1260v5 - New Balance

1260v5 - New Balance

Publicado hace 325 día(s)

Introducción

Esta vez nos disponemos a calzarnos unas zapatillas de la centenaria casa New Balance. La serie 1260 no es nada más ni nada menos que la línea tope de gama encarada a la amortiguación y a la estabilidad. Como bien dicen en la presentación del modelo “ofrecen una estabilidad de primera, tecnología de absorción de impactos y una amortiguación superior”.

Una zapatilla que sigue la línea de las v4 por lo que a los materiales se refiere. Cambiando más el diseño y la forma en que son empleados que en la tecnología empleada. Ya es lo que dicen, si algo funciona, no lo cambies. Y eso es por lo que parece haber apostado New Balance.

Las New Balance 1260v5 tienen ya unas antecesoras que marcan el camino claramente hacía una zapatilla de entrenamiento con la máxima amortiguación y estabilidad. Parece ser que el camino de esta nueva versión no debería alejarse mucho cuando New Balance nos prima a perseguir nuestros sueños con seguridad calzando estas zapatillas. De momento lo que tenemos por seguro es que las vamos a probar. Si podremos perseguir nuestros sueños con seguridad, o no, lo veremos más adelante.

Primeras impresiones

Cuando cogemos por primera vez las zapatillas, no nos vamos a engañar, parecen muy bastas. Quizá nos parecen también un tanto chillonas con ese naranja butano del upper y el blanco impoluto de la suela. A simple vista son como un armatoste, pero nada más alejado de la realidad. Sorprende la ligereza y la maleabilidad de la suela y del upper. Teniendo en cuenta que es un número 45, es una cosa que llama la atención.

Al calzarlas no os asustéis si notáis que habéis crecido de golpe, los casi tres centímetros de suela se notan. Aunque el drop a priori parece muy elevado, no se percibe de este modo. También deberíais notar al caminar una pequeña parte de la suela que sube por la cara externa del talón y que ayuda a entrar con este al aterrizar en el suelo.

Después del primer paso, el calzarlas, fuimos a trotar con ellas. Para empezar nos pusimos a  hacer algunos pequeños cambios de ritmo que nos permitieron ver que de estas New Balance 1260v5 podríamos sacar cosas muy buenas.

Mediasuela y amortiguación

   Por a lo que la suela se refiere tenemos varias cosas interesantes, empezando primero con la flexibilidad.  Si nos dedicamos a doblarlas lo podemos hacer sin muchas complicaciones y hacerle las mil y una (hacia arriba, hacia los lados…). Cuando simulamos una pisada real observamos que retorna una buena cantidad de fuerza que seguro que nos ayuda cuando salgamos al asfalto. A medida que nos acercamos al talón desde la puntera la zapatilla se vuelve más rígida, a partir del medio pie para ser exactos. No hay que olvidar que es una zapatilla para pronadores así que el control de estabilidad hace lo suyo en este campo. El Drop, de 8mm, como hemos comentado anteriormente apenas se nota una vez calzada la zapatilla.

Seguimos más adentro y encontramos la media suela. Si observamos desde fuera podemos ver tres zonas: una blanca con unos rombos hacia dentro, una gris, con rombos hacia fuera y si nos fijamos un poco más encontramos un compuesto amarillo que se encuentra tanto en el metatarso como en el talón. Este no es otro que el N2, un material de New Balance tratado con nitrógeno que tiene una gran capacidad de amortiguación y elasticidad. Volviendo a las zonas blanca y gris que hemos comentado, son las que forman la media suela casi en su totalidad. Es la tecnología Abzorb de New Balance, de nuevo un material que goza de mucha amortiguación y que recorre toda la zapatilla. Vemos dos densidades, la gris, más dura que va desde prácticamente el talón al medio pie, que facilita el control de la pronación y la blanca, menos densa y que ocupa todo el resto de la zapatilla. La mediasuela la completa el control de estabilidad T-Beam situado cerca del puente.

Cogiendo un poco de perspectiva tenemos unas New Balance 1260v5 con una combinación de Abzorb, con doble densidad para el control de pronación, y N2  más T-Beam para el control de estabilidad. Con estas características esperamos una gran capacidad de amortiguación y una pisada controlada... y así es. Al primer día de calzarlas y correr con ellas ya notamos como la capa de amortiguación trabaja y absorbe muy bien los impactos. En los cambios de ritmo que hemos hecho el primer día a pesar de ser nuevas, se han adaptado rápidamente a pesar de que los materiales son nuevos.

