Wave Inspire 12 - Mizuno

Wave Inspire 12 - Mizuno

Publicado hace 279 día(s)

Introducción

Richard Mizuno, que había fundado la Mizuno Corporation en Osaka a comienzos del siglo XX para importar ropa y accesorios deportivos desde Estados Unidos, decidió a partir de los años 20 fabricar sus propios productos, decepcionado con la calidad de lo que recibía desde el otro lado del océano Pacífico.



Esta decisión sería desde entonces uno de los emblemas de Mizuno: dar preferencia a la calidad y al diseño avanzado en todo lo que fabricaran. En este sentido, las Mizuno Wave Inspire 12, no son sino un paso más de la compañía japonesa en su eterna búsqueda del liderazgo en la aplicación de la tecnología en el mundo del running, puesto que con el duodécimo modelo de la saga "inspire" han dado una nueva vuelta de tuerca a su famoso sistema de amortiguación U4IC. Pero no nos adelantemos y, sin más preámbulos, comencemos a desgranar nuestras impresiones tras probar durante unas semanas las Mizuno Wave Inspire 12.

Primeras impresiones

Cuando llegan a nuestras manos las Mizuno Wave Inspire 12, éstas vienen empaquetadas en la clásica caja de Mizuno, sin grandes aspavientos, sobria y con tonos azulados, sin ningún contenido adicional a las propias zapatillas (¿quién lo necesita ante este par de preciosidades?). 



En esta ocasión nos ha tocado analizar el modelo más sobrio de las Mizuno Wave Inspire 12, con colores negro-grisáceos y rojo, en lugar del modelo con los colores tradicionales de Mizuno, azul eléctrico y amarillo fosforescente. Particularmente, me alegro, ya que son las típicas zapatillas tan efectivas como para correr una media maratón con garantías y, al mismo tiempo, suficientemente elegantes como para no desentonar si las usamos con unos tejanos. En este sentido, si hay que ponerles un pero sería el que son unas zapatillas “matinales” ya que no incorporan ningún elemento mínimamente reflectante que ayude a identificarnos si somos corredores nocturnos.



Al tenerlas en las manos apreciamos el primer cambio respecto a las versiones anteriores de este modelo: las Mizuno Wave Inspire 12 son ligeramente más pesadas que sus antecesoras. No obstante, no atribuimos este aumento de peso a un error del fabricante sino más bien a todo lo contrario. Parece que con esta nueva versión de las Wave Inspire, la casa japonesa ha conseguido finalmente que la gama Inspire encuentren su lugar en el mundo. Nos explicamos. Al igual que sus predecesoras, las Mizuno Wave Inspire 12, son unas zapatillas destinadas a los ligeramente pronadores que requieren de estabilidad pero, a diferencia de las anteriores, han dejado de intentar reducir su gramaje en el intento de acercarse a las zapatillas de competición para centrarse en afianzar las características que las convierten en unas grandes zapatillas de entrenamiento para los que son exigentes pero sin ínfulas olímpicas.

 

Mediasuela y amortiguación

Como hemos comentado, en este nuevo capítulo de la saga Wave Inspire, la casa originaria de Osaka ha centrado sus esfuerzos en mejorar aquellos aspectos para los que se creó la zapatilla. Por ello, la gran mayoría de las evoluciones de este modelo se encuentran en la mediasuela y en la ligera mejora de un ya de por sí gran sistema de amortiguación.



Las Mizuno Wave Inspire 12 siguen basándose en la pieza clave que da nombre a esta saga de zapatillas, la placa "wave", que es la pieza de plástico que encontramos en la suela y funciona como la suspensión de un coche y que proporciona a las Mizuno Wave Inspire 12 esa rigidez tan característica de la zapatillas de la casa japonesa.



Para paliar la misma, en modelos anteriores, Mizuno introdujo en la mediasuela el compuesto "U4IC" que mejoraba sustancialmente la amortiguación. En este sentido, y como curiosidad para los que se preguntan de dónde viene la denominación, señalar que el mismo debe pronunciarse "euphoric" (en nuestra humilde opinión, por la sensación de euforia que proporciona su gran amortiguación y retorno en la pisada). Pues bien, este modelo no solo incluye el compuesto "U4IC" en su parte delantera, encima de la placa wave sino que ha añadido una evolución del mismo, denominada "U4ICX", en la zona del talón y por debajo de la placa wave que da estabilidad a las Mizuno Wave Inspire 12, con el fin de que absorba en mayor medida los impactos.



