Ghost 9 - Brooks

Ghost 9 - Brooks

Publicado hace 206 día(s)

Introducción

La marca americana da siempre esa sensación de no acabar de despegar en Europa. A pesar de una mayor presencia en el patrocinio de carreras y de contar con algún modelo superventas como las Brooks Glycerin, también de Road, o las archiconocidas Brooks Cascadia para Trail Runnning, es, sin embargo, en las zapatillas con soporte dónde posiblemente encontramos el nicho mejor acabado de la marca -quizá del sector-, con esas Brooks Trascend y Brooks Beast que tanto gustan a sus usuarios y a las que pocos modelos de otras marcas, por no decir ninguno, son capaces de hacerles sombra. Hablamos hoy, sin embargo, de una zapatilla que -y parece habitual en Brooks- tiene muchos fans pero que, sin embargo, no acaba tampoco de venderse todo lo que sus cualidades, que son muchas, pudieran invitar a hacernos pensar. Un zapatilla que, cual 'fantasma', pasa desapercibida para muchos. Las Brooks Ghost 9 vienen a ser la hermana pequeña de la famosa Brooks Glycerin y presenta quizá unas características que pueden hacerla más interesante para el gran público que su hermana mayor. Veámoslo.

Primeras impresiones

Las Brooks Ghost 9 entran por los ojos nada más verla. Su corte clásico (con un drop alto) y colores también clásicos (grises y azules con sólo alguna nota de verde lima en el modelo que nos toca analizar) se alejan de la tónica imperante del mercado, más colorista, más flúor, por así decir, más... llamativa, en definitiva. No obstante, estas Brooks Ghost 9 tienen algo de belleza natural y clásica, casi de modelo retro, que la hace, sin embargo, muy atractiva. Su aspecto, siguiendo esa línea clásica que mencionamos, transmite sensación de robustez, de cierto peso. La marca habla, sin embargo, de unos sorprendentes 260 gr. (307 gr, en la talla 9,5), por debajo, por tanto, de los míticos 300 gr. que hace años diferenciaban, "grosso modo", a zapatillas mixtas de zapatillas de entreno. En cualquier caso, sorprende su peso que imaginábamos mayor al verla.

Estas Brooks Ghost 9  calzan fácil y se ajustan fácilmente. Unos cordones planos y que corren aún más fácil ayudan a ello. Comodidad absoluta. Al paso se perciben blandas; No, no es la palabra correcta. Digamos 'esponjosas'. Exacto. Parece que vayamos sobre una espuma que absorbe y recupera forma con el movimiento del pie y el cambio de peso de una zona a otra. Interesante concepto el de la amortiguación adaptativa de Brooks. Luego hablaremos en profundidad del BioMoGo DNA que incorporan las Brooks Ghost 9 para garantizar comodidad y reactividad. En definitiva y a falta de salir con ellas, las Brooks Ghost 9 nos gustan, ¡y mucho!.

Mediasuela y amortiguación

Amortiguación personalizada. Eso es lo que ofrecen estas Brooks Ghost 9 con su BioMoGo DNA. Una amortiguación que dice adaptarse a nuestro peso, ritmo y superficie sobre la que estemos corriendo. ¿Y cómo se consigue eso? Mediante lo que se denomina un material no newtoniano. Vale, paréntesis aquí. Para los que, como servidor, suspendían ciencias aclararé un pelín más. No newtoniano, es decir, un material que se adapta a la fuerza específica que se aplica sobre él y que dependerá, precisamente, de nuestro peso, ritmo y superficie. ¿Lo váis cogiendo?. A menor velocidad y presión resulta más esponjosa pero, por el contrario, a mayor velocidad y, por tanto, a mayor presión ejercida en el momento de impacto del pie, el BioMoGo DNA de estas Brooks Ghost 9 se 'endurece', por así decir, para ofrecer mejor respuesta.

