Glide 8 - Adidas

Glide 8 - Adidas

Publicado hace 360 día(s)

Introducción

Poco hay que comentar que no sepamos ya de la conocida marca alemana Adidas. Un referente en zapatillas, ropa y accesorios de deporte a nivel mundial. Fundada en Alemania en 1920 por Adolf "Adi" Dassler junto a su hermano Rudolf Dassler y dedicada desde un principio a crear zapatillas, pantuflas y calzado con clavos para deportistas. Hoy en día sigue siendo uno de los principales fabricantes de calzado deportivo. Esta pareja de hermanos lograron introducir su marca en un equipo de atletismo y el éxito vino cuando ficharon a Jesse Owens, un atleta que deslumbró en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Desde entonces, Adidas ha ido creciendo hasta convertirse en la multinacional que es ahora.
En esta ocasión, desde ROADRUNNINGReview vamos a analizar las que son probablemente uno de los buques insignia de la casa alemana: las Adidas Glide 8 Boost. Ya son muchos años de la familia Supernova Glide, y si algo funciona desde el principio, solo podemos intentar mejorarlo, no creéis? Pues si os gustaron las Adidas Supernova Glide 7, la versión 8 trae algunos cambios que seguro que ayudan a mejorar a su predecesora.

Primeras impresiones

Las Adidas Glide 8 Boost siguen la línea de saga Glide, con una construcción y diseño amplio igual que sus predecesoras. Cuando las cogemos por primera vez, notamos que su peso no es exagerado ya que no llegan a pesar mucho más de 300 g pero no estamos ante unas voladoras, eso está claro.
La tela del upper es muy suave algo elástica y perforada, con unos acabados realmente buenos. Cuando las flexamos con las manos, vemos que cuesta poco y observamos que el retorno es muy rápido.
Cuando nos disponemos a dar los primeros pasos una vez ajustadas, las Adidas Glide 8 Boost nos transmiten una comodidad excelente, como si caminásemos sobre un colchón, realmente son muy cómodas y no cuesta nada flexarlas, sin embargo las notamos algo inestables, solo esperamos que en carrera no transmitan esta inestabilidad. No cuesta nada entrar el pie, el collar es amplio y los cordones corren y ajustan realmente bien.

Mediasuela y amortiguación

Si hay una cosa que se ha de destacar de las Adidas Glide 8 Boost es que utiliza el conocido sistema Boost de la marca alemana y que están implementando en prácticamente todos sus modelos. Para que os hagáis una idea, el sistema de amortiguación Boost, es como una especie de poliespan (poliestireno expandido) que cuando lo apretamos con el dedo notamos lo blando que es y lo encontramos en toda la media suela de estas zapatillas. En este caso, la media suela está compuesta de un 55% de Boost y un 45% de EVA, que es el material que encontrábamos en la gama Glide antes de la aparición del Boost.
Las Adidas Glide 8 Boost tienen un perfil de altura medio, con una altura en la puntera de 22 mm y en la zona del talón de 32 mm, lo que hacen que tengan un drop de 10 mm, aunque la sensación que siempre he percibido es que tienen una altura mayor.
Toda esta teoría está muy bien, pero lo que nos interesa es saber qué tal funcionan en carrera, ¿no? Lo que tenéis que tener claro es saber lo que estáis buscando desde un primer momento. En este caso estamos ante una zapatilla que ofrece mucha amortiguación gracias al Boost. A medida que las utilizamos y les hacemos kilómetros, notamos que el pavimento no es tan duro, ya que el Boost absorbe muy bien los impactos impidiendo que tobillos, rodillas, cadera y columna sufran más de lo normal, pensado para aquellos corredores que no tenemos una técnica demasiado depurada. Además, el Boost de la zona del retropié, sobresale un poco de la estructura del talón lo que ayuda bastante a aquellos corredores que impactamos con los talones.
En la zona del mediopié encontramos el Torsion System, que es una pieza de plástico que aumenta la estabilidad en cada zancada y que realmente es muy acertado ponerla en este modelo, ya que el Boost es un material demasiado blando lo que haría muy instable a estas zapatillas y podría provocar torceduras de tobillos sobre todo en cambios bruscos de dirección. De todas formas, creemos que no es suficiente ya que en ocasiones notamos cierta inestabilidad.
La flexibilidad que nos ofrece la media suela Boost en la zona del antepié es realmente alta y lo mejor es que apenas cuesta flexar ya que es un material muy blando. Una de las cosas buenas del Boost es que a parte de amortiguar mucho el impacto, es muy reactivo y enseguida vuelve a su sitio, lo que en carrera nos ayuda tener una amortiguación muy progresiva y nos da un plus de ayuda adicional impulsándonos hacia adelante.