Como apunte out-of-running, durante el viaje que han hecho durante una semana recorriendo toda España han sido sometidas a una carga extra de 14kg gracias al petate. Y a pesar de las largas caminatas las piernas no han sufrido apenas y han evitado que se perdiera algún que otro tren.

Suela

   Vayamos ahora a echarle una ojeada a la suela. Si nos fijamos al girar la zapatilla podemos ver las partes de Abzorb y N2 de la mediasuela y el T-Beam en las partes que no están cubiertas por el Blown Rubber, el material de la suela de estas New Balance 1260v5. La suela tiene diversos cortes horizontales, marcados por el cambio de color de la goma, que ayudan a la flexibilidad que comentábamos anteriormente. Como hemos dicho la goma se extiende ampliamente a lo largo y ancho de la zapatilla cubriendo gran parte de la suela. El grosor de esta capa es variable según la incisión que se espera de la zona. Así pues tenemos una zona del metatarso, o la cara inferior de la zapatilla, con un grosor ligeramente más elevado que el de zonas como la puntera o la parte externa de la zapatilla.

El dibujo  de la parte delantera, hexágonos, ayuda a tener una superficie de contacto con el suelo más elevada para facilitar el agarre ya sea corriendo por pista, tierra compacta, asfalto… Hemos puesto a correr las zapatillas por todos estos terrenos y no hemos tenido ningún contratiempo, pero ¿y si algún día nos equivocamos de camino y nos metemos por una trialera o nos ponemos a correr por adoquines justo después de que hayan limpiado las calles? En Segovia pasó lo primero cuando fuimos a dar la vuelta a todo el casco antiguo por los valles colindantes y aunque pudimos pasar el trago con éxito debemos tener cuidado de hacer el cabra pues seguro que nos llevamos algún susto. Ese mismo día pasamos de una trialera tuvimos algún que otro resbalón con los adoquines mojados que suben al lado del acueducto, quizá cosa de estos, que eran más bien pequeños, pero es una cosa a tener en cuenta. Sobre terrenos mojados no adoquinados no hemos notado ninguna falta de agarre así que se puede ir sin miedo al resbalón.

La suela tiene una parte curiosa (la podéis ver en las fotos) que favorece claramente a aquellos corredores que entran de talón. Una pequeña parte de la suela que sube por la parte externa del talón que permite un aterrizaje suave y una transición fluida de atrás hacia delante.  De no tener esta parte el contacto con el suelo por parte del talón sería más violento y la zancada perdería fuerza.

Upper

Tal y cómo podéis ver en las fotografías es un upper de un color naranja que llama mucho la atención, casi hace pasen desapercibidos los reflectantes del logo y del talón. Nos guste o no el color lo dejamos ahora de lado porque en este upper de las New Balance 1260v5 tiene cosas muy interesantes que hacen que nuestros pies estén en buenas manos. Liviano, transpirable, duradero y sujeción son palabras clave que todo corredor quiere escuchar y esta zapatilla cumple gran parte de las expectativas que promete a priori.

Para la sujeción tenemos una serie de costuras, la tecnología Phantom Fit y el Asym-Counter. Las primeras las encontramos en la parte delantera de la zapatilla, cuando las calzamos notamos como tenemos el pie sujeto pero a la vez nos permite un cierto grado de libertad. A media zapatilla nos encontramos con el Phantom-Fit, un tejido ultraliviano de NewBalance que aporta una sujeción magnífica sin sumar gramos a la zapatilla. Ya en el talón encontramos el Asym-Counter, talón asimétrico, que refuerza más la cara interior del pie que no la exterior. Es la zona más rígida del upper, difícilmente maleable. No como el resto de la zapatilla, con el Phantom-Fit y el Air-Mesh que cubre gran parte de la zapatilla.

Durante las pruebas que hemos realizado, incluyendo entrenos cortos hasta tiradas largas de más de 2h, no hemos notado que los pies sufrieran por no transpirar. Después de los entrenos largos cualquiera diría que han estado 2h dentro de una zapatilla. Esta transpirabilidad la debemos al AirMesh situado a lo largo del medio pie y la lengüeta. Este material suma mucho en cuanto a transpirabilidad, pero queda corto cuando lo ponemos bajo el efecto del agua. Durante las pruebas hemos pisado algún que otro charco y el agua pasa muy fácilmente dentro de la zapatilla, quizá habría que mejorar este punto, pues con un día lluvioso el pie puede acabar realmente empapado.

