LunarTempo 2 - Nike

LunarTempo 2 - Nike

Publicado hace 211 día(s)

Introducción

Volvemos a la carga, y lo hacemos con las Nike Lunar Tempo 2. Nike, si, esa marca que nunca sabes cómo pronunciarla: nike, naik, naiki… cada cual a su gusto. La casa americana ya hace unos años que apuesta por diseños sencillos cercanos al natural running. Las Nike Lunar Tempo 2, siguen pues esta línea de para que nos sintamos cada vez más cerca del suelo a pesar de que estemos, en realidad, flotando en una capa de Lunarlon.

La versión predecesora a estas Nike Lunar Tempo 2 no difería en exceso de su nueva versión. Una media suela de Lunarlon y cambios en el diseño y composición del upper. Aunque no parezca que hayan cambiado mucho, no van a escapar de que les hagamos los test por excelencia para ver si siguen cumpliendo lo que prometen, amortiguación y ¡suavidad en la pisada!

Vais a daros cuenta de que vamos a hablar bastante de la Salomon Run que se celebró el pasado mes de abril. No es casualidad. Si no habéis oído hablar de esta carrera, os hago un resumen y entenderéis porqué viene muy bien para este test de las Nike Lunar Tempo 2: escaleras, asfalto, subidas, bajadas y tierra, mucha tierra. Y ahora, vayamos al lío, ¡que nos quedamos sin Tempo!

 

Primeras impresiones

Durante la antesala del gran día fuimos a buscar nuestras nuevas compañeras de rutina, como ya sabéis,  las Nike Lunar Tempo 2. Abrimos la caja y pum! Nos sorprendió el color rosita tirando a naranja (amaranto claro dirá algún entendido) de la mediasuela. El upper se aleja de este tono y se camufla con el negro. Una combinación armoniosa.

Las sacamos de la caja con energía… y casi las estampamos contra el techo. Demasiada fuerza empleamos. Estas Nike Lunar Tempo 2 pesan 210 gr, cantidad también conocida como “nada”. Sorprende que una zapatilla que aparentemente tiene mucho cuerpo sea tan ligera. Lo mismo pasa cuando la doblamos, le hacemos sacacorchos, lo que sea. Con apenas fuerza la zapatilla hace lo que queremos.

Y si en la mano pesan poco, una vez calzadas no parece tengamos nada en los pies. Llevamos unas Nike Lunar Tempo 2 porqué nos las hemos puesto y lo sabemos, porqué de otro modo… La sensación al caminar un poco es de suavidad extrema. Incluso parece que te hundas un poco en la mediasuela. Si nos hundimos o no al correr pronto lo veremos.

 

Mediasuela y amortiguación

Como bien hemos dicho, las Nike Lunar Tempo 2 tienen una capacidad de amortiguación extrema. Que aporta esta sensación, es de traca. Lo hace el Lunarlon, una mezcla de Phylon y espuma. Toda la media suela está hecha de este material. La diferencia está en los pliegues que se forman a lo largo del perfil. Que según se necesite más o menos resistencia están más hundidos o más hacia dentro.

En carrera la mediasuela se hace notar, sobretodo a ritmos tranquilos. Subiendo las escaleras del MNAC  uno nota como el impacto “desaparece” y cuando encaramos las primeras subidas de Montjuic nos da la sensación de flotar en el aire. Pasadas las subidas llegan, como no, las bajadas! Y aquí si que es cuando toca apretar y sacarle el jugo a la zapatilla. ¿Son rápidas Nike Lunar Tempo 2? Sí, ¿mucho? No. Matizando este último punto hay que decir que depende del peso. Para un peso de unos 80 kg la zapatilla chupa demasiado el impacto y se pierde fuerza. Para pesos más ligeros, que no aprieten tanto la mediasuela, seguramente digan que si a la segunda pregunta. Sin duda.

El punto delicado de la mediasuela es quizá la resistencia al estrés producido por el uso. Sobretodo en la parte interna de las Nike Lunar Tempo 2 la goma ha cedido mucho después de todos los km que les hemos sumado. Unos km que quedan lejos de los que debería aguantar una zapatilla. Estas marcas se deben en gran parte a la pisada del corredor. Suponemos que un corredor ligero con una buena técnica y una pisada completamente neutra no debería tener este problema.