Suela

Una de las partes más importante de cualquier zapatilla a parte de la media suela, es la suela. Pues bien, las Adidas Glide 8 Boost creemos que tienen una de las mejores suelas que existen en el mercado. Concretamente es una suela de la marca alemana Continental, sí sí, la de los neumáticos de coches y motos. En este caso la suela, de unos 3 mm de grosor, recuerda mucho al caucho y lo encontramos en 2 zonas diferenciadas: la zona del antepié y la zona del retropié. En la zona del mediopié encontramos la pieza del Torsion System que es la encargada de unir ambas partes de la suela además de controlar la estabilidad. La suela de la zona del antepié presenta unas líneas transversales que favorecen la flexibilidad. También tiene unas líneas verticales que ayudan a tener una mejor adaptabilidad al terreno haciendo que no perdamos adherencia en terrenos irregulares, por ejemplo si las usamos para correr por parques o pistas forestales. La suela de la zona del retropié también encontramos unas líneas transversales que ayudan al aterrizaje y ayudan a tener una transición menos brusca y más suave.
Continental nos asegura que gracias a esta suela vamos a tener una excelente tracción en seco y mojado. La tracción es excelente en asfalto, aceras, losetas, carriles bici y tierra siempre que las condiciones sean en seco. En mojado, también tenemos una buena tracción en asfalto, pero en aceras y losetas notamos perdida de adherencia notando como resbala en alguna ocasión al traccionar y nos sentimos más inseguros en cambios de dirección, así que tendremos que ir con un poco más de cuidado cuando llueva y vayamos por este tipo de pavimentos. Lo ideal sería siempre correr por asfalto, ya que no tendremos problemas de tracción tanto si llueve como si no, pero a veces es difícil sobre todo para los que corremos por ciudades con bastante tráfico.
La suela Continental de las Adidas Glide 8 Boost está fabricada con un compuesto muy resistente a la abrasión, por lo que no van a ser unas zapatillas que se van a gastar en 2 días. Nos pueden durar entre 800-1000km según nuestro peso, y forma de correr.

Upper

Los cordones de las Adidas Glide 8 Boost son totalmente planos, no son elásticos y deslizan muy bien por toda la ojetera simétrica que tiene el upper. Enseguida podemos tensar o destensar los cordones a nuestro gusto. Las 3 bandas de la marca alemana proporcionan un ajuste excelente impidiendo que se mueva el pie. La lengüeta de un grosor medio está unida a un botín interno y proporciona más comodidad, confort y asegura que no se mueva nada durante nuestra marcha. Todo el interior está muy bien acabado, y las únicas 2 costuras que hay que forman parte del botín son planas y no se notan en absoluto.
La tela del mesh es doble y por la parte externa es suave y muy perforada, lo que favorece un transpiración muy buena. En cuanto empezamos a correr, notamos desde el primer momento la entrada de aire y es muy de agradecer sobretodo en días calurosos, ya que evita que se recalienten los pies y nos suden en exceso. La tela interna es gruesa, muy suave, muy transpirable y recubre internamente toda la zapatilla formando una especie de botín que se une a la lengüeta y que recoge todo el pie. Los termosellados de la puntera están perfectamente pegados y protegen los dedos de los pies de posibles impactos que pudiéramos tener. Toda la estructura de sujeción que va desde la zona de flexión hasta el talón da consistencia a la zona el mediopié y retropié, y es la encargada de proporcionar esa sujeción.
El collar de las Adidas Glide 8 Boost es bastante amplio pudiendo calzarlas rápidamente. Los acolchados son generosos y cuando las ajustamos notamos muy buen confort. En la zona del acolchado del tendón de Aquiles, Adidas ha utilizado el sistema S-curve, que no es más que un sistema de talón más alto que abraza al tendón evitando que se desplace ayudando a que pisemos mejor.
Aunque Adidas no lo especifica en su web, creemos las telas que utilizan en la construcción de estas zapatillas han de tener algún tratamiento antibacteriano, ya que no ha cogido malos olores después de todo el uso que le hemos dado.
Otra de las cosas a destacar, es que las 3 bandas blancas, el nombre y una zona de la estructura del talón, son reflectantes, ayudando a ser vistos de noche y es que es muy importante ser vistos.