Como decíamos, la Mizuno Wave Inspire 12 es una zapatilla pensada para corredores con una ligera pronación, por lo que lo natural es que pasemos a repasar como es la media suela en la cara interior de la zapatilla. Y ahí encontramos otra de las novedades, el diseño de la "double fan wave" (el doble ventilador) que, en forma de dos ondas que se alargan desde el tacón hasta el medio pie, fue pensado por los diseñadores de Mizuno como un sistema que, como un ventilador, expulsara la energía hacia fuera al impactar con el suelo en la zancada, de manera que se lograra una mejor amortiguación y lanzamiento del pié. Este sistema es mucho más acentuado en la cara interior que en la exterior con el fin de dar un mejor apoyo al corredor pronador.  



Sin perjuicio de lo anterior, debe recordarse que las zapatillas están pensadas para corredores que pesan menos de 80 kgs, y habiéndolas comenzado a probar con una peso ligeramente superior (mejor no preguntéis cuanto...), nuestra recomendación es que o bien bajamos de peso o seguimos la recomendación de Mizuno, ya que la amortiguación se resiente bastante. 

 

Suela

La suela de las Mizuno Wave Inspire 12 es un tipo de suela pragmática, no tiene nada excesivamente destacable respecto a otros modelos de la casa Mizuno, pero tampoco hay grandes defectos.



El talón tiene la forma de herradura típica de las Mizuno con un gran agujero interior para que la placa wave pueda aprovecharse al máximo. En la suela se sigue usando el mismo compuesto de caucho de carbono que se ha usado en modelos anteriores, el X10.



Al examinar el talón nos percibimos, una vez más, que las Mizuno Wave Inspire 12 están construidas entorno al sistema de amortiguación y como no podía ser de otra manera, la suela está a su servicio. Prueba de ello son las claras diferencias entre la cara interna y la externa. La parte interna, la que se apoya en el diseño “double fan wave”, tiene una sola pieza de X10 y es plana, de manera que colabore en la corrección que la zapatilla quiere imprimir al pie pronador. Por el contrario, en el talón exterior, como hemos indicado, la placa wave tiene una presencia mucho menor y la suela tiene unos ligeros tacos que ayudan a suplir la falta de absorción del impacto y a que la recepción sea algo más suave.



Asimismo, y centrándonos ya en el antepié, el hecho de tener unos tacos no demasiados marcado ayuda  acentuar la durabilidad de la suela, de manera que se pueda maximizar la estabilidad manteniendo una buena durabilidad. Esta es la parte más flexible de las Mizuno Wave Inspire 12, gracias en parte a la tecnología Smooth Ride que minimiza la rápida aceleración y desaceleración del pie durante la transición para que ésta sea lo más suave posible.



La sensación de agarre en los diferentes terrenos es buena. Podemos decir que tuvimos la "suerte" de probarlas en una de las ediciones más pasadas por agua de la Media Maratón de Granollers que se recuerdan y, a pesar de tener que pisar en terrenos muy resbaladizos como las típicas losetas de los paseos urbanos en un día de lluvioso, en ningún momento tuvimos la sensación de estar "patinando sobre hielo".

Upper

En cuanto al upper, nuestra primera sensación es que las Mizuno Wave Inspire 12 son unas  zapatillas que envuelven al pie de una forma muy cómoda y nada opresiva. En este sentido, el paso de los kilómetros nos da la razón y la primera sensación permanece. Al igual que el resto de zapatillas de Mizuno estas se han "construido" en base a lo que la casa japonesa denomina "dynamotion fit". En otras palabras, en la creencia de que el mejor calzado es aquel que maximiza el movimiento natural, de manera que el calzado acompañe el movimiento del pie más que corregirlo. En este sentido, debemos decir que después de cinco semanas de pruebas, la sensación de comodidad y de sujeción de las Mizuno Wave Inspire 12 no nos ha abandonado.   



