnos de que se trata de unas zapatillas neutras.

El talón viene reforzado desde la suela y la horma, y se completa el trabajo de control con una pieza semirígida que mantiene siempre el pie bien sujeto en esta zona.

Corriendo con las Hoka One One Vanquish 2 hemos sentido el pie siempre bien sujeto y protegido, el upper aporta un pequeño extra de prevención de los movimientos laterales del pie que se agradece, especialmente si tenemos en cuenta que corremos sobre un perfil muy alto. Un aspecto a mejorar está en la transpirabilidad de la malla, y es que nos ha tocado probar estas Hoka One One Vanquish 2 a pleno sol y con temperaturas rondando los 30º y hubiéramos agradecido notar un poco más el aire refrescando nuestros pies, cosa que la densidad de la malla y la rejilla plástica no permiten demasiado.

Horma

La característica principal de la horma de estas Hoka One One Vanquish 2 es su forma prácticamente de nido, que envuelve el pie para dar mayor estabilidad y control en la pisada, contrarrestando así los problemas que podría provocar un perfil tan alto. No pones el pie encima de la horma, sinó dentro de ella, el sistema se aplica en todos los modelos de Hoka One One y está pensado para proporcionar estabilidad extra en carrera sin tener que hacer añadidos y ahorrando peso. Es lo que desde California han llamado “horma activa”.

El sistema de horma activa de estas Hoka One One Vanquish 2, realmente funciona a las mil maravillas consiguiendo una pisada estable pese a la altura en la que nos movemos en carrera, pero hay que decir que hemos necesitado un par de salidas para habituarnos al control que nos proporciona la horma, ya que teníamos la sensación casi de llevar unas plantillas que nos marcaban mucho en la zona del puente. Quizás no sea ningún problema para corredores de mucho puente, pero los que tiren hacia los pies planos notarán la horma bajo el puente y los plantilleros tendrán que tener en cuenta que ese efecto se sumará a la corrección que aporten sus plantillas. Nosotros nos hemos acabado acostumbrando y hemos corrido rápido y cómodo con y sin plantillas, pero creemos que es un aspecto a considerar.

Todo lo dicho hasta ahora no quita que la horma es lo suficientemente ancha para meterle unas plantillas sin ningún problema, además, ese nido que forma la mediasuela para acomodar el pie hace que el borde de las plantillas no entre en conflicto con el upper. Los que corréis con plantillas ya sabéis a qué nos referimos: uppers rasgados por el roce con las plantillas, pués bien, con estas Hoka One One Vanquish 2 no tendréis ese problema.

Dinámica

La característica más llamativa de las Hoka One One Vanquish 2 vuelve a ser la amortiguación. Mientras corremos estamos teniendo siempre la sensación de estar totalmente aislados del terreno, muy protegidos y pisando en blando. Esto, aunque pueda parecer una contradicción, no se traduce en falta de respuesta ya que la rigidez que aporta la segunda capa, la blanca, de la mediasuela nos da un conjunto que tenemos que forzar a flexar y que nos devuelve bien la energía empujándonos hacia adelante. Aquí se nota el diseño meta-rocker de estas Hoka One One Vanquish 2, es decir, que los californianos han buscado que la zapatilla flexe a la altura de los metatarsos con lo que le vamos a sacar mayor rendimiento si nuestra pisada va por ahí. Por el contrario, si taloneamos en exceso nos encontraremos con una transición poco fluida que no nos va a deja correr con comodidad, llegando a tener incluso la sensación de que la forma de la mediasuela te frena al golpear el talón en el suelo. Es curioso, pero en nuestro caso esto se ha traducido en mejores sensaciones a ritmos medio-altos que en rodajes de recuperación donde el ritmo más cansino nos lleva a aterrizar más con el talón.

La ligereza de las Hoka One One Vanquish 2, 289g en un 9.5US, junto con la eficacia en el retorno de energía de la mediasuela nos han revelado una zapatilla capaz de ayudarnos a correr mucho más rápido de lo que su aspecto nos sugería. No nos ha costado demasiado rodar con ella a ritmos alegres cercanos a los 3’45”, ritmos más que respetables para este humilde probador, y no hemos tenido en ningún momento la sensación de que nos limitaran en carrera.

Conclusión

Sin lugar a dudas, las Hoka One One Vanquish 2 son unas zapatillas completamente diferentes a todo lo que habíamos probado hasta ahora. El perfil altísimo y la máxima amortiguación es lo primero que destaca pero, al acumular kilómetros juntos hemos aprendido a valorar las tecnologías que incorporan y, sobretodo, la valentía en el pensamiento divergente de sus creadores y la coherencia con la que han desarrollado todos los detalles de la zapatilla a partir de su idea original.

Tenemos una zapatilla que nos permite correr muy protegidos, completamente aislados del terreno y muy amortiguados pero que, a la vez, promociona una técnica de carrera eficiente basada en los apoyos sobre los metatarsos y nos devuelve la energía con generosidad, empujándonos hacia adelante en cada pisada… siempre que no taloneemos mucho, eso no lo tolera demasiado.

Mención aparte, merece la ligereza de una zapatilla tan voluminosa y protegida como la Hoka One One Vanquish 2, se ha conseguido meter en menos de 300g una gran zapatilla de entrenamiento, enhorabuena por ello.

Hemos analizado al detalle una excelente zapatilla de entrenamiento que hará las delicias de corredores de pisada neutra o incluso aquellos que busquen un ligero control de pisada, que muevan pesos medios y elevados y quieran correr grandes distancias, incluídas las maratones, a ritmos no demasiado exigentes, y que valoren el confort en carrera, en eso son difícilmente superables.

PROs y CONtras

PROs:


  • Comodidad: correr sobre un colchón.

  • Respuesta: mucho más rápidas de lo que aparentan.

  • Ligereza.

  •  


CONtras:

  • Durabilidad de la suela.

  • Poca transpirabilidad en el upper.

  • Precio.


VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSLunarTempo 2 - NikeVanquish 2 - Hoka One One
Talla US119.5
Peso (gramos)226289
Mesh10095
Mesh89