Horma

Las Adidas Glide 8 Boost tiene un diseño cuya horma tiene más amplitud de lo normal. La amplitud del antepié es media y nos deja bastante libertad de movimiento de los dedos. La pisada en esta zona se hace bastante agradable ya que es más natural. La zona del mediopié es algo más estrecha, al igual que la zona del talón, lo que nos asegura tener en estas 2 zonas más seguridad a la hora de correr ya que nos proporciona una mejor sujeción.
Su longitud estándar junto con su horma plana y su arco medio, aseguran un gran confort, aunque personalmente prefiero las zapatillas con el arco algo más elevado. En el caso de que utilicemos plantillas especiales no vamos a tener ningún problema en ponerlas ya que no son unas zapatillas estrechas, además tienen un tallaje standard y de pisada neutra.

Dinámica

Desde el primer momento en que nos calzamos las Adidas Glide 8 Boost, notamos esa comodidad que la caracteriza. A medida que pasan los kilómetros y los días de prueba, vemos que desde el primer momento y hasta que acabamos, las sensaciones son las mismas: comodidad máxima. Creemos que el peso está en el límite de ser una zapatilla pasada, ya que es de unos 300 g aproximadamente. Durante nuestras carreras y entrenos no se notan demasiado pesadas, lo que se agradece cuando hacemos tiradas largas. El peso está bien distribuido por toda la zapatilla y su centro de gravedad es normal, aunque elevado para mi gusto personal, ya que yo prefiero estar más pegado al suelo.
Una de las cosas que más nos gustan de estas zapatillas es que su flexión es muy dócil y apenas hemos de hacer fuerza, además, su retorno es muy rápido porque el Boost es muy reactivo y nos ayudan impulsándonos hacia delante. El Boost amortigua mucho y nos ofrece mucho confort, pero tiene el inconveniente que nos aísla bastante del suelo y perdemos sensibilidad, aunque es un mal menor ya que básicamente correremos con ellas por asfalto y superficies muy duras y llanas. Alguna vez que lo hemos hecho por pistas de tierra con alguna piedra saliente, la sensación es parecida, aunque tiene la ventaja de adaptarse con bastante facilidad en zonas irregulares.
Una de las cosas que se agradecen del Boost del talón es que al no tener una técnica de carrera muy depurada y entrar con el talón, éste absorbe muy bien ese fuerte impacto minimizándolo mucho y favoreciendo una transición muy homogénea para tener un despegue con más impulso.
Las Adidas Glide 8 Boost son de pisada neutra y no llevan ningún tipo de control de pronación lo que hace que tengamos una pisada algo más natural, pero a veces es un inconveniente no tener este tipo de ayuda, ya que en tiradas muy largas o días que salimos a correr que no estamos al 100% nuestros pies pronan de forma automática.
Los ritmos para los que aconsejamos estas zapatillas es a partir de 4:00 min/km en adelante, a que si nuestros ritmos son más rápidos deberemos ir a otro tipo de zapatilla. Pero hemos de tener en cuenta que se tratan de unas zapatillas más para entrenos que para carreras, aunque podemos hacer competiciones sin ningún tipo de problema. Cuando hacemos cambios de ritmos, responden a la perfección gracias su gran flexibilidad y los días que hacemos series van a ser unas muy buenas candidatas ya que nos son unas zapatillas que estrechen demasiado la zona de los pies y cuando acabemos no vamos a notar dolorida esta zona.

Conclusión

Una vez más, estamos ante unas zapatillas que estamos seguros que será una superventas por todas las ventajas que ofrecen. Gracias a su sistema de amortiguación Boost que absorbe muy bien los impactos y proporcionan un gran confort, las Adidas Glide 8 van a ser las candidatas perfectas para aquellos corredores que busquen las máximas prestaciones en todos sus entrenos. Creemos que son ideales para corredores de hasta 90kilos y cuyos ritmos no sean más rápidos de 4min/km.
Por su peso, son ideales para entrenos, tiradas largas, series y carreras no más largas que la distancia de maratón.

PROs y CONtras

Pros:
+Amortiguación y absorción de impactos excelente.
+Muy reactiva, favoreciendo el desplazamiento hacia delante.
+Alta transpiración
+Numerosos reflectantes para ser vistos de noche.
+Muy buena sujeción.
+Suela Continental con gran tracción incluso en mojado.

