LunarTempo 2 - Nike

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 215 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

Adidas - Ultra Boost Uncaged

Ultra Boost Uncaged - Adidas

Publicado hace 102 día(s)

Introducción

Si te contaran que una pequeña localidad bávara de apenas 25.000 habitantes alberga a dos de los gigantes mundiales del material deportivo, ¿pensarías que te están tomando el pelo? pues no, allá por los felices años 20, entre charlestones y cabarets, Adolf y Rudolf Dassler, Adi y Rudi para amigos y conocidos,, fundaban la Gebrüder Dassler Schuhfabrik, algo así como la fábrica de zapatos de los hermanos Dassler, la Geda. Adi se dedicaba a diseñar las zapatillas y Rudi a su comercialización. Su momento álgido llegó en los juegos de Berlín, cuando Jesse Owens ganaba sus famosos 4 oros calzando zapatillas Geda. Ese consuelo debió quedarle al Führer, al menos las zapatillas eran alemanas.

La guerra cambió los planes de Geda y acabó con la buena relación entre los hermanos Dassler, que en 1949 dividieron la empresa para fundar en Herzogenaurach (Baviera), y a menos de 500 metros de distancia entre ambas, por un lado Adidas, con ADI DASsler al frente, claro está, y por otro Puma, y es que, al parecer, Rudi Dassler mostraba ya otras tendencias, al menos en cuanto al brand naming.

En esta review, os presentamos una nueva versión de la familia Ultra boost, las Adidas Ultra boost Uncaged. Parece que esta vez han salido de su jaula, y es que Adidas ha eliminado la estructura plástica exterior para apostar por una zapatilla de diseño muy actual, perfectamente compatible con la moda urbana, pero sin renunciar a las tecnologías que tiene que hacer e ella una buena zapatilla de entrenamiento. ¿Lo habrán logrado? Vamos a darles kilómetros para comprobarlo.

Primeras impresiones

¡Qué bonitas!... ¿Son para correr? Eso es exactamente lo que pensamos nada más ver las Adidas Ultra boost Uncaged. El diseño es espectacular, la gama de grises le dan un aspecto moderno pero discreto que te permiten imaginarte calzándolas a diario para entrenar, en el gimnasio, pero también en el trabajo y hasta para ir a buscar el pan. Y si los grises no son lo tuyo, no hay problema, la gama de colores es extensa y aún sigue creciendo, hasta se han preocupado de teñir el boost de la mediasuela en algunas versiones, y es que la promoción de este modelo desde el cuartel general de Adidas parece que se está enfocando más desde el estilo que desde la tecnología.

Nos llama, y mucho, la atención el upper, en tecnología Primeknit, aparentemente desestructructurado, muy flexible, que promete comodidad a raudales, pero que nos hace dudar de la estabilidad del conjunto, y también el ajuste Sockfit en el tobillo, una goma elástica que, al estilo de un calcetín, tiene que ajustarnos el tobillo con suficiente firmeza para correr, y con suficiente suavidad para no lastimarnos.

De momento estamos convencidos de que son bonitas, también de que van a ser cómodas, pero no las tenemos todas con nosotros con lo que respecta a su comportamiento en carrera. La casa alemana ha arriesgado mucho y tenemos muchas cosas que probar así que vamos a empezar con nuestro trabajo y vamos a diseccionar para vosotros estas Adidas Ultra boost Uncaged.

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela de las Adidas Ultra boost Uncaged es idéntica a la de sus hermanas “enjauladas”, una sola pieza del que ha venido a ser el compuesto estrella de la marca alemana desde su ruidosa presentación en 2013: el boost. Un compuesto que se ha extendido por gran parte de la gama Adidas y que ha podido demostrar que proporciona una excelente amortiguación si comprometer un buen retorno de energía.

El 100% boost nos trae una mediasuela muy flexible, que flexa sin demasiado esfuerzo, especialmente por donde se espera que lo haga, justo debajo de los metatarsos, aunque es posible doblarla por cualquier parte, si te empeñas en ello. Tampoco es difícil torsionarla, lo que contribuye a que pongamos, por el momento, en cuestión su estabilidad en carrera.

Los elementos que trabajan para mejorar la estabilidad en la mediasuela son el Torsion System, una pequeña pieza rígida que debe contribuir a estabilizar la pisada durante la transición talón-antepié evitando movimientos indeseados bajo el arco, y el perfil doselado del boost, que forma una mediasuela algo más ancha en la parte inferior, para así aumentar la superficie de la base y la estabilidad del conjunto. Y solo lo consigue a medias, la flexibilidad lateral de la mediasuela de las Adidas Ultra boost Uncaged se impone, y, en cuanto las sacamos de un terreno firme y homogéneo, empezamos a echar de menos un punto de estabilidad que nos ayude a fijar el pie durante la carrera.