Suela

Vayamos a ver qué tal la suela. O más bien, los 12 tacos que la forman. Como leéis. 12 tacos son los que forman la suela de las Nike Lunar Tempo 2. Como en la versión anterior, Nike sigue apostando por esta fórmula para reducir el peso de la zapatilla. Las partes protegidas son sobretodo el metatarso y la zona del talón. Dejando que la mediasuela actúe a su vez de suela en la zona del mediopie. Este diseño aporta cosas buenas, como por ejemplo ligereza.

En la zona del metatarso los tacos son realmente pequeños. Cosa que resta muchísimo peso al total. Las cosas malas son el hecho de dejar desprotegido una buena parte del pie, que sumando lo blanda de la mediasuela, deja el pie un poco desprotegido. Sobre asfalto no tendremos problemas. Por zonas de tierra las que tenemos en la Salomon Run, por detrás del Palau St Jordi, vamos a notar muchas de las piedras del camino. Otro punto negativo de estas Nike Lunar Tempo 2 lo encontramos en el agarre. Regular, aunque aprobado, en tierra y rozando el aprobado en mojado. Si solemos correr por ciudad, nos llevaremos algún que otro resbalón, incluso caminando.

Y la suela, ¿aguanta bien la suela de las Nike Lunar Tempo 2 con tan poca goma? Sí. A pesar de que, obviamente, las zonas en las que no hay Blown Rubber el desgaste es más marcado (los taquitos se chafan y acaban por desparecer). Los tacos de “verdadera suela” tienen una buena durabilidad. Habría que mejorar quizá la manera en que se enganchan a la medisuela, pues haciendo ejercicios de gimnasio nos saltó uno de los tacos. Casualidad seguramente.

Upper

El upper, como hemos comentado es lo que más cambios trae en esta nueva versión de las Nike Lunar Tempo 2. Sigue siendo simple, cosa que tiene sus pros y sus contras. Hecho principalmente de Engineered Mesh favorece la transpirabilidad. La malla aporta un buen ajuste junto con la tecnología Flywire. Si vamos hacia el talón, veremos que es semi-rígido. Aunque más semi, que rígido. Muy maleable. La lengüeta es más bien corta y ligeramente acolchada. Pero… ¿y todo esto que tal va?

Después de los test resulta un tanto sorprendente que un upper con tan poca cosa se ajuste tan bien al pie. Como podéis ver en la foto, el upper ha cogido la forma de un pie que prona hacía dentro. Una cosa un tanto curiosa. Es cierto que al ser tan maleable hace que la estabilidad se vea perjudicada. Si tenemos una mecánica depurada no es problema, pero si no la tenemos, hacer muchos km con las Nike Lunar Tempo 2 no es una buena idea. Una mención especial a los cordones, que quizá se quedan un pelín cortos para según que cordados.

Para la transpirabilidad vamos a tomar de referencia el dia la carrera de la Salomon Run. Un día en el que hizo muchísima calor. Después de los 10 km de carrera bajo unas temperaturas patrocinadas por el cambio climático nos quitamos las zapatillas y… ¡sorpresa! Prácticamente seco. Y ahora que llega el verano, las Nike Lunar Tempo 2 se colocan muy bien en la parrilla de salida como zapatilla para temperaturas elevadas.

 

Horma

Como ya es habitual en Nike, la horma tiene mucha amplitud en la zona del metatarso, aportando libertad a los dedos y un buen apoyo de la planta. En estas Nike Lunar Tempo 2 como comentamos, la horma es bastante amplia. Quizá algún corredor note que las plantillas no se ajustan muy bien en la zona del puente, en la que se estrecha un poco. Pero tranquilos, no tendrá problemas para usarlas.

En el momento que entramos el pie dentro de la zapatilla os resultará fácil hacernos un hueco y sentirnos cómodos. Se podría decir que las Nike Lunar Tempo 2 dan la bienvenida al inquilino y no le hacen ningún feo.  Ya junto con el upper, se crea un buen binomio que no deja espacio para la incomodidad.