La pieza que completa el upper es la lengüeta, muy grande y bastante acolchada protegiendo bien el empeine en caso de que tengamos necesidad de apretar mucho los cordones. Para que la lengüeta no se mueva durante la carrera tenemos una tira de tela para fijarla con los mismos cordones. Cumple su función aunque se ve entorpecida por el neopreno que une la lengüeta con la zapatilla. Cuando los cordones están ya atados, si intentamos recolocar la lengüeta, el neopreno cede muy fácilmente descolocando todo el atado. Puede parecer una nimiedad, pero hace que a uno le cueste encontrar el punto para atarse bien las zapatillas.

Vistos el exterior y sus materiales  pasamos al interior. Es un guante. Al introducir el pie notamos como queda recogido por el acolchado del talón y bien sujeto (cuando le pillas el punto a la lengüeta) en el medio pie, dejando un grado de libertad a los dedos. De las costuras exteriores que habíamos comentado no hay ni rastro, no se perciben, ni en estático ni en carrera, por lo que si nos atamos medianamente bien la zapatilla difícilmente nos saldrán ampollas. Durante los kms que hemos hecho con ellas, no ha aparecido ni la más mínima magulladura.

Horma

   La forma de las New Balance 1260v5 no difiere mucho de lo que se aprecia si miramos la de la suela. Podemos observar una horma bastante recta, con un ancho que crece a medida que llegamos al mediopié y que al final se estrecha haciendo una forma ligeramente puntiaguda. Esta forma de la horma hace que los corredores que tenemos un pie ligeramente más ancho de lo normal se nos adapte sin problemas.  Obviamente se estrecha y eleva un poco en la parte del arco para acomodarlo mejor.

La plantilla de Ortholite que viene con la zapatilla da un punto extra de amortiguación, de todos modos si es necesario se puede retirar fácilmente en caso de que usemos plantillas y poner las nuestras.

Resumiendo los puntos que comentamos tenemos una horma generalmente ancha, con una ligera forma puntiaguda e con un buen soporte para el arco del pie y una plantilla fácilmente intercambiable. La horma pues no debería presentar un problema a ningún corredor debido a la anchura del pie ni tampoco para aquellos que necesitan utilizar sus plantillas ortopédicas al correr.

Dinámica

Ahora que sabemos más sobre la zapatilla y aquello que la forma vamos a lo importante. ¿Cómo se corre con ellas?

Cuando empezamos a correr con ellas ya vemos que no vamos a volar con ellas, unas zapatillas con mucha amortiguación, un peso de unos 350gr, para corredores pesados… está claro que no son unas voladoras. Se nos antojan más bien como una zapatilla de entrenamiento, polivalente por lo que a los terrenos y los ritmos se refiere.

Ya sea corriendo sobre tierra compacta, asfalto, adoquines..., o terrenos que podemos llegar a encontrar por ciudad y alrededores nos va a costar notar el terreno pues la capa de amortiguación no permite que se noten con facilidad. La tracción es realmente buena siempre y cuando el camino no tenga piedrecillas sueltas que hacen perder grip. Estas piedrecillas pueden ser un problema si en bajada intentamos frenar en seco.

Si logramos ajustar bien los cordones y la lengüeta el pie queda muy recogido en el interior de la zapatilla. Ya podemos darle horas al entreno que la sujeción que se pierde es mínima. Si a esto le sumamos los materiales del upper y la forma de la horma obtenemos como resultado que los pies no han sufrido ninguna magulladura durante las pruebas.

Ya según como corramos notaremos unas sensaciones u otras. Si somos propensos a talonar el movimiento nos es muy favorecido por la forma de la suela facilitando la transición hacia delante para despegar de nuevo. Es algo así como un balancín como cuando lo tiramos hacia atrás y lo dejamos de nuevo libre. En cambio si nuestra técnica evita el talonar y se cae de mediopié/antepié la sensación es distinta. La flexibilidad de la zapatilla hace acto de presencia y nos brinda un pequeño empujón con cada pisada que nos ayuda a despegar el pie del suelo, no devuelve una gran cantidad de energía, pero la justa para poder percibirla. Independientemente del grado de pronación que tengamos durante la carrera la zapatilla cumple las expectativas por lo que al control de la pronación y la estabilidad se refiere. El pie cae al suelo y desde la primera pisada hasta la última durante la prueba los materiales siguen haciendo un gran trabajo.