Todo el upper, incluyendo la lengüeta,  está fabricado con un sistema de doble rejilla, la exterior menos tupida que la interior, que destila transpirabilidad, y que se ve reforzada en diversos puntos por costuras que ayudan a reforzar el agarre al pie en aquellas zonas que nos pudieran preocupar más, fundamentalmente, el talón y la puntera.



Aunque una gran transpiribilidad suele ir acompañada de poca repelencia a la lluvia,  a pesar de tenerlas una hora en carrera bajo una lluvia intensa y pisar charcos varios, llegamos a la meta sin tener los pies excesivamente calados y las Mizuno Wave Inspire 12 no aumentaron de peso de una forma muy considerable como suele ocurrir con otros modelos. Al día siguiente, tras haberlas dejado secar al natural y sin aplicarles calor, las pudimos usar de nuevo sin problemas. Si bien al elegir un modelo de zapatilla normalmente siempre nos decantaremos por una de las dos características en función de lo seco o húmedo que sea el lugar donde las usaremos habitualmente, en este caso, podemos decir que las Mizuno Wave Inspire 12 guardan un buen equilibrio entre ambos factores gracias a su doble malla, de manera que no éstos no sean tan decisivos en nuestra elección al ir a la tienda a comprar.



En cuanto a la ojetera, las Mizuno Wave Inspire 12 se han decantado por la clásica de seis ojales, si bien la han diseñado bastante larga, lo que permite conseguir un gran ajuste en el mediopié, de manera que no sea necesario que la lengüeta se sujete por los laterales y se aproveche el cruce de los cordones como punto de sujeción al incluir en el centro de la misma una tira por la que deben pasar los cordones. Sin perjuicio de lo anterior, la misma no se mueve durante la carrera y se ajusta perfectamente. Por su parte los cordones son ligeramente elásticos y tienen una longitud más que suficiente de manera que aquellos que participen en carreras y deban añadir a la lazada el ajuste del famoso chip amarillo, no se quedarán cortos de cordón. 



 

Horma

La horma es ampliamente cómoda y con espacio para que los dedos se puedan mover con cierta libertad, además de permitir a aquellos corredores que lo necesiten sustituir las plantillas que las acompañan por sus plantillas especiales. La verdad es que desde el primer día de que probamos las Mizuno Wave Inspire 12 las encontramos extremadamente cómodas de una forma natural, sin que el pie se deslice, pero sin que sea necesario apretar la lazada, sin que esa sensación haya variado con el paso del tiempo.

 

Para aquellos que no las necesiten, cabe destacar que las plantillas originales de las Mizuno Wave Inspire 12, cómodas y acolchadas, proporcionan una mayor sensación de comfort. Además, las mismas incorporan la tecnología Ortholite, habitual en otras marcas, que están elaboradas con una combinación de poliuterano y caucho reciclado que les da una transpirabilidad perfecta y una gran resistencia, además de incluir productos con acción antibacteriana. 



Las Mizuno Wave Inspire 12 son ligeramente diferentes en la versión femenina (más ligeras y un poco más flexibles, algo obvio al estar destinada a un público generalmente de menor peso) pero, por motivos obvios, no la hemos podido probar a fondo.

 

Dinámica

Dentro del test que hemos realizado a las Mizuno Wave Inspire 12, las hemos utilizado en diversos terrenos y superficies, especialmente para probar si la principal razón para adquirirlas, su estabilidad, efectivamente es tal. Y podemos decir que han pasado la prueba holgadamente. Aunque las Mizuno Wave Inspire 12 son unas zapatillas destinadas a asfalto, puesto que sabemos que la mayoría de vosotros las utiliza en otros terrenos, las hemos llevado a probar a una pista forestal, y sin ser unas zapatillas de trail, han tenido un buen comportamiento en cuanto a estabilidad. A ello influye que el drop de la misma, no es excesivamente pronunciado (10mm) para una zapatilla con tanta amortiguación, lo que contribuye a una pisada más natural.



En cuanto a la durabilidad, debemos decir que las zapatillas han tenido un comportamiento excelente que refuerza la idea de la gran calidad en el acabado de las mismas. A pesar de haberlas usado durante muchos kilómetros, las Mizuno Wave Inspire 12 siguen teniendo un gran aspecto, la suela ha notado poco la abrasión y el dibujo se mantiene. Al fin y al cabo, no debemos olvidar que es lo que esperamos de unas buenas zapatillas de entrenamiento, que las podamos poner a prueba sin miedo de arruinarlas a los dos días.