 

Dinámica

Ahora que ya sabemos donde ponemos el pie cuando corremos, vayamos a explicar un poco como se comportan todos los elementos a la vez. Porqué aquí hemos venido a correr. Y eso hemos hecho. Tanto por asfalto, tierra, hierba, de todo. La Salomon Run es testigo.

Cuando vamos subiendo las escaleras del MNAC al trote cochinero en los compases iniciales es una gozada. Blandito, blandito. Seguimos hacia arriba y entramos en la primera recta de tierra compacta. Notamos que el agarre disminuye, aunque no en exceso. De momento el Lunarlon nos da lo que necesitamos, amortiguación. La transición es calmada, no te lanza hacia adelante, simplemente espera y absorbe los impactos.

Seguimos corriendo y sin darnos cuenta estamos más allá de media carrera, sobre tierra un tanto suelta, en bajada. Lo sufrimos. Las Nike Lunar Tempo 2 ya no se agarran tan bien como desearíamos, seguimos. Más tierra compacta, escaleras. Hasta que llegamos al final. Con escaleras, giros pronunciados y todo asfaltado ¡La prueba perfecta! Nos picamos con el compañero, vamos a tope ¡Muy a tope! Saltando las escaleras como cabras y cogiendo la curva como si fuéramos Marc Márquez. Si chino-chano amortiguaba, ahora la sensación desaparece. No nos dispara hacia arriba, pero tampoco nos roba la energía de la pisada. Pillamos la curva per encima de la velocidad permitida y el agarre, por suerte, cumple al 100% las expectativas.

 

Conclusión

Y llegamos al final. Después de 10 km de tierra, escaleras, asfalto, subidas y bajadas esto se acaba. Y con la carrera también acaba la sesión de test. ¡Una de tantas! Cruzamos la línea de meta, cogemos una zanahoria de las que hay en el avituallamiento (aunque no entiendo porqué, no hemos saltado tanto) y empezamos a pensar sobre las Nike Lunar Tempo 2.

Sorprende que a pesar de lo simple que es el upper se adapte tan bien al pie. Es cierto que resta a la estabilidad, pero en parte compensa. Tiene sus contras, como el que las imperfecciones en la pisada se marcan mucho más. Tanto en el upper como en la mediasuela. En carrera al cabo de 1xx km el compuesto ya empieza a ceder y se nota más la falta de estabilidad. Zapatillas curiosas las Nike Lunar Tempo 2. Si vas lento, “flotas”, y si quieres ir rápido, estás cercano a volar.

Así que si eres un corredor de peso ligero-medio (menos de 80kg) y una técnica de carrera depurada, ve a por ellas. Para tiradas largas y entrenos ligeramente alegres son una buena opción. Si por el contrario estás en el borde de los 80kg o no tienes una técnica depurada, o ambas no las disfrutaras al 100%. Empezarás encantado, pero verás que el desgaste es más acentuado y la alegría durará menos, nada más! Así que si tenéis Tempo, echadle unas carreras a estas Nike Lunar Tempo 2. No dejan indiferente.

 

PROs y CONtras

Pros:

- Adaptabilidad del upper

- Transpirabilidad

- Amortiguación

- Adaptabilidad de la mediasuela según el ritmo



Contras:

- Cordones cortos

- Poca estabilidad

- Estrés de la mediasuela

- Agarre en tierra y mojado

 

Adidas - Tempo 8

Tempo 8 - Adidas

Publicado hace 127 día(s)

Introducción

Nos llegan a revisión en las oficinas de ROADRUNNINGReview, la nueva versión de las Adidas Adizero Tempo 8, una zapatilla mixta muy parecida en cuanto a concepto, a las Adidas Boston 5 que ya analizamos en Roadrunningreview, pero con la particularidad de incorporar el Stableframe de Adidas para proporcionar un extra de soporte en la pisada. De sobras es sabido, que el catálogo de Adidas es uno de los más extensos y completos dentro del universo del Road Running. Las Adidas Adizero Tempo 8, vienen a cubrir un hueco que muy pocas marcas han creído necesario cubrir. Se trata de un modelo de zapatillas considerado mixto, y pensado para realizar con ellos entrenamientos a ritmos rápidos, series y competiciones, con el plus añadido de contar con el inconfundible soporte de Adidas, el Stableframe. Cuando llega el caluroso verano, a veces cuesta salir a entrenar y exprimir-se, pero la cosa cambia cuando te presentas al cuartel general de RRR y te preguntan si te apetece probar la renovada versión de las Adidas Adizero Tempo 8. Sin pensárnoslo, ni un sólo momento, sabemos que toca alargar unas semanas los entrenamientos de ritmos rápidos y series, pero como dice el refranero popular... sarna con gusto, no pica! No se hable más, a machacarlas como bien se merecen!

