Fresh Foam Vongo - New Balance

Fresh Foam Vongo - New Balance

Publicado hace 208 día(s)

Introducción

Hablar de New Balance es hablar de historia y de presente. Nació en 1906 en Boston, su creador, William J. Riley, empezó como empiezan la mayoría de empresas, picando piedra desde abajo. Aunque él empezó creando accesorio para zapatillas, concretamente arcos interiores para aliviar los dolores de la sociedad americana. De allí, empezó a crecer y a fabricar zapatillas, tanto para moda como para correr. Hoy en día New Balance, es considerada la tercera marca más potente del mundo, con miles de dólares facturados y con miles de atletas patrocinados, tanto futbolistas, como tenistas, atletas, etc. Es más, a día de hoy, es el sponsor de la Maratón de Nueva York, arrebatada ni más ni menos de las manos de la toda poderosa Asics

En esta review, hablaremos de una nueva incoporación a la línea Fresh Foam, una de sus líneas más reconocidas hoy en día, el "feedback" de los corredores es buenísimo. Las New Balance Fresh Foam Vongo (300 g), presumen de ser las primeras zapatillas de New Balance con estabilidad. De hecho, estas New Balance Fresh Foam Vongo, son una de las primeras zapatillas del mercado en ofrecer estabilidad sin añadir dobles densidades o elementos externos en la zona interior…Entonces, ¿Cómo trabajaran este concepto de estabilidad estas New Balance Fresh Foam Vongo? ¿Evitarán realmente la rotación interna del pie? ¿Aptas para neutros, pronadores o para quién? Obviamente, nos surgen muchas preguntas ante tal reto ¡Que ganas tenemos de sacarlas de su zona de confort, vamos a ello!

Primeras impresiones

Cada uno tiene sus gustos, se fija en algo determinado, sonrisa, ojos, gestualidad…Hay mil cosas en las que un hombre se puede fijar en una mujer y son esos pequeños detalles los que al final se traducen en flechazos…

Nosotros, además de tener novias o mujeres, también tenemos flechazos de bambas, y estas New Balance Fresh Foam Vongo fueron uno de ellos. No sabemos por qué nos captivaron estas New Balance Fresh Foam Vongo, quizá por ese “look” de mujer interesante ¡la primera fresh foam con estabilidad! De incógnita, de novedad… ¿quizá fue el diseño? Esas curvas más afinadas y robustas que sus hermanas pequeñas las New Balance Boracay v2 y Zante v2, pero a la vez menos curveada que las New Balance Fresh Foam 1080v6. ¡NO NO! Seguro que fue por esa mediasuela ¿qué esconde esa mediasuela? ¿Cómo han podido llegar a dar estabilidad sin dobles densidades ni piezas externas? A simple vista, vemos que la geometría es diferente a una mediasuela “estándar”. El exterior, es prácticamente igual, pero al girarla ¡sorpresa! Tiene una curva interior muy pronunciada, el Fresh Foam de estas New Balance Fresh Foam Vongo, está protegido como con unas uniones neuronales… ¿por qué? Y, además, si ponemos estas New Balance Fresh Foam Vongo de espaldas, una al lado de la otra, están caídas hacia fuera…

Quizá nos adentramos en una relación complicada, pero es de esos flechazos que te ciegan la vista y solo sientes que debes seguir luchando por su amor…flores, bombones…lo que sea.

 

Mediasuela y amortiguación

Ese primer contacto con ella, esa primera charla, esas primeras palabras… por fin, hemos conseguido el teléfono móvil… “whats uppear” hasta altas horas de la noche…