Resumiendo, tenemos una zapatilla mixta, que nos aísla mucho del terreno sobre el cual corremos, y que nos ofrece un buen agarre siempre y cuando las utilicemos en los terrenos para los que ha sido concebida. Los materiales tanto de la suela y mediasuela mantienen con creces sus funciones después de las pruebas. Así como el upper, que prácticamente lo único que ha perdido es el brillo del primer día.

Conclusión

Empezábamos analizando la zapatilla y la definíamos como una zapatilla con un alto nivel de amortiguación, encarada a corredores pronadores con necesidad de un control severo de estabilidad y destinadas al entreno diario (zapatilla mixta) más que una voladora. Y así ha sido como se ha comportado.

Después de las horas de prueba en las que han pisado principalmente tierra compacta, asfalto y pista las sensaciones tanto de amortiguación que ofrecen Abzorb como N2 y la, estabilidad que ofrece T-Beam o la sujeción siguen ofreciendo unas altas prestaciones durante la carrera. La dinámica es muy buena, juntando las distintas técnicas que suelen utilizar los corredores populares, de talón a metatarso, la zapatilla es versátil y se adapta a la manera en que pises.

Lo que deja el regusto amargo que desluce la zapatilla es el hecho de la lengüeta y la impermeabilidad. La primera, cuesta de ajustar teniendo la pieza de neopreno tan elástica en la parte final, una vez tenemos las zapatillas atadas, el acabar de ajustar la lengüeta puede enviar al traste el cordado haciendo que las zonas de presión en el empeine cambien. La impermeabilidad… es una guerra entre transpirabilidad o impermeabilidad. Si potenciamos una solamente la otra se verá mermada y viceversa. En esta ocasión premia la transpirabilidad, superando el test con nota en contra de la segunda, haciendo que sea fácil que nos cale el agua en los pies.

Agrupando todos los puntos, tenemos una zapatilla con una buena durabilidad, versátil y de prestaciones elevadas. Así que si eres un corredor pesado, pronador y que busca una zapatilla de entrenamiento las New Balance 1260v5 es claramente una opción a tener en cuenta.  Podríamos decir, citando a NB, que con las New Balance 1260v5 puedes perseguir tus sueños con seguridad.

PROs y CONtras

PROS:
- Amortiguación
- Transpirabilidad
- Estabilidad
- Durabilidad
- Sujeción

CONTRAS:
- Impermeabilidad
- Neopreno de la lengüeta

Adidas - Revenge Boost Mesh

Revenge Boost Mesh - Adidas

Publicado hace 285 día(s)

Introducción

Llega a la redacción de ROADRUNNINGReview un nuevo modelo de Adidas para la temporada 2016, una zapatilla con el apellido Boost, sinónimo de amortiguación, ligereza y buena reactividad en carrera, se trata de las Adidas Revenge Boost. Ya hace unos años que Adidas confía en el compuesto Boost para la elaboración de su gama de zapatillas de running. Este compuesto que según la propia casa Adidas nos augura "Endless energy" o energía sin fin, se ha convertido en un referente mundial y está en boca de miles de runners populares y no tan populares. Los tímidos inicios del compuesto Boost se han transformado en una omnipresencia total en la gama de zapatillas running de Adidas. El proceso natural de una tecnología nueva pasa por aplicarla inicialmente a los modelos más altos de la gama, para progresivamente ir trasladando la misma tecnología a los modelos intermedios y finalmente a los modelos más básicos de la colección. Cuando esto sucede, puede considerarse que la tecnología ha llegado a su plena madurez y que ha sido capaz de amoldarse y dar solución a las necesidades de un rango muy amplio de usuarios. Adidas y su compuesto Boost, se encuentra en el tramo final de este proceso, el de la madurez y asentamiento en toda su gama.

Y para demostrarnos que la tecnología Boost ha llegado a su madurez, Adidas lanza al mercado una zapatilla de iniciación que ya incorpora su tecnología estrella. Se trata de la Adidas Revenge Boost. Una zapatilla que a parte del compuesto Boost en la mediasuela incorpora la tecnología Stableframe para un control de pisada y, el ya viejo conocido, Torsion System de Adidas para una mejor transición en la zancada. Sobre el papel una zapatilla muy completa con la característica principal de tratarse de un modelo con un precio muy ajustado y competitivo. En ROADRUNNINGReview nos encargaremos de analizar que tal se comporta sobre el terreno estas Adidas Revenge Boost, el primer precio de Adidas con tecnología Boost.