Contras:
-Altura de puente baja.
-Un poco inestables.

Adidas - Revenge Boost Mesh

Revenge Boost Mesh - Adidas

Publicado hace 284 día(s)

Introducción

Llega a la redacción de ROADRUNNINGReview un nuevo modelo de Adidas para la temporada 2016, una zapatilla con el apellido Boost, sinónimo de amortiguación, ligereza y buena reactividad en carrera, se trata de las Adidas Revenge Boost. Ya hace unos años que Adidas confía en el compuesto Boost para la elaboración de su gama de zapatillas de running. Este compuesto que según la propia casa Adidas nos augura "Endless energy" o energía sin fin, se ha convertido en un referente mundial y está en boca de miles de runners populares y no tan populares. Los tímidos inicios del compuesto Boost se han transformado en una omnipresencia total en la gama de zapatillas running de Adidas. El proceso natural de una tecnología nueva pasa por aplicarla inicialmente a los modelos más altos de la gama, para progresivamente ir trasladando la misma tecnología a los modelos intermedios y finalmente a los modelos más básicos de la colección. Cuando esto sucede, puede considerarse que la tecnología ha llegado a su plena madurez y que ha sido capaz de amoldarse y dar solución a las necesidades de un rango muy amplio de usuarios. Adidas y su compuesto Boost, se encuentra en el tramo final de este proceso, el de la madurez y asentamiento en toda su gama.

Y para demostrarnos que la tecnología Boost ha llegado a su madurez, Adidas lanza al mercado una zapatilla de iniciación que ya incorpora su tecnología estrella. Se trata de la Adidas Revenge Boost. Una zapatilla que a parte del compuesto Boost en la mediasuela incorpora la tecnología Stableframe para un control de pisada y, el ya viejo conocido, Torsion System de Adidas para una mejor transición en la zancada. Sobre el papel una zapatilla muy completa con la característica principal de tratarse de un modelo con un precio muy ajustado y competitivo. En ROADRUNNINGReview nos encargaremos de analizar que tal se comporta sobre el terreno estas Adidas Revenge Boost, el primer precio de Adidas con tecnología Boost.

Primeras impresiones

Cuando las Adidas Revenge Boost llegan por primera vez en nuestras manos, nos causan una muy buena impresión. Rápidamente se pueden observar detalles que auguran una elevada calidad en esta zapatilla de iniciación. Cómo hemos dicho anteriormente, estas Adidas Revenge Boost incorporan la tecnología Boost en la zona del talón y del metatarso, así como el StableFrame de control de pisada en la zona interior de la mediasuela para corregir la pisada a los corredores pronadores. Nos llegan a la redacción de ROADRUNNINGReview en una atractiva combinación de colores azul eléctrico con naranja, junto con el característico blanco del Boost en la mediasuela. Una combinación de colores que nos agrada, incluso para llevarlas con nuestros jeans los días más informales.

El upper de estas Adidas Revenge Boost se ha realizado de una malla que parece cómoda y transpirable, con unos refuerzos en la puntera y dos anchos tirantes en ambos laterales que serán los encargados de estabilizar el pie con respecto a la zapatilla. La zona del talón también incorpora un refuerzo de media altura junto con un tirador para facilitarnos el hecho de calzarnos la zapatilla.

En el momento de ponerlas sobre la báscula de RRR, nos han dado un peso bastante contenido de 293g en talla 9US. Y decimos que nos han sorprendido, porque hubiéramos apostado que su peso habría sido superior a la barrera de los 300g. Una zapatilla reforzada y con un control de estabilidad contundente como es el StableFrame de Adidas, fácilmente sobrepasa los 300g de peso, no así en estas Adidas Revenge Boost, gracias en parte a la ligereza del compuesto Boost que consigue arañar unos valiosos gramos en todos los modelos de la gama Adidas que incorporan esta tecnología.