Primeras impresiones

Cuando las recibimos en nuestras manos en la redacción de ROADRUNNINGReview, lo primero que nos sorprende es su diseño y colorido de marcado carácter veraniego. El diseño nos sorprende porque nos recuerda enormemente a sus hermanas “casi” gemelas Adidas Boston 5, y es que, si no nos fijamos bien en la mediasuela por su cara interna y observamos la placa “stableframe” podría parecernos una copia exacta de las Boston 5.

Estas Adidas Adizero Tempo 8, nos llegan en un atrevido color de difícil definición. Adidas lo considera Rojo, pero según la luminosidad y de como le afecten los rayos del sol, a veces parecen rojas, naranja o hasta rosadas... en cualquier caso, os podemos asegurar que no vais a pasar desapercibidos con ellas puestas en vuestros pies. Lo único que rompe con la monocromía de estas zapatillas es el “blanco Boost” de la mediasuela y el negro del interior del collar a la altura del tobillo. Jugando con ellas en nuestras manos, ya las percibimos ligeras, y la báscula oficial en nuestras oficinas nos confirma que tan solo 253 es el peso de estas Adidas Adizero Tempo 8 en talla 42 2/3EU. Hacemos las típicas pruebas de flexibilidad con ambas manos y percibimos un punto de flexión muy marcado a la altura del metatarso y una reactividad un punto por encima de otros modelos que han pasado por nuestras manos. Veremos si esta reactividad se percibe igual en nuestros pies cuando les pidamos ritmos rápidos. La flexibilidad de la zapatilla tiene dos comportamientos muy marcados, extremadamente flexible en la zona de los dedos de los pies y metatarsos, en cambio, bastante más rígida en la zona del retropié. Una vez introducimos el pie en ellas, la sensación es la misma que la de toda la gama de zapatillas rápidas de Adidas, ajuste increíble y gran sujeción del pie sobre la zapatilla. La horma más bien estrecha, contribuye a que la sensación sea la de llevar un guante puesto en nuestros pies. La sensación de buen Fit, junto con la ligereza que se transmite a los pies hacen que salgamos de la redacción con ellas puestas, paso ligero y ganas de realizar el primer entrenamiento con ellas!

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela de estas Adidas Adizero Tempo 8 está realizado, como no podía ser de otra manera, con el omnipresente y exitoso Boost de Adidas. En esta ocasión la proporción elegida ha sido del 55%, mientras que el resto de la suela se ha confiado a una espuma EVA y al Stableframe de Adidas visible en la cara interna de la mediasuela. En la parte media de la zapatilla y embutido dentro de las partículas del BOOST, encontramos otro de los iconos de las zapatillas Adidas, se trata de la placa de plástico Torsion System, que es la encargada de facilitar la impulsión y el cambio de pesos de la zona posterior a la anterior de la zapatilla. También es la encargada de dotar a zona media y posterior de la zapatilla de la rigidez suficiente para que el pie apoye correctamente en todo momento. El compuesto BOOST, ya lo habíamos probado en otros modelos de Adidas que han pasado por nuestros pies... Aun así, no deja de sorprendernos la buena capacidad de amortiguación de la que es capaz. En este caso en concreto y aunque el perfil medio-bajo de la zapatilla pueda indicarnos lo contrario, hemos notado en cada pisada una correcta y más que suficiente amortiguación, eso sí, siempre que los ritmos sean vivos y alegres. Según el catálogo de Adidas el perfil de estas Adidas Adizero Tempo 8 es de 10mm, aunque en la práctica y sobre el terreno tenemos la percepción de que el drop es menor. Quizás el rocker tan acentuado en la parte delantera o la facilidad con la que se realiza el cambio de pesos de la zona media a punta de los dedos nos lleva a engaño.

