LunarTempo 2 - Nike

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 216 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

Brooks - Adrenaline GTS 17

Adrenaline GTS 17 - Brooks

Publicado hace 77 día(s)

Introducción

La adrenalina es una de las coses que más nos gusta del deporte, sobretodo del deporte extremo, no sabemos si la gente de Brooks se basó en ese concepto para denominar estas Brooks Adrenaline GTS 17. Zapatillas catalogadas dentro de su gama “Cushion”, donde el nombre habla por sí solo. Básicamente lo que buscan estas Brooks Adrenaline GTS 17, es amortiguación agradable y, en este caso, estabilidad. Podríamos decir que son unas zapatillas un peldaño por debajo de las Brooks Transcend 4 o, si hablamos de neutras, por debajo de las Brooks Glycerin 14.

Por si no lo sabéis, el nombre Brooks tiene una historia romántica. El fundador de la marca americana, Morris Goldenberg, denomino la marca a través del apellido de soltera de su mujer, Bruchs. Así que, es de esperar, que estas Brooks Adrenaline GTS 17 nos transmitan ese amor intrínseco de la marca, veremos…

 

Primeras impresiones

La verdad es que cuando ves unas Brooks, siempre nos aportan estructura, historia, confort, tecnologías… aunque, debemos decir que los diseños nunca acaban de ser del todo llamativos o actuales. Es el caso de estas Brooks Adrenaline GTS 17, unas zapatillas que no destacan expresamente por el diseño llamativo. Está claro, que, si os gustan las líneas más clásicas y las combinaciones de azul, os encantarán estas Brooks Adrenaline GTS 17. Dejando los temas subjetivos de diseño a un lado, estas Adrenaline se presentan con un chasis (upper) renovado, algo más reforzado que el modelo anterior, cosa que tienen lógica si hablamos de zapatillas de soporte. La mediasuela sigue muy continuista a la versión 16, suponemos que sigue igual porque va genial, suposiciones de momento…

na vez en el pie, las Brooks Adrenaline GTS 17 nos recuerdan mucho a toda la línea Cushion de Brooks, sensaciones muy agradables en el primer “fit”. El DNA trabaja a la perfección, como mínimo en las primeras impresiones. Si que notamos estabilidad en cada paso, pero también lo hacíamos con las Brooks Glycerin 14, así que veremos que tienen que demostrar estas Adrenaline GTS 17.

Mediasuela y amortiguación

Muchas cosas que contar sobre la mediasuela de 12 mm de drop de estas Brooks Adrenaline GTS 17, intentaremos hacerlo ameno y asimilable ¡no siempre es fácil! El compuesto protagonista es el BioMoGo DNA, un tipo de material no newtoniano ¿Qué quiere decir eso? Si te lo enseñan, no te lo crees… Y es que trabaja de una manera “anti natural”, como más fuerte y reactivo impactamos con el suelo, más duro y reactivo se vuelve, es decir, el compuesto se endurece. En cambio, cuando el impacto es más suave y progresivo, el compuesto deja penetrar la energía para ser dispersada. ¿Lo habéis entendido? ¡Esperamos que sí! Esto se traduce en adaptación en carrera… Si queremos apretar las zapatillas, ellas se ponen más rígidas por tanto más reactivas, en cambio, si salimos a rodar a ritmos superiores a 4:30 – 5 min/km, se vuelven mucho más dóciles, más amables.

Por otro lado, no nos podemos olvidar de la cara interior de estas Brooks Adrenaline GTS 17 ¿Tres colores? A simple vista, ya podemos ver que son zapatillas de soporte, pero… ¿Por qué han jugado con tres colores? Pues bien, esto es lo que Brooks denomina PDRB (Progressive Diagonal Roll Bar). Básicamente, consiste en tres compuestos unidos con tres densidades diferenciadas. El primero, el más blando, el BioMoGo DNA el cual recubre la mayor parte de la mediasuela y es el primer paso de este sistema de soporte. El segundo, una doble densidad (en amarillo), también visible en la zona de la suela. Por último, en color azul oscuro, una triple densidad. De esta manera conseguimos un soporte, pero progresivo, diferente a lo que estábamos acostumbrados en otros modelos donde pasábamos del compuesto blando al duro de golpe.  En carrera se hace muy agradable y el equilibrio entre amortiguación estabilidad se nota en cada paso. El PDBR es agradable, incluso para gente neutra, prácticamente no se nota, sólo ayuda a estabilizar la pisada, sobretodo entrando de talón. Mediasuela de 10, que ya habíamos testeado en otras ocasiones… ¿Estarán las otras partes al mismo nivel?