Cuando introducimos el pie en ellas, la sensación es diferente al de otros modelos Adidas que han pasado por nuestros pies. Nosotros tenemos el costumbre de probar primero las zapatillas con los pies descalzos, de esta manera nos aseguramos que percibimos cada uno de los detalles del interior de una zapatilla con el máximo de precisión. En estas Adidas Revenge Boost la sensación no ha sido 100% confortable, pues el nivel de acabados es claramente inferior al de sus hermanas de gamas superiores. También debemos decir que anteriormente a estas Revenge Boost de Adidas, nuestros pies se habían acostumbrado a la excelente comodidad de las Adidas Ultraboost, que nos atreveríamos a decir son el modelo más cómodo de todo el catálogo de Adidas. El hecho es que las costuras interiores creemos que se podrían haber realizado con más finura, sobretodo la que une la lengüeta con el resto del upper en el que hay un sobrante de tela que ya veremos si nos molesta en carrera o por el contrario pasa más desapercibido que en un primer momento. Los dos últimos ojales de los cordones se han visto reforzados tanto en la parte interior, como en la exterior por una pieza parecida al cuero, que tampoco nos ha terminado de convencer, sobretodo en la zona interna donde nos hubiera gustado materiales más suaves y confortables.

También nos ha sorprendido el tacto de la zapatilla, muy distinto al de otros modelos Adidas que también incorporan el compuesto Boost. El compuesto Boost se caracteriza por dotar a la zapatilla de un tacto blando y mullidito, a veces en exceso dependiendo del modelo y de la cantidad de Boost que incorpore en la mediasuela. En el caso de las Adidas Revenge Boost este tacto blando se ve claramente disminuido por la proporción de Boost en la mediasuela, que es inferior al de otros modelos de Adidas y también a la incorporación del StableFrame que anula en cierta manera las características dinámicas del Boost. Esta diferencia de tacto al pisar, también puede deberse al hecho que el material Boost se ha visto repartido en dos estructuras y no en una sola pieza. Nos encontramos entonces que las Adidas Revenge Boost tienen tacto un poco más duro y contundente que algunos otros modelos de Adidas, pero que mantiene unos elevados valores de confort en carrera.

Mediasuela y amortiguación

La mediasuela acostumbra a ser la parte de la zapatilla que le da más carácter a un modelo en concreto y en la gama de Adidas cobra una especial importancia gracias a la incorporación desde hace unos años del compuesto Boost. Pero qué es exactamente el Boost de Adidas? Se trata de miles de bolitas de Tretrapoliuretano expandido (TPU), que consiguen mejores parámetros de amortiguación y retorno de energía que la clásica EVA que se viene utilizando en la mayoría de mediasuelas de zapatillas. Aparte de mejorar el comportamiento dinámico del calzado, auguran un comportamiento más estable frente a los cambios de temperatura y una resistencia mayor a la fatiga, incrementando sustancialmente la durabilidad de la zapatilla. Personalmente ya hemos podido probado el Boost en tres modelos del catálogo Adidas como són las Adidas Boston Boost, Adidas Glide Boost y Adidas Ultraboost, en todos ellos hemos quedado enamorados del comportamiento que aporta estas tres zapatillas, veremos que aportan en este nuevo modelo.

En las Adidas Revenge Boost, a diferencia de las Adidas Ultraboost que incorporan un gran bloque de Boost que abarca el 100% de la zapatilla o de las Adidas Glide Boost que incorporan un solo bloque que abarca el 55% de la zapatilla, en este modelo el Boost se ha dividido en dos bloques de tamaño mediano y que cubren gran parte de la zona del talón y una parte de la zona del antepié, abarcando un 40% del total de la zapatilla. En la zona del talón el bloque de Boost es de mayor grosor para amortiguar correctamente la pisada de los talonadores, mientras que en la zona del antepié el bloque de Boost es más fino. Ambos bloques de Boost están envueltos por la estructura StableFrame encargada del control de pronación de la pisada de estas Adidas Revenge Boost. La mediasuela también incorpora el sistema Torsion System de Adidas, que consiste en una placa rígida con cuatro tirantes que enlaza la zona del talón con la del antepié para favorecer una transición rápida y dinámica de nuestra pisada. Esta placa Torsion System es exactamente la misma que encontraremos en las Adidas Glide Boost de gama superior.

El hecho de que las placas de Boost sean de reducidas dimensiones y que vayan encapsuladas en el StableFrame creemos que enmascara y anula ligeramente el comportamiento natural del Boost que ya habíamos percibido en otros modelos de Adidas. Así pues, el tacto a la pisada en estas Adidas Revenge Boost pasa a ser más contundente y un poco menos amortiguado que en otros modelos de Adidas. Se ha perdido, en cierta manera, el "Flow" o sensación de ir flotando que nos ofrecen otros modelos de la gama superior de Adidas. La amortiguación, en cualquier caso es suficiente para afrontar con tranquilidad los entrenamientos de media distancia, hasta los 15km-20km.