 

La contrapartida a esa durabilidad es que las Mizuno Wave Inspire 12 no son unas zapatillas excesivamente flexibles, algo normal, por otra parte,  en unas zapatillas de entrenamiento. Tal y como hemos comentado anteriormente, las mejoras en el sistema de amortiguación han contribuido a que la pisada sea mucho más fluida, con una buena transición y cierto lanzamiento al despegar, si bien es necesario que para ello pasen unos cuantos kilómetros y consigamos ablandar su rigidez intrínseca y mejore su torsión.



Precisamente esa falta de flexibilidad y torsión inicial es donde hemos encontrado su principal carencia, ya que cuando nos hemos enfrentado a rampas con un poco de gradiente, hemos notado que le falta un poco de lanzamiento. Afortunadamente, esta sensación se disipa conforme las vamos utilizando y ganan flexibilidad.



Si a ello le unimos un upper muy cómodo, podemos decir que nuestra sensación global al probarlas es que, sin ser unas zapatillas de competición que nos vayan a hacer "volar" en el asfalto, las Mizuno Wave Inspire 12 son unas zapatillas que, una vez las consigues domar, te permiten hacer tiradas largas con una buena sensación de confort y una fluidez muy buena para una zapatilla de entrenamiento.  

 

Conclusión

Las Mizuno Wave Inspire 12 son unas zapatillas ideales para aquellos corredores que no sean excesivamente pesados y con una ligera pronación que necesiten sentirse seguros en sus pisadas y no busquen tanto la velocidad como la estabilidad y durabilidad de las mismas a ritmos moderados, primando la amortiguación sobre una torsión y una capacidad de respuesta radical.



Como buena zapatilla de entrenamiento, las Mizuno Wave Inspire 12 no son unas zapatillas con las que vayamos a tener un flechazo, pero si les damos el tiempo (y los kilómetros) necesarios para que nos demuestren sus aptitudes, nos acabaremos prendando de ellas.

 

En ese proceso de enamoramiento, tendrá sin duda mucho que ver el sistema de amortiguación que da nombre a la zapatilla, el Wave, y su nuevo diseño en forma de doble ola, ya que conforme las vayamos usando y consigamos que mejoren su torsión por el uso, conseguiremos maximizar la sensación de estabilidad y seguridad en el paso y nos encontraremos más y más cómodos con las Mizuno Wave Inspire 12. Si a ello le unimos  la sensación mejorada que nos proporciona un upper transpirable y con unos acabados impecables, y la calidad de sus materiales  que, a pesar del intenso uso, soportan muy bien el paso del tiempo, podemos concluir que no nos quedará más remedio que caer rendidos a sus pies.  



En resumen, la casa japonesa ha conseguido perfeccionar una óptima zapatilla de entrenamiento y gran parte de aquellos aspectos de mejora que se puedan proponer solo servirán para acercarla a un híbrido de zapatilla de competición con lo que perderá su esencia cuando ya es una gran modelo en el segmento al que se ha enfocado. Mizuno Wave Inspire 12, nunca cambies!

PROs y CONtras

PROs:

·          Mayor amortiguación con el nuevo sistema U4ICX 

·          Comodidad y transpirabilidad del upper

·          Durabilidad contrastada y buenos acabados



CONtras:

·         El ligero aumento de peso 

·         Poca flexibilidad

·         La nula reflectividad

Brooks - Glycerin 14

Glycerin 14 - Brooks

Publicado hace 139 día(s)

Introducción

Hablar de las Brooks Glycerin 14 no es hablar de una zapatilla cualquiera. Se trata del modelo insignia de la marca americana, un modelo que se ha ganado el derecho a ser un referente y que, año tras año, sigue manteniendo un buen número de adeptos  que no dudan en convertirlas en sus compañeras de entreno. No es casualidad, y es que las Brooks Glycerin 14 siguen aquella máxima de que, si algo es bueno, ¿por qué no repetirlo? Pues bien, eso es lo que ha hecho Brooks, una de las marcas que más ventas suman en el sector del running en Estados Unidos. Esta zapatilla neutra de máxima amortiguación está catalogada dentro de la gama “Cushion me” de Brooks y está diseñada para corredores de peso medio o elevado que buscan una zapatilla con mucha protección para sumar kilómetros. A pesar de que en su decimocuarta versión no han añadido apenas cambios, hemos querido comprobar si las Brooks Glycerin 14 siguen siendo una zapatilla de referencia de máxima amortiguación.