Suela

Cuando una cosa realmente funciona, no merece la pena cambiarla. Esto es lo que deben pensar la gente de Adidasn con estas Adidas Adizero Tempo 8, porque esta suela es exactamente igual que la de las Adidas Boston 5. A nosotros nos parece genial, porque su comportamiento y durabilidad son excelentes! La alianza que ya hace años une Adidas con la casa de neumáticos Continental funciona a la perfección. En este caso, Contintental es la encargada de dotar a la zapatilla de buen agarre y tracción, mientras que Adidas y su compuesto Adiwear se encarga de dar durabilidad a la suela, protegiendo las zonas de mayor impacto o estrés mecánico. La suela de estas Adidas Adizero Tempo 8, tan solo recubre las partes imprescindibles de los bajos de nuestras zapatillas, así pues quedan al descubierto la placa de plástico Torsion System y parte del BOOST utilizado en la mediasuela. Este técnica busca claramente aligerar peso de la zapatilla, pero por contra deja expuesto parte del alma de la misma. Así que, desaconsejamos salir a correr con ellas por senderos y caminos, ya que las piedras dañaran parte de la mediasuela, acortando la vida útil de la zapatilla.

Upper

El Upper de estas Adidas Adizero Tempo 8, está realizado en gran medida por una malla altamente transpirable que nos ha permitido afrontar entrenamientos de gran intensidad durante el caluroso mes de Julio, sin que nuestros pies lleguen a sobre calentarse en exceso. Durante nuestros rodajes más largos e intensos hemos incluso remojado levemente nuestros pies, para mayor refrigeración, y hemos constatado que a los pocos kms y gracias a la elevada ventilación que proporcionan las Adidas Adizero Tempo 8, nuestros pies ya volvían a estar completamente secos.

Por este motivo y por los buenos acabados interiores, quizás un poco más pulidos que los de sus hermanas Adidas Boston 5, pueden tratarse de unas zapatillas aptas para muchos triatletas. Aunque, en este caso el hecho de tener 8 pares de ojales para realizar el atado y que los cordones no sean los más rápidos de atar y de ajustar que hemos probado, puede que sea su punto negativo para los reyes de las transiciones. Hay que destacar el buen trabajo que ha realizado la gente de Adidas en la zona posterior de la zapatilla, consiguiendo en un modelo con un peso muy contenido un talón con una robustez y ajuste propio de zapatillas de con un peso más elevado. En marcha y sobretodo a ritmos rápidos, a veces se hecha en falta en ciertos modelos, una mayor sujeción del talón, no nos ha sucedido esto con las Adidas Adizero Tempo 8, con las que notamos el pie perfectamente fijado desde el primer kilómetro, hasta el último sea cual sea la distancia que recorramos. La buena sujeción del talón viene directamente complementada con una excelente sujeción en la zona media del pie, gracias a los tirantes que forman las tres barras de Adidas, que consiguen retener y fijar el pie a la perfección, dándonos seguridad y confianza en cada una de nuestras zancadas. Otro de los puntos destacables y que más nos han gustado en el upper de estas Adidas Adizero Tempo 8, ha sido la lengüeta que goza de un grosor mínimo en su parte más baja, mientras que en la zona superior la han engrosado un poco para hacerla más cómoda. La misma lengüeta se ha cosido a los laterales de la zapatilla, con lo que es prácticamente imposible que se mueva de su sitio en carrera.

Horma

Tal y como estamos acostumbrados en la gama de zapatillas Rápidas de Adidas, como pueden ser las Adidas Adizero Adios 3, o en las Adidas Boston 5, la horma en estas Adidas Adizero Tempo 8 es marcadamente estrecha. Consiguen con ello una fijación excelente del pie con respecto a la zapatilla, permitiendo una reducida libertad de movimientos en los dedos de los pies.

Aun y siendo la horma estrecha, el arco plantar es bastante marcado, en cierta medida, debido a una plantilla que acentúa la fisionomía del pie. Se trata de una plantilla que envuelve el talón del pie, ofreciéndonos un plus de fijación y de comodidad en la zona trasera del pie. Aunque somos conscientes que esta estrechez en la horma puede llegar a incomodar a los que no estén acostumbrados a ello, nosotros lo consideramos imprescindible si lo que buscamos en nuestros entrenamientos de ritmos más elevados, son sensaciones de transmisión de energía y de reactividad en cada pisada.