Gracias a la incorporación del sistema Adidas Torsion, estas Adidas Revenge Boost tienen un punto de flexión claro y enérgico sobre la zona de apoyo del pie en los metatarsos. Nos va a costar también realizar una flexión transversal de la zapatilla, con lo que nuestros pasos van a ir perfectamente guiados durante las zancadas de nuestros entrenamientos y/o competiciones.

Suela

Para la realización de la suela de estas Adidas Revenge Boost se ha confiado en la tecnología propia de Adidas para la creación de suelas, la Adiwear con el compuesto Blown Rubber, una goma ligera y un poco más blanda que asegura más tracción que las gomas convencionales, al mismo tiempo que una buena durabilidad. Evidentemente se han reservado para las zapatillas de más alta gama, la goma que proporciona la casa Continental y que tan buenos resultados de agarre y durabilidad está dando. Es comprensible que si se quiere economizar en algún aspecto de una zapatilla de asfalto, se opte por la suela, ya que no tiene la misma trascendencia que en una zapatilla de Trail.

Aun y así, nos ha gustado el comportamiento de la suela de estas Adidas Revenge Boost y su más que contrastado Adiwear. Tanto nos ha gustado que nos hemos atrevido a realizar con ellas aquellas rutas, que realizamos cerca de casa nuestra y que a menudo combinan a partes iguales asfalto con pistas forestales de baja dificultad, con un nivel de agarre y de tracción más que aceptable para tratarse de una zapatilla de asfalto.

La suela de estas Adidas Revenge Boost Mesh, está realizada de una sola pieza y deja algunos tramos de la mediasuela a la vista, con lo que a veces, es directamente el compuesto Boost el que contacta con el duro asfalto. En la zona del talón se ha optado por una forma circular que envuelve el talón en su parte externa, mientras que en la zona anterior del pie se ha optado por un multitaqueado de pequeñas dimensiones, que nos ha ofrecido un comportamiento muy correcto en multitud de superficies que nos podamos encontrar en nuestro día a día habitual de entrenamiento: asfalto, hormigón, tierra compacta o hierba húmeda... en ninguna superficie nos ha fallado y nos ha dado gran confianza en nuestras pisadas más enérgicas. 

Cuando hemos salido del duro asfalto y hemos recorrido con nuestras Adidas Revenge Boost tramos de sendero y pista forestal, hemos percibido el impacto de las piedras sobre la dura placa del Torsion System, que no está protegida en la parte externa por ningún trozo de goma. Nada preocupante, pero deberemos tenerlo en cuenta si somos de los que mezclamos asiduamente asfalto con recorridos campestres

Upper

El upper de estas Adidas Revenge Boost lo vamos a analizar en dos partes diferenciadas. Por un lado, la parte exterior que es la más visual, la más impactante y la que podemos observar en un primer instante. Y por otro lado, la zona interior, aquella que queda escondida y que sólo percibimos cuando introducimos el pie dentro de la zapatilla. No por ello menos importante en cuanto a acabados y materiales utilizados, ya que, es la que estará en contacto directo con nuestros pies durante nuestros entrenamientos y/o competiciones.

El tejido utilizado en el upper se ha realizado en un tejido que nosotros nos ha parecido un poco desfasado, vistos los materiales utilizados por la competencia y por la propia casa Adidas en otros modelos de su gama de running. Aunque cumple correctamente con su función de transpirabilidad y evacuación de sudor que se produce en el pie mientras corremos, lo hemos encontrado falto de adaptabilidad y de envolvencia, sobretodo en la zona de los dedos de los pies. La utilización de este tejido en el upper de estas Adidas Revenge Boost no tiene otra explicación que la de rebajar los costes de producción, pues de sobras es sabido, que Adidas ha conseguido un ajuste casi perfecto en el upper de las Adidas Glide Boost 8 y un ajuste perfecto con las Adidas Ultra Boost y su tejido Primeknit.