Es difícil no extendernos en este aparatado, ya que la gente del laboratorio de New Balance, se merece un premio por esto. El procedimiento suena sencillo, pero creemos que la practica debe ser mucho más difícil. ¿De dónde salió la información para poder crear estas New Balance Fresh Foam Vongo? Pues bien, New Balance hace años que trabaja con un software (Date to Design) que le permite dar las presiones del pie en cada punto de la zancada. Esto, obviamente, le ayuda a la hora de diseñar zapatillas y buscar la mejor manera para trasladarlo a ellas. Para ello, estas New Balance Fresh Foam Vongo, han sido fabricadas, externamente, con las mismas formas que sus hermanas, un Fresh Foam que juega con las geometrías hexagonales y con esos surcos cóncavos tan característicos. Su rendimiento es igual que el que ya habíamos probado en las New Balance Fresh Foam 1080v6. Buena amortiguación, sensación muy amable y un tanto adaptable a los ritmos, pisadas, etc. ¡EN CAMBIO! En la zona interior, empieza un mundo paralelo, al estilo Matrix. La cara interna no tiene nada que ver con la externa, ya que los perfiles son más altos, la caída de talón hacia el antepié, es decir, el drop, aguanta un poco más hasta pasado el mediopié, para caer casi en picado unos 4 mm. Además de esta altura interior, debemos remarcar los dibujos del Fresh Foam, en esta cara interna los hexágonos están dispuestos convexamente y, no solo eso, sino que llevan unos refuerzos en forma de uniones neuronales que le darán más consistencia a esta cara interna. ¡Ufff…! ¿Todo esto para evitar la pronación? ¿No era más sencillo poner una doble densidad y listo? ¡En dinámica os explicaremos el porqué de todo esto!

Ese momento en que tu amor platónico te acepta ir a tomar un café, esos nervios previos, esos cambios de look…

 

Suela

Ese camino que se hace largo hasta llegar donde has quedado con ella, además, has llegado 15 minutos antes y te tocara esperar…

La suela de estas New Balance Fresh Foam Vongo, a simple vista, no se ven grandes cambios respecto a sus hermanas de colección ¡bueno esperar! ¡Nos han cortado la mitad de la suela! ¿Por qué? La gran novedad de la suela en estas New Balance Fresh Foam Vongo, es el nervio que le han añadido en la zona del talón. Su principal objetivo, es proteger las tensiones interiores de las exteriores, intentar que la entrada del corredor sea más estable y agradable. La verdad es que, durante nuestro periodo de prueba, las sensaciones entrando de talón fueron muy buenas, con un primer “feeling” muy agradable y suave, algo más amable que otros modelos de Fresh Foam. Este corte, nos ayuda a que la zapatilla se asienta correctamente en la zona central del pie y, además, en giros cerrados o ejercicios de coordinación notamos como la pieza se divide, dando incluso mayor agarre.

Por otro lado, el resto de la suela de estas New Balance Fresh Foam Vongo, sigue apostando por el Blown Rubber y los dibujos hexagonales distribuidos por toda la suela, pero, jugando con diferentes tamaños según sus necesidades. Quizá la gran mejora que hemos visto en esta suela, es que el taqueado es algo más prominente, más agresivo y esto le da a esta suela mucho mejor agarre en zonas de arena, como parques, pistas, caminos poco técnicos… nosotros las hemos probado por senderos un tanto más técnicos, sorprendentemente, sin complicaciones. Es decir, estas New Balance Fresh Foam Vongo, aportan todo lo bueno del Blown Rubber que ya habíamos visto antes: buen agarre en asfalto, tanto seco como mojado, buen agarre en aceras y losetas, pero, además, mejoran de manera sustancial su agarre en pistas, parques, caminos o senderos poco técnicos. Su durabilidad, como viene siendo habitual, tienen un buen equilibrio entre agarre y durabilidad. Seguramente, no es la suela que nos va a durar más, pero sí que aguantara kilómetros y kilómetros con muy buen agarre.

Upper

Esas primeras citas son las que pueden ir muy bien o ir muy mal…No hay ninguna norma escrita, pero la conexión entre dos personas es fundamental.

El diseño de este upper, nos parece acertado, jugando con negros, azules y amarillos que le dan a estas New Balance Fresh Foam Vongo un “look” casi parecido a las zapatillas de moda. Sus líneas nos recuerdan mucho a las nuevas New Balance Fresh Foam Boracay v2 con dos partes bien diferenciadas. La primera, la zona del antepié, juega con una doble capa de materiales muy entramados y con pequeños poros distribuidos por toda la zona anterior, aun así, vemos que la puntera ha sido reforzada con termo pegados reflectantes. Además, incoporan un nervio que se une al último ojal para dar consistencia. La segunda, la zona del mediopié e retropié ha sido fabricada, para dar buena sujeción e estabilidad al pie. Con materiales sintéticos mucho más consistentes que refuerzan todos y cada uno de los 6+1 ojales. Toda esta combinación, da muy buena sujeción al pie en cada tramo de la zancada. El talón de estas New Balance Fresh Foam Vongo ha sido bien abrazado gracias a un contrafuerte semi rígido interior. También debemos decir, que la lengüeta tiene una construcción de botín, es decir, que va unida al upper directamente, de tal manera que nos garantizara mayor comodidad y evitara las molestias de moverse.