Dinámica

Estas Adidas Adizero Tempo 8, aun tratarse de una zapatilla claramente enfocada y orientada a los entrenamientos más rápidos y a la competición, goza de ciertas concesiones a la comodidad y el confort de todo aquel que las utilice. No queremos decir con esto que se trate de un modelo polivalente en toda regla, al contrario, se trata de un modelo pensado para ir rápido o muy rápido, pero aun y así, no nos parece una zapatilla espartana, como pueden ser otros modelos pensados para los mismos objetivos. Nuestra experiencia con las Adidas Adizero Tempo 8, ha sido muy positiva. Pero esto no es ninguna novedad tratándose de un modelo de la casa alemana. Lo que hemos percibido con estas zapatilas se acerca mucho a las sensaciones de cualquier modelo voladora, reactivas y eléctricas pero con un plus de comodidad que se agradece cuando la fatiga hace acto de presencia. Nos ha recordado muchísimo, y de hecho, gozan de muchas similitudes con las Adidas Boston 5, pero con el añadido del control de pisada que encontramos en forma de Stableframe en la zona del metatarso. Bajo nuestro punto de vista este Stableframe situado en la zona delantera de la mediasuela es la clave de estas zapatillas, aunque creemos que su efecto se hace cada vez más efectivo con el paso de los kilómetros, cuando la fatiga hace acto de presencia y la dificultad por mantener los ritmos altos de carrera empiezan a hacer mella en nuestra técnica de carrera. Es en los últimos kilómetros de los agotadores rodajes a ritmos altos, en las últimas series de aquellos entrenamientos interminables, en los últimos parciales de aquella carrera que se nos atraganta es cuando percibiremos la ayuda que nos proporciona el StableFrame. Las Adidas Adizero Tempo 8 las hemos utilizado en rodajes a ritmos vivo, siempre por debajo de 4'00/km donde nos han permitido mantener un ritmo vivo durante largas distancias. En las sesiones de cambio de ritmo y de series largas (de 1km a 3km) siempre por de bajo de 3'45”/km, es donde mejor se han comportado las zapatillas, mostrándose reactivas y dinámicas en cada una de nuestras zancadas y ayudándonos a mantener una correcta técnica de carrera cuando el cansancio hace acto de presencia. Las Adidas Adizero Tempo 8 se han convertido en pocas semanas en aquel tipo de zapatillas que cuando te las estás atando antes de salir a entrenar, ya te vas mentalizando para sufrir de una bonita y dura sesión de running!

Conclusión

No nos equivocamos si afirmamos que Adidas es de las marcas que gozan de un catálogo más extenso y equilibrado dentro del mundo del running. El hecho de tener una gama de modelos tan extensa y variada hace que a veces algunos modelos se solapen en cuanto a prestaciones y objetivos. En el caso de estas Adidas Adizero Tempo 8, le hemos encontrado multitud de parecidos y similitudes con sus hermanas Adidas Boston 5. Aun y así, su hecho diferenciador, el Stableframe nos ha convencido y ha permitido alargar y mantener nuestra técnica de carrera durante más kilómetros.

Más bien indicadas para corredores ligeros o de peso medio (hasta 75kg), que busquen un ligero soporte de la pronación en sus zapatillas rápidas. Bajo nuestro punto de vista, las Adidas Adizero Tempo 8 pueden dar más de un día de gloria a todos aquellos corredores que decidan ponerse un dorsal con ellas en cualquier tipo de carrera desde los 10 km, hasta el maratón, siempre que se haga a ritmos claramente por debajo de 4:00/km y hasta ritmos por debajo de 3:20/km. Por encima o por debajo de estos ritmos deberemos buscar en el mismo catálogo de Adidas modelos más específicos para estas velocidades.

PROs y CONtras

PROS

+ Buena amortiguación y comportamiento del BOOST

+ Excelente transpirabilidad

+ Control de pisada

+ Buena relación peso-prestaciones



CONTRAS

+ Un solo color a elegir

+ Ajuste de los cordones laborioso

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSLunarTempo 2 - NikeTempo 8 - Adidas
Talla US119
Peso (gramos)226261
Mesh10096
Mesh89