 

Suela

La verdad es que la suela de estas Brooks Adrenaline GTS 17, queda muy bien diferenciada entre dos compuestos, el amarillo y el negro ¡Fácil verdad! Al tacto, ya se denota una diferencia de dureza. El compuesto negro, situado en el talón, es bastante más duro que el amarillo, situado en el mediopié e antepié. Empezaremos por el negro, el cual la gente de Brooks denomina HPR, al fin y al cabo, es un material más resistente a la abrasión. Es por eso, que lo han implantado en la zona del talón, para esa gente que impacte directamente con el talón, una gran mayoría de nosotros. Por otro lado, el color amarillo, es un blown rubber (caucho insuflado) que hará las funciones de agarre y propulsión, es por eso que es algo más blando. Después de 6 semanas con ellas y más de 200 km, debemos decir que la parte en amarillo, sobretodo en la puntera, ha sufrido bastante desgaste, algo más de lo esperado en un ¼ de su teórica vida. Por último, nos gustaría comentar el FLEXTRA, es una zona algo más densa de caucho, especialmente situada para evitar la pronación del pie, es decir, afecta directamente a la estabilidad de estas Brooks Adrenaline GTS 17, no solo eso, sino que también ayuda a la flexión natural del pie.

Si hablamos de agarre, no nos podemos quejar, la verdad es que está por encima de la media en todas las superficies, llegando a ir bastante correctamente por zonas de pista o caminos poco técnicos. En mojado, también ha respondido bastante bien, tampoco podemos decir que la hayamos probado mucho, debido a los días de verano que nos hemos encontrado.



 

Upper

Una de las partes que más se ha mejorado de estas Brooks Adrenaline GTS 17, es el corte superior (upper). Gracias, sobretodo, a unos tendones, algo más rígidos que recorren toda la zapatilla. De esta manera, enlazan la parte del empeine con el talón y los ojales, un esqueleto creado a base de termo sellados que realmente funciona a las mil maravillas. Sujeta el pie en los 360º y te da seguridad en cada pisada. Ya llevamos tiempo analizando las zapatillas con soporte y, si bien es cierto que la mediasuela siempre se ve afectada, los uppers muchas veces quedan descompensados. Suponemos que será por eso que han querido reforzar, aún más, el upper de estas Brooks Adrenaline GTS 17. Lo que, si debemos comentar, a modo de crítica, es que uno de esos tendones (Foto) el más próximo a la puntera, nos ha creado molestias los primeros días, incluso alguna ampolla. Si sois de los de juanete o de pie ancho, ir con cuidado en esa zona.

Por todo lo demás, la parte superior de la zapatilla funciona a la perfección, con una zona del antepié más porosa y fresca, mucho mejor que las Brooks Glycerin 13 (que tuve la oportunidad de probar). La durabilidad ha sido correcta, en los termo sellados hemos detectado el desgaste de la pintura de esas zonas, cosa que da un aspecto difuminado poco atractivo.

Horma

La horma de las Brooks Adrenaline GTS 17, es bastante universal. No es como las “típicas” zapatillas de entrenamiento con hormas enormes para pies anchos. En este caso mantienen bastante el equilibrio. Además, en esta versión, al reforzar la zona del upper, han ganado en ajuste y sujeción en la zona media. Los dedos sí que tienen más libertad en la zona del antepié, cosa que se agradece con el paso de los kilómetros.