En carrera, este upper la verdad que funciona muy correctamente, siendo un upper cómodo, en ningún caso ajustado, todo lo contrario, tirando a “anchote” y con unos materiales agradables en contacto con el pie. Su transpirabilidad es buena, en ningún momento hemos sentido agobio interiormente, de hecho, dan mucho espacio a los dedos y al pie en general, así que, los que les gusten las zapatillas ajustadas, deberán jugar con tensión en los cordones y el ultimo ojal.

 

Horma

Se ha acabado la cena, después de charlar y charlar sobre nuestras vidas, reír, conectar… ¿Cuál es el siguiente paso?

Tal y como hemos comentado en el punto anterior, la horma de estas New Balance Fresh Foam Vongo, se caracteriza por ser “anchota”, más que las  Boracay v2 o las Zante v2 y algo menos que las 1080v6. Lo que si podemos decir es que, es ancho en todas sus partes, es decir, no juegan con un antepié enorme y luego un retropié estrecho. Si sois de pie estrecho, como el caso del probador en concreto, deberéis abrochar bien los cordones y, si es necesario, usar el ultimo ojal para dar ese extra de sujeción. No es un ancho incomodo, de hecho, todo lo contrario. Ese espacio extra le da un plus de comodidad para entrenamientos largos y cómodos, deja libertad al pie para que se mueva de una manera un tanto más natural y permite la pequeña hinchazón de las tiradas largas bajo días cálidos. Por último, la plantilla de estas New Balance Fresh Foam Vongo, es de un compuesto de EVA de unos 4-5 mm y que ayudan a las buenas sensaciones del Fresh Foam, no crean molestias ni se mueve. Debemos decir, que estas New Balance Fresh Foam Vongo son aptas para gente que necesite plantillas, ya que su soporte de estabilidad no es agresivo y aceptaran bien unas plantillas correctoras.

 

Dinámica

Llegamos a ese momento…el momento que llegamos a casa y esperamos…esperamos a que nos diga algo o que sencillamente nos vuelva hablar, volver a quedar…

Ese momento que decidimos si amamos o no amamos estas New Balance Fresh Foam Vongo. Debemos decir que desde el primer momento hubo muy buena conexión con estas Vongo. El papel no era fácil, el probador, neutro de un pie y pronador del otro representaba un buen reto para estas New Balance Fresh Foam Vongo. Después de semanas de análisis de sacarlas de su zona de confort, de jugar en terrenos montañosos, series cortas, largas, test de 3000 en terrenos arenosos, ejercicios de técnica, agilidad, coordinación… Os podéis imaginar cómo han disfrutado estas Vongo ¿ellas? ¿Y nosotros qué…? Nosotros hemos acabado sorprendidos del buen rendimiento que estas zapatillas neutras – pronadoras nos han ofrecido ¿neutras – pronadoras? Si si, nos reafirmamos con este concepto, son aptas tanto para neutros como pronadores, como gente que prone de un pie como del otro, como el que lleva plantillas…¡APTAS PARA TODOS! Los neutros no sentiréis un control rígido ni abusivo, lo único que notareis es que la pisada es más estable, más guiada gracias a esa altura en la cara anterior y esa consistencia del Fresh Foam en esa parte. Las sensaciones al probar la cara interior, con cambios de dirección, apoyando todo el peso en la cara interna ¡aposta! Es que el Fresh Foam amortigua muy progresivamente hasta un punto, allí se endurece y dice ¡a partir de aquí ya no pasa nadie! al estilo segurata de discoteca.