Primeras impresiones

Cuando las Adidas Revenge Boost llegan por primera vez en nuestras manos, nos causan una muy buena impresión. Rápidamente se pueden observar detalles que auguran una elevada calidad en esta zapatilla de iniciación. Cómo hemos dicho anteriormente, estas Adidas Revenge Boost incorporan la tecnología Boost en la zona del talón y del metatarso, así como el StableFrame de control de pisada en la zona interior de la mediasuela para corregir la pisada a los corredores pronadores. Nos llegan a la redacción de ROADRUNNINGReview en una atractiva combinación de colores azul eléctrico con naranja, junto con el característico blanco del Boost en la mediasuela. Una combinación de colores que nos agrada, incluso para llevarlas con nuestros jeans los días más informales.

El upper de estas Adidas Revenge Boost se ha realizado de una malla que parece cómoda y transpirable, con unos refuerzos en la puntera y dos anchos tirantes en ambos laterales que serán los encargados de estabilizar el pie con respecto a la zapatilla. La zona del talón también incorpora un refuerzo de media altura junto con un tirador para facilitarnos el hecho de calzarnos la zapatilla.

En el momento de ponerlas sobre la báscula de RRR, nos han dado un peso bastante contenido de 293g en talla 9US. Y decimos que nos han sorprendido, porque hubiéramos apostado que su peso habría sido superior a la barrera de los 300g. Una zapatilla reforzada y con un control de estabilidad contundente como es el StableFrame de Adidas, fácilmente sobrepasa los 300g de peso, no así en estas Adidas Revenge Boost, gracias en parte a la ligereza del compuesto Boost que consigue arañar unos valiosos gramos en todos los modelos de la gama Adidas que incorporan esta tecnología.

Cuando introducimos el pie en ellas, la sensación es diferente al de otros modelos Adidas que han pasado por nuestros pies. Nosotros tenemos el costumbre de probar primero las zapatillas con los pies descalzos, de esta manera nos aseguramos que percibimos cada uno de los detalles del interior de una zapatilla con el máximo de precisión. En estas Adidas Revenge Boost la sensación no ha sido 100% confortable, pues el nivel de acabados es claramente inferior al de sus hermanas de gamas superiores. También debemos decir que anteriormente a estas Revenge Boost de Adidas, nuestros pies se habían acostumbrado a la excelente comodidad de las Adidas Ultraboost, que nos atreveríamos a decir son el modelo más cómodo de todo el catálogo de Adidas. El hecho es que las costuras interiores creemos que se podrían haber realizado con más finura, sobretodo la que une la lengüeta con el resto del upper en el que hay un sobrante de tela que ya veremos si nos molesta en carrera o por el contrario pasa más desapercibido que en un primer momento. Los dos últimos ojales de los cordones se han visto reforzados tanto en la parte interior, como en la exterior por una pieza parecida al cuero, que tampoco nos ha terminado de convencer, sobretodo en la zona interna donde nos hubiera gustado materiales más suaves y confortables.

También nos ha sorprendido el tacto de la zapatilla, muy distinto al de otros modelos Adidas que también incorporan el compuesto Boost. El compuesto Boost se caracteriza por dotar a la zapatilla de un tacto blando y mullidito, a veces en exceso dependiendo del modelo y de la cantidad de Boost que incorpore en la mediasuela. En el caso de las Adidas Revenge Boost este tacto blando se ve claramente disminuido por la proporción de Boost en la mediasuela, que es inferior al de otros modelos de Adidas y también a la incorporación del StableFrame que anula en cierta manera las características dinámicas del Boost. Esta diferencia de tacto al pisar, también puede deberse al hecho que el material Boost se ha visto repartido en dos estructuras y no en una sola pieza. Nos encontramos entonces que las Adidas Revenge Boost tienen tacto un poco más duro y contundente que algunos otros modelos de Adidas, pero que mantiene unos elevados valores de confort en carrera.

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela acostumbra a ser la parte de la zapatilla que le da más carácter a un modelo en concreto y en la gama de Adidas cobra una especial importancia gracias a la incorporación desde hace unos años del compuesto Boost. Pero qué es exactamente el Boost de Adidas? Se trata de miles de bolitas de Tretrapoliuretano expandido (TPU), que consiguen mejores parámetros de amortiguación y retorno de energía que la clásica EVA que se viene utilizando en la mayoría de mediasuelas de zapatillas. Aparte de mejorar el comportamiento dinámico del calzado, auguran un comportamiento más estable frente a los cambios de temperatura y una resistencia mayor a la fatiga, incrementando sustancialmente la durabilidad de la zapatilla. Personalmente ya hemos podido probado el Boost en tres modelos del catálogo Adidas como són las Adidas Boston Boost, Adidas Glide Boost y Adidas Ultraboost, en todos ellos hemos quedado enamorados del comportamiento que aporta estas tres zapatillas, veremos que aportan en este nuevo modelo.