Primeras impresiones

No es fácil hacerse una idea objetiva de las Brooks Glycerin 14 cuando las precede una larga lista de éxitos. A primera vista sorprende su cuidado diseño. Han querido dejar a un lado el rosa que tanto vemos las chicas y han optado por una gama de degradados entre el lila y el verde que en la zona media de la zapatilla juega con tonos más metalizados. La verdad es que es un modelo que apetece calzarse, porque al tacto el collar es realmente mullido, al igual que la lengüeta estilo calcetín que abraza el pie.

El upper nos devuelve un tacto rígido, con una zona delantera mucho más maleable que suponemos nos dará libertad al movimiento de los dedos. Como es de esperar, la zona del talón de estas Brooks Glycerin 14 monta una pieza rígida que sujeta y protege el tobillo. Es una zapatilla robusta, con un peso de 264 gramos en el modelo femenino. Pero a pesar de todo, cuando jugamos con ellas e intentamos doblarlas, reaccionan muy bien. La torsión de la suela es sencilla, gracias a los cortes transversales y a las zonas diferenciadas de la suela. El famoso compuesto SuperDNA que distingue a las Glycerin en sus últimos 3 modelos es de color blanco, y al tacto es de una rigidez media, pero da de si, casi como cuando tocas una gominola!

Al probárnosla la sensación es la de estar caminando encima de un suelo acolchado. Pero a la vez no deja de sentirse firme y estable. La amortiguación funciona a la perfección en estático, veremos cómo responden al rodar.

La zona del upper, que es donde han innovado dándole un acabado más poroso, también es muy maleable. Globalmente, en las Brooks Glycerin 14 parece que todo el diseño está pensado para favorecer lo que prometen: una gran zapatilla de amortiguación con la que proteger nuestro pie. Precisamente por ese diseño están pensadas para rodajes medios y largos a ritmos asequibles. ¡Otra cosa es que a nosotros nos apetezca ponerlas a prueba y exprimirlas un poco para ver cómo responden también a ritmos rápidos!

Mediasuela y amortiguación

Con las Brooks Glycerin 14 ya son tres los modelos consecutivos que incorporan en la mediasuela el SuperDNA, un compuesto creado a base de sustratos naturales y cuya característica principal es que es adaptativo. O sea, que da una respuesta eficiente sea cual sea el tipo de corredor, pisada, peso, fuerza ejercida en la zancada, etc. Este es su punto fuerte, lo que ha conseguido que sea una zapatilla muy buscada por corredores de peso medio o alto. Esta mediasuela tiene forma de cadena y se adapta a la presión de la zancada aportando un extra de amortiguación respecto a su anterior sistema, el DNA. En concreto el SuperDNA le da un 25% más de amortiguación, y lo hemos notado con sólo probarlas una vez. 

Otro punto técnico del compuesto SuperDNA es que los eslabones que le dan ese aspecto de cadena apuntan hacia el talón. Esto es el Segmented Crash Pad, la tecnología que trabaja de la mano del SuperDNA en las Brooks Glycerin 14. A simple vista se percibe que el tamaño de los eslabones va decreciendo a medida que la suela se adentra en la zona de los metatarsos. De esta manera se busca un punto más de tracción para guiar y facilitar la transición de atrás a adelante a la vez que les aporta un punto de dinamismo y reacción. Esto nos da una pista clara de que las Brooks Glycerin 14 están pensadas para corredores que talonean.

Cuando nos las pusimos para correr por primera vez nos sorprendió lo inmediata que es la transición a esta zapatilla. En parte es gracias al SuperDNA, y en parte a su estructura global. El perfil de la mediasuela es  alto, pero el drop de 10 mm las hace muy estándar y fáciles de llevar aunque no se hayan usado zapatillas de esta marca antes.  