No nos podemos olvidar de uno de los grandes protagonistas de estas zapatillas y para mi uno de sus principales puntos fuertes, el Flare interior de la zona del antepié. Ese detalle, casi desapercibido por la mayoría, esa entrada de Fresh Foam hacia el interior le da a estas New Balance Fresh Foam Vongo la estabilidad de un Formula-1 en el asfalto y es que el concepto es parecido, al final es dar un extra de material para que este se asienta a las curvas con estabilidad, no dando opción a pronar el pie. Este flare es indispensable para la gente que corra de metas y que siga necesitando una zapatilla estable, sin duda alguna, estas Vongo dan estabilidad tanto entrando de talón como de antepié.

Conclusión

Ese primer beso...creo que no hay momento más bonito en una relación que ese primer beso, todos los sentidos se concentran en esos labios...

Sacar conclusiones de estas New Balance Fresh Foam Vongo, es sencillo una vez te has enamorado de ellas y enamorarse no es difícil. De hecho, en el grupo que tenemos de probadores de ROADRUNNINGReview, después de unas semanas de pruebas, dijimos que si estas Vongo no eran unos de los bombazos de este 2016, había algo que fallaba. Una zapatilla que acepta tanto a gente neutra como gente pronadora, con plantillas, sin plantillas, neutra de un pie y pronadora del otro ¡ESTAMOS LOCOS! Sencillamente, en la actualidad no tiene competencia, no hay otra igual, aunque es algo que ya veníamos intuyendo… las zapatillas con estabilidad cada vez se acercan más a este concepto, Adidas también lo está usando en sus Adidas Ultraboost ST.

El Fresh Foam sigue funcionando en su plena esplendor, dando sensaciones de amortiguación agradable y suave, pero esta vez, con esos juegos geométricos consigue ser más estable que sus hermanas. Con unos perfiles más altos interiormente y un refuerzo en las zonas convexas de la cara interior de la zapatilla. Aptas tanto para gente que talonea como gente que entra de metas, ya que el flare interior del antepié, da la estabilidad de un Ferrari en una carretera curvada, te imposibilita “caer” hacia dentro, es decir, pronar.

New Balance Fresh Foam Vongo, la última novedad de New Balance para este 2016. Zapatillas aptas para corredores de peso medio – elevado, tanto para neutros como pronadores. Una muy buena opción para ritmos medios – elevados (aun así, se pueden poner a ritmos decentes de 3:45 – 4:00). Creo que estas New Balance Fresh Foam Vongo son una opción muy interesante para correr maratones a ritmos de 4:30-5:00, de hecho quizá nos las planteamos para nuestros próximos retos.

  • (Mi pareja) Bixi – me dice cariñosamente

  • (yo) ¿Qué cariño?

  • (ella) ¿Por qué estas con los ojos llorosos escribiendo la review?

  • (yo) No sé de que me hablas… debe ser algo que me ha entrado en el ojo.

  • (ella) Ahhh vale vale…

  • (pensamiento interior) ¿Cómo le voy a explicar a mi pareja que me he enamorado de unas zapatillas? Cosas que solo los freaks de esto podrán entender.


  • PROs y CONtras

    PROs:

    - Sistema amable de estabilidad.

    - Aptas para neutros y pronadores.

    - Sensaciones del Fresh Foam.

    - Flare zona antepié.

    - Agarre suela en todos los terrenos.



    CONTRAs:

    - Horma ancha para pies estrechos.

    - Durabilidad suela zona puntera.



     

    Adidas - Pure Boost X

    Pure Boost X - Adidas

    Publicado hace 166 día(s)

    Introducción

    Que las mujeres cada vez más apuestan por el deporte y, en concreto por el running, no es ninguna novedad. Lo que ya no era tan habitual -por lo menos hasta ahora- es que las grandes marcas apostaran claramente por desarrollar zapatillas pensadas en origen para la mujer. Pero Adidas ha querido darle una vuelta a esta lógica lanzando las Adidas Pure Boost X, un modelo exclusivo para mujeres que, sobre el papel, está pensada para adaptarse perfectamente a los pies femeninos. Este concepto es, ya de por sí, revolucionario, porque en mayor o menor medida, estamos acostumbradas a que las grandes marcas hagan adaptaciones del calzado masculino y convertirlas en sus homólogas para mujeres. Pues bien, las Adidas Pure Boost X son un modelo que se ha diseñado, como decimos, enteramente pensando en la dinámica del pie femenino, y no existe, a día de hoy, versión masculina.