En las Adidas Revenge Boost, a diferencia de las Adidas Ultraboost que incorporan un gran bloque de Boost que abarca el 100% de la zapatilla o de las Adidas Glide Boost que incorporan un solo bloque que abarca el 55% de la zapatilla, en este modelo el Boost se ha dividido en dos bloques de tamaño mediano y que cubren gran parte de la zona del talón y una parte de la zona del antepié, abarcando un 40% del total de la zapatilla. En la zona del talón el bloque de Boost es de mayor grosor para amortiguar correctamente la pisada de los talonadores, mientras que en la zona del antepié el bloque de Boost es más fino. Ambos bloques de Boost están envueltos por la estructura StableFrame encargada del control de pronación de la pisada de estas Adidas Revenge Boost. La mediasuela también incorpora el sistema Torsion System de Adidas, que consiste en una placa rígida con cuatro tirantes que enlaza la zona del talón con la del antepié para favorecer una transición rápida y dinámica de nuestra pisada. Esta placa Torsion System es exactamente la misma que encontraremos en las Adidas Glide Boost de gama superior.

El hecho de que las placas de Boost sean de reducidas dimensiones y que vayan encapsuladas en el StableFrame creemos que enmascara y anula ligeramente el comportamiento natural del Boost que ya habíamos percibido en otros modelos de Adidas. Así pues, el tacto a la pisada en estas Adidas Revenge Boost pasa a ser más contundente y un poco menos amortiguado que en otros modelos de Adidas. Se ha perdido, en cierta manera, el "Flow" o sensación de ir flotando que nos ofrecen otros modelos de la gama superior de Adidas. La amortiguación, en cualquier caso es suficiente para afrontar con tranquilidad los entrenamientos de media distancia, hasta los 15km-20km.

Gracias a la incorporación del sistema Adidas Torsion, estas Adidas Revenge Boost tienen un punto de flexión claro y enérgico sobre la zona de apoyo del pie en los metatarsos. Nos va a costar también realizar una flexión transversal de la zapatilla, con lo que nuestros pasos van a ir perfectamente guiados durante las zancadas de nuestros entrenamientos y/o competiciones.

Suela

Para la realización de la suela de estas Adidas Revenge Boost se ha confiado en la tecnología propia de Adidas para la creación de suelas, la Adiwear con el compuesto Blown Rubber, una goma ligera y un poco más blanda que asegura más tracción que las gomas convencionales, al mismo tiempo que una buena durabilidad. Evidentemente se han reservado para las zapatillas de más alta gama, la goma que proporciona la casa Continental y que tan buenos resultados de agarre y durabilidad está dando. Es comprensible que si se quiere economizar en algún aspecto de una zapatilla de asfalto, se opte por la suela, ya que no tiene la misma trascendencia que en una zapatilla de Trail.

Aun y así, nos ha gustado el comportamiento de la suela de estas Adidas Revenge Boost y su más que contrastado Adiwear. Tanto nos ha gustado que nos hemos atrevido a realizar con ellas aquellas rutas, que realizamos cerca de casa nuestra y que a menudo combinan a partes iguales asfalto con pistas forestales de baja dificultad, con un nivel de agarre y de tracción más que aceptable para tratarse de una zapatilla de asfalto.

La suela de estas Adidas Revenge Boost Mesh, está realizada de una sola pieza y deja algunos tramos de la mediasuela a la vista, con lo que a veces, es directamente el compuesto Boost el que contacta con el duro asfalto. En la zona del talón se ha optado por una forma circular que envuelve el talón en su parte externa, mientras que en la zona anterior del pie se ha optado por un multitaqueado de pequeñas dimensiones, que nos ha ofrecido un comportamiento muy correcto en multitud de superficies que nos podamos encontrar en nuestro día a día habitual de entrenamiento: asfalto, hormigón, tierra compacta o hierba húmeda... en ninguna superficie nos ha fallado y nos ha dado gran confianza en nuestras pisadas más enérgicas. 