Pero no sólo de tejido se compone el upper de una zapatilla, en estas Adidas Revenge Boost podemos observar como a ambos lados de la zapatilla se han colocado dos anchos tirantes en forma de "V" invertida que serán los encargados de fijar bien el pie a la zapatilla. Para que nos hagamos una idea de la resistencia y durabilidad de estos tirantes laterales, os podemos decir que están realizados del mismo material que los cinturones de seguridad de los coches, así que serán capaces de aguantar las torsiones y las presiones de las pisadas más rebeldes y enérgicas. De hecho, en un inicio, deberemos ir con cuidado a la hora de atarnos la zapatilla, pues si tensamos excesivamente los cordones en el tramo más bajo, los tirantes pueden llegar a tirar con tanta fuerza, envolviendo el pie a ambos lados, que se nos pueden llegar a dormir los dedos de los pies mientras corremos. En la puntera de estas Adidas Revenge Boost encontraremos un refuerzo a base de termo sellados, que le dan un poco más de volumen y consistencia a la zona delantera de la zapatilla. Mientras que en el tren posterior, encontraremos un talón envolvente y reforzado a media altura.

Una vez analizado el upper exterior, pasamos a analizar la parte interna de estas Revenge Boost Mesh. Aquí debemos ser críticos con la casa Adidas y es que, aunque se trate de un primer precio de la marca destinado al running de iniciación, los acabados interiores de cualquier zapatilla de running deberían ser excelentes. En este modelo, desde el primer momento que nos las probamos encontramos unas costuras y un exceso de tejido en la base de la lengüeta, como se puede observar en las fotos de la sección, que nos hicieron dudar de la comodidad en marcha y aunque no llegaron a realizarnos rozadura, ni ampolla, la sensación de que la costura estaba siempre presente en un punto concreto nos hizo menos placenteros los kilómetros realizados con estas Adidas Revenge Boost. Desconocemos si este hecho es un caso aislado y excepcional del par de zapatillas entregado a ROADRUNNINGReview. Pero conocedores del buen hacer de Adidas y de la comodidad de todos los otros modelos de su amplia gama, con la que siempre nos hemos sentido muy cómodos, creemos que deberían revisar estos pequeños detalles, que a veces son los que marcan la diferencia entre una zapatilla mediocre y una buena zapatilla. El resto de los acabados interiores nos han parecido correctos, con unos buenos acolchados en la zona del talón y un tejido interno que ofrece menos suavidad al tacto que sus hermanas superiores Adidas Glide Boost 8 y Adidas Ultra Boost.



 

Horma

La horma de estas Adidas Revenge Boost Mesh es más bien estrecha, muy parecida a la de las Adidas Boston Boost 6. Con los cordones totalmente abiertos podríamos caminar tranquilamente sin que nos baile el pie en su interior. Parte de culpa de esta buena fijación la tienen los tirantes laterales que se amoldan y cierran el pie formando un bloque con la zapatilla. Si eres de los que tienes pies no muy anchos y te gusta la sensación de que la zapatilla se adapta perfectamente al contorno de tus pies te gustará la sensación de calzarte estas Adidas Revenge Boost.

En el interior de las Adidas Revenge Boost, encontraremos una plantilla propia de la casa Adidas de 6mm de grosor y que tiene la particularidad de ser muy envolvente en la zona del talón, ayudando a la fijación interior del pie dentro de la zapatilla. Si sois de los que utilizáis plantillas correctoras con vuestras zapatillas de running, podremos substituirlas por las originales y tendremos espacio de sobras en el interior para correr con las plantillas de corrección sin problemas.

Dinámica

Cuando una zapatilla nos llega a las oficinas de ROADRUNNINGReview para que la analizamos a fondo, nos encargamos de realizar con ellas el máximo de kilómetros posibles, ya sean de rodajes suaves, cambios de ritmo intensos, series cortas, series largas, subidas... El hecho, es buscar el máximo de feedback con la zapatilla que debemos analizar y extraer nuestras propias conclusiones. Eso es lo que hemos hecho exactamente con estas Adidas Revenge Boost, aun y sabiendas de que se trata de una zapatilla con un cliente potencial de atleta que se está iniciando en el mundo del running y que difícilmente empezará con ritmos rápidos y eléctricos.