Digamos que su amortiguación ni es demasiado blanda, ni tiene demasiado recorrido; tampoco resulta excesivamente firme, y en las tiradas más largas tampoco tendremos sensación de requerir de un plus de amortiguación en la zona delantera (algo que quizá los corredores más pesados y/o menos dotados técnicamente suelen percibir en algunos modelos). Quizá, por todo ello, lo que mejor define su comportamiento es, simplemente, equilibrio. Ese tacto esponjoso a ritmos más lentos pero algo más firme a ritmos vivos, esa transición fluida y su flexibilidad progresiva y que otorga al movimiento de carrera mucha naturalidad, nos ofrece unas zapatillas que son magníficas para las tiradas largas pues el pie, en todo momento, se siente cómodo, descansado, por así decir. La verdad es que la fase de recepción es muy suave, y silenciosa, y eso, cuando se trata de entrenar cierto volumen, es muy de agradecer.

Brooks es además una compañia con inquietudes medioambientales, y su compuesto BioMoGo DNA es biodegradable. Según asegura la compañía, en 20 o 22 años se descompone (en lugar de los 1.000 que podría requerir una mediasuela de EVA convencional). Interesante.

Suela

La suela de las Brooks Ghost 9 no presenta grandes cambios, quizá por la sencilla razón de que no eran necesarios. Si algo ofrece la suela de las Brooks es durabilidad, y en esta versión 9 sigue siendo así. Para ello cuenta con el Blown Rubber en antepié y mediopié, una goma de gran durabilidad pero que le otorga también flexibilidad y capacidad de respuesta. Sabedores de que no todos los corredores gozan de una depurada técnica, Brooks sitúa en los puntos que más se desgastan el HPR Plus, que le aporta en esos 'puntos calientes', básicamente la zona del talón, un extra anti abrasivo y de resistencia. Y lo cierto es que lo consiguen pues, tras dos meses de pruebas, la suela apenas presenta desgaste, ni siquiera en la zona del talón dónde habitualmente, y dado que un servidor es un gran taconeador (pues es arte talonear como uno lo hace), suelen aparecer las primeras muestras de desgaste.

El comportamiento de estas Brooks Ghost 9 es estupendo en todo tipo de superficie y situación. Y nos gusta mucho su transición suave y silenciosa. El dibujo de la suela presenta un aspecto multitaqueado (toda esa serie de cuadraditos) que agarra muy bien en cualquier superficie, aunque, evidentemente, es en asfalto o tierra dónde resulta perfecta. No obstante, como decimos, ese multitaqueado se desenvuelve bien en cualquier situación y no tenemos quejas ni bajo lluvia (muy buen comportamiento, la verdad), ni sobre césped, adoquines, acera, carril bici, etc. Bien, muy bien, en todos ellos. Paso firme y seguro en todo momento; Sin sustos. De hecho nos ha gustado tanto su comportamiento que nos hemos atrevido a realizar algún Trail muy pistero, muy "light", y el resultado ha sido fenomenal.

La flexibilidad es un punto en el que las Brooks Ghost 9 cumplen bien. No es un aspecto en el que destaquen pero digamos que, a primera vista, y precisamente por ese corte clásico y aspecto robusto, intuíamos que podía ser su punto débil. Error. Su flexibilidad está bien estudiada y resulta muy progresiva y, sin tener una gran cantidad, resulta muy natural; sin alardes pero sin carencias. Cuenta con unas estrías de flexión en el antepié en forma de cruz (Brooks las denomina Omega Flex Grooves) que ayudan a obtener esa flexión natural y progresiva y cuenta también con un surco central, situado de mediopié a talón, que reparte un poco las presiones del pie y mejora un poco la flexibilidad torsional. El resultado, como decimos, es muy natural. Al trote son una auténtica delicia pero es que además, al apretarlas un "pelín" en busca de velocidad, comprobamos que siguen ofreciendo un movimiento muy natural, sin impedimentos, presiones o limitaciones de ningún tipo a nuestros queridos pies.