    Lo cierto es que Adidas se la ha jugado, porque las expectativas que han generado al anunciar una zapatilla que es la respuesta a las necesidades femeninas, es mucho decir. En todo caso es de recibo reconocer que la primera vez que ves las Adidas Pure Boost X queda claro que no son una más.

    Sus grandes bazas son la amortiguación boost, un arco plantar totalmente rompedor, un upper de malla elástica con densidades diferenciadas y la suela stretchweb. Pero más allá de la tecnología con la que nos quieren impresionar, serán los kilómetros que les hagamos los que nos dirán si han acertado.

    Primeras impresiones

    No siempre se tiene la suerte de tener entre las manos algo que te deja descolocada, una zapatilla con una estructura que te hace abrir los ojos como platos. Pues bien, Adidas lo ha conseguido con las Adidas Pure Boost X y su revolucionario arco. Y es que el upper no está totalmente en contacto con la mediasuela, como sería de esperar, sino que en la zona del arco plantar el upper queda al aire. El resultado para la vista es que las Adidas Pure Boost X tienen, para que nos entendamos, ¡un agujero en la zona media del pie! Queramos a no, cuando vemos la zapatilla por primera vez se nos va la vista al dichoso agujero, que es la respuesta tecnológica de Adidas a los pies femeninos estrechos y con puente pronunciado.

    Pero más allá del arco, las Adidas Pure Boost también tienen un diseño llamativo lo que demuestra que para Adidas este aspecto nunca ha sido secundario. El modelo que hemos podido probar juega con una gama de colores bastante tradicional entre los productos dirigidos a las chicas. Y más allá de que personalmente nos guste más o menos, lo cierto es que cuando hemos salido a rodar con ellas, han captado bastantes miradas.

    Al cogerlas con las manos el feeling es que son muy ligeras y maleables. El upper es casi un calcetín y nos damos cuenta de que ni siquiera las partes laterales que abrazan el medio pie son rígidas. Si las intentamos aplastar con las manos, no ofrecen ninguna resistencia, se torsionan sin problema y vuelven a su sitio sin deformarse. La única zona reforzada en las Adidas Pure Boost X está en el talón, con una pieza rígida pensada para proteger el Aquiles.

    Pero como una cosa es verla y otra sentirla, nos decidimos a probarla. Dentro de las Pure Boost X tenemos la sensación de llevar puesto nada más que un calcetín, ¡son comodísimas! Otra historia aparte, son las sensaciones que notamos en el arco. La parte de malla que queda al aire hace que la posición del mediopie quede muy elevada. Es una posición a la que no estamos acostumbrados y que tendremos que ir analizando uso a uso.

    Mediasuela y amortiguación

    Poco vamos a desvelar que el propio nombre de la zapatilla no nos adelante, y es que el compuesto en el que se ha vuelto a confiar para dar vida a las Adidas Pure Boost X es el Boost. Este compuesto de poliuretano con el que la marca germana revolucionó el mercado por allá en 2013 se ha convertido en buque insignia de Adidas. No es para menos, porque les está dando muy buen rédito, y no hay más que salir a rodar por cualquier ciudad para ver que son muy populares entre los corredores.

    El boost hace las veces de compuesto reactivo que aprovecha la energía que invertimos en aterrizar cada zancada para impulsarnos en la salida. Los que lo han probado saben que no sólo es un éxito por ese retorno de energía sino, sobre todo, porque es un material que, con un peso realmente ligero, nos da elevadas prestaciones de amortiguación.

    Las Adidas Pure Boost X tienen un 80% de Boost, siendo el 20% restante EVA que casa muy bien con el Boost porque acentúa la sensación de retorno. Almenos, esa es la teoría. Pero lo cierto es que en nuestros rodajes no hemos tenido esa sensación tan pronunciada de poder aprovechar la energía del aterrizaje como si habíamos notado al probar algunas de sus hermanas. Y es curioso porque, a pesar de no ser 100% Boost, se trata de una zapatilla tan ligera que debería maximizarse la sensación. Lástima.