Cuando hemos salido del duro asfalto y hemos recorrido con nuestras Adidas Revenge Boost tramos de sendero y pista forestal, hemos percibido el impacto de las piedras sobre la dura placa del Torsion System, que no está protegida en la parte externa por ningún trozo de goma. Nada preocupante, pero deberemos tenerlo en cuenta si somos de los que mezclamos asiduamente asfalto con recorridos campestres

Upper

El upper de estas Adidas Revenge Boost lo vamos a analizar en dos partes diferenciadas. Por un lado, la parte exterior que es la más visual, la más impactante y la que podemos observar en un primer instante. Y por otro lado, la zona interior, aquella que queda escondida y que sólo percibimos cuando introducimos el pie dentro de la zapatilla. No por ello menos importante en cuanto a acabados y materiales utilizados, ya que, es la que estará en contacto directo con nuestros pies durante nuestros entrenamientos y/o competiciones.

El tejido utilizado en el upper se ha realizado en un tejido que nosotros nos ha parecido un poco desfasado, vistos los materiales utilizados por la competencia y por la propia casa Adidas en otros modelos de su gama de running. Aunque cumple correctamente con su función de transpirabilidad y evacuación de sudor que se produce en el pie mientras corremos, lo hemos encontrado falto de adaptabilidad y de envolvencia, sobretodo en la zona de los dedos de los pies. La utilización de este tejido en el upper de estas Adidas Revenge Boost no tiene otra explicación que la de rebajar los costes de producción, pues de sobras es sabido, que Adidas ha conseguido un ajuste casi perfecto en el upper de las Adidas Glide Boost 8 y un ajuste perfecto con las Adidas Ultra Boost y su tejido Primeknit.

Pero no sólo de tejido se compone el upper de una zapatilla, en estas Adidas Revenge Boost podemos observar como a ambos lados de la zapatilla se han colocado dos anchos tirantes en forma de "V" invertida que serán los encargados de fijar bien el pie a la zapatilla. Para que nos hagamos una idea de la resistencia y durabilidad de estos tirantes laterales, os podemos decir que están realizados del mismo material que los cinturones de seguridad de los coches, así que serán capaces de aguantar las torsiones y las presiones de las pisadas más rebeldes y enérgicas. De hecho, en un inicio, deberemos ir con cuidado a la hora de atarnos la zapatilla, pues si tensamos excesivamente los cordones en el tramo más bajo, los tirantes pueden llegar a tirar con tanta fuerza, envolviendo el pie a ambos lados, que se nos pueden llegar a dormir los dedos de los pies mientras corremos. En la puntera de estas Adidas Revenge Boost encontraremos un refuerzo a base de termo sellados, que le dan un poco más de volumen y consistencia a la zona delantera de la zapatilla. Mientras que en el tren posterior, encontraremos un talón envolvente y reforzado a media altura.

Una vez analizado el upper exterior, pasamos a analizar la parte interna de estas Revenge Boost Mesh. Aquí debemos ser críticos con la casa Adidas y es que, aunque se trate de un primer precio de la marca destinado al running de iniciación, los acabados interiores de cualquier zapatilla de running deberían ser excelentes. En este modelo, desde el primer momento que nos las probamos encontramos unas costuras y un exceso de tejido en la base de la lengüeta, como se puede observar en las fotos de la sección, que nos hicieron dudar de la comodidad en marcha y aunque no llegaron a realizarnos rozadura, ni ampolla, la sensación de que la costura estaba siempre presente en un punto concreto nos hizo menos placenteros los kilómetros realizados con estas Adidas Revenge Boost. Desconocemos si este hecho es un caso aislado y excepcional del par de zapatillas entregado a ROADRUNNINGReview. Pero conocedores del buen hacer de Adidas y de la comodidad de todos los otros modelos de su amplia gama, con la que siempre nos hemos sentido muy cómodos, creemos que deberían revisar estos pequeños detalles, que a veces son los que marcan la diferencia entre una zapatilla mediocre y una buena zapatilla. El resto de los acabados interiores nos han parecido correctos, con unos buenos acolchados en la zona del talón y un tejido interno que ofrece menos suavidad al tacto que sus hermanas superiores Adidas Glide Boost 8 y Adidas Ultra Boost.



 

Horma

La horma de estas Adidas Revenge Boost Mesh es más bien estrecha, muy parecida a la de las Adidas Boston Boost 6. Con los cordones totalmente abiertos podríamos caminar tranquilamente sin que nos baile el pie en su interior. Parte de culpa de esta buena fijación la tienen los tirantes laterales que se amoldan y cierran el pie formando un bloque con la zapatilla. Si eres de los que tienes pies no muy anchos y te gusta la sensación de que la zapatilla se adapta perfectamente al contorno de tus pies te gustará la sensación de calzarte estas Adidas Revenge Boost.