Upper

El upper de las Brooks Ghost 9 quizá sea el punto que más se ha trabajado con respecto de la versión precedente. Fabricado en lo que la marca norteamericana denomina "enginieered mesh", está concebido para crear zonas más abiertas y transpirables y otras más tupidas que ayudan a ofrecer un mayor soporte al pie allí donde resulte preciso. Para ello presenta una doble capa, con una externa más abierta pensada para garantizar una mayor entrada de aire y mejorar así la transpirabilidad así como también ayudar a reducir el peso de la zapatilla; y una capa interna más tupida que garantiza mayor sujeción y protección en zonas clave. De esta manera, Brooks huye de las tiras que presentaba por toda su superficie el modelo anterior y se consigue así también un aspecto del upper más limpio, más elegante. En cualquier caso, lo que es 'impepinable' es que la zapatilla tiene un tacto súper agradable en el interior. Sólo es preciso introducir la mano en su interior para percibir las bondades de su tacto: ni costuras, ni elementos que puedan generar un mínimo roce. Un gran trabajo el que han hecho en estas Brooks Ghost 9.

En carrera el upper es una maravilla. Ya hemos mencionado el magnífico acabado interior, muy agradable al tacto y que resulta muy confortable a pesar de que sumemos y sumemos kilómetros. La doble capa nos hizo pensar inicialmente que podían resultar algo calurosas llegado el verano pero tras algunos entrenos con temperaturas ya cercanas a las veraniegas, no hemos tenido sensación de calor o agobio en ningún momento. Creo sinceramente que las Brooks Ghost 9 han mejorado mucho este aspecto con respecto al modelo precedente, especialmente en la zona del lateral del mediopié, dónde ha ganado mucho en transpirabilidad. 

En la zona de los cordones y lengüeta observamos varias cosas. Los ojales son planos y los cordones son ligeramente elásticos e igualmente planos; Debo decir que los cordones me encantan pues, ese punto mínimo de elasticidad evita que pierdan tensión o se desgasten, y tienen además la medida perfecta (especialmente si sóis de utilizar el último ojal). También presentan un pequeño pasador a un lado de la lengüeta (otras marcas la sitúan de forma centrada), que nos servirá para fijarla y evitar que se desplace. A destacar también que está muy acolchada para ofrecer una mayor protección.

El collar de estas Brooks Ghost 9 es magnífico, así de simple. Con un acolchado generoso y muy, muy suave (al tacto parece un microforro -repito- muy, muy suave, casi como terciopelo), que envuelve y sujeta perfectamente la zona.

Horma

Las Brooks Ghost 9 son unas zapatillas muy cómodas y quién sea habitual usuario de ellas sabe de qué hablamos. No obstante, conviene realizar una advertencia. Probar medio número más no es nada desdeñable. Quién suscribe calza un 43 o 9,5 US, justo la talla que me llegó para analizar. No obstante, el pie derecho, que en mi caso es el más largo de los dos (y el que en mi caso conviene tener en cuenta al probar unas zapatillas nuevas antes de adquirirlas; -y tened en cuenta que TODO el mundo tiene uno más largo que el otro. Conviene saber cuál-), rozaba ligeramente con la zona interior de la puntera y, claro, con el pasar de los kilómetros, resultaba muy molesto. "Mal empezamos", pensé, y más tratándose de unas zapatillas para hacer 'trillones' de kilómetros. Debo decir que duró, pues eso, unos 30-40 kilómetros, como si de unos zapatos nuevos a los que hay que 'domar' primero se tratase, y, desde entonces, perfectas. Lo comento, no obstante, porque medio número más evita el problema y no generaría, dado el buen ajuste global de la zapatilla, ningún problema. Aquí cada cual.  

Dicho esto, la horma de estas Brooks Ghost 9 es amplia pero sin excesos. El pié se sentirá cómodo en las tres zonas (antepié, mediopié y retropié) y también seguro y sujeto. Quizá la zona del antepie, a pesar de su amplitud es la que resulta más pegada al pie. De ahí nuevamente lo de probar medio número más.