    Más allá de esto, la sensación de protección en todo el pie cada vez que damos una zancada es una realidad. El Boost tiene mayor espesor en el mediopié y el retropié, y se estrecha a medida que avanza hacia la puntera. Este compuesto nos ha demostrado que hace su trabajo cuando entramos de talón, recogiendo la fuerza del contacto con el suelo y es impresionante ver lo poco que se deforma y la sensación de protección que nos da.

    La EVA que acompaña al Boost, de color rojo al igual que la suela, tiene mayor perfil en la parte del talón hasta el mediopié, para ayudar a dar algo más de firmeza en la pisada. Y aunque las Adidas Pure Boost X son totalmente neutras, la Eva de la zona interior es más ancha para dar cierta estabilidad a la zapatilla.

    Suela

    En la suela de las Adidas Pure Boost X encontramos el Stretchweb, un material de goma resistente y elástico que ya hemos podido ver en otras zapatillas de gama alta de Adidas. La forma como trabaja este compuesto es dando a la Pure Boost una especie de súper poder camaleónico: la suela se estira y se contrae en función del impacto que recibe la zapatilla en cada fase de la pisada. Parece magia, pero en realidad tiene una explicación más sencilla. Si les damos la vuelta y nos fijamos en la estructura, podemos ver que hay zonas en las que el compuesto rojo tiene continuidad, mientras que en otras el boost queda al aire. Son estos huecos los que hacen posible la flexibilidad de la suela. Y hablando de rojo, es un gustazo tener unas zapatillas femeninas con un toque de rojo.

    Sigamos. También vemos que estas Adidas Pure Boost X tienen tacos con perfiles bajos, y esto nos avisa de que se mueven como pez en el agua por asfalto, pero difícilmente van a tener mayor versatilidad. De hecho, en una de nuestras salidas a ritmos rápidos en zona de gravilla, nos hemos llevado algún pequeño susto en giros repentinos. Sí, resbalan, pero es que la suela es básica y se pensó para tener un buen agarre en asfalto, no para echarnos al trail.

    En cuanto a la durabilidad de la suela, a pesar de que teníamos ciertas dudas sobre todo después de haber probado las primeras UltraBoost que salieron al mercado con una suela similar, aunque con un taqueado más pronunciado, la verdad es que las Adidas Pure Boost X son bastante fiables. Somos conscientes de que no son unas zapatillas para sumar kilómetros pero, si las tratamos bien y les damos un uso orientado a rodajes cortos y rápidos en terreno poco exigente, nos pueden durar bastante. Poco más que decir de la durabilidad, que seguramente se ha reforzado con densidades distintas en las zonas de mayor fricción.

    Upper

    En la parte superior de las Adidas Pure Boost X queda claro que la marca alemana se ha querido arriesgar apostando por algo nunca visto. Es emocionante y a la vez un lío ponernos a hablar del upper. Más que nada porque nos ha dejado tan sorprendidos con la cantidad de puntos a destacar que no sabemos por dónde empezar…

    En primer lugar, la malla que recubre esta zapatilla, que en nuestro caso es de color lila, demuestra algo más que simple creatividad. Veréis, su estructura es lo más parecido que hemos probado a un calcetín. Es difícil no conseguir esta sensación por muchas razones. En primer lugar, por lo flexible que es. Al no tener partes rígidas, la torsión es más que sencilla. Y esto pasa no sólo cuando la apretamos con las manos sinó, también, cuando la calzamos. A cada paso que damos, el upper se va deformando para adaptarse a la dinámica del pie así que es como si llevaras una segunda piel. Ni siquiera el esqueleto que abraza el mediopié por los laterales es demasiado rígido. Es curioso porque esta pieza tiene, en los dos laterales, solamente 3 ojales para apretar el cordonaje.

    Si vamos un poco más allá al mirar este upper, vemos que la malla tiene perforaciones de un tamaño considerable para facilitar la transpirabilidad, que ya os digo que es muy buena. La han querido mejorar aún más colocando una especie de ventana con una rejilla más ancha justo delante de los cordones. 