En el interior de las Adidas Revenge Boost, encontraremos una plantilla propia de la casa Adidas de 6mm de grosor y que tiene la particularidad de ser muy envolvente en la zona del talón, ayudando a la fijación interior del pie dentro de la zapatilla. Si sois de los que utilizáis plantillas correctoras con vuestras zapatillas de running, podremos substituirlas por las originales y tendremos espacio de sobras en el interior para correr con las plantillas de corrección sin problemas.

Dinámica

Cuando una zapatilla nos llega a las oficinas de ROADRUNNINGReview para que la analizamos a fondo, nos encargamos de realizar con ellas el máximo de kilómetros posibles, ya sean de rodajes suaves, cambios de ritmo intensos, series cortas, series largas, subidas... El hecho, es buscar el máximo de feedback con la zapatilla que debemos analizar y extraer nuestras propias conclusiones. Eso es lo que hemos hecho exactamente con estas Adidas Revenge Boost, aun y sabiendas de que se trata de una zapatilla con un cliente potencial de atleta que se está iniciando en el mundo del running y que difícilmente empezará con ritmos rápidos y eléctricos.

Nosotros nos hemos encontrado con una zapatilla un poco más dura de lo que nos esperábamos en un primer momento, y más habiendo probando anteriormente al estandarte de amortiguación de Adidas, las UltraBoost. Nos esperábamos un tacto un pelín más blando e incluso un poco chicloso tan característico del Boost, pero en esta ocasión, el comportamiento del Boost queda enmascarado debido a la baja proporción del mismo utilizado en la mediasuela y al encapsulamiento que se le realiza a través del StableFrame de Adidas. Aun y así, se trata de una zapatilla con un comportamiento noble y con buena reactividad en la pisada, gracias en gran medida al drop de 10 mm muy utilizado en toda la gama de Adidas. El StableFrame, junto con el sistema Torsion System y una buena sujeción del upper, hacen que el pie vaya guiado durante toda la pisada por muchos kilómetros que llevemos en las piernas y por mucho agotamiento muscular acumulado. Todos aquellos corredores pronadores o con tendencia a pronar en exceso con el paso de los kilómetros tendrán en estas Adidas Revenge Boost unas perfectas aliadas para sus días de entrenamiento.

Durante las últimas cuatro semanas hemos realizado con ellas multitud de entrenamientos, sacándolas de rango y realizando series a ritmos por debajo de los 3' 30"/km. Sabemos que no es el rango óptimo de trabajo de estas zapatillas, pero si que podemos deciros que a ritmos por encima de los 4' 30"/km es donde empiezan ha encontrar su zona de confort hasta los 5' 30"/km. Se trata pues de una zapatilla de entrenamiento tipo, que acepta y admite un rango bastante amplio de ritmos para adaptarse al mayor número posible de corredores.

Conclusión

Adidas, con estas Adidas Revenge Boost lleva a la completa madurez la tecnología Boost, ofreciendo al gran público una gran zapatilla de iniciación a un precio muy razonable y con tecnologías y rendimientos propios de gamas superiores. 

Nuestra experiencia personal con estas Adidas Revenge Boost ha sido muy positiva. Muchas marcas de gran tradición en el mundo del running quisieran una zapatilla de gama media con el funcionamiento y rendimiento de estas Adidas Revenge Boost. Nos ha gustado, como en otros modelos de Adidas, su buena amortiguación y la capacidad de guiado de la pisada que nos ha ofrecido en cada uno de los kilómetros que hemos recorrido con ellas. Una zapatilla que reune todas las características que puede necesitar aquél corredor que se inicia en el mundo del running y muy aconsejable para aquellos más iniciados que busquen una zapatilla con una relación calidad-precio excelente. 

Nosotros le hemos sacado todo su jugo en rodajes de hasta 20km y ritmos de entre 4:30/km y 5:30/km, fuera de estos rangos, seguramente deberíamos buscar otro modelo más adecuado dentro del extenso catálogo de Adidas. Sin duda, uno de los mejores modelos de iniciación y progresión que encontraremos en el amplísimo mercado de zapatillas de running, siempre con el sello y la garantía del buen hacer de Adidas.



 

PROs y CONtras

PROs:

Gran estabilidad y control de pisada

Buena reactividad a ritmos medios


    Buena transpirabilidad del upper

    CONtras:

    Acabados interiores mejorables

    Una sola combinación de colores a elegir

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTS1260v5 - New BalanceRevenge Boost Mesh - Adidas
Talla US11.59
Peso (gramos)376293
Mesh-98
Mesh-