Nosotros nos hemos encontrado con una zapatilla un poco más dura de lo que nos esperábamos en un primer momento, y más habiendo probando anteriormente al estandarte de amortiguación de Adidas, las UltraBoost. Nos esperábamos un tacto un pelín más blando e incluso un poco chicloso tan característico del Boost, pero en esta ocasión, el comportamiento del Boost queda enmascarado debido a la baja proporción del mismo utilizado en la mediasuela y al encapsulamiento que se le realiza a través del StableFrame de Adidas. Aun y así, se trata de una zapatilla con un comportamiento noble y con buena reactividad en la pisada, gracias en gran medida al drop de 10 mm muy utilizado en toda la gama de Adidas. El StableFrame, junto con el sistema Torsion System y una buena sujeción del upper, hacen que el pie vaya guiado durante toda la pisada por muchos kilómetros que llevemos en las piernas y por mucho agotamiento muscular acumulado. Todos aquellos corredores pronadores o con tendencia a pronar en exceso con el paso de los kilómetros tendrán en estas Adidas Revenge Boost unas perfectas aliadas para sus días de entrenamiento.

Durante las últimas cuatro semanas hemos realizado con ellas multitud de entrenamientos, sacándolas de rango y realizando series a ritmos por debajo de los 3' 30"/km. Sabemos que no es el rango óptimo de trabajo de estas zapatillas, pero si que podemos deciros que a ritmos por encima de los 4' 30"/km es donde empiezan ha encontrar su zona de confort hasta los 5' 30"/km. Se trata pues de una zapatilla de entrenamiento tipo, que acepta y admite un rango bastante amplio de ritmos para adaptarse al mayor número posible de corredores.

Conclusión

Adidas, con estas Adidas Revenge Boost lleva a la completa madurez la tecnología Boost, ofreciendo al gran público una gran zapatilla de iniciación a un precio muy razonable y con tecnologías y rendimientos propios de gamas superiores. 

Nuestra experiencia personal con estas Adidas Revenge Boost ha sido muy positiva. Muchas marcas de gran tradición en el mundo del running quisieran una zapatilla de gama media con el funcionamiento y rendimiento de estas Adidas Revenge Boost. Nos ha gustado, como en otros modelos de Adidas, su buena amortiguación y la capacidad de guiado de la pisada que nos ha ofrecido en cada uno de los kilómetros que hemos recorrido con ellas. Una zapatilla que reune todas las características que puede necesitar aquél corredor que se inicia en el mundo del running y muy aconsejable para aquellos más iniciados que busquen una zapatilla con una relación calidad-precio excelente. 

Nosotros le hemos sacado todo su jugo en rodajes de hasta 20km y ritmos de entre 4:30/km y 5:30/km, fuera de estos rangos, seguramente deberíamos buscar otro modelo más adecuado dentro del extenso catálogo de Adidas. Sin duda, uno de los mejores modelos de iniciación y progresión que encontraremos en el amplísimo mercado de zapatillas de running, siempre con el sello y la garantía del buen hacer de Adidas.



 

PROs y CONtras

PROs:

Gran estabilidad y control de pisada

Buena reactividad a ritmos medios


    Buena transpirabilidad del upper

    CONtras:

    Acabados interiores mejorables

    Una sola combinación de colores a elegir

VÍDEO



DATOS TÉCNICOS

TESTSGlide 8 - AdidasRevenge Boost Mesh - Adidas
Talla US119
Peso (gramos)335293

PUNTUACIONES

Glide 8 - Adidas Revenge Boost Mesh - Adidas
Talla11.09.0
Fit antepié8.09.0
Fit mediopie7.09.0
Fit talón7.09.0
Fit arco6.09.0
Ajuste general7.09.0
Amortiguación antepié8.07.0
Amortiguación talón9.08.0
Amortiguación global9.08.0
Dinámica / Transición de la pisada8.08.0
Respuesta8.08.0
Flexibilidad8.07.0
Soporte talón7.08.0
Soporte antepié6.08.0
Soporte global7.08.0
Agarre en seco9.08.0
Agarre en mojado8.07.0
Agarre en asfalto9.07.0
Agarre en tierra7.07.0
Agarre en pista9.06.0
Agarre global8.07.0
Durabilidad suela8.07.0
Durabilidad upper7.08.0
Durabilidad global8.08.0
Grosor lengüeta7.08.0
Sujeción lengüeta7.07.0
Longitud lengüeta7.07.0
Número de ojales12.06.0
Acolchado collar7.06.0
Amplitud collar7.06.0
Altura collar7.06.0
Sujeción collar8.07.0
Transpirabilidad8.08.0
Impermeabilidad0.00.0
Reflectantes7.05.0
Calidad de materiales y acabados9.07.0
Subscribirse al Newsletter