A simple vista vemos que la mediasuela no tiene control de estabilidad específico, por lo que forman parte del segmento de zapas neutras. Aún así, tienen un punto más a su favor y es que al montar una amortiguación semi rígida, esta por si sola ya actúa como estabilizador. Lo notamos en nuestras tiradas largas. Ya sabéis que cuando llevas muchos quilómetros en las piernas, la zancada tiende a ser menos eficiente, y es en esos momentos en los que notamos que el SuperDNA nos daba este extra de estabilidad sin sentir que la pisada va guiada.

Suela

La suela de las Brooks Glycerin 14 tiene una mezcla de tecnologías y densidades que dividen la zapatilla en tres zonas.

La tecnología principal que arma la suela y le da una estructura global son las Ideal Pressure Zones. Estas zonas se encargan de ayudar a distribuir la presión por toda la zapatilla. Gracias pues a las zonas de presión hemos notado que la pisada era homogénea, lo que al final ha incidido en que nuestra carrera fuera más eficiente.

Después, de manera más específica la suela se divide como os decíamos en tres zonas, separas por líneas de flexión muy marcadas justamente para favorecer la transición de la pisada. En la parte del talón, el Rounded Heel le da una forma visual de herradura y nos ha ayudado a estabilizar la entrada de talón a la vez que nos ha dado una marcada sensación de estabilidad a pesar de ser una zapatilla neutra. El tobillo se mantiene estable, y es por eso que las Brooks Glycerin 14 nos parece  una zapatilla muy versátil, incluso para aquellas corredoras que tengan una ligera pronación.

El rounded heel está compuesto por un caucho con mayor densidad que el resto de la suela precisamente para darle durabilidad a la zapatilla. En nuestro caso, y con algo más de 150 kilómetros de rodaje, la suela está casi como nueva. A pesar de todo, es posible que calzadas por corredoras de más peso, la suela sufra un desgaste mayor. 

Siguiendo el recorrido de la suela, en la zona del medio pié el caucho es algo más acolchado para facilitar, una vez más, la transición hacia los metatarsos. Esta zona es de color amarillento, y enlaza con la parte delantera de la zapatilla, de color lila. En esta zona el taqueado se estrecha y se ensancha dependiendo de su ubicación para aprovechar cierta reactividad e impulsar la pisada hacia adelante. La puntera, del mismo color, vuelve a tener un compuesto más rígido y denso como en el talón, para resistir a la fricción. 

El taqueado de la suela es grueso, de alrededor de 3 mm, y lo hemos aprovechado para exprimir las Brooks Glycerin 14 allí por donde hemos podido. En asfalto, por supuesto, donde nos ha dado una estabilidad y un agarre excelentes. Pero también por tierra, pista y zonas grasas donde nos metimos sin muchas expectativas pero conseguimos rodar  sin perder adherencia. Por último, también quisimos darles una oportunidad en la playa. Y a pesar de que la arena no es nuestro terreno preferido, notamos como el SuperDNA se notaba más rígido y nos solventaba cierto grado de inestabilidad propia de la arena.

Upper

Vamos por partes. De entrada, lo que más nos gusta de las Brooks Glycerin 14 es el tacto. Cuando pasamos la mano por el interior de la zapatilla, la notamos muy suave. Nosotros quisimos probarla sin calcetín y no sufrimos rozaduras ni quemazones.

Con el collar pasa más o menos lo mismo: es muy suave y cómodo. De caña no demasiado alta, el collar es desigual, con la zona interior más elevada. Es por eso que nos gusta tanto, porque cuando nos la ponemos no notamos un guiado de la pisada agobiante pero, al mismo tiempo, nos hemos sentido cómodos haciendo tiradas largas confiando en estas pequeñas armas escondidas de las Brooks Glycerin 14.