El arco de la zapatilla es ligeramente más marcado que la media. Se nota especialmente las primeras veces que las calzas, luego te olvidas. No obstante es poco probable que de problemas pues está bien situado y cumple más con la función de que el pie no se deslice hacia adelante. En cualquier caso, quienes sufran de ampollas en la zona o presenten un arco del pie bajo, deberían tenerlo en cuenta.

Dinámica

En movimiento las Brooks Ghost 9 se pueden definir como unas tremendas devoradoras de kilómetros, auténticas 'glotonas'. Resulta muy fácil dejarse llevar por un ritmo tranquilo y disfrutar del puro ejercicio sin pensar en nada más que en el camino a recorrer. No obstante, tienen herramientas para sacarles velocidad si queremos. Aunque para ello se requiere de cierta concentración, por así decir. Me explico. Esa maravillosa sensación de comodidad, de rodar fácil, que transmiten, son también su peor enemigo, pues salir de esa zona de "confort" que ofrecen, de ese ensimismamiento, requiere, como digo, cierta concentración. En las primeras salidas con estas Brooks Ghost 9, me costó romper con ese paso fácil y cómodo. Uno disfruta tanto de ese rodar cómodo que se deja llevar (y vencer) por él. Las tiradas largas a ritmos de 'percherón' (o 'a paso jubilao', como decía un viejo profesor de educación física de mi infancia) resultan hasta placenteras y, de hecho, al principio tuve la estúpida sensación de que iba a ser difícil ponerlas por debajo de 4:15 min./Km. Nuevo error. Y ojo, que no digo que las Brooks Ghost 9 sean un cuchillo, pues no es así. Son unas rodadoras incansables, pero lo cierto es que, como muchas otras zapatillas, puedes ir cómodo a ritmos altos en momentos puntuales. Nos hemos puesto con ellas a ritmos de 3:50 (puntualmente), y bajado (también puntualmente; de hecho muy puntualmente, pues uno no es un galgo precisamente) a 3:20-3:30, y bien, muy bien. La flexibilidad progresiva y bien lograda que ofrecen, esa transición suave y buena estabilidad, su capacidad para ofrecer mayor respuesta a ritmos elevados, hace que, a pesar de ser unas "trotonas", cumplan perfectamente cuando se requiere un plus de velocidad.

En cuanto a sensaciones, ya hemos dicho que se trata de una zapatilla de corte clásico, pérfiles altos y un drop alto (12mm.). No obstante, no se percibe así. Su amplitud y buena estabilidad le proporcionan un apoyo muy bueno y no tendremos en ningún momento sensación de correr en las "alturas", por así decir. Eso sí, aíslan bastante del suelo y eso, que ya es cuestión muy personal, habrá a quién le encante y a quién no. En cualquier caso, lo cierto es que las Brooks Ghost 9 lo filtran todo y es difícil diferenciar cuando cambias de superficie porque la mediasuela no deja pasar nada.

Todo ese conjunto de virtudes hacen de las Brooks Ghost 9 unas zapatillas muy completas. Viven a la sombra de las Brooks Glycerin, su hermana mayor y tope de gama de la marca en materia de amortiguación, pero se antojan más versátiles. La tendencia del corredor popular que busca protección para afrontar sus maratones y medias maratones, es mirar siempre los tope de gama y obviar "zapatillones" como estas Brooks Ghost 9, que ofrecen gran estabilidad, gran amortiguación también, pero con un tacto y equilibrio más logrado. Sin olvidar el menor peso de la zapatilla respecto de su hermana mayor que, no obstante, no le impide lidiar con los corredores más pesados. 

Conclusión

Las Brooks Ghost 9 son una auténtica navaja suiza, unas zapatillas tanto para competiciones a ritmo elevado como para sesiones de entrenamiento de cierto volumen. Esa quizá sea la gran baza que ofrecen frente a su hermana mayor, pues, salvo corredores de mucho peso, no me parece que las Brooks Glycerin puedan ofrecernos más, ni mejor. Apta para todo corredor, tanto principiante como experimentado, y para pesos medios y altos, resultan, en definitiva muy versátiles y duraderas.