    La lengüeta de estas Adidas Pure Boost X está integrada en el collar. Un collar que es asimétrico, dando mayor protección en la cara interna y que tiene un pequeño apéndice en el tobillo. A pesar de que el está formado por el mismo mesh microperforado, sí que es cierto que en el interior lo han rematado con un tejido algo más espeso para evitar roces. Y es que las Adidas Pure Boost X están pensadas para que podamos llevar calcetines bajos o, incluso para ir sin calcetines.

    Como os decíamos, el upper sólo está unido a la zapatilla por el talón y por la parte delantera (desde los metatarsos a la puntera). La zona del arco, pues, queda al aire y se une por debajo con una potente malla rígida perforada. La malla queda elevada y no entra en contacto con el Boost hasta que no pisamos con la zapatilla. Es por eso, que calzarlas es algo raro, cunado lo haces por primera vez. Si obviamos la zona del arco plantar, cuando las hemos usado sentíamos que nos hubiera gustado llevarlas puestas hasta para dormir. Pero el arco volador nos lo pone un poco más difícil y hace que hayamos tenidos sensaciones encontradas con ellas.

    Horma

    La horma de las Adidas Pure Boost X es tremendamente estrecha. Pero también puede ser ancha. A ver, a ver, ¡vamos a aclararnos!

    La malla de la que os hemos hablado y que envuelve la zona media del pie es extremadamente estrecha. Lo entendemos, porque de haber tenido más amplitud y teniendo en cuenta el concepto “al aire”, el pie se hubiera centrifugado al correr. Mala idea. El talón también es estrecho, y es la única zona de la zapatilla que tiene una pieza rígida para proteger el tobillo y permitir que se mantenga en su sitio.

    Así que, desde el talón hasta los metatarsos, las Adidas Pure Boost X son una zapatilla muy estrecha, pero al no tener apenas partes rígidas, la sensación no es de ir encajonada sino, como ya os dijimos, de habernos calzado un calcetín. Al llegar a los metatarsos la horma se ensancha tremendamente para dar espacio a los dedos aprovechando que esta zona no tiene tanto movimiento como el resto del pie. La sensación nos ha parecido ideal, pero es importante que te tomes tu tiempo para ver si eres de las que se siente cómoda con la sensación de segunda piel o no. Eso sí, estas zapatillas no son aptas para plantilleras. No es sólo que el espacio es imposible para dar cabida a una plantilla tradicional, sino que el concepto mismo de estas Adidas Pure Boost X, huye de cualquier estructura pensada para guiar la pisada. En cuanto al tallaje, es un pelín justo, por lo que os recomendamos que tiréis medio número hacia arriba para evitar problemas.

    Dinámica

    ¡Y llega el momento de echar a correr!

    Cuando caminamos por primera vez con las Adidas Pure Boost X, vimos como la malla entera se deformaba y se podía ver claramente la posición del pie en todo momento. Esto nos hizo temer que podríamos tener problemas importantes de estabilidad al correr. Más aun cuando la ligereza de estas Adidas Pure Boost X las hace ideales para ritmos altos. Pues bien, nos ha sorprendido ver que, finalmente, el pie no se ha vuelto todo lo loco que pensamos al correr en una zapatilla tan minimalista. Seguramente el mayor espesor de la Eva en la zona interior de la zapatilla es lo que le ha dado mayor estabilidad al conjunto.

    Hemos de reconocer que no tuvimos un buen comienzo con las Adidas Pure Boost X. Y es que, en vez de acostumbrarnos a este concepto de zapatilla poco a poco, en nuestro primer rodaje acabamos corriendo hora y media y volvimos a casa frustrados con un bonito malestar en los pies. Hacerse con las Adidas Pure Boost X no es fácil. A pesar de que Adidas garantice que están diseñadas para dar respuesta a la dinámica del pie femenino, no todas tenemos la misma estructura de pie, ni todas tenemos un arco de bailarina. Por eso, la primera vez que rodamos con ellas sentimos el arco excesivamente elevado, en una posición que no era para nada habitual. Así que, aunque quede de Perogrullo, la recomendación es que no hagáis como nosotros y dediquéis tiempo a hacer una transición progresiva. En las siguientes salidas, con kilometrajes y ritmos progresivos, pudimos ir exprimiendo las Adidas Pure Boost X hasta que las hicimos nuestras. También nos lo facilita el hecho de que la malla de la zona del arco va cediendo su tensión y se acaba ajustando a nuestro pie.  