Más allá de los interiores, el upper se ha modificado ligeramente respecto a su antecesora, las Brooks Glycerin 13. La decimocuarta versión ha apostado por un mesh más poroso que buscaba solucionar precisamente lo que muchos corredores le echaban en cara a las Brooks Glycerin 13: la falta de transpirabilidad. Pues bien, el caso es que lo han intentado pero lamentablemente no han sabido encontrar con el sistema ideal. Cuando las hemos calzado hemos notado como la temperatura de los pies ha subido rápidamente. Incluso llegamos a correr por la playa y acabamos con los pies chorreando pero cuando llegó el momento de secarlas, a pesar de estar a más de 25 grados, tardaron lo suyo. Es una lástima pero la transpirabilidad sigue siendo la asignatura pendiente de las Brooks Glycerin 14.

Por si fuera poco, a base de usarlas, el upper se ha ido deformando de su estado original hasta quedarse arrugado.

El upper viene reforzado en este modelo por el 3D Stretch Print, un conjunto de termosellados que refuerzan el upper y lo hacen más resistente. En el tobillo, una pieza rígida encajona el tobillo y asegura que no se va a mover. Particularmente lo hemos notado un poco agobiante pero es cierto que no nos ha provocado rozaduras ni otros problemas. En esta parte trasera existe una pequeña pieza reflectante para mayor seguridad en rodajes nocturnos.

Horma

El modelo femenino de las Brooks Glycerin 14 tiene una horma más bien estrecha. Como os comentábamos antes, hasta sin atar los cordones el pie tiene poco movimiento.

La zona del retropié es sin duda la más estrecha. Es aquí donde nos hemos sentido algo más encajonados corriendo en ellas. Sin duda, es un buen punto para evitar torceduras y movimientos innecesarios, pero creemos que un poco menos de sujeción hubiera conseguido el mismo efecto.

En cambio, la zona del antepié es la más ancha, dando libertad de movimiento a los dedos, que tienen un cierto juego lateral. Nos preocupaba si esto afectaría en los giros o en terrenos desiguales, pero cuando hemos rodado con ellas precisamente la sujeción del resto de la zapatilla ha hecho que el pie no se moviera. 

En la zona del mediopié el arco es medio, y no se siente intrusivo a la hora de rodar. La plantilla que acompaña las Brooks Glycerin 14 está hecha con un material propio de Brooks, el BioMoGo. Es extremadamente suave y muy agradable de llevar.

En todo caso, la zapatilla acepta el uso de plantillas pero os recomendamos probarlas con ellas precisamente por la estrechez de la horma. Así os aseguráis además de acertar con la talla. 

Dinámica

Hace ya algún tiempo que los de Brooks lanzaron el "claim" que acompaña sus materiales de running: "run happy". Y nos apetecía saber si con las Brooks Glycerin 14 podríamos disfrutar de los rodajes. Pues bien, hay que reconocer que estamos ante una zapatilla que tiene mucho a su favor para recibir buenas críticas. Y es que el trabajo bien hecho tiene recompensa.

Lo que más nos ha gustado de las Brooks Glycerin 14 es ver que todas las tecnologías que han juntado realmente tienen una razón de ser y cumplen una función que se hace efectiva en el momento en el que nos ponemos en marcha con ellas. Por ejemplo, su punto fuerte, el SuperDNA. Es de recibo reconocer que es un sistema de amortiguación realmente equilibrado. Por un lado, aporta una perfecta amortiguación que notamos suave pero a la vez estable. La fuerza del impacto de cada zancada queda perfectamente repartida y nos encanta que el SuperDNA funcione sin sentirlo. Es decir, que no notemos esa sensación de chicle que algunos sistemas tienen. Precisamente también por toda la tecnología que tienen en la suela y la mediasuela, la transición es de lo más agradable. No hay esfuerzo, y la adaptación a las Brooks Glycerin 14 es inmediata, no son agresivas y las notamos cómodas desde el primer minuto.

La comodidad de la transición se hace la protagonista y a pesar de que por su estructura están pensadas para corredores que son más proclives a entrar de talón, siguen dando buena respuesta entrando más de mediopié.

En cuanto al terreno, está claro que las Brooks Glycerin 14 se mueven cómodamente en asfalto, pero ya os dijimos que no se arrugan ante terrenos más irregulares. En pista y zonas grasas tienen buen agarre y la sujeción del pie dentro de la zapatilla es tan efectiva que tampoco hemos sufrido por torceduras. De hecho, el SuperDNA les da un perfil elevado que hace que las irregularidades prácticamente desaparezcan. Por eso son muy versátiles y os aseguramos que las vais a poder aprovechar de lo lindo.