Los acabados interiores de estas Brooks Adrenaline GTS 17, son de gran calidad y en ningún momento hemos tenido discusiones con costuras ni materiales mal acabados. Solo hay un punto crítico, que ya hemos comentado en el punto del upper, los tendones más próximos a la puntera, pueden llegar a crear molestias a gente con juanetes o con esa zona algo más ancha.

 

Dinámica

Después de tener experiencia en modelos de Brooks, tanto neutros como con soporte. Debemos decir que las Brooks Adrenaline GTS 17 son unas zapatillas aptas para todos, de hecho, en USA a este tipo de calzado le suelen decir algo así como “go-to”, expresión que se podría traducir como “Cálzatelas y corre”. Con eso, queremos decir que es difícil fallar con estas Brooks Adrenaline GTS 17 ya que tienen todo lo necesario en una zapatilla de entrenamiento, tanto para gente neutra como gente pronadora. Una zapatilla que tienen una buena amortiguación, amplia, generosa, blanda y, a le vez, bastante adaptativa gracias al BioMoGo DNA, el cual tienen un comportamiento más que bueno a ritmos tranquilos (5 min/km) y muy correcto a ritmos algo más alegres (4:15 min/km). Además, en esta versión han mejorado la suavidad en la transición, siendo una zapatilla que funciona mejor entrando de talón que de antepié, ya que ella misma ha sido creada para esa tipología de corredores. En parte por el soporte en la zona media del pie que te deja entrever que es una zapatilla “talonera”. Por cierto, el PDRB (tecnología de soporte) es realmente agradable, apta para gente que requiera de un extra de estabilidad y de guiado en la pisada, no es necesario ser pronador para sentirse cómodo con estas Brooks Adrenaline GTS 17.

Su rendimiento en entrenamientos es excelente, son las zapatillas que todo corredor le gustaría tener para sumar kilómetros sin tener que adaptarse a ellas. Además, debemos decir que nos han parecido bastante más dinámicas que sus hermanas Brooks Glycerin 14 o las Brooks Transcend 3. Permiten ritmos más alegres y las sensaciones son más dinámicas, más fluidas… Sin duda, una buena opción para tiradas largas y competiciones largas.

 

Conclusión

Las conclusiones que sacamos de estas Brooks Adrenaline GTS 17, es que son unas zapatillas muy fáciles, de adaptación rápida y sencilla. Además, es el típico modelo que no vas a fallar. Unas zapatillas aptas para un abanico de ritmos amplios, desde 5:30 - 6:00 min/km hasta 4:00 min/km, aunque donde se encuentra más cómodas es dentro del rango 4:30 - 5:30 min/km. La mediasuela de BioMoGo DNA nos ha gustado mucho, con ese juego adaptativo que ya habíamos probado en otros modelos. Cuando salimos a rodar tranquilos, la zapatilla se vuelve más dócil, más blanda, absorbe mejor el impacto y de una manera más progresiva, en cambio, si salimos hacer unas series, la zapatilla se vuelve de sensaciones más firmes y reactivas. 

Si tuviéramos que recomendar estas Brooks Adrenaline GTS 17, diríamos que es una muy buena zapatilla de entrenamiento para corredores de peso medio - elevado y de pisada neutra o pronadora. Defendemos la idea que… quizá no es solo para pronadores, quizá es para gente que necesita unas zapatillas más estables, que guie un poco más la pisada. Una muy buena opción para entrenamientos de ritmos medios y distancias medias – largas. Seguramente, las Brooks Adrenaline GTS 17, serían una buena arma para maratones entre 3:45 y 3:15.

PROs y CONtras

PROS:

- Adaptabilidad mediasuela.

- Amortiguación suave y amplia.

- Upper fresco.

- Transición muy agradable.

- Estabilidad general de las zapatillas.

- Gran abanico de ritmos.

- Agarre en diferentes superfícies



CONTRAS:

- Tendones upper pueden causar molestias.

- Desgaste prematuro de la suela.

- Desgaste pintura upper.

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSLunarTempo 2 - NikeAdrenaline GTS 17 - Brooks
Talla US1113
Peso (gramos)226381
Mesh100114
Mesh89