    Hay que decir que es una zapatilla muy ágil pero a la vez exigente, porque es cuando aprietas y te concentras en hacer una pisada lo más eficiente posible, cuanto aprovechas totalmente el rebote. 

    Así que, si quieres hacer series cortas y rápidas te van a ayudar a despegar, pero es mejor que vigiles de no alargar demasiado el entreno, porque cuando vamos cansados todos nos relajamos y si empiezas a descuidar la pisada, vas a notar la sensación de quedarte un poco clavado. Si somos más bien de tiradas largos a ritmos más conservadores, sería mejor pensar en otras alternativas.

    Conclusión

    Las Adidas pure Boost X son, desde un punto de vista general, unas zapatillas muy cómodas. La sensación de llevar un calcetín acolchado es muy agradable y la elasticidad del upper hace que, si te fijas, puedas ver cómo se mueve el pie dentro de la zapatilla. Es nuevo sentir que es la zapatilla la que se adapta al pie, y no a la inversa. La otra cara de la moneda, sin embargo, es la sensación de poca sujeción de la pisada precisamente por las pocas protecciones que tiene. 

    Con todo esto, si estás buscando una zapatilla para medias o maratones, estas no son la mejor opción. Pero puedes tenerlas en cuenta para tiradas cortas que no sobrepasen los 10 kms y series rápidas o incluso para entrenos de fuerza en el gimnasio. Eso sí, siempre por terrenos controlados, nada de salir a hacer campo a través.  

    No podemos olvidarnos de que la sensación con las Adidas Pure Boost X es la de estar calzando una zapatilla casi minimalista, por lo que te recomendamos que hagas una transición lenta y progresiva si realmente te decides a darles una oportunidad.

    PROs y CONtras

    PROS:


    • -Zapatilla muy ligera, útil para entrenos rápidos o competición.

    • -Upper que se adapta al movimiento del pie y no a la inversa.

    • -Transpirabilidad muy trabajada.

    • -Han sido capaces de convertir la estrechez en una sensación de segunda piel.


     

    CONTRAS:

    • -El elevado arco en el mediopié obliga a una adaptación.

    • -Zapatilla exigente, que te pide una pisada eficiente.


    -Poco versátil en cuanto a terrenos se refiere.

     

    VÍDEO



    DATOS TÉCNICOS

    TESTSFresh Foam Vongo - New BalancePure Boost X - Adidas

    PUNTUACIONES

    Fresh Foam Vongo - New Balance Pure Boost X - Adidas
    Talla13.07.0
    Fit antepié8.08.0
    Fit mediopie8.06.0
    Fit talón8.07.0
    Fit arco8.05.0
    Ajuste general8.07.0
    Amortiguación antepié9.07.0
    Amortiguación talón9.07.0
    Amortiguación global9.07.0
    Dinámica / Transición de la pisada9.07.0
    Respuesta7.06.0
    Flexibilidad8.08.0
    Soporte talón9.06.0
    Soporte antepié9.06.0
    Soporte global9.06.0
    Agarre en seco9.07.0
    Agarre en mojado9.05.0
    Agarre en asfalto9.08.0
    Agarre en tierra8.06.0
    Agarre en pista8.06.0
    Agarre global9.07.0
    Durabilidad suela7.07.0
    Durabilidad upper9.08.0
    Durabilidad global8.07.0
    Grosor lengüeta8.09.0
    Sujeción lengüeta8.09.0
    Longitud lengüeta9.07.0
    Número de ojales7.06.0
    Acolchado collar8.07.0
    Amplitud collar8.07.0
    Altura collar8.07.0
    Sujeción collar8.07.0
    Transpirabilidad9.08.0
    Impermeabilidad5.07.0
    Reflectantes9.03.0
    Calidad de materiales y acabados9.08.0
    Subscribirse al Newsletter