Los termosellados exteriores las convierten en casi un tanque en cuanto a la durabilidad. Es verdad que en el upper se forman arrugas debido a la adaptación al movimiento, pero aparte de eso, el mesh no tiene ni un enganchón, ni un desgarro, ni siquiera se ha dado de sí ninguna de las microperforaciones por el roce con el pie. ¡Nada de nada!    

Conclusión

Cuando nos dieron la posibilidad de probar las Brooks Glycerin 14, sabíamos que íbamos a probar un icono en el segmento de zapatillas de entrenamiento neutras. Por eso no nos sorprendió que, ya desde el primer rodaje, nos sintiéramos cómodos con ellas.

El punto fuerte de las Brooks Glycerin 14 es su mediasuela, que se adapta a cada tipo de zancada y acepta una horquilla de ritmos bastante abierta. Nos hemos sentido cómodos en rodajes suaves pero hemos podido comprobar que el peso no es un lastre si queréis darles algo de vidilla.

Los acabados de esta zapatilla son excelentes. Suavidad y confort es lo que vais a encontrar si os decidís a calzaros las Brooks Glycerin 14. Las costuras y los sellados con base de silicona están cuidados al máximo, con lo que son historia las rozaduras. Además, la durabilidad del upper es impresionante, tan sólo falla por su falta de elasticidad, lo que provoca arrugas que, a medida que vamos haciendo kilómetros, va a dejar nuestras zapatillas marcadas. Nada que interaccione con la comodidad pero sí que es un aspecto que nos gustaría que mejoraran.

Y puestos a ser perfeccionistas, también es mejorable la transpiración del mesh. Las altas temperaturas no invitan a rodar con esta zapatilla porque puede llegar a resultar incómoda esa sensación de humedad que no llega a evacuarse. A tener en cuenta si sois de los que transpiráis mucho.

En todo caso, si estás buscando una zapatilla para sumar quilómetros a ritmos medios- bajos, las Brooks Glycerin 14 son de lo mejor que hemos probado. Con una amortiguación cómoda y estable y una transición de lo más natural, que no te deja clavado. Así que, si eres una corredora de peso medio a alto con una pisada neutra, te garantizamos que no te van a defraudar.

 

PROs y CONtras

PROS:

·  Compuesto Super DNA.

·  Collar muy mullido y agradable

· Tecnología Ideal Pressure Zones. Mejora la transición.

·  Diseño cuidado



CONTRAS:

·  Poca transpirabilidad del mesh

·  Cierta sensación de agobio en el talón.

·  Único elemento reflectante muy pequeño en la zona del tobillo

 

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSWave Inspire 12 - MizunoGlycerin 14 - Brooks
Talla US9.511
Peso (gramos)308343
Mesh97-
SuelaDelantera103-
SuelaTrasera89-
PerfilTrasero38-

PUNTUACIONES

Wave Inspire 12 - Mizuno Glycerin 14 - Brooks
Talla8.58.0
Fit antepié8.58.0
Fit mediopie8.08.0
Fit talón8.07.0
Fit arco8.08.0
Ajuste general8.58.0
Amortiguación antepié8.59.0
Amortiguación talón9.09.0
Amortiguación global9.09.0
Dinámica / Transición de la pisada8.09.0
Respuesta7.57.0
Flexibilidad7.07.0
Soporte talón9.09.0
Soporte antepié8.28.0
Soporte global8.59.0
Agarre en seco8.09.0
Agarre en mojado8.58.0
Agarre en asfalto8.59.0
Agarre en tierra7.57.0
Agarre en pista8.58.0
Agarre global8.28.0
Durabilidad suela8.57.0
Durabilidad upper8.78.0
Durabilidad global8.67.0
Grosor lengüeta7.58.0
Sujeción lengüeta7.59.0
Longitud lengüeta8.08.0
Número de ojales8.07.0
Acolchado collar8.29.0
Amplitud collar8.28.0
Altura collar8.08.0
Sujeción collar8.58.0
Transpirabilidad8.55.0
Impermeabilidad8.54.0
Reflectantes5.07.0
Calidad de materiales y acabados9.09.0
Subscribirse al Newsletter