 

PROs y CONtras

PROs:

- Su acabado denota calidad por los cuatro costados.

- Muy buen ajuste.

- Una transición muy suave.

- Ese tacto blando y agradable al impactar a baja velocidad y respondón cuando le apretamos.

- Amplio rango de uso tanto por peso del corredor como por ritmo.



CONTRAs:

- Cierta estética clasicona, que, no obstante, puede gustar a más de uno (como un servidor).

- Cierta sensación de que cuesta arrancar con ellas.

- Ese período de aclimatación que hubiera evitado medio número más.



Adidas - Ultra Boost Uncaged

Ultra Boost Uncaged - Adidas

Publicado hace 103 día(s)

Introducción

Si te contaran que una pequeña localidad bávara de apenas 25.000 habitantes alberga a dos de los gigantes mundiales del material deportivo, ¿pensarías que te están tomando el pelo? pues no, allá por los felices años 20, entre charlestones y cabarets, Adolf y Rudolf Dassler, Adi y Rudi para amigos y conocidos,, fundaban la Gebrüder Dassler Schuhfabrik, algo así como la fábrica de zapatos de los hermanos Dassler, la Geda. Adi se dedicaba a diseñar las zapatillas y Rudi a su comercialización. Su momento álgido llegó en los juegos de Berlín, cuando Jesse Owens ganaba sus famosos 4 oros calzando zapatillas Geda. Ese consuelo debió quedarle al Führer, al menos las zapatillas eran alemanas.

La guerra cambió los planes de Geda y acabó con la buena relación entre los hermanos Dassler, que en 1949 dividieron la empresa para fundar en Herzogenaurach (Baviera), y a menos de 500 metros de distancia entre ambas, por un lado Adidas, con ADI DASsler al frente, claro está, y por otro Puma, y es que, al parecer, Rudi Dassler mostraba ya otras tendencias, al menos en cuanto al brand naming.

En esta review, os presentamos una nueva versión de la familia Ultra boost, las Adidas Ultra boost Uncaged. Parece que esta vez han salido de su jaula, y es que Adidas ha eliminado la estructura plástica exterior para apostar por una zapatilla de diseño muy actual, perfectamente compatible con la moda urbana, pero sin renunciar a las tecnologías que tiene que hacer e ella una buena zapatilla de entrenamiento. ¿Lo habrán logrado? Vamos a darles kilómetros para comprobarlo.

Primeras impresiones

¡Qué bonitas!... ¿Son para correr? Eso es exactamente lo que pensamos nada más ver las Adidas Ultra boost Uncaged. El diseño es espectacular, la gama de grises le dan un aspecto moderno pero discreto que te permiten imaginarte calzándolas a diario para entrenar, en el gimnasio, pero también en el trabajo y hasta para ir a buscar el pan. Y si los grises no son lo tuyo, no hay problema, la gama de colores es extensa y aún sigue creciendo, hasta se han preocupado de teñir el boost de la mediasuela en algunas versiones, y es que la promoción de este modelo desde el cuartel general de Adidas parece que se está enfocando más desde el estilo que desde la tecnología.

Nos llama, y mucho, la atención el upper, en tecnología Primeknit, aparentemente desestructructurado, muy flexible, que promete comodidad a raudales, pero que nos hace dudar de la estabilidad del conjunto, y también el ajuste Sockfit en el tobillo, una goma elástica que, al estilo de un calcetín, tiene que ajustarnos el tobillo con suficiente firmeza para correr, y con suficiente suavidad para no lastimarnos.