En carrera, la mediasuela 100% boost de las Adidas Ultra boost Uncaged nos ha aportado un gran confort, su drop clásico de 12mm (les hemos medido 27mm bajo el talón, 15mm en el antepié) y el pronunciado contrafuerte bajo el talón, hacen que se muestren muy tolerantes con el taloneo, con lo que corredores con una técnica no muy depurada se van a sentir muy cómodos y, con el boost bajo los piés, vamos a notar ese extra en el retorno de enegía que nos hace sentir que rebotamos contra el suelo, siendo empujados hacia adelante por la zapatilla.

Suela

La suela de las Adidas Ultra boost Uncaged está formada por una sola pieza de caucho sintético fabricado por Continental, conocida marca de pneumáticos. La pieza forma una rejilla que cubre toda la mediasuela pero deja a la vista el boost en los recuadros interiores, está rematada en cada una de las intersecciones por un pequeño taco circular de apenas 1mm de grosor, esta disposicionan ellos le llaman StretchWeb.

El compuesto Continental y el taqueado se comporta a la perfección sobre terrenos duros y compactos, en concordancia con su diseño urbanita, la suela de las Adidas Ultra boost Uncaged se agarra perfectamente al asfalto, carril bici y aceras, proporcionándonos una buena tracción que se resiente un poco sobre piso mojado, sin llegar a deslizar de forma preocupante más allá de las consabidas líneas blancas o tapas de alcantarilla. Pero en cuanto el terreno se deshace, el taqueado se vuelve insuficiente y enseguida notamos la pérdida de tracción en cada pisada, y es que estas Adidas Ultra boost Uncaged han sido pensadas para la ciudad y se resienten en cuanto las llevamos más allá de una pista tierra, compactada y en buen estado, que es el piso más agreste que van a tolerar sin resentirse demasiado.

El buen agarre que el caucho Continental nos proporciona sobre el asfalto se cobra su precio en durabilidad, por lo que hemos visto, el taco se desgasta con facilidad, especialmente en las zonas de máxima abrasión, donde quizás echamos de menos un compuesto un poco más duro que pudiera contribuir a alargar la vida útil de la suela.

Upper

El upper de las Adidas Ultra boost Uncaged está formado por una sola pieza de tejido Primeknit, la última tecnología lanzada por la casa alemana, que forma un upper tremendamente flexible que se ajusta al pié como si fuera un calcetín.

El único refuerzo visible externamente es una pieza de plástico en forma de U que estabiliza la zona del talón. El resto del upper está prácticamente desestructurado aunque, si nos fijamos bien encontraremos refuerzos plàsticos interiores en la zona de la ojetera, allí donde las tradicionales tres bandas de Adidas harían su trabajo, y una protección mínima en la puntera. Los acabados de estas Adidas Ultraboost Uncaged, son realmente excelentes: invisibles desde fuera sutilmente protegidos en el interior, evitando cualquier molestia o posible rozadura en esta zona.

El upper no tiene lengüeta y los cordones, rígidos, en contraste con la flexibilidad del conjunto, prácticamente no trabajan en el ajuste al pié, que se consigue con una pieza de punto elástica en lo que desde Adidas han llamado Sockfit, el ajuste a modo de calcetín. Este ajuste obliga a calzarse la zapatilla estirando de la goma, tal y como te estuvieras poniendo un calcetín, y proporciona un buen ajuste en el tobillo que, sin llegar a oprimir o a dejar marcas en el tobillo, si que sujeta con la suficiente firmeza como para correr cómodamente.

Los excelentes acabados, especialmente los interiores, junto con el sockfit, nos animaron a provar las Adidas Ultraboost Uncaged corriendo sin calcetines y, debemos decir que los resultados no fueron todo lo buenos que nos hubiera gustado. El upper se reveló menos transpirable de lo esperado, con lo que tuvimos mucho sudor en los piés y echamos de menos una mayor capacidad de evacuación, por otra parte, el sockfit funcionó perfectamente en salidas cortas, pero en el momento en que alargamos hasta 1h la carrera sin calcetines, aparecieron las temidas ampollas en la zona del tendón de Aquiles. Una lástima, porque el sistema de ajuste permite no utilizar los cordones y, de haber superado esta prueba, podrían haber sido una buena opción para triatletas.

Horma

Una característica a tener en cuenta en todas las zapatillas Adidas, y por tanto en estas Adidas Ultra boost Uncaged es el tallaje un tanto especial de la marca alemana. Nosotros hemos probado un 9.5 US, que corresponde normalmente a un 43 EU, pero que en el caso de Adidas, se va al 43 ⅓, un poquito más grande de lo habitual, lo que hace que, si tu pié está en el límite de una u otra talla, debas tenerlo en cuenta.

La horma de las Adidas Ultra boost Uncaged es estrecha, plana y recta, sin que se aprecie una gran diferencia de anchura entre las zonas del talón y el antepié y con un arco poco marcado. Ofrece una buena sujeción, homogénea en todo el pié, pero en carrera no aporta el extra de estabilidad que echamos de menos en estas zapatillas.