De momento estamos convencidos de que son bonitas, también de que van a ser cómodas, pero no las tenemos todas con nosotros con lo que respecta a su comportamiento en carrera. La casa alemana ha arriesgado mucho y tenemos muchas cosas que probar así que vamos a empezar con nuestro trabajo y vamos a diseccionar para vosotros estas Adidas Ultra boost Uncaged.

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela de las Adidas Ultra boost Uncaged es idéntica a la de sus hermanas “enjauladas”, una sola pieza del que ha venido a ser el compuesto estrella de la marca alemana desde su ruidosa presentación en 2013: el boost. Un compuesto que se ha extendido por gran parte de la gama Adidas y que ha podido demostrar que proporciona una excelente amortiguación si comprometer un buen retorno de energía.

El 100% boost nos trae una mediasuela muy flexible, que flexa sin demasiado esfuerzo, especialmente por donde se espera que lo haga, justo debajo de los metatarsos, aunque es posible doblarla por cualquier parte, si te empeñas en ello. Tampoco es difícil torsionarla, lo que contribuye a que pongamos, por el momento, en cuestión su estabilidad en carrera.

Los elementos que trabajan para mejorar la estabilidad en la mediasuela son el Torsion System, una pequeña pieza rígida que debe contribuir a estabilizar la pisada durante la transición talón-antepié evitando movimientos indeseados bajo el arco, y el perfil doselado del boost, que forma una mediasuela algo más ancha en la parte inferior, para así aumentar la superficie de la base y la estabilidad del conjunto. Y solo lo consigue a medias, la flexibilidad lateral de la mediasuela de las Adidas Ultra boost Uncaged se impone, y, en cuanto las sacamos de un terreno firme y homogéneo, empezamos a echar de menos un punto de estabilidad que nos ayude a fijar el pie durante la carrera.

En carrera, la mediasuela 100% boost de las Adidas Ultra boost Uncaged nos ha aportado un gran confort, su drop clásico de 12mm (les hemos medido 27mm bajo el talón, 15mm en el antepié) y el pronunciado contrafuerte bajo el talón, hacen que se muestren muy tolerantes con el taloneo, con lo que corredores con una técnica no muy depurada se van a sentir muy cómodos y, con el boost bajo los piés, vamos a notar ese extra en el retorno de enegía que nos hace sentir que rebotamos contra el suelo, siendo empujados hacia adelante por la zapatilla.

Suela

La suela de las Adidas Ultra boost Uncaged está formada por una sola pieza de caucho sintético fabricado por Continental, conocida marca de pneumáticos. La pieza forma una rejilla que cubre toda la mediasuela pero deja a la vista el boost en los recuadros interiores, está rematada en cada una de las intersecciones por un pequeño taco circular de apenas 1mm de grosor, esta disposicionan ellos le llaman StretchWeb.

El compuesto Continental y el taqueado se comporta a la perfección sobre terrenos duros y compactos, en concordancia con su diseño urbanita, la suela de las Adidas Ultra boost Uncaged se agarra perfectamente al asfalto, carril bici y aceras, proporcionándonos una buena tracción que se resiente un poco sobre piso mojado, sin llegar a deslizar de forma preocupante más allá de las consabidas líneas blancas o tapas de alcantarilla. Pero en cuanto el terreno se deshace, el taqueado se vuelve insuficiente y enseguida notamos la pérdida de tracción en cada pisada, y es que estas Adidas Ultra boost Uncaged han sido pensadas para la ciudad y se resienten en cuanto las llevamos más allá de una pista tierra, compactada y en buen estado, que es el piso más agreste que van a tolerar sin resentirse demasiado.

El buen agarre que el caucho Continental nos proporciona sobre el asfalto se cobra su precio en durabilidad, por lo que hemos visto, el taco se desgasta con facilidad, especialmente en las zonas de máxima abrasión, donde quizás echamos de menos un compuesto un poco más duro que pudiera contribuir a alargar la vida útil de la suela.

Upper

El upper de las Adidas Ultra boost Uncaged está formado por una sola pieza de tejido Primeknit, la última tecnología lanzada por la casa alemana, que forma un upper tremendamente flexible que se ajusta al pié como si fuera un calcetín.

El único refuerzo visible externamente es una pieza de plástico en forma de U que estabiliza la zona del talón. El resto del upper está prácticamente desestructurado aunque, si nos fijamos bien encontraremos refuerzos plàsticos interiores en la zona de la ojetera, allí donde las tradicionales tres bandas de Adidas harían su trabajo, y una protección mínima en la puntera. Los acabados de estas Adidas Ultraboost Uncaged, son realmente excelentes: invisibles desde fuera sutilmente protegidos en el interior, evitando cualquier molestia o posible rozadura en esta zona.

El upper no tiene lengüeta y los cordones, rígidos, en contraste con la flexibilidad del conjunto, prácticamente no trabajan en el ajuste al pié, que se consigue con una pieza de punto elástica en lo que desde Adidas han llamado Sockfit, el ajuste a modo de calcetín. Este ajuste obliga a calzarse la zapatilla estirando de la goma, tal y como te estuvieras poniendo un calcetín, y proporciona un buen ajuste en el tobillo que, sin llegar a oprimir o a dejar marcas en el tobillo, si que sujeta con la suficiente firmeza como para correr cómodamente.

Los excelentes acabados, especialmente los interiores, junto con el sockfit, nos animaron a provar las Adidas Ultraboost Uncaged corriendo sin calcetines y, debemos decir que los resultados no fueron todo lo buenos que nos hubiera gustado. El upper se reveló menos transpirable de lo esperado, con lo que tuvimos mucho sudor en los piés y echamos de menos una mayor capacidad de evacuación, por otra parte, el sockfit funcionó perfectamente en salidas cortas, pero en el momento en que alargamos hasta 1h la carrera sin calcetines, aparecieron las temidas ampollas en la zona del tendón de Aquiles. Una lástima, porque el sistema de ajuste permite no utilizar los cordones y, de haber superado esta prueba, podrían haber sido una buena opción para triatletas.

Horma

Una característica a tener en cuenta en todas las zapatillas Adidas, y por tanto en estas Adidas Ultra boost Uncaged es el tallaje un tanto especial de la marca alemana. Nosotros hemos probado un 9.5 US, que corresponde normalmente a un 43 EU, pero que en el caso de Adidas, se va al 43 ⅓, un poquito más grande de lo habitual, lo que hace que, si tu pié está en el límite de una u otra talla, debas tenerlo en cuenta.

La horma de las Adidas Ultra boost Uncaged es estrecha, plana y recta, sin que se aprecie una gran diferencia de anchura entre las zonas del talón y el antepié y con un arco poco marcado. Ofrece una buena sujeción, homogénea en todo el pié, pero en carrera no aporta el extra de estabilidad que echamos de menos en estas zapatillas.

Hemos probado las Adidas Ultra boost Uncaged con plantillas ortopédicas y no aconsejamos demasiado su uso con ellas. Lo estrecho de la horma hace que la plantilla repose mucho sobre un upper que ya de por sí no parece delicado, por su enorme flexibilidad, que es capaz de adaptarse a las plantillas, pero que creemos que sufre demasiado con ellas, poniendo en riesgo su durabilidad. Si añadimos a esto el hecho de que, al colocar una plantilla más rígida sobre el boost, perdemos buena parte del confort en carera que nos ofrece la mediasuela, llegamos a la conclusión de que es mucho mejor ahorrarse las plantillas con las Adidas Ultra boost Uncaged.

Dinámica

Con las Adidas Ultra boost Uncaged en carrera notamos todas las ventajas e inconvenientes que el boost ha venido demostrando estos últimos años: por una parte, una pisada comodísima, llegando a la sensación do correr sobre un colchón, pero que además te impulsa hacia adelante, devolviéndonos buena parte de la energía de la pisada y ayudándonos a correr más rápido sin perder, para nada, confort, y por la otra parte, una cierta inestabilidad de la pisada en carrera que se acentúa en exceso en el momento en que las llevamos a terrenos, aunque solo sea un poco, irregulares. En este aspecto, la enorme flexibilidad del upper, que optimiza el confort, no ayuda a fijar el pie en carrera y con facilidad notamos movimientos laterales no deseados en el momento del aterrizaje que podremos controlar si tenemos en forma nuestros tobillos.