Hemos probado las Adidas Ultra boost Uncaged con plantillas ortopédicas y no aconsejamos demasiado su uso con ellas. Lo estrecho de la horma hace que la plantilla repose mucho sobre un upper que ya de por sí no parece delicado, por su enorme flexibilidad, que es capaz de adaptarse a las plantillas, pero que creemos que sufre demasiado con ellas, poniendo en riesgo su durabilidad. Si añadimos a esto el hecho de que, al colocar una plantilla más rígida sobre el boost, perdemos buena parte del confort en carera que nos ofrece la mediasuela, llegamos a la conclusión de que es mucho mejor ahorrarse las plantillas con las Adidas Ultra boost Uncaged.

Dinámica

Con las Adidas Ultra boost Uncaged en carrera notamos todas las ventajas e inconvenientes que el boost ha venido demostrando estos últimos años: por una parte, una pisada comodísima, llegando a la sensación do correr sobre un colchón, pero que además te impulsa hacia adelante, devolviéndonos buena parte de la energía de la pisada y ayudándonos a correr más rápido sin perder, para nada, confort, y por la otra parte, una cierta inestabilidad de la pisada en carrera que se acentúa en exceso en el momento en que las llevamos a terrenos, aunque solo sea un poco, irregulares. En este aspecto, la enorme flexibilidad del upper, que optimiza el confort, no ayuda a fijar el pie en carrera y con facilidad notamos movimientos laterales no deseados en el momento del aterrizaje que podremos controlar si tenemos en forma nuestros tobillos.

El peso de las Adidas Ultra boost Uncaged está significativamente por debajo de la frontera de los 300g, le hemos pesado 284 g en el 9.5 US que hemos estado probando durante las últimas semanas, lo que las sitúa en la línea de sus competidoras en la família de las zapatillas de entramiento.

La forma de la mediasuela, el drop de 12 mm y su diseño en el retropié, hacen de las Adidas Ultra boost Uncaged unas zapatillas ideales para talonadores. El contrafuerte trasero y la excelente amortiguación posterior van a absorver la energía del impacto si aterrizamos en carrera bajo el talón, la gran flexibilidad del boost nos va a proporcionar una transición de pisada suave y fluída y, por último, la característica estrella del boost, el retorno de energía, con el que vamos a salir impulsados hacia adelante con un efecto rebote que nos lleva a un despegue enérgico realmente estimulante.

Las Adidas Ultra boost Uncaged son unas zapatillas urbanitas, el diseño las define y no pretenden engañar a nadie, por lo que no nos extrañamos demasiado cuando notamos una importante descenso de prestaciones en cuanto las sacamos de los terrenos duros y homogéneos propios de la ciudad. Excelentes sobre asfalto, aceras, carril bici o loseta; se defienden, aunque pierden enseguida tracción, sobre tierra compactada y solo sobreviven sobre terrenos más complicados que ponen de manifiesto sus carencias, sobre todo en estabilidad.

Conclusión

Para estas Adidas Ultra boost Uncaged, la empresa bávara ha apostado por desarrollar un diseño casual wear sobre uno de sus modelos superventas en la gama de running. Correr por la ciudad marcando tu propio estilo es la base del desarrollo de este modelo. Para ello se han basado en las tendencias de costumización de sus hermanas mayores, las Adidas Ultra boost, recogidas en las redes sociales, que mostraban el interés en despojarlas de la estructura externa. Y eso es exactamente lo que han hecho. El resultado es una zapatilla que nos parece realmente bonita, que podremos vestir en casi cualquier situación, y que, además, mantiene las tecnologías que la hacen una buena zapatilla de entrenamiento para correr a ritmos medios.

Basándonos en nuestra experiencia en las últimas semanas, creemos que la casa alemana tiene trabajo en la mejora de la estabilidad en carrera de las Adidas Ultra boost Uncaged, el upper muy desestructurado y flexible, junto con la mediasuela 100% boost hacen de ellas unas zapatillas muy cómodas, pero inestables. Otro punto de mejora lo detectamos en los acabados del ajuste del calcetín, el sockfit, ya que, de solucionar el problema de rozaduras con el que hemos topado, se convertirían en una interesante opción de calzado rápido para correr sin calcetines y, por tanto, a tener en cuenta entre triatletas.

Disfrutarán de las Adidas Ultra boost Uncaged corredores de peso medio y elevado, talonadores que busquen una carrera cómoda a ritmos entre 4:30 y 5:30 min/km siempre que realizen la mayor parte de sus entrenamientos por terrenos duros y homogéneos. La Adidas Ultra boost Uncaged  es una zapatilla urbanita, te la podrás llevar al gimnasio e incluso de fiesta, pero no le va a gustar que te la lleves a la montaña.

PROs y CONtras

PROs:
- Comodidad.
- Diseño.
- Retorno de energía.
CONtras:
- Falta de estabilidad en carrera.
- Difícil sacarlas del asfalto.
- Precio.

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSLunarTempo 2 - NikeUltra Boost Uncaged - Adidas
Talla US119.5
Peso (gramos)226276
Mesh10096
Mesh89