El peso de las Adidas Ultra boost Uncaged está significativamente por debajo de la frontera de los 300g, le hemos pesado 284 g en el 9.5 US que hemos estado probando durante las últimas semanas, lo que las sitúa en la línea de sus competidoras en la família de las zapatillas de entramiento.

La forma de la mediasuela, el drop de 12 mm y su diseño en el retropié, hacen de las Adidas Ultra boost Uncaged unas zapatillas ideales para talonadores. El contrafuerte trasero y la excelente amortiguación posterior van a absorver la energía del impacto si aterrizamos en carrera bajo el talón, la gran flexibilidad del boost nos va a proporcionar una transición de pisada suave y fluída y, por último, la característica estrella del boost, el retorno de energía, con el que vamos a salir impulsados hacia adelante con un efecto rebote que nos lleva a un despegue enérgico realmente estimulante.

Las Adidas Ultra boost Uncaged son unas zapatillas urbanitas, el diseño las define y no pretenden engañar a nadie, por lo que no nos extrañamos demasiado cuando notamos una importante descenso de prestaciones en cuanto las sacamos de los terrenos duros y homogéneos propios de la ciudad. Excelentes sobre asfalto, aceras, carril bici o loseta; se defienden, aunque pierden enseguida tracción, sobre tierra compactada y solo sobreviven sobre terrenos más complicados que ponen de manifiesto sus carencias, sobre todo en estabilidad.

Conclusión

Para estas Adidas Ultra boost Uncaged, la empresa bávara ha apostado por desarrollar un diseño casual wear sobre uno de sus modelos superventas en la gama de running. Correr por la ciudad marcando tu propio estilo es la base del desarrollo de este modelo. Para ello se han basado en las tendencias de costumización de sus hermanas mayores, las Adidas Ultra boost, recogidas en las redes sociales, que mostraban el interés en despojarlas de la estructura externa. Y eso es exactamente lo que han hecho. El resultado es una zapatilla que nos parece realmente bonita, que podremos vestir en casi cualquier situación, y que, además, mantiene las tecnologías que la hacen una buena zapatilla de entrenamiento para correr a ritmos medios.

Basándonos en nuestra experiencia en las últimas semanas, creemos que la casa alemana tiene trabajo en la mejora de la estabilidad en carrera de las Adidas Ultra boost Uncaged, el upper muy desestructurado y flexible, junto con la mediasuela 100% boost hacen de ellas unas zapatillas muy cómodas, pero inestables. Otro punto de mejora lo detectamos en los acabados del ajuste del calcetín, el sockfit, ya que, de solucionar el problema de rozaduras con el que hemos topado, se convertirían en una interesante opción de calzado rápido para correr sin calcetines y, por tanto, a tener en cuenta entre triatletas.

Disfrutarán de las Adidas Ultra boost Uncaged corredores de peso medio y elevado, talonadores que busquen una carrera cómoda a ritmos entre 4:30 y 5:30 min/km siempre que realizen la mayor parte de sus entrenamientos por terrenos duros y homogéneos. La Adidas Ultra boost Uncaged  es una zapatilla urbanita, te la podrás llevar al gimnasio e incluso de fiesta, pero no le va a gustar que te la lleves a la montaña.

PROs y CONtras

PROs:
- Comodidad.
- Diseño.
- Retorno de energía.
CONtras:
- Falta de estabilidad en carrera.
- Difícil sacarlas del asfalto.
- Precio.

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSGhost 9 - BrooksUltra Boost Uncaged - Adidas
Talla US99.5
Peso (gramos)290276
Mesh-96
Mesh101